Archivo de febrero 17th, 2014

Sigue el autor comentando libremente los experimentos de Gärtner en el párrafo cuadrigentésimo septuagésimo séptimo de El Origen de las Especies

Sigue el autor comentando libremente los experimentos de Gärtner y no sabemos a dónde querrá ir a parar con esta conclusión:

 

Estos hechos muestran hasta qué punto la fecundidad de un híbrido puede ser independiente de su semejanza extrema con uno u otro de sus progenitores puros.

Ya veremos. De momento recordar una serie de puntos importantes:

1. Los cruzamientos entre especies, y por lo tanto los híbridos,  son poco  frecuentes.

2. Conviene distinguir entre animales y plantas.

3. En todos los casos, las experiencias serán experiencias y será dificil su extrapolación a las condiciones naturales.

 

 477

Several other singular rules could be given from Gartner: for instance, some species have a remarkable power of crossing with other species; other species of the same genus have a remarkable power of impressing their likeness on their hybrid offspring; but these two powers do not at all necessarily go together. There are certain hybrids which, instead of having, as is usual, an intermediate character between their two parents, always closely resemble one of them; and such hybrids, though externally so like one of their pure parent-species, are with rare exceptions extremely sterile. So again among hybrids which are usually intermediate in structure between their parents, exceptional and abnormal individuals sometimes are born, which closely resemble one of their pure parents; and these hybrids are almost always utterly sterile, even when the other hybrids raised from seed from the same capsule have a considerable degree of fertility. These facts show how completely the fertility of a hybrid may be independent of its external resemblance to either pure parent.

 

Se podrían citar otras varias reglas particulares de Gärtner; por ejemplo: algunas especies tienen un notable poder de cruzamiento con otras; otras del mismo género tienen una notable propiedad de imprimir su semejanza a su descendencia híbrida; pero estas dos propiedades no van, en modo alguno, necesariamente unidas. Existen ciertos híbridos que, en lugar de tener, como es usual, un carácter intermedio entre sus dos progenitores, se parecen siempre mucho a uno de ellos, y estos híbridos, a pesar de ser tan sumamente parecidos a una de sus especies progenitoras puras, son, con raras excepciones, extremadamente estériles. También entre los híbridos, que ordinariamente son de conformación intermedia entre sus padres, nacen a veces individuos excepcionales y anómalos, que se parecen mucho a uno de sus progenitores puros, y estos híbridos, casi siempre, son completamente estériles, aun cuando los otros híbridos procedentes de semillas del mismo fruto tengan un grado considerable de fecundidad. Estos hechos muestran hasta qué punto la fecundidad de un híbrido puede ser independiente de su semejanza extrema con uno u otro de sus progenitores puros.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: