‘Wired’

Como un perverso experimento de darwinismo

Bruce Sterling escribió el prefacio a las historias de ciencia-ficción recopiladas con el título Quemando Cromo, cuyo autor es William Gibson, uno de los principales representantes del Cyberpunk. Gibson es autor también de Neuromante (1984), Conde Cero (1986) y Mona Lisa Acelerada (1988). En la primera aparece por primera vez el concepto de ciberespacio y las tres constituyen la llamada Trilogía del Sprawl.

En su prefacio a Quemando Cromo dice Sterling:

…..Estos relatos, barrocos, densamente cargados, merecen varias lecturas por su filosa, oscura pasión, y por la intensidad de sus detalles.

El triunfo de estas historias radica en la evocación, brillante y autónoma, de un futuro creíble. Es difícil sobreestimar la dificultad de un esfuerzo semejante, esfuerzo que muchos escritores de ciencia ficción han eludido durante años. Tal fracaso intelectual da cuenta de la ominosa proliferación de relatos post-apocalípticos, fantasías de espada y brujería, y esos omnipresentes culebrones en los que imperios galácticos degeneran cómodamente en barbarie. Todos esos subgéneros son producto de la urgente necesidad de los escritores de evitar enredarse con un futuro realista.

Pero en las historias del Sprawl veremos un futuro que es reconocible y dolorosamente extraído de la condición moderna. El enfoque es multifacético, sofisticado, global. Nace de un nuevo conjunto de puntos de partida: no de la gastada fórmula de robots, naves espaciales y el milagro moderno de la energía atómica sino de la cibernética, la biotecnología y la telaraña de comunicaciones por nombrar algunos.

Las técnicas extrapolativas de Gibson son las de la clásica ciencia ficción dura, pero la demostración que hace de ellas es pura New Wave. Más que los acostumbrados tecnócratas sin pasión y los coriáceos Hombres Competentes de la ciencia ficción, sus personajes son una tripulación pirata de vendedores, buscavidas, parias, marginados y lunáticos. Vemos ese futuro desde abajo, tal como se vive, no como una mera y árida especulación.

Gibson pone punto final a ese fértil arquetipo gernsbackiano, Ralph 124C41+, un tecnócrata Light encerrado en su torre de marfil, que derrama las bendiciones de la superciencia entre el populacho. En la obra de Gibson nos encontramos en las calles y callejones, en un reino de sudorosa, tensa supervivencia, donde lo high tech es un incesante zumbido subliminal, “como un perverso experimento de darwinismo social, ideado por un investigador aburrido que mantuviese el dedo permanentemente apretado en el botón de avance rápido”.

Referencia

Bruce Sterling. Prefacio a Quemando Cromo. Ediciones Minotauro Barcelona.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: