Algo de mayor alcance que el rancio ejemplo del cuello de la jirafa

Lamentablemente recordado en las aulas hasta la saciedad por el ejemplo que utilizó para explicar la herencia de caracteres adquiridos mediante el crecimiento del cuello de la jirafa, Lamarck, como vamos viendo, llegaba mucho más lejos que todo eso, y es que, hay que tener en cuenta que el saber del aula, va quedando en ocasiones algo rancio, cuando no llega a ser, como en otras ocasiones, fuente de error garrafal.  El devaluado saber del aula, deberá permitir que sus alumnos más críticos, savia de la verdadera ciencia, analicen meticulosa y rigurosamente todo valor admitido, toda teoría científica reconocida como tal, toda opinión establecida.

Así, el pensar en Lamarck como aquel naturalista equivocado que puso el ejemplo de la jirafa para ilustrar la herencia de caracteres adquiridos más que limitarse a un saber rancio es, simplemente, ser presa de la ignorancia. Lamarck, figura polémica y padre de la biología escribió algunos párrafos de contenido verdaderamente profético. Por ejemplo este que he traducido del francés, de su obra “Système analytique des connaissances positives de l’homme, restreintes à celles qui proviennent directement ou indirectement de l’observation ” (1820):

El hombre por su egoismo demasiado poco clarividente para sus propios intereses, por su tendencia a disfrutar de todo lo que está a su disposición, en una palabra, por su despreocupación por el futuro y sus semejantes, parece trabajar para la anegación de sus medios de conservación e incluso para la destrucción de su propia especie. Al destruir por todas partes, los grandes vegetales que protegen al suelo, para objetivos que satisfacen su avidez momentánea, lleva rápidamente a la esterilidad al suelo que habita, da lugar al agotamiento de las fuentes, elimina los animales que encontraban su substento, y hace que grandes partes del globo, anteriormente muy fertiles y pobladas desde todos los puntos de vista, sean ahora desnudas, estériles, inhabitables y desiertas. Descuidando siempre los consejos de la experiencia, para abandonarse a sus pasiones, está perpetuamente en guerra con sus semejantes, y los destruye por todas partes y bajo todos los pretextos: de suerte que se ven poblaciones, antaño considerables, empobrecerse cada vez más. Diríase que el hombre está destinado a exterminarse a sí mismo tras haber convertido el Mundo en inhabitable.

Related posts:

  1. Lamarck, el padre de la biología II
  2. El origen de las ideas en la tradición científica y un ejemplo con el término evolución
  3. Lamarck, el padre de la biología I
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Bonita frase sobre la degradación y erosión de suelos. El problema Emilio es que la historia la escriben los ganadores y como el patán de Darwin era anglosajón…… Los franceses se enfadan y con razón del tratamiento que les dan a sus grandes heroes.

Al Final Lamarck. Buffon, y otros que escribieron mucho y bueno se les recurda por sus fallos. Nadie habla de los pequeños y grandes fraudes científicos de Darwin. Así es la vida. Por eso la historia (….)

Un abrazo y gracias por rescatar a Lamarck y otros del olvido. Pero no lo dudes está sepultado si no se le rescata desde Europa. Es la ?objetividad Científica!. Un dia debíamos dedicarnos a sacar los trapos sucios de Don Charles que le robó hasta a su abuelo (literalmente).

Un saludo

Juanjo Ibáñez

Pues dígame, Eulalia, qué es lo que quería saber e intentaré ayudarle si puedo,…

(requerido)

(requerido)


*