Lo importante y lo accesorio en la Ciencia: lección de Cajal con ejemplo de Koch






 


Hace ya unos meses y con motivo del día mundial de la tuberculosis que se celebró el pasado 24 de Marzo, mi amiga y compañera de bitácora en Madrimasd, Consuelo Ibáñez, dedicaba una entrada en su blog Salud Publica y algo más a esta enfermedad  que, lejos de estar extinguida, todavía causa grandes problemas como se puede ver en los comentarios a dicha entrada.

 

Entonces, Consuelo nos invitaba a Miguel Vicente, autor del blog Esos Pequeños Bichitos, y a mí a que contribuyésemos para tratar sobre el tema de la tuberculosis y la figura de Robert Koch, uno de los fundadores de la microbiología que descubrió a las bacterias de la especie Mycobacterium tuberculosis como el agente causal de la enfermedad.


En su blog, Miguel Vicente, escribió dos magníficas entradas sobre el tema. Una, dedicada a Robert Koch, titulada Robert Koch: científico, viajero y enamorado; y otra dedicada a la complejidad de la cubierta de las micobacterias. La primera de ellas contiene un valioso resumen de la vida y la obra de Koch en el que se nos cuenta, entre otras cosas, que

había nacido el once de Diciembre de 1843, en Clausthal en las montes Harz, que fue un niño muy inteligente que aprendió solo a leer el periódico y que estudió Medicina en la Universidad de Göttingen. El nombre de Koch se asocia no sólo con grandes autores de la ciencia a quienes conoció y con quienes mantuvo relación (por ejemplo Virchow), sino también con el de aparatos y artefactos de uso habitual en microbiología. El Asa de Henle, utilizada para sembrar bacterias en las Placas de Petri debe su nombre a Jacob Henle, profesor de Anatomía en Göttingen que acababa de publicar en 1840, que las enfermedades infecciosas eran causadas por organismos parásitos vivos. Las propias Placas de Petri, antaño de vidrio y hoy de plástico desechable,deben su nombre a un colega de Koch. De casi todo esto habían tratado ya Miguel y Consuelo en sus entradas ¿Qué podría yo añadir al respecto? ¿Tal vez alguna reflexión filosófica…..? ¿Quedaría algo importante por decir…..?…….

Veamos,……


La trayectoria profesional de Koch (1843-1910) transcurre en paralelo con la de Pasteur (1822-1905), el otro fundador de la microbiología. Hizo experimentos en animales demostrando que el carbunco (Ántrax) se transmitía mediante inoculación con muestras que contenían su bacilo que había sido descubierto anteriormente. Obtuvo cultivos puros del bacilo en donde vio la formación de formas de resistencia o esporas y demostró que bacilos que nunca habían estado en contacto con los animales eran virulentos. Koch superaba a Pasteur en la técnica de cultivo de bacterias en medios artificiales consiguiendo cultivos puros a partir de los cuales era posible avanzar en su estudio tiñendo, fijando y fotografiando a las bacterias. Estas técnicas le permitieron establecer sus postulados, los postulados de Koch, criterios clásicos en microbiología para identificar al microorganismo causante de una enfermedad.


En su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias, una obra de referencia en la literatura científica a la cual tendremos que regresar en alguna otra ocasión, Santiago Ramón y Cajal cuenta como Koch descubrió el método para teñir las bacterias del género Micobacterium. En su capítulo segundo, titulado Preocupaciones enervadoras del principiante, subcapítulo b) Creencia en el agotamiento de los temas científicos, Cajal habla de nuestro error en la apreciación de lo importante y lo accesorio. En la Naturaleza, dice, no hay superior ni inferior, ni cosas accesorias ni principales. Y también: Acaso en ningún dominio se muestra mejor la transcendencia del detalle como en los métodos técnicos de la biología. Para no citar sino un ejemplo, recordemos que R. Koch, el gran bacteriólogo alemán, por haber tenido la idea de adicionar a un color básico de anilina un poco de álcali, logró teñir y descubrir el bacilo de la tuberculosis, desentrañando así la etiología de una enfermedad hasta entonces rebelde a la sagacidad de los más ilustres patólogos.

 

 

Koch obtuvo el Nobel de Fisiología o Medicina en 1905, Cajal en 1906. En la frase de Cajal arriba indicada se nos demuestra que en Ciencia no hay distinción entre lo importante y lo accesorio. Las cosas más importantes son las que quedan por decir cuando ya se han dicho todas las importantes.

 



Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

Related posts:

  1. El origen de las ideas en la tradición científica y un ejemplo con el término evolución
  2. La divulgación científica: Un ejemplo lamentable y tres consejos
  3. La contribución de Darwin a la ciencia según Charles Depéret
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Efectivamente aqui en España lo del Plan Bolonia parece ser que lo se va a hacer ‘a la española’, es decir, ‘tarde, corriendo y mal’, y además parece ser que queriendo meter el supositorio suplementario de la legalización de ‘los negocios y chiringuitos’ ya instalados y los que vengan, es decir, ‘barra libre’ para el personal:

http://www.ellibrepensador.com/2008/11/14/carta-abierta-a-la-sra-minista-garmendia/

y para entenderlo mejor basta con leer esto otro:

http://www.ellibrepensador.com/2008/11/17/una-pequena-reflexion-si-uds-me-lo-permiten/

un saludo.

pd:

http://www.ellibrepensador.com/2008/11/06/cajal-%C2%BFerror-del-sistema/

(requerido)

(requerido)


*