Seminario organizado por AET: El Traje Nuevo de Darwin

Seminario

 

Agradezco a la Asociación de Estudiantes Tradicionalistas su invitación para dar un seminario  el próximo jueves día dos de diciembre en el Aula Francisco de Vitoria de la Universidad de Salamanca.

El título del seminario, “El traje Nuevo de Darwin”, es el  de un artículo que, después de ser rechazado por algunas revistas  (Apuntes de Ciencia y Tecnología y Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural) en el caso de la primera con insultos y comentarios ofensivos, ahora es uno de los ítems más vistos en Digital CSIC.

Expondré aquí brevemente el propósito del seminario y un resumen de su contenido.

Propósito

El año pasado se celebró el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin y el sesquicentenario de la publicación de su obra principal (Sobre el Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida).  A diferencia de lo esperable  tratándose de Ciencia, la mayoría de las exposiciones, publicaciones y celebraciones pasaron por alto la cuestión principal:   ¿Cuál es la contribución  de Darwin a la Ciencia?

En el seminario  repasaremos  algunas facetas de la ciencia hasta ver dónde  brilla esta luminaria. Comenzaremos dando una pista mediante un fragmento extraído de una novela Cyber-punk, la obra “El contínuo de Gernsback”, de W. Gibson:

-Vaya mundo en el que vivimos, ¿verdad? -el propietario era un negro delgado de mala dentadura y evidente peluca. Asentí, buscando monedas en los bolsillos del pantalón, deseando encontrar un banco de parque donde poder sumergirme en la dura evidencia de la casi distopía humana en que vivimos-.

- Pero podría ser peor, ¿verdad?
-Así es -dije-, o peor aún, podría ser perfecto.

El hombre se quedó mirándome mientras me alejaba por la calle con mi pequeño fajo de catástrofes condensadas…….

Contenido del seminario

Sabemos bien que una serie de aspectos son fundamentales en la Ciencia…..  ¿Dónde  destaca la Obra de Darwin?:

1.      Claridad en el lenguaje

Para Gregorio Marañón (1887-1960), en el lenguaje científico la claridad es la única estética permitida, pero,…. ¿es claro el lenguaje de ” Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida” ?  Podemos ver múltiples ejemplos de lo contrario pero bastará con que le interroguemos sobre el significado de la Selección Natural. En un ejemplo de ambigüedad Darwin emplea tal expresión con doce o catorce significados distintos.  Pero hay más referencias………

2.  El Método

 

Desde sus orígenes, la Ciencia exige ante todo fidelidad a un método: El Método Científico. Pero….. ¿Podremos decir que El Origen de las Especies es ejemplar en este sentido, o por el contrario es más bien ejemplo de todo lo contrario?

No sólo el tratado no sigue método alguno, sino que por el contrario en algún fragmento parece no tomar muy en serio a la ciencia. Veremos ejemplos de ambas actitudes.

Para Popper, en su libro más notable, publicado en 1966 y titulado “Conjectures and Refutations: The Growth of Scientific Knowledge”, la característica principal y definitiva de una teoría científica es su “falsabilidad”, es decir, su propiedad que consiste en poder ser refutada mediante experimentación y que determina su destino final que consistirá en que será refutada con el tiempo. La Ciencia no agota cuestiones sino que, por el contrario, aporta nuevas interpretaciones cada vez más acordes con la actualidad en una realidad cambiante.

Pero nada parecido al método científico aparece por las páginas de El Origen. No sorprende así leer que para Popper:

No existe ninguna ley de la evolución, sino sólo el hecho histórico de que las plantas y los animales cambian, o, más precisamente, que han cambiado. La idea de una ley que determine la dirección y el carácter de la evolución es un típico error del siglo XIX que surge de la tendencia general a atribuir a la “Ley Natural” las funciones tradicionalmente atribuidas a Dios. (p. 408)

Los avances en ciencia se basan en dos puntos-clave: 1) Una correcta definición de los elementos que intervienen en un proceso y 2) El establecimiento de las relaciones entre ellos, originales y verificables mediante la observación y la experimentación.

Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida  no sólo no contiene teoría científica alguna, sino que por el contrario, toma a la ligera aspectos importantes de la ciencia. Por ejemplo cuando dice:

En el sentido literal de la palabra, indudablemente, selección natural es una expresión falsa; pero ¿quién pondrá nunca reparos a los químicos que hablan de las afinidades electivas de los diferentes elementos? Y, sin embargo, de un ácido no puede decirse rigurosamente que elige una base con la cual se combina de preferencia. Se ha dicho que yo hablo de la selección natural como de una potencia activa o divinidad; pero ¿quién hace cargos a un autor que habla de la atracción de la gravedad como si regulase los movimientos de los planetas? Todos sabemos lo que se entiende e implican tales expresiones metafóricas, que son casi necesarias para la brevedad.

