Confirmamos lo dicho en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo sexto de El Origen de las Especies

Cierto: tenemos en las plantas pruebas concluyentes de que la esterilidad de las especies cruzadas ha de ser debida a alguna causa por completo independiente de la selección natural.

 

Ya decíamos que la selección natural no existe.

486

But it would be superfluous to discuss this question in detail: for with plants we have conclusive evidence that the sterility of crossed species must be due to some principle, quite independent of natural selection. Both Gartner and Kolreuter have proved that in genera including numerous species, a series can be formed from species which when crossed yield fewer and fewer seeds, to species which never produce a single seed, but yet are affected by the pollen of certain other species, for the germen swells. It is here manifestly impossible to select the more sterile individuals, which have already ceased to yield seeds; so that this acme of sterility, when the germen alone is effected, cannot have been gained through selection; and from the laws governing the various grades of sterility being so uniform throughout the animal and vegetable kingdoms, we may infer that the cause, whatever it may be, is the same or nearly the same in all cases.

Pero sería superfluo discutir esta cuestión en detalle, pues tenemos en las plantas pruebas concluyentes de que la esterilidad de las especies cruzadas ha de ser debida a alguna causa por completo independiente de la selección natural. Tanto Gärtner como Kölreuter han probado que en géneros que comprenden numerosas especies puede formarse una serie, desde las que, cruzadas, producen cada vez menos semillas, hasta las que nunca producen ni una sola, aun cuando, no obstante, son sensibles al polen de ciertas especies, pues el germen se hincha. En este caso es evidentemente imposible seleccionar los individuos más estériles que han cesado ya de dar semillas, de modo que este máximo de esterilidad, en que sólo el germen es influido, no puede haber sido logrado por selección; y por ser las leyes que rigen los diferentes grados de esterilidad tan uniformes en los reinos animal y vegetal, podemos deducir que la causa -cualquiera que sea- es la misma, o casi la misma, en todos los casos.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Disparate y verbosidad en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo de El Origen de las Especies
  2. Nueva sección con promesa de estudiar las causas de la esterilidad en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. Grave error: el juego de la selección natural en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo quinto de El Origen de las Especies
  4. Teleología, finalidad en la Naturaleza, en el párrafo cuadrigentésimo quincuagésimo sexto de El Origen de las Especies
  5. Casos curiosos en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo segundo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..