El autor se compara con Lyell y descubre el objetivo de su obra en el párrafo centésimo trigésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

 

 

 

 

 

 

 

Si Charles Lyell proponía el cambio gradual en Geología, lo cual queda lejos de ser demostrado, ahora el autor propone, no sólo el cambio gradual en Historia Natural, lo cual es un disparate, sino más aún que tal cambio es ni más ni menos que el efecto de una causa denominada Selección Natural. El párrafo no tiene perdón. No obstante, el autor se muestra confiado:

 

so will natural selection banish the belief of the continued creation of new organic beings, or of any great and sudden modification in their structure.

la selección natural desterrará la creencia de la creación continua de nuevos seres orgánicos o de cualquier modificación grande y súbita en su estructura.

Así pues la Selección Natural desterrará la creencia en la creación continua.  Siendo así que la Selección Natural desterrará esa creencia, entonces ¿qué será la selección natural? La respuesta parece obvia: Una creencia. Puesto que sólo una creencia será capaz de desterrar otra creencia. Ya lo dijo el reverendo Hodge de Princeton:

 

It is however neither evolution nor natural selection, which give Darwinism its peculiar
character and importance. It is that Darwin rejects all teleology, or the doctrine of final
causes. He denies design in any of the organisms in the vegetable or animal world. He
teaches that the eye was formed without any purpose of producing an organ of vision.

No es, sin embargo, ni la evolución ni la selección natural, lo que da al darwinismo su peculiar carácter e importancia. Es el hecho de que Darwin rechaza toda teleología, o la doctrina de las causas finales. Niega diseño en cualquiera de los organismos en el mundo vegetal o animal. Él enseña que el ojo se formó sin ningún propósito de producir un órgano de la visión.

134.

I am well aware that this doctrine of natural selection, exemplified in the above imaginary instances, is open to the same objections which were first urged against Sir Charles Lyell’s noble views on “the modern changes of the earth, as illustrative of geology;” but we now seldom hear the agencies which we see still at work, spoken of as trifling and insignificant, when used in explaining the excavation of the deepest valleys or the formation of long lines of inland cliffs. Natural selection acts only by the preservation and accumulation of small inherited modifications, each profitable to the preserved being; and as modern geology has almost banished such views as the excavation of a great valley by a single diluvial wave, so will natural selection banish the belief of the continued creation of new organic beings, or of any great and sudden modification in their structure.

 

 

Bien sé que esta doctrina de la selección natural, de la que son ejemplo los casos imaginarios anteriores, está expuesta a las mismas objeciones que se suscitaron al principio contra las elevadas teorías de sir Charles Lyell acerca de los cambios modernos de la tierra como explicaciones de la geología; pero hoy pocas veces oímos ya hablar de los agentes que vemos todavía en actividad como de causas inútiles o insignificantes, cuando se emplean para explicar la excavación de los valles más profundos o la formación de largas líneas de acantilados en el interior de un país. La selección natural obra solamente mediante la conservación y acumulación de pequeñas modificaciones heredadas, provechosas todas al ser conservado; y así como la geología moderna casi ha desterrado opiniones tales como la excavación de un gran valle por una sola honda diluvial, de igual modo la selección natural desterrará la creencia de la creación continua de nuevos seres orgánicos o de cualquier modificación grande y súbita en su estructura.

 

 

 

Related posts:

  1. La mitad de la obra de Darwin procede del cerebro de Lyell, cierto. Pero,….¿Y la otra mitad?
  2. El autor presume de haberse inspirado en de Candolle y Lyell mientras pierde el hilo de la ciencia y promete trabajos futuros en un tema yermo en el párrafo octogésimo séptimo de El Origen de las Especies
  3. Cien años malinterpretando a Lamarck: se descubre el pastel
  4. No llega el momento de formar nuevas especies en el párrafo centésimo trigésimo de El Origen de las Especies
  5. Vuelve a repetirse un viejo error del autor en el párrafo centésimo décimo sexto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola Emilio.
He cogido de la biblioteca la reedición de “Principios de Geología” (dirigida por Sánchez Ron) y estoy buscando en tus blogs información sobre Lyell. ¿Tienes algo escrito acerca de él?
Un saludo.

Hola Rodolfo,

Ya me había percatado de que andabas buscando información sobre Lyell.

No es un autor al que le haya dedicado mucho tiempo hasta ahora. Uno de los baluartes del darwinismo y de quien Darwin reconoce estar en deuda, cosa curiosa que haga esto con Lyell y no lo haga con Lamarck con quien realmente está en deuda pues lo mejor de su obra procede de un copiado directo de Philosophie Zoologique.

Si me dices qué es concretamente lo que te interesa de éste autor quizás pueda ayudarte a encontrar información.

Te agradeceré me escribas a mi dirección de e-mail: ecervant@usal.es

Un saludo afectuoso y hasta pronto

(requerido)

(requerido)


*