Archivo de diciembre 10th, 2012

Lamarck de incógnito en el párrafo ducentésimo tercero de El Origen de las Especies

Volvemos con el mismo tema tratado en el capítulo primero: Los efectos del uso y desuso de los órganos, en apartado de clara tendencia lamarckista, cuyo titulo se ha modificado a gusto del autor, para dar entrada en esta escena a su fantasma favorito:  EFFECTS OF THE INCREASED USE AND DISUSE OF PARTS, AS CONTROLLED BY NATURAL SELECTION.  Como no podría ser de otro modo, la Selección Natural controla los efectos del uso y desuso de los órganos. La selección natural omnipresente y controlando cada rincón de la naturaleza: Si vuela, es por la selección natural; si no vuela, también por la selección natural.  Con el permiso de ustedes y sin la mención de Lamarck:

 

« Dans tout animal qui n’a point dépassé le terme de ses développements, l’emploi plus fréquent et soutenu d’un organe quelconque fortifie peu à peu cet organe, le développe, l’agrandit et lui donne une puissance proportionnée à la durée de cet emploi, tandis que le défaut constant d’usage de tel organe l’affaiblit insensiblement, le détériore, diminue progressivement ses facultés et finit par le faire disparaître. » JB Lamarck.  Première Loi. Chap VII: première partie. Philosophie zoologique

 

El autor da algunos ejemplos, Lamarck los había dado exactamente iguales que algunos de éstos y muchos más. También mejor explicados. Resulta curioso que si Lamarck había mencionado literalmente el caso del pato, ahora Darwin afine sobre el mismo ejemplo y nos hable del Micropterus brachypterus, un animal que es citado aquí precisamente por comportarse igual que el pato doméstico.

203.

 

From the facts alluded to in the first chapter, I think there can be no doubt that use in our domestic animals has strengthened and enlarged certain parts, and disuse diminished them; and that such modifications are inherited. Under free nature we have no standard of comparison by which to judge of the effects of long-continued use or disuse, for we know not the parent-forms; but many animals possess structures which can be best explained by the effects of disuse. As Professor Owen has remarked, there is no greater anomaly in nature than a bird that cannot fly; yet there are several in this state. The logger-headed duck of South America can only flap along the surface of the water, and has its wings in nearly the same condition as the domestic Aylesbury duck: it is a remarkable fact that the young birds, according to Mr. Cunningham, can fly, while the adults have lost this power. As the larger ground-feeding birds seldom take flight except to escape danger, it is probable that the nearly wingless condition of several birds, now inhabiting or which lately inhabited several oceanic islands, tenanted by no beasts of prey, has been caused by disuse. The ostrich indeed inhabits continents, and is exposed to danger from which it cannot escape by flight, but it can defend itself, by kicking its enemies, as efficiently as many quadrupeds. We may believe that the progenitor of the ostrich genus had habits like those of the bustard, and that, as the size and weight of its body were increased during successive generations, its legs were used more and its wings less, until they became incapable of flight.

 

Por los hechos referidos en el capítulo primero creo que no puede caber duda de que el uso ha fortalecido y desarrollado ciertos órganos en los animales domésticos, de que el desuso los ha hecho disminuir y de que estas modificaciones son hereditarias. En la naturaleza libre no tenemos tipo de comparación con que juzgar los efectos del uso y desuso prolongados, pues no conocemos las formas madres; pero muchos animales presentan conformaciones que el mejor modo de poderlas explicar es por los efectos del uso y desuso. Como ha hecho observar el profesor Owen, no existe mayor anomalía en la naturaleza que la de que un ave no pueda volar, y, sin embargo, hay varias en este estado. El Micropterus brachypterus, de América del Sur, puede sólo batir la superficie del agua, y tiene sus alas casi en el mismo estado que el pato doméstico de Aylesbrury; es un hecho notable el que los individuos jóvenes, según míster Cunningham, pueden volar, mientras que los adultos han perdido esta facultad. Como las aves grandes que encuentran su alimento en el suelo rara vez echan a volar, excepto para escapar del peligro, es probable que el no tener casi alas varias aves que actualmente viven, o que vivieron recientemente, en varias islas oceánicas donde no habita ningún mamífero de presa haya sido producido por el desuso. Las avestruces, es verdad, viven en continentes y están expuestos a peligros de los que no pueden escapar por el vuelo; pero pueden defenderse de sus enemigos a patadas, con tanta eficacia como cualquier cuadrúpedo. Podemos creer que el antepasado de los avestruces tuvo costumbres parecidas a las de la avutarda, y que, a medida que fueron aumentando el tamaño y peso de su cuerpo en las generaciones sucesivas, usó más sus patas y menos sus alas, hasta que llegaron a ser inservibles para el vuelo.

************************************************************************************************

 

 

Imagen: Tachyteres brachypterus

Etiquetas: