Erudición tardía en el septingentésimo octavo párrafo de El Origen de las Especies

Robert Brown, Owen, y toda una serie de naturalistas profesionales son llamados aquí a defender lo indefendible: La Teoría de evolución por selección natural que se ha expuesto en el capítulo cuarto.

 

 

708.

Numerous instances could be given of characters derived from parts which must be considered of very trifling physiological importance, but which are universally admitted as highly serviceable in the definition of whole groups. For instance, whether or not there is an open passage from the nostrils to the mouth, the only character, according to Owen, which absolutely distinguishes fishes and reptiles—the inflection of the angle of the lower jaw in Marsupials—the manner in which the wings of insects are folded—mere colour in certain Algae—mere pubescence on parts of the flower in grasses—the nature of the dermal covering, as hair or feathers, in the Vertebrata. If the Ornithorhynchus had been covered with feathers instead of hair, this external and trifling character would have been considered by naturalists as an important aid in determining the degree of affinity of this strange creature to birds.

 

Podrían citarse numerosos ejemplos de caracteres procedentes de partes que podrían considerarse como de importancia fisiológica insignificante, pero que universalmente se admite que son utilísimos en la definición de grupos enteros; por ejemplo: el que haya o no una comunicación abierta entre las aberturas nasales y la boca, único carácter, según Owen, que separa en absoluto los peces y los reptiles; la inflexión del ángulo de la mandíbula inferior en los marsupiales: el modo como están plegadas las alas de los insectos; el solo color en ciertas algas; la simple pubescencia en partes de la flor en las gramíneas; la naturaleza de la envoltura cutánea, como el pelo y las plumas, en los vertebrados. Si el Ornithorhynchus hubiese estado cubierto de plumas en vez de estarlo de pelos, este carácter externo e insignificante habría sido considerado por los naturalistas como un auxilio importante para determinar el grado de afinidad de este extraño sér con las aves.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. El lugar de los peces en el párrafo centésimo octogésimo octavo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..