Los tópicos o lugares comunes del idioma darvinés en el párrafo sexcentésimo trigésimo primero del Origen de las Especies

Ya hemos visto algunos ejemplos del darvinés: lenguaje inventado por Darwin y descubierto posteriormente por Eugenio d’Ors. En este párrafo se ponen de relieve algunas de sus características principales como el recurso  a los lugares comunes habituales: selección natural, lucha por la vida y competición.

 

631

 

There is no evidence, as was remarked in the last chapter, of the existence of any law of necessary development. As the variability of each species is an independent property, and will be taken advantage of by natural selection, only so far as it profits each individual in its complex struggle for life, so the amount of modification in different species will be no uniform quantity. If a number of species, after having long competed with each other in their old home, were to migrate in a body into a new and afterwards isolated country, they would be little liable to modification; for neither migration nor isolation in themselves effect anything. These principles come into play only by bringing organisms into new relations with each other and in a lesser degree with the surrounding physical conditions. As we have seen in the last chapter that some forms have retained nearly the same character from an enormously remote geological period, so certain species have migrated over vast spaces, and have not become greatly or at all modified.

 

Como se hizo observar en el capítulo anterior, no hay prueba alguna de la existencia de una ley de desarrollo necesario. Como la variabilidad de cada especie es una propiedad independiente, que será utilizada por la selección natural sólo hasta donde sea útil a cada individuo en su complicada lucha por la vida, la intensidad de la modificación en las diferentes especies no será uniforme. Si un cierto número de especies, después de haber competido mutuamente mucho tiempo en su patria, emigrasen juntas a un nuevo país, que luego quedase aislado, serían poco susceptibles de modificación, pues ni la emigración ni el aislamiento por si solos producen nada. Estas causas entran en juego sólo en cuanto colocan a los organismos en relaciones nuevas entre sí y también, aunque en menor grado, con las condiciones físicas ambientes. Del mismo modo que hemos visto en el capítulo anterior que algunas formas, han conservado casi los mismos caracteres desde un período geológico remotísimo, también ciertas especies se han diseminado por inmensos espacios, habiéndose modificado poco o nada.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Eugenio d’Ors, descubridor del idioma darwiniano o darvinés
  2. La lucha por la vida, el progreso y otros lugares comunes del discurso en el párrafo sexcentésimo vigésimo tercero del Origen de las Especies
  3. Hablar sin decir nada en el párrafo sexcentésimo trigésimo del Origen de las Especies
  4. Ficción en el párrafo sexcentésimo primero del Origen de las Especies
  5. Un problema complicadísimo en el párrafo sexcentésimo décimo primero del Origen de las Especies
Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*