Sabias observaciones y extraña aplicación del curioso principio expuesto en el párrafo anterior en el párrafo centésimo sexagésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

 

En el párafo anterior se expuso un principio algo tosco pero de aplicación muy general:

 

la cantidad máxima de vida puede ser sostenida mediante una gran diversidad de conformaciones

 

En éste párrafo se aplica a las plantas naturalizadas. La introducción de nuevas especies en la flora de un país, aumenta la diversidad, viene a decir el autor. Las plantas introducidas no tienen que ser como los ejemplares de la flora autóctona. Pueden y, de hecho suelen ser diferentes. En caso contrario, no serían introducidas. Sabias observaciones.

 

 

 

164.

The same principle is seen in the naturalisation of plants through man’s agency in foreign lands. It might have been expected that the plants which would succeed in becoming naturalised in any land would generally have been closely allied to the indigenes; for these are commonly looked at as specially created and adapted for their own country. It might also, perhaps, have been expected that naturalised plants would have belonged to a few groups more especially adapted to certain stations in their new homes. But the case is very different; and Alph. de Candolle has well remarked, in his great and admirable work, that floras gain by naturalisation, proportionally with the number of the native genera and species, far more in new genera than in new species. To give a single instance: in the last edition of Dr. Asa Gray’s “Manual of the Flora of the Northern United States,” 260 naturalised plants are enumerated, and these belong to 162 genera. We thus see that these naturalised plants are of a highly diversified nature. They differ, moreover, to a large extent, from the indigenes, for out of the 162 naturalised genera, no less than 100 genera are not there indigenous, and thus a large proportional addition is made to the genera now living in the United States.

 

El mismo principio se observa en la naturalización de plantas, mediante la acción del hombre, en países extranjeros. Podía esperarse que las plantas que consiguieron llegar a naturalizarse en un país cualquiera tenían que haber sido, en general, muy afines de las indígenas, pues éstas, por lo común, son consideradas como especialmente creadas y adaptadas para su propio país. También quizá podría esperarse que las plantas naturalizadas hubiesen pertenecido a un corto número de grupos más especialmente adaptados a ciertos parajes en sus nuevas localidades. Pero el caso es muy otro; y Alph. de Candolle ha hecho observar acertadamente, en su grande y admirable obra, que las floras, en proporción al número de géneros y especies indígenas, aumentan, por naturalización, mucho más en nuevos géneros que en nuevas especies. Para dar un solo ejemplo: en la última edición del Manual of the Flora of the Northern United States, del doctor Asa Gray, se enumeran 260 plantas naturalizadas, y éstas pertenecen a 162 géneros. Vemos en este caso que estas plantas naturalizadas son de naturaleza sumamente diversa. Además, difieren mucho de las plantas indígenas, pues de los 162 géneros naturalizados, no menos de cien géneros no son indígenas allí, y de este modo se ha añadido un número relativamente grande a los géneros que viven actualmente en los Estados Unidos.

Related posts:

  1. Un curioso principio en el párrafo centésimo sexagésimo tercero de El Origen de las Especies
  2. La fe del autor en la aplicación de los principios de la granja a la naturaleza en el párrafo centésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies
  3. Incompleto ejemplo de Mr Walsh y aplicación del lecho de Procrusto en el sexagésimo sexto párrafo de El Origen de las Especies
  4. Extraños razonamientos en el párrafo centésimo sexagésimo segundo de El Origen de las Especies
  5. Falacias para concluir el capítulo segundo en el párrafo octogésimo cuarto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts Noticias Relacionadas Un curioso principio en el párrafo centésimo sexagésimo tercero de El Origen de las Especies Si.  El principio expuesto es bien curioso:That the greatest amount of life can be supported by great diversification of structure la cantidad máxima de vida puede ser sostenida mediante una gran … SIGA LEYENDO La fe del autor en la aplicación de los principios de la granja a la naturaleza en el párrafo centésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies Corto pero importante, el párrafo contiene una confesión de la fe del autor: 161.But how, it may be asked, can any analogous principle apply in nature? I believe it can and … SIGA LEYENDO Extraños razonamientos en el párrafo centésimo sexagésimo segundo de El Origen de las Especies  Si ya son algo extraños son los razonamientos que se aplican a animales imaginarios en la primera parte del párrafo, los ejemplos con las gramíneas al final son incomprensibles. En … SIGA LEYENDO Extraños hechos y más extrañas reflexiones en torno a los distintos tipos de polinización en el párrafo centésimo trigésimo octavo de El Origen de las Especies  El autor encuentra distintos tipos de polinización. Hay plantas que se auto-polinizan mientras que otras presentan diversos modos de evitar la autopolinización. Su reacción es de extrañeza. Según su estrecha … SIGA LEYENDO En el párrafo centésimo trigésimo séptimo de El Origen de las Especies se aplica indebidamente la ley general de la naturaleza que fuera expuesta en el párrafo centésimo trigésimo sexto de El Origen de las Especies  El autor acostumbra en su obra a llamar ley a cualquier recopilación de hechos. Así, las leyes son algo que puede alterarse con facilidad si los hechos cambian o interpretarse … SIGA LEYENDO Un curioso principio en el párrafo centésimo sexagésimo La fe del autor en la aplicación de Extraños razonamientos en el párrafo centésimo sexagésimo segundo Extraños hechos y más extrañas reflexiones en torno En el párrafo centésimo trigésimo séptimo de El est: anterior, aplicación, centésimo, cuarto, curioso, especies, expuesto, Extraña, observaciones, origen, párrafo, principio, sabías, sexagésimo ← La comida orgánica, igual de nutritiva que la convencional – Milenio.com Busqueda Search for: [...]

Don Emilio:

Heme aquí de nuevo, recordando un antiguo reto ya por usted quizás olvidado:

Pongamos:

“La evolución de las especies se debe a la selección natural de los caracteres favorables en una población heterogénea.”

¿Le vale como punto de partida para discutir amablemente palabra a palabra la vulgata Darwiniana?

(P.S.: perdóneme ser tan rudo y no aludir a vaciones o asuntos personales, o qué tal, etc.)

Bienvenido de nuevo don Gregorio. ¿Qué me viene usted contando?

Mire que no, que no hay selección natural ninguna. Primero porque el señor Darwin confunde selección con mejora. En la granja hay selección y hay mejora (selección es parte del proceso artificial de mejora) pero en la naturaleza no hay nada de eso. Ni lo uno ni lo otro.

Pero sí, como usted indica, en una población heterogénea (todas lo son), existen unos caracteres que con el tiempo van siendo más abundantes, eso ¿A qué da lugar siempre? A una población con algunos caracteres diferentes, más población al fin y al cabo y de la misma especie que la anterior.

Ya me dirá si está de acuerdo con esto o tiene usted algo que objetar.

Un saludo afectuoso

Don Ruiz:

Yo no quería eso que s.m. ha hecho: una refutación general. No: yo le retaba a un análisis término a término de la frase generalista (tomado la he de un libro de texto de secundaria).

Así (si beneméritamente acepta la retada):

1. “La evolución”. Comentemos sólo sólitamente este término. a)¿Qué es “evolución” en el lenguaje corriente, Don?
b)¿Qué es “evolución” en el idiótico (del individuo, se enteiende) lenguaje de Don Carlos?

Gracias, Don. Aténgase si le es posible en lo estricto a 1a y 1b. Gracias mil.

Hecha la refutación general, don Gregorio, tengo que decirle que me entristece mucho ver que frases como la que usted trae por acá son parte de la educación de nuestros menores. Viene ésto a confirmar lo mucho que en la educación hay de manipulación.

Vayamos pues con su frase de marras o mejor dicho con lo que a usted le interesa en ella.

1. Evolución. Hasta don Carlos Darwin, evolución era sinónimo de desarrollo. Su obra principal, OSMNS, entre otras cosas sirve para separar la evolución del desarrollo.

Agassiz indicaba en un Artículo que traduje en este blog (http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2012/03/12/134288) que la evolución que mejor puede estudiarse experimentalmente es el desarrollo de los indivíduos. Pero el estudio del uso del término Evolución en la obra de Darwin demuestra que lo que se pretende (y se logra) es separar el desarrollo de la transformación de las especies llamando sólo a esta última evolución. A este respecto le puede interesar leer el artículo:

Economía semántica para la manipulación del conocimiento: la
palabra Evolución y su uso como trampa en “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”

Que encontrará usted aquí:

http://digital.csic.es/bitstream/10261/31352/1/Econom%C3%ADa%20sem%C3%A1ntica%20para%20la%20manipulaci%C3%B3n%20del%20conocimiento.pdf

Si mal no recuerdo ahí había referencias abundantes al respecto.

Para terminar con sus dudas, como don Carlos Darwin cumplió bastante bien sus objetivos, resulta que consiguió imponer el uso deseado del término evolución y que en general hoy pasa evolución por ser sinónimo de transformación de las especies, significado asociado con ese toque pseudo-metafísico de Herbert Spencer, contemporáneo y afín a Darwin, que tiñe la evolución de progreso. Ya sabe usted, los elegidos progresando hacia un mundo mejor o algo así. Alabanzas de este estilo abundan en OSMNS y esto es lo que yo veo peor, es decir, pensar que en la naturaleza existe el propósito de ir a mejor, seleccionando para ello a los mejores. Me parece que ese significado elitista y racista es muy dificil de separar del término evolución.

Le aconsejo también, finalmente, que eche un vistazo a una de las últimas entradas de este blog en la que se sugiere que ciertos términos como “DNA basura”, “gen egoista” y otros igualmente ridículos tienen su origen en una actitud general en relación con la exaltación de la lucha y la competición, con la llamada Selección Natural, que haría ver a algunos equívocadamente a una parte de la naturaleza como apta y a otra como no-apta, inútil o basura. Tal es el resultado del concepto de evolución impuesto en OSMNS por Darwin.

(requerido)

(requerido)


*