‘OSMNS Chapter 6’

Creencias alternativas a elegir en el párrafo ducentésimo septuagésimo sexto de El Origen de las Especies

 

El que crea en actos separados e innumerables de creación, ……….comienza este párrafo, para un poco más adelante presentar la misma alternativa que ya habíamos visto en ocasiones anteriores, por ejemplo en el párrafo 227:

 

………Quien crea en la lucha por la existencia y el principio de la selección natural,

 

Ustedes eligen: Creación o lucha. Cada uno es libre de creer en lo que prefiera. Ni creación ni lucha,  ninguna de las dos alternativas propuestas tienen nada que ver con la ciencia. Andaba equivocado quien hubiese pensado que el libro trataba de ciencia. Al contrario, se trata de posiciones ideológicas, dogmas de fe.

 

Continúa el autor con su perorata dirigida a quien crea en separados e innumerables actos de creación, pero no se trata de eso sino como él mismo había indicado en el párrafo anterior se trata de reconocer que en la naturaleza parece haber un diseño y no ser sus objetos el resultado de una fuerza ciega actuando sobre una variación que no sabemos de dónde procede y mucho menos como viene a indicar ahora:

 

que todo ser orgánico se está esforzando continuamente por aumentar en número de individuos, y que si un ser cualquiera varía, aunque sea muy poco, en costumbres o conformación, y obtiene de este modo ventaja sobre otros que habitan en el mismo país, se apropiará el puesto de estos habitantes, por diferente que éste pueda ser de su propio puesto.

 

Como buen creyente el autor argumenta de manera impecable en contra de su propia creencia:

 

Por consiguiente no le causará sorpresa que existan gansos y rabihorcados con patas con membranas interdigitales, que vivan en tierra seca o que rara vez se posen en el agua; que haya guiones de codornices con dedos largos que vivan en los prados, en lugar de vivir en lagunas; que haya pájaros carpinteros donde apenas existe un árbol; que haya tordos e himenópteros que buceen y petreles con costumbres de pingüinos.

 

Al contrario, decimos, si alguien cree en la selección natural y en la lucha por la supervivencia tiene que reconocer que es imposible que haya todas estas cosas fuera de su lugar. Todas ellas habrían sido exterminadas.

 

 

276

 

He who believes in separate and innumerable acts of creation may say, that in these cases it has pleased the Creator to cause a being of one type to take the place of one belonging to another type; but this seems to me only restating the fact in dignified language. He who believes in the struggle for existence and in the principle of natural selection, will acknowledge that every organic being is constantly endeavouring to increase in numbers; and that if any one being varies ever so little, either in habits or structure, and thus gains an advantage over some other inhabitant of the same country, it will seize on the place of that inhabitant, however different that may be from its own place. Hence it will cause him no surprise that there should be geese and frigate-birds with webbed feet, living on the dry land and rarely alighting on the water, that there should be long-toed corncrakes, living in meadows instead of in swamps; that there should be woodpeckers where hardly a tree grows; that there should be diving thrushes and diving Hymenoptera, and petrels with the habits of auks.

 

El que crea en actos separados e innumerables de creación, puede decir que en estos casos le ha placido al Creador hacer que un ser de un tipo ocupe el lugar de otro que pertenece a otro tipo; pero esto me parece tan sólo enunciar de nuevo el hecho con expresión más digna. Quien crea en la lucha por la existencia y el principio de la selección natural, sabrá que todo ser orgánico se está esforzando continuamente por aumentar en número de individuos, y que si un ser cualquiera varía, aunque sea muy poco, en costumbres o conformación, y obtiene de este modo ventaja sobre otros que habitan en el mismo país, se apropiará el puesto de estos habitantes, por diferente que éste pueda ser de su propio puesto. Por consiguiente no le causará sorpresa que existan gansos y rabihorcados con patas con membranas interdigitales, que vivan en tierra seca o que rara vez se posen en el agua; que haya guiones de codornices con dedos largos que vivan en los prados, en lugar de vivir en lagunas; que haya pájaros carpinteros donde apenas existe un árbol; que haya tordos e himenópteros que buceen y petreles con costumbres de pingüinos.

Etiquetas:

Audubon ha visto al rabihorcado, que tiene sus cuatro dedos unidos por membranas, posarse en la superficie del mar en el párrafo ducentésimo septuagésimo quinto de El Origen de las Especies

Audubon (1785-1851) fue un naturalista, ornitólogo y artista. Su obra puede verse aquí

 

El autor indica, de nuevo  atrevidamente:

¿Qué cosa parece más evidente que el que los dedos largos, desprovistos de membranas, de las zancudas, están hechos para andar por las charcas y las plantas flotantes?

Recuerda así de nuevo a Lamarck quien en su Philosophie zoologique había descrito la variación en aves intentando su explicación por medio del uso y el desuso. Por otra parte trae de nuevo a colación la idea de diseño que su teoría prohibe.

Es decir, según está escrito en este párrafo, los dedos de las zancudas no son fruto de una hipotética selección  que actuase sobre un material que,  no sabemos cómo,  varía, sino más bien, producto del uso y del desuso (Lamarck) o, todavía más, de un diseño, algo que nuestro autor niega en repetidas ocasiones, si bien parece propenso a aceptar en otras tantas ocasiones..

 

He who believes that each being has been created as we now see it,…………..

 

¿Quién cree que cada ser haya sido creado como lo vemos hoy?

 

¿Algún autor de toda la Historia Natural ha expresado jamás semejante disparate?

 

 

 

 

 

 

275

He who believes that each being has been created as we now see it, must occasionally have felt surprise when he has met with an animal having habits and structure not in agreement. What can be plainer than that the webbed feet of ducks and geese are formed for swimming? Yet there are upland geese with webbed feet which rarely go near the water; and no one except Audubon, has seen the frigate-bird, which has all its four toes webbed, alight on the surface of the ocean. On the other hand, grebes and coots are eminently aquatic, although their toes are only bordered by membrane. What seems plainer than that the long toes, not furnished with membrane, of the Grallatores, are formed for walking over swamps and floating plants. The water-hen and landrail are members of this order, yet the first is nearly as aquatic as the coot, and the second is nearly as terrestrial as the quail or partridge. In such cases, and many others could be given, habits have changed without a corresponding change of structure. The webbed feet of the upland goose may be said to have become almost rudimentary in function, though not in structure. In the frigate-bird, the deeply scooped membrane between the toes shows that structure has begun to change.

 

El que crea que cada ser viviente ha sido creado tal como ahora lo vemos, se tiene que haber visto algunas veces sorprendido al encontrarse con un animal cuyas costumbres y conformación no están de acuerdo. ¿Qué puede haber más evidente que el que los pies con membranas interdigitales de los patos y gansos están hechos para nadar y, sin embargo, existen los gansos de tierra, que tienen membranas interdigitales, aunque rara vez se acercan al agua, y nadie, excepto Audubon, ha visto al rabihorcado, que tiene sus cuatro dedos unidos por membranas, posarse en la superficie del mar. Por el contrario, los somormujos y las fochas son eminentemente acuáticos, aun cuando sus dedos están tan sólo orlados por membranas. ¿Qué cosa parece más evidente que el que los dedos largos, desprovistos de membranas, de las zancudas, están hechos para andar por las charcas y las plantas flotantes? La polla de agua y el rey de codornices son miembros del mismo orden: la primera es casi tan acuática como la focha y el segundo, casi tan terrestre como la codorniz y la perdiz. En estos casos, y en otros muchos que podrían citarse, las costumbres han cambiado, sin el correspondiente cambio de estructura. Puede decirse que las patas con membranas interdigitales del ganso de tierra se han vuelto casi rudimentarias en función, pero no en estructura. En el rabihorcado, la membrana profundamente escotada entre los dedos muestra que la conformación ha empezado a modificarse.

 

 

Etiquetas:

Las aves más aéreas (?) y oceánicas en el párrafo ducentésimo septuagésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

Indica el autor que el Petrel es el ave más aérea y oceánica que existe. Cabe que sea muy oceánica pero ¿cómo sabe el autor  que es la más aérea? El párrafo, englobado dentro de un largo apartado de origen y transformaciones podría llevar a alguien a pensar que sirve como ejemplo de origen o transformación de algo, pero,  como ocurre  con tantos otros párrafos de esta sección, pensar así sería caer en un engaño.

 

 

 

 

274

Petrels are the most aerial and oceanic of birds, but, in the quiet sounds of Tierra del Fuego, the Puffinuria berardi, in its general habits, in its astonishing power of diving, in its manner of swimming and of flying when made to take flight, would be mistaken by any one for an auk or a grebe; nevertheless, it is essentially a petrel, but with many parts of its organisation profoundly modified in relation to its new habits of life; whereas the woodpecker of La Plata has had its structure only slightly modified. In the case of the water-ouzel, the acutest observer, by examining its dead body, would never have suspected its sub-aquatic habits; yet this bird, which is allied to the thrush family, subsists by diving,—using its wings under water and grasping stones with its feet. All the members of the great order of Hymenopterous insects are terrestrial, excepting the genus Proctotrupes, which Sir John Lubbock has discovered to be aquatic in its habits; it often enters the water and dives about by the use not of its legs but of its wings, and remains as long as four hours beneath the surface; yet it exhibits no modification in structure in accordance with its abnormal habits.

 

Los petreles son las aves más aéreas y oceánicas que existen; pero en las bahías tranquilas de la Tierra del Fuego la Puffinuria berardi, por sus costumbres generales, por su asombrosa facultad de zambullirse, por su manera de nadar y de volar cuando se la obliga a tomar el vuelo, cualquiera la confundiría con un pingüino o un somormujo, y, sin embargo, esencialmente es un petrel, pero con muchas partes de su organismo modificadas profundamente, en relación con su nuevo género de vida, mientras que la conformación del pájaro carpintero de La Plata se ha modificado tan sólo ligeramente. En el caso del tordo de agua, el más perspicaz observador, examinando el cuerpo muerto, jamás hubiese sospechado sus costumbres semiacuáticas, y, sin embargo, esta ave, relacionada con la familia de los tordos, encuentra su alimento buceando, para lo que utiliza sus alas bajo el agua y se agarra a las piedras con las patas. Todos los miembros del gran orden de los insectos himenópteros son terrestres, excepto el género Proctotrupes, que sir John Lubbock ha descubierto que es de costumbres acuáticas; con frecuencia entra en el agua y bucea, utilizando, no sus patas, sino sus alas, y permanece hasta cuatro horas debajo del agua; sin embargo, no muestra modificación alguna en su estructura relacionada con sus costumbres anómalas.

Etiquetas:

Diversidad de los pájaros carpinteros en el párrafo ducentésimo septuagésimo tercero de El Origen de las Especies

 

Se entretiene el autor en considerar la diversidad de los pájaros carpinteros incluyendo especies argentinas de las que había tratado Félix de Azara. Cualquier anécdota de la naturaleza le sirve para apoyar su “teoría”:

 

Como algunas veces vemos individuos que siguen costumbres diferentes de las propias de su especie y de las restantes especies del mismo género, podríamos esperar que estos individuos diesen a veces origen a nuevas especies, de costumbres anómalas, y cuya estructura se separaría, más o menos considerablemente, de la de su tipo. Y ejemplos de esta clase ocurren en la Naturaleza.

 

Sí.  Cierto es que podríamos esperar y nuestra espera podría resultar infructuosa. Ejemplos de esta clase ocurren en la Naturaleza, pero no prueban el origen gradual de unas especies a partir de otras especies. Menos aún dan validez a una tautología.

 

 

 

273

 

As we sometimes see individuals following habits different from those proper to their species and to the other species of the same genus, we might expect that such individuals would occasionally give rise to new species, having anomalous habits, and with their structure either slightly or considerably modified from that of their type. And such instances occur in nature. Can a more striking instance of adaptation be given than that of a woodpecker for climbing trees and seizing insects in the chinks of the bark? Yet in North America there are woodpeckers which feed largely on fruit, and others with elongated wings which chase insects on the wing. On the plains of La Plata, where hardly a tree grows, there is a woodpecker (Colaptes campestris) which has two toes before and two behind, a long-pointed tongue, pointed tail-feathers, sufficiently stiff to support the bird in a vertical position on a post, but not so stiff as in the typical wood-peckers, and a straight, strong beak. The beak, however, is not so straight or so strong as in the typical woodpeckers but it is strong enough to bore into wood. Hence this Colaptes, in all the essential parts of its structure, is a woodpecker. Even in such trifling characters as the colouring, the harsh tone of the voice, and undulatory flight, its close blood-relationship to our common woodpecker is plainly declared; yet, as I can assert, not only from my own observations, but from those of the accurate Azara, in certain large districts it does not climb trees, and it makes its nest in holes in banks! In certain other districts, however, this same woodpecker, as Mr. Hudson states, frequents trees, and bores holes in the trunk for its nest. I may mention as another illustration of the varied habits of this genus, that a Mexican Colaptes has been described by De Saussure as boring holes into hard wood in order to lay up a store of acorns.

 

Como algunas veces vemos individuos que siguen costumbres diferentes de las propias de su especie y de las restantes especies del mismo género, podríamos esperar que estos individuos diesen a veces origen a nuevas especies, de costumbres anómalas, y cuya estructura se separaría, más o menos considerablemente, de la de su tipo. Y ejemplos de esta clase ocurren en la Naturaleza. ¿Puede darse un ejemplo más notable de adaptación a trepar a los árboles y coger insectos en las grietas de su corteza que el del pájaro carpintero? Sin embargo, en América del Norte hay pájaros carpinteros que se alimentan en gran parte de frutos, y otros con largas alas que cazan insectos al vuelo. En las llanuras de La Plata, donde apenas crece un árbol, hay un pájaro carpintero (Colaptes campestris) que tiene dos dedos hacia delante y dos hacia detrás, la lengua larga y puntiaguda, las plumas rectrices puntiagudas, lo suficientemente rígidas para sostener el animal su posición vertical en un poste, aunque no tan rígidas como en los pájaros carpinteros típicos, y el pico recto y fuerte. El pico, sin embargo, no es tan recto o no es tan fuerte como en los pájaros carpinteros típicos, pero es lo suficientemente fuerte para taladrar la madera. Por consiguiente, este Colaptes es un pájaro carpintero en todas las partes esenciales de su conformación. Aun en caracteres tan insignificantes como la coloración, el timbre desagradable de la voz y el vuelo ondulado, se manifiesta claramente su parentesco con nuestro pájaro carpintero común, y, sin embargo -como puedo afirmar, no sólo por mis propias observaciones, sino también por las del cuidadoso Azara- en algunos grandes distritos no trepa a los árboles y hace sus nidos en agujeros en márgenes. En otros distritos, sin embargo, este mismo pájaro carpintero, según manifiesta míster Hudson, frecuenta los árboles y hace agujeros en el tronco para anidar. Puedo mencionar, como otro ejemplo de las costumbres diversas de este género, que De Saussure ha descrito, que un Colaptes de Méjico hace agujeros en madera dura para depositar una provisión de bellotas.

Etiquetas:

El argumento que hizo reir a Sedgwick en el párrafo ducentésimo septuagésimo segundo de El Origen de las Especies

 

 

En su intento para explicar la ausencia de situaciones intermedias el autor agota sus recursos y cuenta algunos ejemplos. El último, memorable, del oso que nada con la boca abierta a punto de convertirse en ballena es el que seguramente hizo reir a Sedgwick y era mucho más divertido en la primera edición, de la que procede el siguiente fragmento memorable:

In North America the black bear was seen by Hearne swimming for hours with widely open mouth, thus catching, like a whale, insects in the water. Even in so extreme a case as this, if the supply of insects were constant, and if better adapted competitors did not already exist in the country, I can see no difficulty in a race of bears being rendered, by natural selection, more and more aquatic in their structure and habits, with larger and larger mouths, till a creature was produced as monstrous as a whale.

 

Que traduzco:

 

En Norteamérica,  Hearne vió al oso negro nadando durante horas con la boca muy abierta, para la captura, como haría una ballena,  de insectos en el agua. Incluso en  un caso tan extremo como este, si el suministro de insectos era constante, y los competidores mejor adaptados no existieran ya en el país, no veo ninguna dificultad en que una raza de osos se convirtiese, por selección natural, cada vez más acuática en su estructura y hábitos, con la boca cada vez mayor, hasta producir una criatura  tan monstruosa como una ballena.

 

 

Tanto en la primera como en la sexta ediciones, todo es tarea fácil para la selección natural:

 

In either case it would be easy for natural selection to adapt the structure of the animal to its changed habits, or exclusively to one of its several habits.

 

En ambos casos sería fácil a la selección natural adaptar la estructura del animal a sus nuevas costumbres o exclusivamente a una de sus diferentes costumbres.

 

 

 

272

 

I will now give two or three instances, both of diversified and of changed habits, in the individuals of the same species. In either case it would be easy for natural selection to adapt the structure of the animal to its changed habits, or exclusively to one of its several habits. It is, however, difficult to decide and immaterial for us, whether habits generally change first and structure afterwards; or whether slight modifications of structure lead to changed habits; both probably often occurring almost simultaneously. Of cases of changed habits it will suffice merely to allude to that of the many British insects which now feed on exotic plants, or exclusively on artificial substances. Of diversified habits innumerable instances could be given: I have often watched a tyrant flycatcher (Saurophagus sulphuratus) in South America, hovering over one spot and then proceeding to another, like a kestrel, and at other times standing stationary on the margin of water, and then dashing into it like a kingfisher at a fish. In our own country the larger titmouse (Parus major) may be seen climbing branches, almost like a creeper; it sometimes, like a shrike, kills small birds by blows on the head; and I have many times seen and heard it hammering the seeds of the yew on a branch, and thus breaking them like a nuthatch. In North America the black bear was seen by Hearne swimming for hours with widely open mouth, thus catching, almost like a whale, insects in the water.

 

 

Daré ahora dos o tres ejemplos, tanto de cambio de costumbres como de diversidad de ellas en individuos de la misma especie. En ambos casos sería fácil a la selección natural adaptar la estructura del animal a sus nuevas costumbres o exclusivamente a una de sus diferentes costumbres. Es, sin embargo, difícil decidir, y sin importancia para nosotros, si cambian en general primero las costumbres y después la estructura, o si ligeras modificaciones de conformación llevan al cambio de costumbres; siendo probable que ambas cosas ocurran casi simultáneamente. En cuanto a casos de cambio de costumbres, será suficiente mencionar tan sólo el de los muchos insectos británicos que se alimentan actualmente de plantas exóticas o exclusivamente de substancias artificiales. De diversidad de costumbres podrían citarse innumerables ejemplos; con frecuencia he observado en América del Sur a un tiránido (Saurophagus sulphuratus) cerniéndose sobre un punto y yendo después a otro, como lo haría un cernícalo, y en otras ocasiones lo he visto inmóvil a la orilla del agua, y luego lanzarse a ésta tras un pez, como lo haría un martín pescador. En nuestro propio país se puede observar el carbonero (Parus major) trepando por las ramas, casi como un gateador; a veces, como un alcaudón, mata pájaros pequeños, dándoles golpes en la cabeza, y muchas veces le he oído martillar las simientes del tejo sobre una rama y romperlas así, como lo haría un trepatroncos. Hearne ha visto en América del Norte al oso negro nadar durante horas con la boca muy abierta, cogiendo así, casi como una ballena, insectos en el agua.

Etiquetas:

El cuento del pez volador explica la ausencia de situaciones intermedias en el párrafo ducentésimo septuagésimo primero de El Origen de las Especies

 

Faltan las especies intermedias. En primer lugar porque han existido en menores cantidades y en segundo lugar……..pues en segundo lugar porque no están.  El autor sigue discutiendo su ejemplo del pez volador que un día dio lugar a un pájaro. Un verdadero cuento o en la terminología del autor, un ejemplo imaginario ( imaginary illustration ),…..

 

Ejercicios para hoy en relación con la lectura de éste párrafo: Expliquen las siguientes expresiones:

1. supplanted by their successors,

2. more perfect

3. transitional states between structures fitted for very different habits of life will rarely have been developed at an early period in great numbers and under many subordinate forms

 

 

271

 

When we see any structure highly perfected for any particular habit, as the wings of a bird for flight, we should bear in mind that animals displaying early transitional grades of the structure will seldom have survived to the present day, for they will have been supplanted by their successors, which were gradually rendered more perfect through natural selection. Furthermore, we may conclude that transitional states between structures fitted for very different habits of life will rarely have been developed at an early period in great numbers and under many subordinate forms. Thus, to return to our imaginary illustration of the flying-fish, it does not seem probable that fishes capable of true flight would have been developed under many subordinate forms, for taking prey of many kinds in many ways, on the land and in the water, until their organs of flight had come to a high stage of perfection, so as to have given them a decided advantage over other animals in the battle for life. Hence the chance of discovering species with transitional grades of structure in a fossil condition will always be less, from their having existed in lesser numbers, than in the case of species with fully developed structures.

 

Cuando vemos una estructura sumamente perfeccionada para una costumbre particular, como las alas de un ave para el vuelo, hemos de tener presente que raras veces habrán sobrevivido hasta hoy día animales que muestren los primeros grados de transición, pues habrán sido suplantados por sus sucesores, que gradualmente se fueron volviendo más perfectos mediante la selección natural. Es más, podemos sacar la conclusión de que los estados de transición entre conformaciones adecuadas a modos muy diferentes de vida raras veces se han desarrollado en gran abundancia ni presentado muchas formas subordinadas, en un período primitivo. Así, pues, volviendo a nuestro ejemplo imaginario del pez volador, no parece probable que se hubiesen desarrollado peces capaces de verdadero vuelo, con muchas formas subordinadas para capturar de muchos modos, presas de muchas clases en tierra y en el agua, hasta que sus órganos de vuelo hubiesen llegado a un grado de perfección lo bastante elevado para darles, en la lucha por la vida, una ventaja decisiva sobre otros animales. De aquí que las probabilidades de descubrir en estado fósil especies que presenten transiciones de estructura serán siempre menores, por haber existido estas especies en menor número que en el caso de especies con estructuras completamente desarrolladas.

 

Etiquetas:

La imaginación del autor es portentosa. La paciencia del lector también en el párrafo ducentésimo septuagésimo de El Origen de las Especies

 

 Seeing, ….; and seeing….who would have ever imagined that in an early transitional state they had been inhabitants of the open ocean, and had used their incipient organs of flight exclusively, so far as we know, to escape being devoured by other fish?

Viendo,….y viendo ¿quién hubiera siquiera imaginado que en un primer estado de transición habían sido habitantes del océano y habían usado sus incipientes órganos de vuelo exclusivamente -por lo que sabemos- para escapar de ser devorados por los peces?

 

Incipientes órganos de vuelo? ¿Qué es un incipiente órgano de vuelo?

 

it is conceivable that flying-fish, which now glide far through the air, slightly rising and turning by the aid of their fluttering fins, might have been modified into perfectly winged animals.

 se concibe que los peces voladores que actualmente se deslizan por el aire, elevándose un poco y girando con ayuda de sus trémulas aletas, pudieron haberse modificado hasta llegar a ser animales perfectamente alados.

 ¿Desde cuándo trata la ciencia de lo concebible y lo inconcebible?

 De nuevo este párrafo pertenece a la  serie a que se refería Sedgwick en su carta:

If I did not think you a good tempered & truth loving man I should not tell you that. . . I have read your book with more pain than pleasure. Parts of it I admired greatly; parts I laughed at till my sides were almost sore; other parts I read with absolute sorrow; because I think them utterly false & grievously mischievous– You have deserted– after a start in that tram-road of all solid physical truth– the true method of induction. . .

 

 

270

 

Seeing that a few members of such water-breathing classes as the Crustacea and Mollusca are adapted to live on the land; and seeing that we have flying birds and mammals, flying insects of the most diversified types, and formerly had flying reptiles, it is conceivable that flying-fish, which now glide far through the air, slightly rising and turning by the aid of their fluttering fins, might have been modified into perfectly winged animals. If this had been effected, who would have ever imagined that in an early transitional state they had been inhabitants of the open ocean, and had used their incipient organs of flight exclusively, so far as we know, to escape being devoured by other fish?

 

Viendo que algunos miembros de las clases de respiración acuática, como los crustáceos y moluscos, están adaptados a vivir en tierra, y viendo que tenemos aves y mamíferos voladores, insectos voladores de los tipos más diversos, y que en otro tiempo hubo reptiles que volaban, se concibe que los peces voladores que actualmente se deslizan por el aire, elevándose un poco y girando con ayuda de sus trémulas aletas, pudieron haberse modificado hasta llegar a ser animales perfectamente alados. Si esto hubiese ocurrido ¿quién hubiera siquiera imaginado que en un primer estado de transición habían sido habitantes del océano y habían usado sus incipientes órganos de vuelo exclusivamente -por lo que sabemos- para escapar de ser devorados por los peces?

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La naturaleza es buena, contiene cosas útiles como las alas; más no es perfecta se indica en el párrafo ducentésimo sexagésimo noveno de El Origen de las Especies

Nos encontramos ante uno de esos párrafos que se explican y se justifican por sí mismos y que bien pudieron haber causado el ataque de risa que mencionaba Sedgwick:

If I did not think you a good tempered & truth loving man I should not tell you that. . . I have read your book with more pain than pleasure. Parts of it I admired greatly; parts I laughed at till my sides were almost sore; other parts I read with absolute sorrow; because I think them utterly false & grievously mischievous– You have deserted– after a start in that tram-road of all solid physical truth– the true method of induction. . .

 

 

 

269

 

If about a dozen genera of birds were to become extinct, who would have ventured to surmise that birds might have existed which used their wings solely as flappers, like the logger headed duck (Micropterus of Eyton); as fins in the water and as front legs on the land, like the penguin; as sails, like the ostrich; and functionally for no purpose, like the apteryx? Yet the structure of each of these birds is good for it, under the conditions of life to which it is exposed, for each has to live by a struggle: but it is not necessarily the best possible under all possible conditions. It must not be inferred from these remarks that any of the grades of wing-structure here alluded to, which perhaps may all be the result of disuse, indicate the steps by which birds actually acquired their perfect power of flight; but they serve to show what diversified means of transition are at least possible.

 

Si se hubiesen extinguido una docena de géneros de aves, ¿quién se hubiera atrevido a imaginar que podían haber existido aves que usaban las alas únicamente a modo de paletas, como el logger-headed duck (Micropterus de Eyton), o de aletas en el agua y de patas anteriores en tierra, como el pájaro bobo, o de velas, como el avestruz, o prácticamente para ningún objeto, como el Apteryx. Sin embargo, la conformación de cada una de estas aves es buena para el ave respectiva, en las condiciones de vida a que se encuentra sujeta, pues todas tienen que luchar para vivir; pero esta conformación no es necesariamente la mejor posible en todas las condiciones posibles. De estas observaciones no hay que deducir que alguno de los grados de conformación de alas a que se ha hecho referencia -los cuales pueden, quizás, ser todos resultados del desuso- indique las etapas por las que las aves adquirieron positivamente su perfecta facultad de vuelo; pero sirven para mostrar cuán diversos modos de transición son, por lo menos, posibles.

 

Etiquetas:

Lémur volador explicado en el párrafo ducentésimo sexagésimo octavo de El Origen de las Especies

 

No ve dificultad alguna el autor en explicarlo todo: presencias y ausencias mediante la selección natural:

 

Aun cuando no existan animales de conformación adecuada para deslizarse por el aire, que unan en la actualidad el Galeopilhecus con los insectívoros, sin embargo, no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo y que cada una se desarrolló del mismo modo que en las ardillas, que se deslizan en el aire con menos perfección, pues cada grado fue útil al animal que lo poseía. Tampoco sé ver dificultad insuperable en creer además que los dedos y el antebrazo del Galeopithecus, unidos por membrana, pudiesen haberse alargado mucho por selección natural, y esto -por lo que a los órganos del vuelo se refiere- hubiera convertido este animal en un murciélago.

 

Cierto:

no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo

 Empero, esto es suposición. No ciencia. Además, incluso admitiendo tales suposiciones ¿Por qué admitir también a la Selección Natural? ¿Acaso se trata de ir admitiendo todas las ocurrencias que el autor quiera imaginar?

 

268

 

Now look at the Galeopithecus or so-called flying lemur, which was formerly ranked among bats, but is now believed to belong to the Insectivora. An extremely wide flank-membrane stretches from the corners of the jaw to the tail, and includes the limbs with the elongated fingers. This flank-membrane is furnished with an extensor muscle. Although no graduated links of structure, fitted for gliding through the air, now connect the Galeopithecus with the other Insectivora, yet there is no difficulty in supposing that such links formerly existed, and that each was developed in the same manner as with the less perfectly gliding squirrels; each grade of structure having been useful to its possessor. Nor can I see any insuperable difficulty in further believing it possible that the membrane-connected fingers and fore-arm of the Galeopithecus might have been greatly lengthened by natural selection; and this, as far as the organs of flight are concerned, would have converted the animal into a bat. In certain bats in which the wing-membrane extends from the top of the shoulder to the tail and includes the hind-legs, we perhaps see traces of an apparatus originally fitted for gliding through the air rather than for flight.

 

Consideremos ahora el Galeopithecus, el llamado lémur volador, que antes se clasificaba entre los murciélagos, aunque hoy se cree que pertenece a los insectívoros. Una membrana lateral sumamente ancha se extiende desde los ángulos de la mandíbula hasta la cola, y comprende los miembros con sus largos dedos. Esta membrana lateral posee un músculo extensor. Aun cuando no existan animales de conformación adecuada para deslizarse por el aire, que unan en la actualidad el Galeopilhecus con los insectívoros, sin embargo, no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo y que cada una se desarrolló del mismo modo que en las ardillas, que se deslizan en el aire con menos perfección, pues cada grado fue útil al animal que lo poseía. Tampoco sé ver dificultad insuperable en creer además que los dedos y el antebrazo del Galeopithecus, unidos por membrana, pudiesen haberse alargado mucho por selección natural, y esto -por lo que a los órganos del vuelo se refiere- hubiera convertido este animal en un murciélago. En ciertos murciélagos en que la membrana del ala se extiende desde la parte alta de la espalda hasta la cola y comprende los miembros posteriores, encontramos, quizás, vestigios de un aparato primitivamente dispuesto para deslizarse por aire

