La fama y la verdad

En dos entradas recientes del blog “Universo Invisible”, Juanjo Ibáñez ha tratado sobre un tema fundamental: el fraude científico.

La primera de ellas comentaba un artículo aparecido recientemente en la revista online PloS ONE. En él se describen los datos de una encuesta que indica la frecuencia con la que los investigadores han admitido falsificar o modificar sus propios datos o bien han reconocido haber sido testigos de tales situaciones en otros colegas. Los datos hablan por sí mismos y apuntan a un aspecto clave en la labor del científico, como indica Juanjo en su post:

deberíamos ser los principales interesados en que se discierna el grano de la paja.

En la segunda entrada de la serie, se vuelve a insistir sobre la importancia y magnitud del problema, pero hace más énfasis en sus causas:  La ética del científico debe presidir su comportamiento.

Abundando en las opiniones expresadas en éstas recientes entradas del Universo Invisible, comentaré otro artículo reciente de PloS ONE, que viene a hacer referencia a la curiosa e interesante, a la par que inversa, relación entre popularidad y fiabilidad. El artículo se titula: Large-Scale Assessment of the Effect of Popularity on the Reliability of Research, está firmado por Thomas Pfeiffer y  Robert Hoffmann y su resumen dice:

Based on theoretical reasoning it has been suggested that the reliability of findings published in the scientific literature decreases with the popularity of a research field. Here we provide empirical support for this prediction. We evaluate published statements on protein interactions with data from high-throughput experiments. We find evidence for two distinctive effects. First, with increasing popularity of the interaction partners, individual statements in the literature become more erroneous. Second, the overall evidence on an interaction becomes increasingly distorted by multiple independent testing. We therefore argue that for increasing the reliability of research it is essential to assess the negative effects of popularity and develop approaches to diminish these effects.

Que traducido directamente (del suahili) viene a decir en español castellano:

Basándose en razonamiento teórico se ha sugerido que la fiabilidad de los descubrimientos publicados en la literatura cientifica disminuye con la popularidad del campo de investigación. Se presentan aquí apoyos empíricos de tal predicción. Se evalúan sentencias publicadas sobre interacciones proteina-proteina con datos de experimentos de alta resolución (high-throughput). Encontramos evidencia de dos efectos distintos. Primero, con mayor popularidad de los participantes en la interacción (protein partners), las sentencias en la literatura son más erróneas. Segundo, la evidencia general de una interacción se distorsiona más con múltiples pruebas independientes. Por lo tanto defendemos que para aumentar la fiabilidad de la investigación es esencial tener en cuenta los efectos negativos de la popularidad y desarrollar estategias para disminuir tales efectos.

Teniendo en cuenta que los autores se han centrado en los datos publicados para la humilde levadura, podemos especular acerca de si tales conclusiones podrían aplicarse también en otros campos de investigación de mayor impacto.

En todo caso, las conclusiones son interesantes. La primera contiene una moraleja de interés para informadores, periodistas y en general para todos aquellos interesados en la divulgación de la ciencia que se preocupen por analizar el fraude científico y es que, paradójicamente, podría ser más fácil descubrir resultados dudosos entre los campos considerados habitualmente como de mayor difusión social o de mayor impacto que en otros más modestos. En la curiosa dinámica del ecosistema científico, los resultados más notorios y populares podrían conllevar mayor riesgo de errores. Periodistas  a la caza del fraude científico,  equípense para la caza mayor.

La segunda conclusión no es menos interesante y literalmente dice:

Second, the overall evidence on an interaction becomes increasingly distorted by multiple independent testing

Es decir, que en el mundo de la interacción entre proteinas, el aumento de recursos y métodos de análisis no lleva a un aumento proporcional en la certidumbre, sino que puede que lleve a todo lo contrario.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

Related posts:

  1. Negociar con el dolor ajeno: sonado fraude científico en Analgesia Multimodal
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola Emilio, Parece que nos quedamnos solos :) . Claro que en Salamanca suele refrescar más por la noche.

Gracias por tus citaciones y en especial por tu nuevo descubrimiento en PosOne que al menos nos habla de lo que desean ocultar otras revistas y muchos colegas.. Me ha recordado tu post a otra noticia escalofriante que presento en un post de 2006 David Barrado en su Blog "Cuaderno de Bitácora Estelar" Abajo dejo el enlace y más concretamente en este post que recomiendo leer dice:

http://weblogs.madrimasd.org/astrofisica/archive/2006/08/02/35988.aspx

"En 1991 apareció en el New England Journal of Medicine un interesante estudio acerca del impacto de las noticias que aparecen en los medios de comunicación, referidas a ciencia, sobre los propios científicos.

Con motivo de una huelga en The New York Times……….

Unos años más tarde, un grupo de investigadores buscó entre esas páginas no publicadas cuáles eran las noticias que se habían basado en artículos de revistas científicas médicas, y siguieron la pista contando cuántas citas habían recibido esos artículos en otros trabajos científicos, es decir, cuál había sido su nivel de impacto dentro de la comunidad científica. (…) En ese caso los científicos habían tenido oportunidad de leer el diario. El resultado fue que los artículos mencionados en The New York Times y que habían salido a la calle fueron más citados por la comunidad científica que los que, siendo mencionados también, no vieron la luz pública debido a la huelga.

La conclusión de todo ello, no es que la sagacidad de The New York Times fuera realmente tan brillante como para seleccionar entre todas las noticias científicas, aquellas que eran más relevantes para una disciplina dada, sino que el propio diario tenía un impacto más que importante sobre lo que los científicos iban a considerar después como relevante.

Si uno tiene tu post en las manos junto a la noticia que narra David y las funde (algo siempre arriesgado) puede llegar a conclusiones tremendas……. Estaría bien que analizaras el trabajo si lo encuentras.

Un abrazo y felicidades por el post.

Juanjo abrasado de calor.

(requerido)

(requerido)


*