Archivo de junio 16th, 2015

Lamarck, todavía Lamarck, y más tópicos del darvinés en el párrafo octingentésimo vigésimo de El Origen de las Especies

El desuso, procedente de las observaciones de Lamarck, viene aquí a ser ayudado a veces por la selección natural que es algo que no existe. Ambos, el desuso de Lamarck y la selección natural que no existe, hacen y deshacen casi todo en la Historia Natural. Bueno, a veces es necesario recurrir a otros agentes. Leyendo este párrafo verán pronto aparecer alguno, me refiero a la lucha por la existencia, ese elemento fundamental para entender la evolución de las especies.

Asimismo surgen dudas al leer a continuación:

 

Dentro de la teoría de que cada organismo, con todas sus diversas partes, ha sido creado especialmente, ¡cuán completamente inexplicable es que se presenten con tanta frecuencia órganos que llevan el evidente sello de la inutilidad, como los dientes del feto de la vaca, o las alas plegadas bajo los élitros soldados de muchos coleópteros

 

Es posible que alguien piense que cada organismo, con todas sus diversas partes, ha sido creado especialmente? ¿No estamos llegando un poco lejos en nuestro atrevimiento, Mr Darwin?

 

 

820

Disuse, aided sometimes by natural selection, will often have reduced organs when rendered useless under changed habits or conditions of life; and we can understand on this view the meaning of rudimentary organs. But disuse and selection will generally act on each creature, when it has come to maturity and has to play its full part in the struggle for existence, and will thus have little power on an organ during early life; hence the organ will not be reduced or rendered rudimentary at this early age. The calf, for instance, has inherited teeth, which never cut through the gums of the upper jaw, from an early progenitor having well-developed teeth; and we may believe, that the teeth in the mature animal were formerly reduced by disuse owing to the tongue and palate, or lips, having become excellently fitted through natural selection to browse without their aid; whereas in the calf, the teeth have been left unaffected, and on the principle of inheritance at corresponding ages have been inherited from a remote period to the present day. On the view of each organism with all its separate parts having been specially created, how utterly inexplicable is it that organs bearing the plain stamp of inutility, such as the teeth in the embryonic calf or the shrivelled wings under the soldered wing-covers of many beetles, should so frequently occur. Nature may be said to have taken pains to reveal her scheme of modification, by means of rudimentary organs, of embryological and homologous structures, but we are too blind to understand her meaning.

 

El desuso, ayudado a veces por la selección natural, habrá con frecuencia reducido órganos que se han vuelto inútiles con el cambio de costumbres o condiciones de vida, y, según esta teoría, podemos comprender la significación de los órganos rudimentarios. Pero el desuso y la selección generalmente obrarán sobre cada ser cuando éste haya llegado a la edad adulta y tenga que representar todo su papel en la lucha por la existencia, y así tendrán poca fuerza sobre los órganos durante la primera edad; por lo cual los órganos no estarán reducidos o rudimentarios en esta primera edad. El ternero, por ejemplo, ha heredado de un remoto antepasado, que tenía dientes bien desarrollados, dientes que nunca rompen la encía de la mandíbula superior, y podemos creer que los dientes se redujeron en otro tiempo por desuso en el animal adulto, debido a que la lengua y el paladar o los labios se adaptaron admirablemente a rozar sin el auxilio de aquéllos, mientras que, en el ternero, los dientes quedaron sin variación y, según el principio de la herencia a las edades correspondientes, han sido heredados desde un tiempo remoto hasta la actualidad. Dentro de la teoría de que cada organismo, con todas sus diversas partes, ha sido creado especialmente, ¡cuán completamente inexplicable es que se presenten con tanta frecuencia órganos que llevan el evidente sello de la inutilidad, como los dientes del feto de la vaca, o las alas plegadas bajo los élitros soldados de muchos coleópteros! Puede decirse que la Naturaleza se ha tomado el trabajo de revelar su sistema de modificación por medio de los órganos rudimentarios y de las conformaciones homólogas y embrionarias; pero nosotros somos demasiado ciegos para comprender su intención.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,