Etiquetas:

Ardillas voladoras perfectas en el párrafo ducentésimo sexagésimo séptimo de El Origen de las Especies

El autor entiende que la ardilla voladora puede llegar a ser perfecta por acción de la selección natural. Otro ejemplo dogmático que recuerda el comentario de Thompson:

 

This situation, where scientific men rally to the defence of a doctrine they are unable to define scientifically, much less demonstrate with scientific rigour, attempting to maintain its credit with the public by the suppression of criticism and the elimination of difficulties, is abnormal and undesirable in science.  “

 

 

 

Quedaría por discutir, entre otras muchas cosas,  qué significa “la más delicada gradación”, cuando el autor menciona esta palabra:

 

the finest gradation from animals with their tails only slightly flattened, and from others, as Sir J. Richardson has remarked, with the posterior part of their bodies rather wide and with the skin on their flanks rather full, to the so-called flying squirrels;

 

la más delicada gradación desde animales con la cola sólo un poco aplastada, y, según ha señalado Sir J. Richardson, desde animales con la parte posterior del cuerpo un poco ancha y con la piel de los lados algo holgada, hasta las llamadas ardillas voladoras;

¿Significa la más fina gradación que no hay discontinuidad entre especies? Si así fuese no estaría de más que el autor viniese a documentarlo. Sería un caso bien excepcional. Por lo tanto no parece que exista la más fina gradación sino diferencias entre especies. A saltos. Como las ardillas.

 

267

 

Look at the family of squirrels; here we have the finest gradation from animals with their tails only slightly flattened, and from others, as Sir J. Richardson has remarked, with the posterior part of their bodies rather wide and with the skin on their flanks rather full, to the so-called flying squirrels; and flying squirrels have their limbs and even the base of the tail united by a broad expanse of skin, which serves as a parachute and allows them to glide through the air to an astonishing distance from tree to tree. We cannot doubt that each structure is of use to each kind of squirrel in its own country, by enabling it to escape birds or beasts of prey, or to collect food more quickly, or, as there is reason to believe, to lessen the danger from occasional falls. But it does not follow from this fact that the structure of each squirrel is the best that it is possible to conceive under all possible conditions. Let the climate and vegetation change, let other competing rodents or new beasts of prey immigrate, or old ones become modified, and all analogy would lead us to believe that some, at least, of the squirrels would decrease in numbers or become exterminated, unless they also become modified and improved in structure in a corresponding manner. Therefore, I can see no difficulty, more especially under changing conditions of life, in the continued preservation of individuals with fuller and fuller flank-membranes, each modification being useful, each being propagated, until, by the accumulated effects of this process of natural selection, a perfect so-called flying squirrel was produced.

 

Consideremos la familia de las ardillas; en ella tenernos la más delicada gradación desde animales con la cola sólo un poco aplastada, y, según ha señalado Sir J. Richardson, desde animales con la parte posterior del cuerpo un poco ancha y con la piel de los lados algo holgada, hasta las llamadas ardillas voladoras; y las ardillas voladoras tienen sus miembros, y aun la base de la cola, unidos por una ancha expansión de piel que sirve como de paracaídas y les permite deslizarse en el aire, hasta una asombrosa distancia, entre un árbol y otro. Es indudable que cada conformación es de utilidad para cada clase de ardilla en su propio país, permitiéndole escapar de las aves y mamíferos de presa y procurarse más rápidamente la comida, disminuyendo el peligro de caídas accidentales, como fundadamente podemos creer. Pero de este hecho no se sigue que la estructura de cada ardilla sea la mejor concebible para todas las condiciones posibles. Supongamos que cambien el clima y la vegetación; supongamos que emigren otros roedores rivales o nuevos animales de presa, o que los antiguos se modifiquen, y la analogía nos llevaría a creer que algunas por lo menos de las ardillas disminuirían en número de individuos o se extinguirían, a menos que se modificasen y perfeccionasen su conformación del modo correspondiente. No se ve, por consiguiente, dificultad -sobre todo si cambian las condiciones de vida- en la continua conservación de individuos con membranas laterales cada vez más amplias, siendo útil y propagándose cada modificación hasta que, por la acumulación de los resultados de este proceso de selección natural, se produjo una ardilla voladora perfecta.

 

Etiquetas: