Un salto al dimorfismo de las plantas en el párrafo cuadrigentésimo nonagésimo tercero de El Origen de las Especies

Habiendo agotado sus recursos para escribir de un tema sin aportar absolutamente nada nuevo y habiendo agotado la paciencia del lector, el autor se va ahora a otros lugares. Se despacha aquí a gusto sobre el dimorfismo y el trimorfismo en las plantas. No se entiende muy bien qué pinta esto en un capítulo sobre el hibridismo.

 

 

 

 

493

 

 

RECIPROCAL DIMORPHISM AND TRIMORPHISM.

 

This subject may be here briefly discussed, and will be found to throw some light on hybridism. Several plants belonging to distinct orders present two forms, which exist in about equal numbers and which differ in no respect except in their reproductive organs; one form having a long pistil with short stamens, the other a short pistil with long stamens; the two having differently sized pollen-grains. With trimorphic plants there are three forms likewise differing in the lengths of their pistils and stamens, in the size and colour of the pollen-grains, and in some other respects; and as in each of the three forms there are two sets of stamens, the three forms possess altogether six sets of stamens and three kinds of pistils. These organs are so proportioned in length to each other that half the stamens in two of the forms stand on a level with the stigma of the third form. Now I have shown, and the result has been confirmed by other observers, that in order to obtain full fertility with these plants, it is necessary that the stigma of the one form should be fertilised by pollen taken from the stamens of corresponding height in another form. So that with dimorphic species two unions, which may be called legitimate, are fully fertile; and two, which may be called illegitimate, are more or less infertile. With trimorphic species six unions are legitimate, or fully fertile, and twelve are illegitimate, or more or less infertile.

 

Este asunto puede ser discutido aquí brevemente, y se verá que proyecta alguna luz sobre el hibridismo. Diferentes plantas, pertenecientes a distintos órdenes, presentan dos formas que existen representadas por un número aproximadamente igual de individuos y que no difieren en nada, excepto en sus órganos reproductores, teniendo una forma el pistilo largo y los estambres cortos y la otra el pistilo corto y los estambres largos, y siendo los granos de polen de tamaño diferente en ellas. En las plantas trimorfas existen tres formas también diferentes en la longitud de sus pistilos y estambres, en el tamaño y color de los granos de polen y en otros caracteres; y, como en cada una de las tres formas hay dos clases de estambres, las tres formas poseen, en junto, seis clases de estambres y tres de pistilos. Estos órganos tienen su longitud tan proporcionada entre sí, que la mitad de los estambres en dos de las formas están al nivel del estigma de la tercera forma. Ahora bien, he demostrado -y este resultado ha sido conformado por otros observadores- que, para obtener en estas plantas fecundidad completa, es necesario que el estigma de una forma sea fecundado por el polen tomado de los estambres de altura correspondiente en otra forma. De modo que en las especies dimorfas dos uniones -que pueden llamarse legitimas- son completamente fecundas y otras dos -que pueden llamarse ilegítimas- son más o menos infecundas. En las especies trimorfas seis uniones son legítimas o completamente fecundas, y doce son ilegítimas o más o menos infecundas.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Ese tosco paralelismo entre injerto e hibridación en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo tercero de El Origen de las Especies
  2. Conferencia: De imágenes a modelos: La interpretación de las plantas en la historia. Dia de la Fascinación por las Plantas el próximo jueves, 18 de mayo
  3. Cruzamientos recíprocos ora con animales, ora con plantas, en el párrafo cuadrigentésimo septuagésimo sexto de El Origen de las Especies
  4. Ausencia de explicaciones en el párrafo cuadrigentésimo nonagésimo de El Origen de las Especies
  5. Argumento ad hominem y preterición en el párrafo cuadrigentésimo nonagésimo primero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*