Archivo de diciembre 3rd, 2014

La acción de la selección natural en las islas, es decir hablar por hablar, en el párrafo sexcentésimo octogésimo segundo del Origen de las Especies

No veíamos bien a dónde quería llegar el autor con tanta confusión sobre la composición de las islas, pero no hay por qué preocuparse. Se trata de lo mismo de siempre:

 

En este caso, la selección natural tendería a aumentar la altura de la planta, cualquiera que fuese el orden a que perteneciese, y de este modo a convertirla, primero, en un arbusto y, después, en un árbol.

 

¿Algún ejemplo?

 

 

682

Many remarkable little facts could be given with respect to the inhabitants of oceanic islands. For instance, in certain islands not tenanted by a single mammal, some of the endemic plants have beautifully hooked seeds; yet few relations are more manifest than that hooks serve for the transportal of seeds in the wool or fur of quadrupeds. But a hooked seed might be carried to an island by other means; and the plant then becoming modified would form an endemic species, still retaining its hooks, which would form a useless appendage, like the shrivelled wings under the soldered wing-covers of many insular beetles. Again, islands often possess trees or bushes belonging to orders which elsewhere include only herbaceous species; now trees, as Alph. de Candolle has shown, generally have, whatever the cause may be, confined ranges. Hence trees would be little likely to reach distant oceanic islands; and an herbaceous plant, which had no chance of successfully competing with the many fully developed trees growing on a continent, might, when established on an island, gain an advantage over other herbaceous plants by growing taller and taller and overtopping them. In this case, natural selection would tend to add to the stature of the plant, to whatever order it belonged, and thus first convert it into a bush and then into a tree.

 

Podrían citarse muchos pequeños hechos notables referentes a los habitantes de las islas oceánicas. Por ejemplo: en ciertas islas en que no vive ni un solo mamífero, algunas de las plantas peculiares tienen simientes con magníficos ganchos, y, sin embargo, pocas relaciones hay más manifiestas que la de que los ganchos sirven para el transporte de las semillas en la lana o pelo de los cuadrúpedos. Pero una semilla con ganchos pudo ser transportada a una isla por otros medios, y entonces la planta, modificándose, formaría una especie peculiar, conservando, no obstante, sus ganchos, que constituirían un apéndice inútil, como las alas reducidas debajo de élitros soldados de muchos coleópteros insulares. Además, las islas, con frecuencia, tienen árboles o arbustos pertenecientes a órdenes que en cualquiera otra parte comprenden tan sólo especies herbáceas; los árboles, como ha demostrado Alph. de Candolle, tienen generalmente, sea por la causa que sea, una distribución geográfica limitada. Por consiguiente, los árboles tienen que ser poco a propósito para llegar hasta las islas oceánicas distantes, y una planta herbácea que no tuviese probabilidades de competir, victoriosa, con los muchos árboles bien desarrollados que crecen en un continente, pudo, establecida en una isla, obtener ventaja sobre plantas herbáceas, creciendo cada vez más alta y sobrepujándolas. En este caso, la selección natural tendería a aumentar la altura de la planta, cualquiera que fuese el orden a que perteneciese, y de este modo a convertirla, primero, en un arbusto y, después, en un árbol.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: