Un artículo de Agassiz: Evolución y Permanencia del Tipo (Evolution and Permanence of Type)

 

From The Atlantic Monthly, 1874, pages 92-101.

Evolution and Permanence of Type

Louis Agassiz

 

Evolución y permanencia del tipo. Traducción del artículo publicado en The Atlantic Monthly (1874) pp 92-101.  Se ofrece la traducción completa de los siete primeros párrafos y extractos del resto.

 

*****************************************************************************

Se habla tanto de evolución y de los evolucionistas en relación con los puntos de vista de la ciencia moderna que vale la pena tomarse un tiempo para preguntar si acaso en la naturaleza hay algún proceso de evolución. Sin lugar a dudas, sí. Pero todo lo que se conoce realmente de este proceso se lo debemos a los grandes embriólogos de nuestro siglo, Dollinger y sus alumnos KE von Baer, Pander, y otros, quienes, en una palabra, han fundado la ciencia de la embriología. Es cierto que hay hombres más jóvenes que han hecho desde entonces, y estamos haciendo ahora, noble labor en este campo de la investigación, pero la gloria corresponde, después de todo, a los que abrieron el camino en el que más estudiantes están avanzando.

Los pioneros en la ciencia de la embriología, por una serie de investigaciones que causarán la admiración, siempre y cuando la paciencia y la exactitud sean cualidades valoradas en investigación, han demostrado que todos los seres vivos producen huevos, y que estos huevos contienen una sustancia, la yema, de la cual nuevos seres, idénticos a sus padres, se desarrollan por una serie de cambios graduales. Estas etapas sucesivas de crecimiento constituyen la evolución, tal como entienden  los embriólogos, y dentro de estos límites, todos los naturalistas que saben algo de Zoología puede decirse que son evolucionistas. La ley de la evolución, sin embargo, en la medida en que su trabajo se entiende, controla el desarrollo y mantiene a los tipos dentro de sus ciclos de crecimiento correspondientes, retornando siempre sobre sí mismos, regresando a intervalos a un mismo punto de partida y repitiendo el mismo curso a través de una sucesión de las fases. Estos ciclos no se ha sabido nunca que hayan oscilado o que pasen de uno a otro y, de hecho, las únicas diferencias estructurales conocidas entre los individuos de la misma población son monstruosidades o peculiaridades relativas al sexo, y éstas últimas son permanentes como el tipo mismo. En su conjunto las relaciones sexuales constituyen uno de los rasgos más oscuros y maravillosos de todo el mundo orgánico, tanto más impresionante por su universalidad.

Bajo la aplicación reciente y novedosa de los términos “evolución” y “evolucionista”, estamos en peligro de olvidar el único proceso de este tipo en el crecimiento de los animales que en realidad ha sido demostrado, así como la labor de los hombres a quienes debemos tal demostración. En efecto, la ciencia de la Zoología, incluyendo todo lo referente a la vida pasada y presente y la historia de los animales, ha proporcionado, desde el comienzo del siglo XIX, una cantidad de información sorprendente y emocionante cuyos principales resultados e hitos históricos la ciencia parece haber perdido de vista. En el estado actual de las teorías respecto a las relaciones de los animales entre sí, su origen, crecimiento y diversidad, los principios generales de nuestra ciencia – en la que ha sido todo el reino animal dividido en unos pocos tipos comprensivos, con cada una unidad estructural identificada por sí misma – son completamente pasados por alto.

No hace mucho tiempo que, con la excepción de los insectos, todos los animales inferiores se agruparon en una única división como gusanos, debido a su estructura simple. Hace un siglo, esta clasificación, establecida por Linneo, era incuestionable todavía. Cuvier fue el primero en introducir una clasificación basada no sólo en una organización más o menos complicada, sino en las ideas o los planes de la estructura. Reconoció cuatro de estos planes en todo el reino animal, ni más ni menos. Sin embargo, cuando este principio se anunció por primera vez, el carácter incompleto de nuestro conocimiento hacía imposible su aplicación correcta en todos los casos, y Cuvier mismo clasificó mal algunos animales por su oscura o compleja estructura. Sin embargo, la ley fue validada, y dio a la vez un nuevo objetivo e impulso a la investigación. Esta idea de los planes estructurales, como la base de una clasificación natural, data sólo desde el año 1812, y fue presentado por primera vez por Cuvier en los Anales del Museo de París.

Casi al mismo tiempo que Cuvier, otro gran investigador, Karl Ernst von Baer, entonces un joven naturalista, el discípulo predilecto y más original de Dollinger, estaba estudiando en Alemania el crecimiento del pollo en el huevo. En una rama diferente de la investigación, aunque centrándose igualmente en las relaciones estructurales de los seres organizados, y sin saber de las investigaciones de Cuvier, llegó a una conclusión similar, a saber, que hay cuatro modos diferentes de crecimiento entre los animales. Este resultado ha sido confirmado por los investigadores posteriores. Cada ser vivo está formado en un huevo y crece de acuerdo a un patrón y un modo de desarrollo común de su tipo, y no existen más que cuatro de estas normas o tipos fundamentales en el desarrollo de embriones. Tenemos así, entonces, una doble confirmación de la circunscripción de distintos tipos, en base a su estructura, anunciada casi simultáneamente por dos investigadores independientes, ignorando cada uno el trabajo del otro, y llegando al mismo resultado por diferentes métodos. El uno, construyendo desde la primera aurora de la vida en los gérmenes de embriones de animales diferentes, resolvió los cuatro grandes tipos de la vida orgánica desde el principio, mientras que su compañero de trabajo alcanzó el mismo fin a través de un estudio de su estructura perfeccionada en formas adultas. Partiendo de puntos diametralmente opuestos, sus conclusiones se unen por fin en la tierra más alta a la que fueron dirigidos por sus respectivos estudios.

Durante el siguiente cuarto de siglo, el objetivo de todos los naturalistas fue determinar las relaciones de estos grupos entre sí con mayor precisión, y rastrear las afinidades entre las divisiones menores de todo el reino animal. Es natural suponer que todos los seres vivos se relacionan de una manera u otra, y, de hecho, los descubrimientos en geología, con el hallazgo de restos enterrados de la vida extinta, después de los de Cuvier en la estructura y de Von Baer en Embriología, parecían revelar, si bien débilmente y con contornos mal definidos, una historia coherente realizada en forma coherente a través de todos los tiempos y extendida por toda la superficie de la tierra, hasta culminar en el reino animal que existe en la actualidad, con el hombre como su cabeza.

El siguiente paso, resultado natural de la avalancha de hechos derramados en el marco del nuevo impulso a la investigación, llevó a los hombres lejos de los simples y, como yo creo, sanos principios de la clasificación establecida por los dos grandes maestros de la ciencia zoológica. El anuncio de las cuatro divisiones típicas en el reino animal llevó a los investigadores a una comparación más próxima de su estructura. La ciencia de la anatomía comparada hizo grandes avances, y dado que la capacidad de combinar los hechos es un don  mucho más raro que la de separarlos, muchos estudiantes pierden de vista la unidad de diseño estructural en la multiplicidad de detalles estructurales. El resultado natural de esto fue una ruptura de los cuatro grandes grupos de Radiados, Moluscos, Articulados y Vertebrados en un mayor número de divisiones primarias. Las clasificaciones se multiplicaron con asombrosa rapidez, y cada autor tenía su propio sistema de nomenclatura, hasta que nuestra ciencia se ha visto extrañamente afectada con sinónimos. Puedo mencionar, como ejemplo, uno o dos de los cambios más importantes introducidos en este momento en la clasificación general de los animales.

 

(A partir de aquí se ofrecen fragmentos del artículo)

*****************************************************************************

En resumen, los numerosos tipos admitidos hoy en día por la mayoría de los zoólogos se basan únicamente en complicaciones estructurales, sin tener en cuenta su plan de su estructura, y el principio integral de la concepción estructural o un plan, determinante de los tipos primarios, tan impresionante cuando se anunció por primera vez ha ido perdiendo su influencia sobre los naturalistas a través de su familiaridad con complicaciones especiales de la estructura. Pero como todavía estamos en duda sobre la verdadera naturaleza de muchos organismos, como las esponjas y los llamados Protozoos, es demasiado pronto para afirmar de manera positiva que todas las divisiones principales del reino animal están incluidos en los cuatro tipos de Cuvier. Sin embargo, es seguro decir que no habrá división principal que pueda mantenerse si no soporta la prueba que Cuvier aplicó a los cuatro grandes grupos, Radiados, Moluscos, Articulados, y Vertebrados, es decir, que existe un plan distinto de estructura para cada uno.

*****************************************************************************

Es posible que todavía no haya llegado el momento para una valoración imparcial de las opiniones de Darwin, y la tarea es de lo  más difícil porque se trata de una revisión igualmente imparcial de las modificaciones que su teoría ha sufrido a manos de sus seguidores. El objetivo de su trabajo por primera vez en El origen de las Especies era demostrar que, ni las formas vegetales, ni las animales son tan distintas entre sí o independientes, por su origen y relaciones estructurales como la mayoría de los naturalistas creían. Esta idea no era nueva. Bajo diferentes aspectos había surgido repetidas veces durante más de un siglo expuesta por De Maillet, por Lamarck, por E. Geoffroy Saint-Hilaire y otros;  ni tampoco era totalmente original, incluso para ellos, puesto que el estudio de las relaciones de los animales y las plantas en todo momento fue uno de los principales objetivos de todos los estudiantes más avanzados de Historia Natural, que han diferido sólo en sus métodos y apreciaciones. Pero Darwin puso el tema sobre una base diferente a la de todos sus predecesores, aportando a la discusión una gran cantidad de información bien organizada, la fuerza convincente de sus argumentos, y un encanto cautivador en la presentación. Su doctrina atrajo poderosamente la atención en el mundo científico porque todo se mantiene en un principio no en terreno metafísico, sino en la observación. De hecho se podría decir que él trataba a sus sujetos de acuerdo a los mejores métodos científicos, si no hubiera sobrepasado con frecuencia los límites del conocimiento actual permitiendo que su imaginación completase los enlaces que la ciencia no proporciona.

 

La emoción producida por la publicación de El origen de las especies puede bien compararse con la que siguió a la aparición de Naturphilosophie de Oken, hace más de cincuenta años, obra en la que se alegó que proporcionaba la clave a todo el sistema de la vida orgánica. Según Oken, el reino animal, en toda su diversidad, no es más que la presentación en detalle de la organización del hombre. Los infusorios son la materia primordial de la vida diseminada por todas partes, y el hombre mismo, un complejo de tales infusorios. Los vertebrados representan lo que Oken llama carne, es decir, los huesos, músculos, nervios y los sentidos en varias combinaciones, los peces son animales con hueso (Knochen-Thiere): los reptiles, los animales con músculos (Muskel-Thiere); las aves , los animales con nervios (Nerven-Thiere); los mamíferos – con el hombre, que combina en su estructura superior el esquema completo de la vida orgánica, a la cabeza – son los animales de sentido (sinnen-Thiere). El paralelismo se ha elaborado con una habilidad admirable y ha llevado a las divisiones secundarias, hasta llegar a las familias e incluso los géneros. Los Articulados se comparan con los sistemas de respiración y circulación, los moluscos a los de reproducción, la radiados a los de la digestión. La amplitud y la grandeza de estos puntos de vista, en los que los elementos dispersos de la vida orgánica, sirviendo fines distintos en los animales inferiores, están reunidos en una combinación estructural en los seres superiores, apelan con fuerza a la imaginación. En Alemania, fueron recibidos con entusiasmo similar al mostrado luego para el darwinismo. Inglaterra los acogió con tibieza, y Francia con frialdad, como en la actualidad hace con la teoría del gran naturalista inglés. La influencia de Cuvier y Jussieu fue muy sentida en el oeste de Europa, y tal vez salvó a los naturalistas franceses de caer en una doctrina de fantasía, pero atractiva, contada hoy entre las teorías explosionadas en el pasado.

La primera obra de Darwin, aunque no encontró inmediatamente la aceptación universal, que hoy se le concede, excitó, sin embargo, el interés intenso y general. La circunstancia de que opiniones casi idénticas se expresaron al mismo tiempo por Wallace, y que varios investigadores destacados los aclamaran a ambos como la solución del gran problema, les dio una fuerza doble, porque parecía poco probable que tantos estudiantes de la naturaleza capaces fueran a estar de acuerdo en su interpretación de los hechos, a menos que tal interpretación fuese verdadera. El origen de las especies fue seguida por una segunda obra, la Variación de los Animales y Plantas bajo Domesticación, a la que siguió pronto un tercer éxito, El Origen del Hombre. La última fase de la doctrina es su identificación con la metafísica en la última obra de Darwin Sobre la Expresión de las Emociones en el Hombre y los Animales. Sólo puedo alegrarme de que el debate haya tomado este giro, por lo mucho que disiento del tratamiento del tema. No puede ser demasiado pronto para entender que la ciencia es una, y que tanto si se investiga el lenguaje, la filosofía, la teología, la historia, o la física, estamos tratando con el mismo problema, que culmina en el conocimiento de nosotros mismos. El habla es conocida sólo en relación con los órganos del hombre, el pensamiento en conexión con el cerebro, la religión como la expresión de sus aspiraciones, la historia como el registro de sus obras, y las ciencias físicas como las leyes bajo las que vive. Los filósofos y los teólogos han de saber que un hecho físico es tan sagrado como un principio moral. Nuestra propia naturaleza demanda de nosotros esta doble lealtad.

No es necesario hacer aquí un análisis de la teoría contenida en estas obras de Darwin. Sus lemas, “selección natural”, “lucha por la existencia”, “la supervivencia del más apto”, son igualmente familiares a quienes los entienden y a quienes no; tan bien conocidos, en efecto, por los aficionados de la ciencia como por los naturalistas profesionales. Se apoya la obra en una sorprendente variedad de hechos respecto a los cambios en los animales sometidos a la domesticación, respecto a la formación de las razas y variedades, respecto a metamorfosis, respecto a los peligros de la vida entre todos los animales y la forma en que se encuentran en la naturaleza, respecto a la influencia del clima y las condiciones externas sobre las características estructurales superficiales, y respecto a las preferencias e inclinaciones naturales entre los animales que influyen en los resultados finales de mestizaje. En la Variación de los Animales y Plantas bajo Domesticación se muestran todos los experimentos en la cría o la horticultura modernas, ya sea según consta en la literatura y las tradiciones del tema, o recogidos por los agricultores prácticos, los ganaderos, y los jardineros, reunidos y presentados con igualdad de erudición y claridad. Ningún hecho se omitió para demostrar la flexibilidad de las plantas y los animales bajo el cuidado del hombre. La conclusión final del autor se resume en su teoría de la pangénesis. Y sin embargo, este libro no hace sino demostrar lo que ya era conocido, a saber, que todos los animales domésticos y plantas cultivadas tienen su origen en especies distintas, y que las palomas domésticas que proporcionan una porción tan grande de la ilustración no son, a pesar de su gran diversidad marco del trato especial, excepción a esta regla. La verdad es que nuestros animales domésticos, con todas sus razas y variedades, nunca se remontan más allá de su propia especie, ni tampoco lo hacen las variedades artificiales que, por lo que sabemos, no dejan de revertir al tipo salvaje cuando se abandonan a su suerte. Las obras de Darwin y las de sus seguidores no han agregado nada nuevo a nuestro conocimiento previo sobre el origen del hombre y sus asociados en la vida doméstica, el caballo, la vaca, la oveja, el perro, o de hecho, de cualquier animal. Los hechos en los que Darwin, Wallace, Haeckel, y otros basan sus opiniones están en posesión de todos los naturalistas bien preparados. Es sólo una cuestión de interpretación, no de descubrimiento o de nueva e inesperada información.

El tercer libro de Darwin, El origen del hombre, trata de una parte de lo más difícil del tema. En este libro la cuestión de la genealogía es tema prominente. Se ha tratado ya, es cierto, en El Origen de las Especies, pero sin alusión especial a la humanidad. La estructura era todavía un boceto, un tronco sin cabeza. En estos dos volúmenes todo el terreno de la herencia, de las cualidades de transmisión para el nuevo individuo por sus progenitores, y de semejanza – ya sea física, intelectual o moral, entre el hombre y los mamíferos superiores, y en especial entre nosotros y nuestros parientes más cercanos, los monos antropoides, – se llevó a cabo con la plenitud de material y la habilidad de un tratamiento tan característico del autor. Pero, de nuevo el lector busca en vano cualquier tipo de prueba de una transición entre el hombre y sus semejantes. En efecto, tanto con Darwin como con sus seguidores, una gran parte del argumento es puramente negativa. Se basa en parte en el supuesto de que, en la sucesión de las edades, justo los tipos de transición que vendrían a demostrar las conclusiones de Darwin han abandonado el registro geológico, mientras que en el animal vivo el proceso de transición es demasiado sutil para la detección. Darwin y sus seguidores se libran de la responsabilidad de aportar pruebas en lo que respecta tanto al crecimiento embrionario y la sucesión geológica.

En los últimos tres o cuatro años, sin embargo, me ha parecido como si una luz nueva estuviese a punto de ser lanzada  al menos sobre uno de estos problemas. Dos destacados naturalistas anunciaron que habían encontrado indicios de una conexión directa estructural entre tipos principales: en un caso entre moluscos y vertebrados, en el otro entre radiados y articulados. El primero de estos puntos de vista fue publicado por un investigador ruso de gran habilidad y eminencia, Kowalevsky. Afirmó que las ascidias (las llamadas almejas de caparazón blando) en el curso de su crecimiento muestran una serie de celdas correspondientes a la médula dorsal en los vertebrados. Para los no iniciados, debo explicar que, en una etapa de su desarrollo, en la capa superior de células de las cuales consiste en el germen de Vertebrados, surgen dos pliegues que, curvado hacia arriba y hacia adentro, forman primero un surco longitudinal y, finalmente, una cavidad para los centros nerviosos, el cerebro y la médula espinal, mientras que la capa inferior de estas células se dobla hacia abajo para dar lugar a los órganos de la digestión, la circulación y la reproducción. Entre estos dos pliegues, pero en la cara dorsal, esto es, a lo largo de la espalda, en la médula espinal, surge una cadena sólida de más sustancia condensada, que se desarrolla en la médula dorsal, la base de la columna vertebral. Kowalevsky describe, en las ascidias, una formación de células dispuestas longitudinalmente como representante de una espina dorsal incipiente, que va desde la mitad del cuerpo en la cola, a lo largo de un surco del germen de estos animales en los que se encuentra la principal proliferación nerviosa. Este fue aclamado como un gran descubrimiento por los amigos de la teoría de la transmutación. Por fin, el punto de transición se encuentran entre los animales inferiores y superiores, y el hombre mismo se remonta a la ascidias. Difícilmente se podría abrir una revista científica o de cualquier ensayo popular de Historia Natural, sin cumplir con alguna alusión a las ascidias como nuestros antepasados. No sólo fue aprovechado por los colaboradores de muchos aficionados a la literatura de este tema, sino que el mismo Darwin y sus seguidores fervientes, dieron la bienvenida a esta primera evidencia directa de la afinidad estructural entre los vertebrados y los animales inferiores.

La existencia de estas células, aunque nunca pensada antes desde este punto de vista, no era desconocida para los naturalistas. Yo mismo he visto y examinado, y tenía la intención de decir algo en este artículo de su naturaleza y posición, pero mientras lo estaba preparando para la prensa fue abordado el tema y tratado de la mano de un maestro a quien todos los naturalistas veneran. He recibido hace muy poco del Néstor de la ciencia de la embriología, KE von Baer, a cuyas primeras investigaciones ya he aludido, un folleto sobre el desarrollo de las ascidias, en comparación con el de los Vertebrados.

Ahora está muy débil y casi ciego, pero la agudeza, de largo alcance, de su vista interior, no se resintió por la edad. Con la precisión y la facilidad que sólo una familiaridad completa con todos los hechos puede dar, muestra que el desarrollo real de las ascidias no tiene homología de verdad con el de los vertebrados, que la cadena de las células en las primeras con la médula dorsal de estos últimos – no corre a lo largo de la parte de atrás, sino que se coloca en la parte ventral del cuerpo. Decir que los primeros vertebrados o sus progenitores llevaron su columna vertebral de esta manera es tan razonable como decir que caminaban sobre sus cabezas. Se trata de dar la vuelta a su estructura general, y así ocurre al poner su columna vertebral en la cavidad abdominal. Von Baer cierra su artículo con estas palabras: “Fácilmente se concederá que he escrito para los zoólogos y anatomistas, pero quizás se me pueda culpar por ser con frecuencia muy circunstancial cuando una breve alusión habría sido suficiente Al hacerlo así, tengo a la vista a muchos dilletanti, que creen en la transmutacion completa, y que podrían estar dispuestos a considerar como pura presunción no reconocer a la Ascidia como antepasado del hombre. Pido disculpas por algunas repeticiones que surjan de esta consideración por los dilletanti”.

El otro de los llamados descubrimiento es el de Haeckel, que las estrellas de mar son animales compuestos, formado, por así decirlo, de seres como el gusano-unidos como los rayos en un solo organismo. Opinión similar ya había sido mantenida  por Duvernoy, y en cierta medida también por Oken, quien describió los equinodermos como Irradia-gusanos. Esta doctrina, de ser cierta, establecería una transición entre Radiados y Articulados. En primer lugar no existe ni la más mínima base para este supuesto en la estructura de la estrella de mar. Los brazos de estos animales están formados por las mismas partes que las zonas verticales de un erizo de mar y de todos los radiados, y no tienen semejanza alguna con la estructura de los gusanos. Cada zona ambulacral de una estrella de mar o erizo de mar es estrictamente homóloga a un segmento estructural de una medusa o la cámara de irradiación de un pólipo. Por otra parte, la homología entre un erizo de mar y una estrella de mar es completa, si uno es una unidad orgánica, el otro debe ser así también, y nadie sugiere que el erizo de mar fue otra cosa que un solo organismo. Al comparar los radiados con otros animales, es esencial colocarlos en la misma actitud, por lo que se compara con su semejante, de lo contrario, cometemos el error del naturalista ruso, de comparar la parte delantera de un animal con la cara dorsal de otro, o la parte superior de uno con la parte inferior de otro, por lo que teniendo mera semejanza superficial entre partes distintas aparentaría una verdadera homología . En todos los moluscos, articulados, y vertebrados las partes están dispuestas a lo largo de un eje longitudinal, en los radiados solo se disponen alrededor de un eje vertical, como cuñas esféricas comparable en algunos casos a los segmentos de una naranja. Esta fórmula orgánica, por lo que puede llamarse, es de forma diversa, y más o menos distinta en diferentes radiados. Puede ser construida en una esfera, como en los erizos de mar, o abrirse en una estrella, como los cinco dedos, puede ser en forma de un saco dividido internamente, como en anémonas de mar, o en la de un disco, canalizado o fruncido con el fin de dividirlo en segmentos iguales, como las medusas, pero al comparar los elementos estructurales se encuentran igual en todos.

Estos elementos estructurales tienen una relación idéntica a la del eje vertical de los animales. Comparar radiados con articulados  es, por tanto, comparar el eje vertical de un animal con el eje horizontal de otro. El paralelismo no resiste un examen mayor que entre los moluscos y vertebrados. Incluso en las holoturias y erizos de mar en el que se aplana un lado del cuerpo, la estructura exhibe el mismo plan y las partes están dispuestas en la misma forma que en todos las demás radiados, cualquiera que sea su actitud natural en el elemento en el que viven, tanto si permanecen en posición vertical con la boca hacia abajo, o si se bloquean en la posición inversa, o si se arrastran sobre la horizontal. De la misma manera la posición vertical del hombre de ninguna manera invalida la homología de su organización con la de los peces, reptiles, aves y mamíferos. Estos dos casos son hasta ahora los únicos casos que se han presentado para demostrar la afinidad real estructural entre distintas divisiones principales del reino animal.

No es mi intención aceptar categóricamente todos los puntos en que se basa la moderna teoría de la transmutación. La metamorfosis juega un papel importante en ella, y se trata como evidencia de la transición de un animal a otro. La verdad es que la metamorfosis, al igual que todo el crecimiento embrionario, es un proceso normal de desarrollo que se mueve en ciclos regulares, volviendo siempre al mismo punto de partida, y llevando siempre al mismo fin, tales son las generaciones alternas en los animales inferiores y las metamorfosis de los superiores, como en las mariposas y otros insectos, o en ciertos reptiles, ranas y sapos, salamandras, etc. En algunos de estos tipos el desarrollo dura mucho tiempo y las etapas del crecimiento embrionario a menudo son tan distintas que, hasta que la conexión entre ellos se traza, cada fase puede parecer una existencia separada, mientras que son sólo capítulos de una y la vida misma. Yo he observado cuidadosamente todos los cambios sucesivos de desarrollo en el Axolote de América del Norte, cuya metamorfosis recientemente descubierta ha dado lugar a mucha discusión en relación con la doctrina moderna de la evolución. No veo ninguna diferencia entre este y otros casos de metamorfosis. Ciertos órganos, visibles en la primera fase de la vida del animal, se reabsorben y desaparecen en una fase subsiguiente. Pero esto no difiere en absoluto de los procesos como en los sapos y las ranas, por ejemplo, ni siquiera se diferencian esencialmente de los procesos en el crecimiento normal de todos los animales. Los vertebrados superiores, incluido el hombre mismo, respiran a través de órganos semejantes a las agallas en la primera parte de su vida. Estas agallas desaparecen y dan lugar a los pulmones sólo en una fase posterior de su existencia. La metamorfosis tiene toda la constancia e invariabilidad de otros modos de crecimiento embrionario, y nunca se ha conocido cualquier transición de una especie a otra.

Otro tema fértil en relación con esta teoría es el de la herencia. Nadie puede negar que la herencia es un poderoso factor en el mantenimiento de la raza y en la mejora de las razas y variedades. Pero nunca se ha sabido que las cualidades adquiridas, a pesar de conservarse a través de generaciones sucesivas, hayan dado lugar a la producción de nuevas especies. El estilo atractivo de Darwin nunca se muestra más atractivo que al tratar este tema. Sus frases concisas y eficaces toman el valor de aforismos y pasan por principios, cuando pueden ser afirmaciones infundadas. Tal es “la supervivencia del más apto”. Después de leer algunos capítulos de El origen del hombre, ¿podría alguien dudar, a menos que realmente estuviera familiarizado con los hechos, que los animales, que poseen ciertas ventajas sobre los demás, son necesariamente los ganadores en la carrera por la vida? Y sin embargo, no es cierto que, fuera de la influencia del hombre, haya, en la naturaleza, individuos privilegiados entre los animales capaces de aferrarse a una ganancia positiva, generación tras generación, y de transmitir con éxito sus peculiaridades hasta convertirse en el punto de partida para otro paso,  perdiéndose así entre los descendientes, a través de este proceso acumulativo, todo parecido con sus progenitores. No es cierto que una ligera variación entre los hijos sucesivos de la misma población, vaya en aumento hasta que la diferencia asciende a una distinción específica. Por el contrario, se trata de una cuestión de hecho que las variaciones extremas finalmente degeneran o se convierten en estériles; como las monstruosidades o bien mueren, o regresan a su tipo.

Todo el tema de la herencia es sumamente complejo, trabajando a menudo en una forma aparentemente caprichosa e irregular. Cualidades, tanto buenas como malas, se dejan caer, o bien son adquiridas, y el proceso termina a veces en la degradación de la naturaleza y la supervivencia de los menos aptos en lugar de los aptos. Los trucos más insignificantes y fantásticos de la herencia se citan en apoyo de la teoría de la transmutación, pero poco se dice de la aparición repentina de potentes cualidades originales que casi siempre se elevan como creaciones puras y se han ido con su época y generación. Los más nobles de los dones son excepcionales, y rara vez se heredan, lo que de hecho me parece una evidencia de algo más y más alto que la simple evolución y transmisión para explicar   el problema de la vida.

De la misma manera, el asunto de la selección natural y sexual, es susceptible de interpretaciones muy diversas. Sin duda, en general, la naturaleza protege mejor de sí. Pero no sería difícil reunir una serie de hechos tan llamativos como los producidos por los evolucionistas en favor de su teoría, para mostrar que la selección sexual no es siempre favorable a la eliminación de la paja y la preservación del trigo. …………………………

……………………………………

En cuanto a la influencia del clima y las condiciones físicas, todos sabemos de su poder para el mal y para bien a los seres vivos. Pero nada hay, sin embargo, más sorprendente en todo el libro de la naturaleza que el poder que se muestra por tipos y especies de resistir condiciones físicas. Pruebas sin fin puede ser traídos de toda la extensión de la tierra y el aire y el agua, mostrando que las condiciones físicas idénticas no harán nada hacia la fusión de las especies entre sí, ni la variedad de condiciones  a su multiplicación……..

Cualquiera que sea el medio para preservar y transmitir las propiedades, los tipos primitivos se han mantenido permanentemente y sin cambios – en la larga sucesión de edades en medio de todo la aparición y desaparición de las clases, el desvanecimiento de una especie y la llegada de otra desde los primeros períodos geológicos hasta la actualidad. Cómo estos tipos se introdujeron por primera vez, cómo las especies que sucesivamente los han representado se han sustituido unas a otras, – estas son las preguntas fundamentales a las que no hay respuesta  dada. Estamos tan lejos de una solución satisfactoria de este problema como si las teorías del desarrollo no hubieran  sido discutidas.

 

Esto nos lleva a la parte geológica de la cuestión. Como paleontólogo estoy desde el principio al margen de esta nueva teoría de la transmutación, ahora tan ampliamente admitida en el mundo científico. Sus doctrinas, de hecho, en contradicción con lo que las formas animales enterradas en los estratos rocosos de nuestra tierra nos hablan de su propia introducción y la sucesión en la superficie del globo. Vamos, pues, después de todo, su testimonio es el del testigo y el actor en la escena. Tome el primero el tipo al que pertenecemos. Si es cierto que ha habido una transmutación progresiva de todo el tipo de Vertebrados comenzando con el más bajo y culminando en las alturas, los de antes, por supuesto, debe ser estructuralmente inferior a los posteriores.  ¿Cuál es entonces el inferior entre los vertebrados que viven? Cada zoólogo responderá, El anfioxo, un Vertebrado alargado con forma de gusano cuya organización no es más que una cuerda dorsal, con un hilo nervioso anterior, y una cavidad debajo de las vías respiratorias y digestivas, que contienen también los órganos reproductores, todo el ser vestido de carne . Sin embargo, por bajo que sea en la escala de la vida, el anfioxo es, en virtud de su columna vertebral, un miembro del mismo tipo que nosotros mismos. Al lado del anfioxo vienen los Myxinoides, estructuralmente muy poco por encima de ellos, y las anguilas Lamper. Estos son los animales que Haeckel pone en la base de su árbol zoológico, enraizamiento toda la rama de Vertebrados del reino animal en el anfioxo como el antepasado (Stamm-Vater) del tipo. Veamos ahora los primeros vertebrados, como se conocen y se registran en los estudios geológicos. Deben, por supuesto, si hay alguna verdad en la teoría de la transmutación, corresponderse con los más bajos de rango. ¿Cuáles son entonces los primeros vertebrados conocidos? Son Selachians (tiburones y sus aliados) y ganoideos (garpikes y similares), el más alto de todos los peces vivos, estructuralmente hablando. Se respondió que estos corresponden a los períodos Silúrico y Devónico, y que se cree que los vertebrados pueden haber existido antes de ese tiempo. También se argumentó que Myzonts, a saber, anfioxo, Myxinoids, y anguilas Lamper, no tienen partes duras y no podrían haberse conservado. Le daré estos dos puntos, aunque el hecho es que el Myzonts poseen partes sólidas, en las mandíbulas, como capaz de preservación como cualquier hueso, y que estos elementos sólidos, si alguna vez se encuentran, aunque por separado, sería tan importante, para un zoólogo, como todo el esqueleto. La concesión también que los peces anfioxo-como pudo haber vivido y pueden haber desaparecido antes del período Silúrico, los depósitos Silúrico siguen inmediatamente después de aquellos en los que la vida apareció por primera vez, y por lo tanto deben contener no más peces, sino aquellos peces que viene para el Myzonts , y estos sin duda no son ni la ganoideos ni Selachians . La presencia de la Selachians en los albores de la vida sobre la tierra está en directa contradicción con la idea de un desarrollo gradual y progresivo. Sin embargo, son más abundante en las capas paleozoicas, y estas formas fósiles son tan similares a los representantes vivos del mismo grupo que lo que es verdadero de la organización y el desarrollo de este último es, sin duda igualmente cierto de la primera. En todas sus características la Selachians, más que cualquier otros peces, se asemejan a los animales superiores. Ponen pocos huevos, el tipo más alto da a luz sólo a tres, cuatro o cinco a la cría, mientras que los peces comunes ponen miríadas de huevos, cientos de miles en algunos casos, y estos son para el elenco mayor parte en el agua para se desarrollarán de forma aleatoria. La limitación de los jóvenes es, sin duda, un signo de superioridad. Cuanto más alto subimos en la escala de la vida animal, el más restringido es el número de descendientes. En proporción a la reducción en el número, la conexión de los hijos con el padre se dibuja más cerca, ecológica y moralmente, hasta que esta relación se convierte finalmente el fundamento de toda organización social, de toda la civilización humana. En algunos Selachians hay una conexión real orgánica entre los padres y la progenie, se asemeja a la conexión de la placenta, que marca el desarrollo embrionario de los vertebrados superiores. Esta característica está en armonía con las relaciones sexuales entre ellos, porque es de todos los hechos de su historia orgánica a los más curiosos, que, entre los vertebrados, los Selachians son los únicos con los que la conexión de los sexos recuerda a la familia humana . Ahora, estos peces serían superiores  a los primeros representantes de los Vertebrados de la tierra, o después de por lo menos los próximos sus primeros representantes, ¿dónde se encuentra la Myzonts, peces que son estructuralmente inferiores a todos los demás, y de que el anfioxo es el miembro más bajo ? Vienen  durante el último período de la historia de nuestro mundo, con lo que se llama el período actual, a la que pertenecemos. Esto ciertamente no se parece a una serie relacionada comenzando con el más bajo y terminando con el más alto, el más alto peces son lo primero y el más bajo en último lugar.

 

Los compañeros de la Selachians en los primeros períodos geológicos, la ganoideos, pertenecen también a los representantes más altos de la clase de peces. Algunos de ellos tienen la articulación vertebral de bola-y-zócalo de los reptiles y las aves, lo que permite mover la cabeza sobre el cuello con mayor libertad que en los peces inferiores. Soy consciente de que este tipo de síntesis y profética, que yo he sido el primero en señalar, y en el que las características de los grupos más altos y más tarde se combinan o se insinúa en las inferiores y anteriores, han sido interpretados como tipos de transición. Se ha llegado a decir que me he proporcionado la evidencia más fuerte de la teoría de la transmutación. Esto tal vez podría decirse, se siguen estos tipos, en lugar del anterior, los peces menores. Pero toda la historia de la sucesión geológica nos muestra que los más bajos de la estructura no son necesariamente los primeros  en el tiempo, ya sea en el tipo de vertebrados o cualquier otro. Sintesis y tipos proféticos han acompañado a la introducción de todas las divisiones principales del reino animal. Con estos se puede encontrar lo que he llamado tipos de embriones, que se levantan, incluso en su estado adulto, por encima de las condiciones que en las estructuras superiores no son más que el preludio a la vida adulta. Puede, por lo tanto, realmente decirseque una gran diversidad de tipos ha existido desde el principio.

 

Los darwinistas más avanzados parecen reacios a reconocer la intervención de un poder intelectual en la diversidad que se obtiene en la naturaleza, bajo el argumento de que tal reconocimiento implica distintos actos creativos de todas las especies. ¿Y qué, si fuera cierto? ¿Acaso quienes objetan repetidos actos de creación no ha considerado siempre que no se puede avanzar en el conocimiento sin repetidos actos de pensamiento? ¿Y qué son los pensamientos, sino los actos específicos de la mente? ¿Por qué debería entonces ser científico para inferir que los hechos de la naturaleza son el resultado de un proceso similar, ya que no hay evidencia de ninguna otra causa? El mundo ha surgido de una manera u otra. ¿Cómo se originó? es la gran pregunta, y la teoría de Darwin, como todos los otros intentos de explicar el origen de la vida, es hasta el momento sólo una conjetura. Creo que ni siquiera ha hecho la mejor conjetura posible en el estado actual de nuestros conocimientos.

 

Cuanto más miro la gran complejidad del mundo animal, tanto más siento que no hemos llegado todavía a su significado oculto, y mucho más me lamento de que los espíritus jóvenes y ardientes de nuestros días se entreguen a la especulación en lugar de hacerlo a la investigación precisa.

 

Espero que en futuros artículos se nos mostrará, en primer lugar, que,  aún pudiendo estar fragmentado el registro geológico , hay una secuencia completa en muchas partes de él, mediante la cual puede comprobarse el carácter de la sucesión;  en segundo lugar, que, desde la más exquisitas y delicadas estructuras , así como las fases embrionarias de crecimiento de las naturalezas más perecederas, se han conservado en depósitos muy temprano, no tenemos derecho a deducir de la desaparición de los tipos, porque su ausencia venga a refutar una teoría favorita, y, por último, que no hay evidencia de una descendencia directa remota a partir de especies anteriores en la sucesión geológica de los animales.

 

 

Imagen de Macroevolution.net (Louis Agassiz)

Related posts:

  1. Polémico artículo sobre la evolución de insectos con metamorfosis II: Descripción del contenido
  2. Polémico artículo sobre la evolución de insectos con metamorfosis III : Conclusiones en las que el lector descubrirá quién fué el primer antidarwinista
  3. Polémico artículo sobre la evolución de insectos con metamorfosis I: Presentación
  4. La Variación en la Naturaleza: Charles Sanders Peirce cita a Agassiz
  5. La Variación en la Naturaleza: Louis Agassiz
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Buenos días:

Dice:

“…tal reconocimiento implica distintos actos creativos de todas las especies. ¿Y qué, si fuera cierto?”

En la misma línea, puede usted decir:

¿ …tal reconocimiento implica distintos actos creativos -de todas las especies, realizados por el Pato Donald.¿Y qué, si fuera cierto?”

Pues nada, la misma boutade, pero más graciosa en la última formulación. Igual de científicas las dos.

Señor Rosillo,

Nada de lo que hay escrito en esta entrada me pertenece. Me he limitado a copiar un texto de Louis Agassiz, un naturalista profesional contemporáneo de Darwin (naturalista aficionado).

Su crítica va dirigida al texto de Agassiz y me recuerda mucho el siguiente párrafo que le voy a copiar:

“The success of Darwinism was accompanied by a decline in scientific integrity. This is already evident in the reckless statements of Haeckel and in the shifting, devious and histrionic argumentation of T. H. Huxley.”

“El éxito del darwinismo fue acompañado por una decadencia en la integridad científica. Esto ya es evidente en las declaraciones irresponsables de Haeckel y en la ambigua, tortuosa e histriónica argumentación de TH Huxley.”

Se trata de un texto de William R. Thompson en su prólogo a una edición del “Origen de las Especies en 1956.

Por lo que veo usted pretende seguir la línea histriónica de Huxley. Pues bien, sepa que según los últimos análisis de DNA, el pato Donald está mucho más próximo a Darwin que a Agassiz en la escala filogenética.

Saludos

Si ya se que usted no lo ha escrito. Ya se que el texto fue a parar -como tantas veces- por casualidad a su blog. Tambien se que las letras negritas son un accidente tipográfico del cual usted no se hace responsable.

Por otro lado: ¡Pero si el Pato Donald es un dibujo, como va a tener ADN!. Lo se yo a pesar de ser físico y no biólogo. Si pudiera suministrar la referencia bibliográfica de los estudios que menciona sobre los ADNs de Darwin, Agassiz y el Pato Donald sería de agradecer. Vamos pa leérmelos esta noche en la cama antes de caer sopa.

Lo que si que es cierto es que el Pato Donald tiene la misma participación en la evolución que cualquier tipo de diseño. Diseño en el sentido del nuevo creacionismo, osease en el autodenominado “diseño inteligente”.

No, señor Rosillo. El texto no vino a parar aquí por casualidad. Éste no es un blog darwinista y las cosas aquí no ocurren por casualidad.

Efectivamente, las cosas no ocurren por casualidad, ni en términos darwinistas, ni en la mecánica cuántica ni en la realidad descarnada (sin teorías ni números ni modelos). Pero las cosas tampoco ocurren por causalidad originada en “entes” imaginarios.

Como entes imaginarios aquí se ha mencionado al Pato Donald (que lo ha mencionado usted) y a la Selección Natural (que la ha mencionado Darwin).

¿alguno más que añadir a la lista?

Saludos

Pues con todo respeto, a veces pienso que usted es un truco de Notiwebb para que se anime la cosa de los Blogs y tal. Si no fuera por que hay más rastros que me confirman su existencia…

En fin, que me resultan muy gratificantes estas discusiones.

Saludos

Señor Rosillo,

Décadas de darwinismo pueden haber tenido un efecto grave en los modos de razonar de algunos. Por ejemplo, en usted.

Que yo exista no impide que sea también un truco de Notiweb para que se anime la cosa de los blogs como usted dice.

Algo parecido ocurre con Darwin. Su propia existencia no impide que haya sido utilizado para manipular el pensamiento durante décadas.

Me alegra que estas discusiones le resulten gratificantes. También a mí.

Gracias por considerarme como “animador” del soporífero boletín de noticias de madrimasd.

Un cordial saludo

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*