Archivo de junio 25th, 2008

Como Darwin es utilizado por Engels I

En la Introducción de su obra ”La Dialéctica de la Naturaleza” (1875), Engels escribe:

 Es de notar que casi al mismo tiempo en que Kant atacaba la doctrina de la eternidad del sistema solar, CF Wolff desencadenaba, en 1759, el primer ataque contra la  teoría de la constancia de las especies y proclamaba la teoría de la evolución. Pero lo que en él era sólo una anticipación brillante tomó una forma concreta en manos de Oken, Lamarck y Baer y fue victoriosamente implantado en la ciencia por Darwin en 1859, exactamente cien años después.

¿Que podemos extraer de la lectura entre líneas de este párrafo?. Al menos las siguientes conclusiones (3):

1.  Que la formación científica de Engels dejaba mucho que desear. Ninguna teoría digna de tal nombre existió en la ciencia que pueda con propiedad ser llamada “de la constancia de las especies”, así como, tampoco hay una teoría única, en términos estrictamente científicos que pueda llamarse “la teoría de la evolución”. El conjunto de conocimientos acerca de la evolución puede, efectivamente, denominarse “Teoría de la Evolución”, pero como tal conjunto de conocimientos no se ciñe al concepto de teoría en sentido estricto (una explicación de algo que puede ser sometida a experimentación) y, por ser, en este sentido patrimonio común, no puede asociarse exclusivamente con la obra de un solo autor. Es un grave (y todavía frecuente, pero no por ello menos grave) error asociar a Darwin con la teoría de evolución, así a secas. La suya no es “la teoría de evolución”. La de Darwin es, no lo olvidemos, la Teoría de Evolución de las Especies por Selección Natural. Nada que pueda someterse a experimentación y,…. por tanto, una tautología.

Pero no una tautología cualquiera, sino una que, como veremos más adelante, resulta muy útil al materialismo.

2.  Que la transformación  de las especies (evolución) es muy anterior a Darwin y que, al menos cien años antes de la publicación de “El Origen de las Especies” según Engels, en 1759 Wolff ya había hablado de ello.

3. Que en el momento de escribir este texto, le conviene a Engels dejar a Darwin en el lugar del vencedor, en donde le resulta útil para sus propósitos. La visión de la Ciencia como combate y de Darwin como  vencedor implica, como veremos, el utilizarlos a ambos, a la Ciencia y a Darwin, para sus propósitos. Será el propio Engels quien ponga de manifiesto más adelante, la falta de objetividad y de rigor de sus propios planteamientos.

En un artículo titulado “El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre”, publicado en 1876, dice Engels:

(más…)

Etiquetas: