Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados en el párrafo septingentésimo septuagésimo de El Origen de las Especies

Comienza una serie de párrafos sobre el tema tan delicado de los Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados.

 

Dice el autor:

 

Sería imposible citar uno solo de los animales superiores en el cual una parte u otra no se encuentre en estado rudimentario.

 

Pero antes había indicado:

, llevando claramente el sello de inutilidad.

¿Qué es la inutilidad? ¿De verdad piensa el autor que está capacitado para distinguir lo útil de lo inútil sin equivocación alguna?

 

 

770.

 

RUDIMENTARY, ATROPHIED, AND ABORTED ORGANS.

 

Organs or parts in this strange condition, bearing the plain stamp of inutility, are extremely common, or even general, throughout nature. It would be impossible to name one of the higher animals in which some part or other is not in a rudimentary condition. In the mammalia, for instance, the males possess rudimentary mammae; in snakes one lobe of the lungs is rudimentary; in birds the “bastard-wing” may safely be considered as a rudimentary digit, and in some species the whole wing is so far rudimentary that it cannot be used for flight. What can be more curious than the presence of teeth in foetal whales, which when grown up have not a tooth in their heads; or the teeth, which never cut through the gums, in the upper jaws of unborn calves?

 

Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados

Los órganos o partes en esta extraña condición, llevando claramente el sello de inutilidad, son sumamente frecuentes, y aun generales, en toda la naturaleza. Sería imposible citar uno solo de los animales superiores en el cual una parte u otra no se encuentre en estado rudimentario. En los mamíferos, por ejemplo, los machos tienen mamas rudimentarias; en los ofidios, un pulmón es rudimentario; en las aves, el ala bastarda puede considerarse con seguridad como un dedo rudimentario, y en algunas especies toda el ala es tan sumamente rudimentaria, que no puede ser utilizada para el vuelo. ¿Qué puede haber más curioso que la presencia de dientes en el feto de las ballenas, que cuando se han desarrollado no tienen ni un diente en su boca, o los dientes que jamás rompen la encía en la mandíbula superior de los terneros antes de nacer?

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Órganos rudimentarios o atrofiados: Su valor taxonómico en el septingentésimo séptimo párrafo de El Origen de las Especies
  2. Cerebro encerrado en el párrafo septingentésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. Las conclusiones ya en la premisa en el párrafo septingentésimo sexagésimo octavo de El Origen de las Especies
  4. Los hechos principales de la embriología en el párrafo septingentésimo sexagésimo noveno de El Origen de las Especies
  5. Final feliz con el mayor disparate de la historia de la ciencia en el párrafo septingentésimo primero del Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*