Pero si bien es cierto que la ciencia utiliza abundantemente metáforas, también lo es que el soporte de la ciencia no son hoy las metáforas sino los experimentos, realizados para comprobar o rechazar hipótesis o teorías y sólo así, servir de  soporte a metáforas.
Pues según vemos, la luminaria de Darwin no brilla ni en el lenguaje ni en el método. Tal vez en otro aspecto de la ciencia………. ¿cual podría ser?……

3.  Los límites de su intención están bien trazados

Ramón y Cajal nos puede servir de base a una negativa rotunda. Ni para Darwin ni para los darwinistas (Haeckel, Weismann,……) las posibilidades de la Ciencia se agotan ni presentan límites en ningún momento:

De esta pueril manía de cazar leones con mostacilla, si nos es lícito lo vulgar de la expresión; de esta excesiva confianza en los recursos teóricos que para la resolución del supremo enigma de la vida pueden ofrecernos las ciencias auxiliares, adolecen casi todos los modernos creadores de teorías biológicas generales, aunque éstos tengan nombres tan justamente célebres como Herbert Spencer, Darwin, Haeckel, Heitzmann, Bütschli, Noegeli, Altmann, Weissmann, etc. En el presente estado de la Ciencia, las buenas explicaciones ó teorías biológicas sólo pueden abarcar grupos relativamente restringidos de fenómenos.

Santiago Ramón y Cajal
Fundamentos Racionales y Condiciones Técnicas de la Investigación Biológica. Discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Darwin no destaca ni en la claridad de su lenguaje, ni en la precisión de su método ni en la definición de su investigación. ¿En qué destaca este autor?…………..Tal vez la lectura de algunos de sus críticos pueda ayudarnos a este respecto……………

 

Darwin, por ejemplo, constituye un caso de vocación malograda de sportsman y de cazador

Eugenio d’Ors

todo lo que había de nuevo era falso, y todo lo que había de cierto era viejo

Haughton, refiriéndose a “El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida”

Fossil evidence shows the remarkable absence of the many intermediate forms required by the theory…the modern Darwinian paleontologists are obliged, just like their predecessors and like Darwin, to water down the facts with subsidiary hypotheses which, however plausible are, in the nature of things, unverifiable….The success of Darwinism was accompanied by a decline in scientific integrity…The general tendency to eliminate, by means of unverifiable speculations, the limits of the categories nature presents to us, is, the inheritance of biology from the Origin of Species. To establish the continuity required by theory, historical arguments are invoked, even though historical evidence is lacking.

William R. Thompson, Director of the Commonwealth Institute of Biological Control, Ottawa, Canada, in the Introduction to Charles Darwin’s Origin of Species, 1956, p. xxii

The book called The Origin of Species is not really on that subject

Georges Gaylor Simpson

Si no te tuviera por hombre bien templado y amante de la verdad no te tendría que decir aquello. . . He leído tu libro con más dolor que placer. Partes de él admiré mucho; de otras partes reí hasta casi dolerme los costados; otras las leí con absoluta pena; porque las considero absolutamente falsas y gravemente perjudiciales. Después de iniciado en la ruta has desertado, de toda verdad física sólida– el método cierto de induccion

Sedgwick

Tengo por Darwin todo la estima debida; sé el trabajo notable que ha cumplido, tanto en Paleontología como en Geología, y sus investigaciones con las que nuestra ciencia está en deuda. Pero considero un deber el de persistir en oposición a la doctrina que hoy trae su nombre. Yo de hecho considero esta doctrina tan contraria a los métodos ciertos que la Historia Natural tiene que inspirar, como perniciosa, y fatal para el progreso de esta ciencia. No tengo al propio Darwin responsable de estas lamentables consecuencias. En sus obras nunca hizo alusión a la importancia que sus ideas podrían tener para el punto de vista de la clasificación. Son sus secuaces quienes tomaron el control de sus teorías para transformar la taxonomía zoológica

Agassiz

Es el hecho de que Darwin rechaza toda teleología, o la doctrina de las causas finales. Niega diseño en cualquiera de los organismos en el mundo vegetal o animal. Él enseña que el ojo se formó sin ningún propósito de producir un órgano de la visión

Hodge


La selección natural resulta ser, en una inspección más ajustada, una tautología… Expresa que los individuos más aptos (definidos como aquellos que dejan mayor descendencia) dejarán mayor descendencia

Waddington


Es sencillamente increíble que un científico se de cuenta del carácter tautológico de la SN y siga siendo darvinista

Raúl Leguizamón


Es difícil de comprender por qué la evolución alguna vez progresó más allá del conejo, el arenque e incluso de las bacterias que son insuperables en su capacidad de producir descendencia.

Von Bertalanffy

El darwinismo es una verdadera falsificación científica…si me ha interesado combatirlo, no es porque se trate de una teoría falsa- ¡hay tantas teorías falsas!- sino porque el darwinismo constituye una falta de honradez

Giuseppe Sermonti

En  su obra principal y desde el propio título Darwin ha introducido un concepto inútil e insostenible para la ciencia por ser estéril, ambiguo y contrario a la naturaleza:  Selección Natural,  Supervivencia del más apto.

¿Queda alguien en pie para quien esto pueda ser Teoría Científica?

Seguramente no.  Entonces ¿Qué finalidad tiene?

4.  Finalidad social

En el orden social, la idea de Selección Natural  cumple dos objetivos:

Primero: Contribuye a desvincular a la naturaleza de las ideas de diseño y de Dios.  Su ambigua presencia rompe con la tradición y permite la aparición de las especies sin su intervención.

Segundo:  Para mantener y potenciar la intervención humana en la naturaleza. Dicho de otra manera, buscar aquel mundo peor que malo propio de los diseñadores de la Eugenesia del que nos hablaba arriba W. Gibson en su obra  “El contínuo de Gernsback”:

- Pero podría ser peor, ¿verdad?
-Así es -dije-, o peor aún, podría ser perfecto.


Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

Related posts:

  1. Charles Darwin y la reapertura del expediente Galileo
  2. ¿Por qué celebrar a Darwin? I
  3. Secuestro en la torre de cristal, la reina amenazada
  4. ¿Por qué celebrar a Darwin? III
  5. ¿Por qué celebrar a Darwin? II
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Una estupenda noticia.
Enhorabuena, espero que nos cuente cómo se ha desarrollado el acto.

A ver si algún día encuentro por mi pueblo un colectivo mas normalito que quiera oir lo que representa Darwin y seguidores para la ciencia, la cultura y la historia. De momento somos cuatro gatos.
Saludos

Felicidades Emilio, por el seminario a celebrar, veo que eres una eminencia en anti-darwinismo. Pongo unos detalles de la naturaleza que a mi personalmente me han dejado maravillado.—La columna vertebral tiene 33 vértebras (numero mítico de los que más haya), las costillas son 12 a cada lado (docena mítica), el número de piezas dentales es 32 (no puede ser 33 porque es impar y no encajarían), los huesos largos de brazos y piernas son 3 (mítica Trinidad), los lóbulos del pulmón derecho son 3 y el izquierdo 2 pero porque existe el corazón que forma el espacio 3, las vertebras cervicales que sostienen la cabeza son 7 (el número más mítico de todos los números). Últimamente he buscado el riñón en las imágenes del Google y en la Wikipedia y lleva unos invariables 7 departamentos o válvulas en su interior. ¿Casualidad o un sello del Diseñador?————– Felices Navidades

Como detalle interesante numérico mítico que se encuentra buscando la planta vegetal “bambú japonés”, resulta que se dice que esta planta cuando se siembra en semilla desarrolla sus raíces bajo tierra durante 7 años y luego puntualmente cuando ha establecido su base de raíces al cabo de 7 años de ser plantada empieza a brotar alcanzando la velocidad de casi un metro diario. No he encontrado esta información todavía en Wikipedia, faltan más verificaciones confiables, pero si que se encuentra en vídeos, powers, y artículos esta leyenda del “bambú de los 7 años”. Como veo que eres especialista en plantas y es lo tuyo……

No se si te has pasado un poco Silveri, o en este blog nos hemos quedado cortos con un objetivo más limitado. Yo me conformo con entender la linea de E.Cevantes de decir que la SN puede ser cualquier cosa, o varias (aunque entren en contradicción unas con otras), excepto lo que tenía que ser: algo que se estudiase en una clase de ciencias con dinero público.

