Sabido es que Darwin dijo que la mitad del contenido de sus libros procedía del cerebro de Lyell. Seguramente esta mitad incluye la parte a la que se refiere Platypus en una entrada reciente cuando cita a Dawkins:

Para Darwin, cualquier evolución que tuviera que ser ayudada por Dios mediante saltos no era evolución en absoluto. Convertía en un disparate el punto central de la evolución. Bajo este ángulo, es fácil ver por qué Darwin reiteró constantemente el carácter gradual de la evolución.

Porque la idea del carácter gradual en los cambios en la naturaleza  procedía de Lyell.

Ahora bien, ¿Qué sabemos de la otra mitad de la obra de Darwin? ¿De dónde procedía?

Caben las siguientes posibilidades:

1. Del cerebro de Huxley
2. Del cerebro de Adam Smith
3. Del cerebro de Tomas Hobbes
4. Del cerebro de Malthus

5. Del cerebro de Edward Blyth
6. Un quinto de cada uno de los cerebros anteriores.

¿Ustedes qué piensan?

Pueden exponerlo en esta encuesta en la que hasta el momento presente no está claro si la segunda mitad de la obra de Darwin procedía del cerebro de Huxley, del de Blyth o era producto de la actividad combinada del  cerebro de varios autores .

La imagen procede de El dato duro.

Compartir:

4 comentarios

  1. He conseguido votar en la encuesta en este otro link:

    http://poll.pollcode.com/4pZ

    A mí, sinceramente me parece un plagio salvaje de Blyth. Se ve que Darwin leyó a Blyth dos años antes incluso de leer a Malthus, a quien sí que reconocía influencia en sus ideas. El pobre Edward Blyth fue un hombre con muy mala suerte en vida.

  2. Gracias por su comentario Platypus y por votar en la encuesta.

    Que Darwin leyó a Blyth es prácticamente seguro. Otra cosa es cómo fué su lectura y cuál su aprovechamiento.

    Si lo hubiese leido atentemente y la lectura hubiera sido provechosa, entonces Darwin habría entendido que en la naturaleza hay una fuerza que tiende a mantener las especies con características constantes dentro de unos márgenes. Blyth describió claramente ésto: Los individuos que se apartan del “tipo”, aquellos cuyas características se desvían de las propias de la especie, son eliminados.

    Si Darwin hubiese leido a Blyth con un minimo de atención se habría quedado con esa idea central, a la que él, inspirado en Herbert Spencer (este nombre falta en la lista de la encuesta) podría haber llamado selección natural. Su contribución a la ciencia entonces habría sido humilde pero honesta: Dar el nombre de selección natural (tomado de Spencer o de quien fuese) a una fuerza de la naturaleza descrita por Blyth.

    Pero no. La lectura que Darwin hace de la obra de Blyth no es atenta ni tampoco su interpretación es honesta. En los dos últimos párrafos de la introducción de El Origen………Darwin define la Selección Natural como dos cosas opuestas. Por un lado, en el octavo párrafo, presenta la idea de Blyth (algo ensuciada por una frase confusa al final):

    “This fundamental subject of natural selection will be treated at some length in the fourth chapter; and we shall then see how natural selection almost inevitably causes much extinction of the less improved forms of life, and leads to what I have called divergence of character”.

    Digo que hay una frase confusa porque si es cierto que:

    “natural selection almost inevitably causes much extinction of the less improved forms of life”

    Entonces es imposible que la misma selección natural sea la que hace esto otro:

    “and leads to what I have called divergence of character”

    Pero la contradicción que ya asoma así en el octavo párrafo, es manifiesa en el noveno, cuando llega a decir:

    “I am convinced that natural selection has been the most important, but not the exclusive, means of modification.”

    Lo cual es opuesto a lo que dijo antes y a lo que debió haber aprendido de Blyth si hubiese leido atentamente e interpretado honestamente.

    Que, como usted dice, la idea central de El Origen, sea un plagio salvaje de Blyth, es muy probable. Pero la cosa no se queda en plagio. Plagio es copia de una idea. Interpretación deshonesta es peor que plagio.

    Para mi modesto entender, la idea claramente expuesta es de Blyth; la interpretación deshonesta, pertenece a Darwin. Quien tuvo mala suerte, entonces, fué el segundo; aunque la versión al uso de la historia se empeñe en hacer ver lo contrario. Pero es que tal versión está impregnada de turbios intereses.

Deja un comentario