Malthus en El Club de los Suicidas, de Robert Louis Stevenson

Entre los relatos de Robert Louis Stevenson se encuentran El Dr Jeckyll y Mr Hyde y El club de los suicidas, dos filones por explotar que encierran claves para comprender algunos comportamientos habituales del mundo contemporáneo.

A Stevenson, a quien los nativos de Upolu, isla de Samoa en el Pacífico a donde se había retirado llamaban Tusitala (el narrador de historias),  le gustaba jugar con los nombres.

La primera de las novelas citadas, El Dr Jeckyll y Mr Hyde, es fruto de una pesadilla del autor y describe un caso de doble personalidad, en el que una de las dos facetas del protagonista lleva el nombre de Hyde (to hide en inglés es esconderse). En la segunda novela mencionada arriba, El club de los suicidas, un caballero que es socio honorario del Club se llama Malthus. Nos preguntamos si mediante este nombre el autor quiso aludir explícitamente a Thomas Robert Malthus (1766-1834),  honrando el clérigo Malthus, cuya visión de la economía estaba basada en que la progresión del número de individuos humanos es más rápida que la progresión de la cantidad de recursos disponibles para su sustento. Obscuro panorama propio de las penumbras de una sociedad industrial, y en definitiva artificial, puesto que en la naturaleza no existen tales progresiones,  equilibrándose todo antes de que nadie venga a echar las cuentas. Ante el obscuro y siempre artificial panorama de Malthus, que en Economía es preludio del no menos obscuro y artificial panorama de Darwin en la Biología, la solución es obvia y a nadie se le escapa que dicha solución puede tener que ver con el nombre de la novela.  En teoría, puesto que de teoría estamos tratando, el problema de los malthusianos quedaría resuelto por el método de reducir voluntariamente el número de individuos humanos, con lo que, llevando la situación al límite,  sobrarían los recursos.  Enfín,… que no sabemos si la intención de Robert Louis Stevenson al elegir tal nombre era la de honrar al clérigo Malthus, fundador de la Dismal Science, pero claro, el nombre ahí queda, como siempre, para el estudio, para la duda:  ¿Tendrán un origen común Malthus, el clérigo cuyas grises teorías inspiraron a Darwin y éste otro Malthus, el miembro honorario del club de los suicidas de Stevenson, de Tusitala? No lo sabemos. Empero,  lo que sí sabemos y esto con plena seguridad, pues está meridianamente claro en la novela,  es que Stevenson se refirió directamente a Charles Darwin en las páginas de El club de los suicidas.  Veremos la cita exacta en la entrada número mil uno de este blog……

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Not quite scientific: Bienvenido Mr Malthus en el párrafo octogésimo nono de El Origen de las Especies
  2. La tautología viene a alegrar el mundo sombrío del clérigo Malthus en el séptimo párrafo de El Origen de las Especies
  3. La trilogía de Louis Pasteur: 1. El cazador
  4. La trilogía de Louis Pasteur: 2. La voluntad
  5. La trilogía de Louis Pasteur: 3. El ángel
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] esa obligación hay muchos ejemplos y muy malas consecuencias. Uno de los ejemplos nos lo proporcionaba Robert Louis Stevenson en su Novela El Club de los Suicidas. ¿Se acuerdan? Sí, hombre, aquel que se quería suicidar después de reconocer que le habían [...]

(requerido)

(requerido)


*