Sin atender a números mágicos, el bambú tiene ya bastante inteligencia “natural” considerando que su forma cilíndrica hueca es la más ligera en relación a las cargas de compresión que tiene que soportar una columna tan larga, el diámetro según la cota, es el óptimo, los nudos están intercalados a la distancia justa según la altura, con la precisa resistencia a la compresión propia de una viga-columna, las fibras del nudo y de las paredes están orientadas en la dirección adecuada y además en estructura de panal de abeja para ahorrar peso, la flexibilidad de las fibras es la justa para que el viento combe la planta sin romperla o arrancarla de raiz….
Claro que los darwinistas explican muy fácilmente todo esto con su palabra mágica la SN. Pues por ensayo y error, dado suficiente tiempo, la SN puede hacer cosa que sea apta para sobrevivir, si el bambú no tuviese esas características ingenieriles “naturales” no existiría, así que tuvo que ser la SN la que lo hizo.
Saludos

Silveri….existe algun numero que no sea mítico?

Muchas gracias a todos por sus aportaciones y comentarios como de costumbre inspirados y generosos (unos más y otros menos).

Siguiendo la sugerencia de Felipe Aizpún en el primer comentario, voy a hacer una breve reseña acerca del seminario de ayer……

El seminario anunciado en la entrada tuvo lugar en lugar y hora previstos. Asistió abundante público, en torno a treinta o cuarenta personas. Fué largo, de unos sesenta a setenta minutos de duración y siguió aproximadamente las líneas trazadas en esta entrada, es decir el análisis metódico de la obra de Darwin. A diferencia de las celebraciones darwinistas en que todo consiste en halagos y exposición de puntos de vista unilaterales, con el resultado semejante a quien da palmas con una mano, es decir que no hay resultado ninguno, ayer se intentó presentar una visión multi-, o por lo menos bi-lateral acudiendo para ello a alternar lecturas de “El Origen….” por un lado y la obra “Pensando la Evolución, pensando la vida”, del profesor Máximo Sandín, por el otro.

En el prólogo a la nueva edición de su libro, escribe el profesor Sandín:

«El libro emblemático de Darwin, “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia” muy especialmente la primera edición, cuyo éxito fue resonante, pero también las otras seis que fue modificando “asesorado” por Hooker, Lyell y, sobre todo, Huxley era (sigue siendo, a pesar de las “correcciones”) un texto confuso de un aficionado, lleno de argumentaciones que podíamos calificar como “espesas”, basado en la cría de animales domésticos, especialmente de palomas, repleto de especulaciones mezcla de ideas lamarckistas, “neutralistas”, populares, y de fenómenos absurdos “que le habían contado” y con graves carencias científicas con respecto a lo que ya se sabía en aquellos tiempos sobre la evolución. Sólo con leer su resumen final sobre el batiburrillo de sus ideas se puede comprobar lo enormemente confusas que eran. »

Y acierta plenamente, porque todo esto y alguna que otra cosa más se confirma punto por punto al leer la obra de Darwin. Ya en su breve Introducción deja claro que se trata de una obra preliminar, inspirada en el trabajo de mejoradores y en la obra de Malthus. La aspiración a una teoría que de serlo, sería social desde su origen. De tal planteamiento es imposible que resulta nada que venga a explicar la variedad en la naturaleza.

Se destacó la ambigüedad general en Darwin y en particular en los conceptos de Selección Natural y “Natural”.

Se indicó asimismo la ausencia de Método Científico adecuado para la aproximación a la diversidad en la Naturaleza y la falta de demarcación de objetivos en su obra.

La enorme repercusión de la obra no se debe ni a contenidos ni a mérito científico. Es un fenómeno social. Un proceso de sugestión generalizada que el propio Darwin había preconizado:

“With a little familiarity such superficial objections will be forgotten.”

Hubo una animada sesión de preguntas y debate en la que varios de los participantes demostraron estar muy al corriente de la crítica darwinista. Salieron a la luz los habituales resortes:

1. Si usted no es darwinista, deberá ser creacionista.

2. Si usted no cree en la Selección Natural le toca a usted exponer una teoría nueva. Lo cual es como decirle al niño que descubrió que el emperador estaba desnudo que debía convertirse ahora en sastre y confeccionar él mismo un traje estupendo al emperador desnudo.

3. No hubo recurso al laberinto escolástico pero sí surgió un cuarto resorte frecuente, pero todavía por describir:

4. Si criticamos severamente a Darwin, entonces hemos de criticar también severamente a Newton, a la Física Cuántica, a la Astronomía, a Einstein, a Keynes y a Freud, por ejemplo. Todo lo cual me parece muy bien, pero por mi parte prefiero seguir criticando a Darwin. Quien encuentre motivo de crítica en otros autores, está obligado a desarrollarlo. Quien detecte fallos en teorías, a denunciarlos y hacerlos públicos, no a elaborar él mismo una teoría.

El emperador está desnudo. Eso es seguro. Pero las dudas van más allá: ¿Será que no existe emperador alguno? Seguiremos investigando………

(requerido)

(requerido)


*