La inexactitud de la Melipona en el párrafo cuadrigentésimo trigésimo primero de El Origen de las Especies

 

Si la Melipona hubiera hecho sus panales de la manera como los hace la abeja, entonces, concluye nuestro autor, los panales de la Melipona serían como son los de la abeja. ¿No es ciertamente el razonamiento propio de un genio? Empero,  para confirmarlo debidamente, el autor escribe al Profesor Miller, de Cambridge…….

 

 

431

 

Reflecting on this case, it occurred to me that if the Melipona had made its spheres at some given distance from each other, and had made them of equal sizes and had arranged them symmetrically in a double layer, the resulting structure would have been as perfect as the comb of the hive-bee. Accordingly I wrote to Professor Miller, of Cambridge, and this geometer has kindly read over the following statement, drawn up from his information, and tells me that it is strictly correct:—

 

Reflexionando sobre este caso, se me ocurrió que, si la Melipona hubiera hecho sus esferas a igual distancia unas de otras, y las hubiera hecho de igual tamaño, y las hubiera dispuesto simétricamente en dos capas, la construcción resultante hubiese sido tan perfecta como el panal de la abeja común. De consiguiente, escribí al profesor Miller, de Cambridge, y este geómetra ha revisado amablemente el siguiente resumen, sacado de sus informes, y me dice que es rigurosamente exacto.

 

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Ese gran principio de la gradación en el párrafo cuadrigentésimo trigésimo de El Origen de las Especies
  2. Supuestas modificaciones de algunos himenópteros en el párrafo cuadrigentésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies
  3. No se da definición de instinto pero se indica que hay un poco de juicio o razón en animales inferiores de la escala natural en el párrafo cuadrigentésimo primero de El Origen de las Especies
  4. Al abordaje de los caracteres sexuales secundarios en el párrafo ducentésimo trigésimo primero de El Origen de las Especies
  5. Mozart, el clavicordio y una confusión terrible en el párrafo cuadrigentésimo tercero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*