Posts etiquetados con ‘idioma darwiniano o darvinés’

Hay fundamento para creer y otras tomaduras de pelo en el párrafo septingentésimo nonagésimo de El Origen de las Especies

La frase es imperdonable:

 

Por una parte, hay fundamento para creer que los cambios pequeños en las condiciones de existencia dan vigor y fecundidad a todos los seres orgánicos.

 

¿Será cierto eso? ¿Será verdad que todos los cambios pequeños en las condiciones de existencia darán vigor y fecundidad a todos los seres orgánicos? ¿A qué cambios se refiere?

 

Pero nuestras dudas se desvanecen porque pronto vamos a leer lo contrario:

 

Por otra parte, sabemos que las especies que han estado sometidas mucho tiempo a condiciones casi uniformes, cuando son sometidas en cautividad a condiciones nuevas y muy diferentes, o perecen o, si sobreviven, se vuelven estériles aunque conserven perfecta salud.

 

En qué consiste la diferencia entre estas condiciones nuevas y muy diferentes que hacen perecer a las especies y aquellos cambios pequeños en las condiciones de existencia dan vigor y fecundidad a todos los seres orgánicos? ¿Habrá alguna manera de distinguir entre lo uno y lo otro evitando así esa incómoda sensación de que nos están tomando el pelo?

 

 

 

 

790

 

 

 

A double and parallel series of facts seems to throw much light on the sterility of species, when first crossed, and of their hybrid offspring. On the one side, there is good reason to believe that slight changes in the conditions of life give vigour and fertility to all organic beings. We know also that a cross between the distinct individuals of the same variety, and between distinct varieties, increases the number of their offspring, and certainly gives to them increased size and vigour. This is chiefly owing to the forms which are crossed having been exposed to somewhat different conditions of life; for I have ascertained by a labourious series of experiments that if all the individuals of the same variety be subjected during several generations to the same conditions, the good derived from crossing is often much diminished or wholly disappears. This is one side of the case. On the other side, we know that species which have long been exposed to nearly uniform conditions, when they are subjected under confinement to new and greatly changed conditions, either perish, or if they survive, are rendered sterile, though retaining perfect health. This does not occur, or only in a very slight degree, with our domesticated productions, which have long been exposed to fluctuating conditions. Hence when we find that hybrids produced by a cross between two distinct species are few in number, owing to their perishing soon after conception or at a very early age, or if surviving that they are rendered more or less sterile, it seems highly probable that this result is due to their having been in fact subjected to a great change in their conditions of life, from being compounded of two distinct organisations. He who will explain in a definite manner why, for instance, an elephant or a fox will not breed under confinement in its native country, whilst the domestic pig or dog will breed freely under the most diversified conditions, will at the same time be able to give a definite answer to the question why two distinct species, when crossed, as well as their hybrid offspring, are generally rendered more or less sterile, while two domesticated varieties when crossed and their mongrel offspring are perfectly fertile.

 

Dos series paralelas de hechos parecen arrojar mucha luz sobre la esterilidad de las especies cuando se cruzan por vez primera y la de su descendencia híbrida. Por una parte, hay fundamento para creer que los cambios pequeños en las condiciones de existencia dan vigor y fecundidad a todos los seres orgánicos. Sabemos también que el cruzamiento entre individuos distintos de la misma variedad y entre variedades distintas aumenta el número de sus descendientes y les da ciertamente mayor tamaño y vigor. Esto se debe sobre todo a que las formas que se cruzan han estado sometidas a condiciones de existencia algo diferentes, pues he comprobado, mediante una laboriosa serie de experimentos, que, si todos los individuos de la misma variedad son sometidos durante varias generaciones a las mismas condiciones, la ventaja resultante del cruzamiento con frecuencia disminuye mucho o desaparece del todo. Este es uno de los aspectos del caso. Por otra parte, sabemos que las especies que han estado sometidas mucho tiempo a condiciones casi uniformes, cuando son sometidas en cautividad a condiciones nuevas y muy diferentes, o perecen o, si sobreviven, se vuelven estériles aunque conserven perfecta salud. Esto no ocurre, u ocurre sólo en grado pequeñísimo, con las producciones domésticas que han estado sometidas mucho tiempo a condiciones variables. Por consiguiente, cuando vemos que los híbridos producidos por un cruzamiento entre dos especies distintas son en corto número, debido a que perecen inmediatamente después de la concepción o a una edad muy temprana, o que, si sobreviven, se han vuelto más o menos estériles, parece sumamente probable que este resultado sea debido a que han sido de hecho sometidos a un gran cambio en sus condiciones de existencia por estar compuestos de dos organizaciones distintas. Quien explique de un modo preciso por qué, por ejemplo, un elefante o un zorro no crían cautivos en su país natal, mientras que el perro o el cerdo doméstico crían sin limitación en condiciones las más diversas, podrá dar al mismo tiempo una respuesta precisa a la pregunta de por qué dos especies distintas, cuando se cruzan, lo mismo que su descendencia híbrida, resultan generalmente más o menos estériles, mientras que dos variedades domésticas, al cruzarse, y sus descendientes mestizos son perfectamente fecundos.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Por grandes que sean las dificultades, el dogma siempre va adelante en el párrafo septingentésimo nonagésimo primero de El Origen de las Especies

Es increíble la composición de este párrafo. Comienza por decir algo que ya hemos visto:

 

Volviendo a la distribución geográfica, las dificultades con que tropieza la teoría de la descendencia con modificación son bastante graves.

 

Ahora bien parece que todas las dificultades se resuelven a continuación de un plumazo cuando dice:

 

Todos los individuos de una misma especie y todas las especies del mismo género, y aun grupos superiores, han descendido de antepasados comunes, y por esto, por muy distantes y aisladas que estén las partes del mundo en que actualmente se las encuentra, estas especies, en el transcurso de las generaciones sucesivas, han tenido que trasladarse desde un punto a todos los otros.

 

Con lo cual todo queda ya resuelto. Sólo falta que nos diga que esto es por efecto de la selección natural y ya deberíamos quedar satisfechos. Pero no, no es eso lo que dice ahora el autor. Dice esto otro:

 

Muchas veces nos es totalmente imposible ni conjeturar siquiera cómo pudo haberse efectuado esto. Sin embargo, como tenemos fundamento para creer que algunas especies han conservado la misma forma específica durante larguísimos períodos de tiempo -inmensamente largos si se miden por años-, no debe darse demasiada importancia a la gran difusión ocasional de una misma especie, pues durante períodos larguísimos siempre habrá habido alguna buena proporción para una gran emigración por muchos medios.

 

Esto sí que es bueno. Es decir, por grandes que sean las dificultades, todas y cada una de ellas se explican por el transcurso de tiempo, ya que ha pasado un tiempo tan largo que lo puede explicar todo. Y más aún:

 

 

Una distribución geográfica fragmentaria o interrumpida puede explicarse muchas veces por la extinción de especies en las regiones intermedias.

 

Cierto, ya hemos visto que la extinción puede explicar la ausencia de variedades intermedias, aunque de ello no exista prueba alguna. Pues ahora vemos que también la extinción puede, lógicamente, explicar la distribución geográfica fragmentaria. ¿Por qué no? Todo esto es posible por que: 1) sabemos muy poco, y 2) es muy grande nuestra ignorancia. Estos son los argumentos del autor y , si no se lo han creído, lean:

 

Es innegable que hasta el presente sabemos muy poco acerca de la extensión total de los diferentes cambios geográficos y de clima que ha experimentado la Tierra durante los períodos recientes, y estos cambios habrán facilitado muchas veces las emigraciones. Como ejemplo he procurado demostrar lo poderosa que ha sido la influencia del período glaciar en la distribución de una misma especie o de especies afines por toda la Tierra. Hasta el presente es muy grande nuestra ignorancia sobre los muchos medios ocasionales de transporte. Por lo que se refiere a especies distintas del mismo género que viven en regiones distantes y aisladas, como el proceso de modificación necesariamente ha sido lento, habrán sido posibles todos los medios de emigración durante un período larguísimo y, por consiguiente, la dificultad de la gran difusión de las especies del mismo género queda en cierto modo atenuada.

 

 

 

 

791

 

 

Turning to geographical distribution, the difficulties encountered on the theory of descent with modification are serious enough. All the individuals of the same species, and all the species of the same genus, or even higher group, are descended from common parents; and therefore, in however distant and isolated parts of the world they may now be found, they must in the course of successive generations have travelled from some one point to all the others. We are often wholly unable even to conjecture how this could have been effected. Yet, as we have reason to believe that some species have retained the same specific form for very long periods of time, immensely long as measured by years, too much stress ought not to be laid on the occasional wide diffusion of the same species; for during very long periods there will always have been a good chance for wide migration by many means. A broken or interrupted range may often be accounted for by the extinction of the species in the intermediate regions. It cannot be denied that we are as yet very ignorant as to the full extent of the various climatical and geographical changes which have affected the earth during modern periods; and such changes will often have facilitated migration. As an example, I have attempted to show how potent has been the influence of the Glacial period on the distribution of the same and of allied species throughout the world. We are as yet profoundly ignorant of the many occasional means of transport. With respect to distinct species of the same genus, inhabiting distant and isolated regions, as the process of modification has necessarily been slow, all the means of migration will have been possible during a very long period; and consequently the difficulty of the wide diffusion of the species of the same genus is in some degree lessened.

 

Volviendo a la distribución geográfica, las dificultades con que tropieza la teoría de la descendencia con modificación son bastante graves. Todos los individuos de una misma especie y todas las especies del mismo género, y aun grupos superiores, han descendido de antepasados comunes, y por esto, por muy distantes y aisladas que estén las partes del mundo en que actualmente se las encuentra, estas especies, en el transcurso de las generaciones sucesivas, han tenido que trasladarse desde un punto a todos los otros. Muchas veces nos es totalmente imposible ni conjeturar siquiera cómo pudo haberse efectuado esto. Sin embargo, como tenemos fundamento para creer que algunas especies han conservado la misma forma específica durante larguísimos períodos de tiempo -inmensamente largos si se miden por años-, no debe darse demasiada importancia a la gran difusión ocasional de una misma especie, pues durante períodos larguísimos siempre habrá habido alguna buena proporción para una gran emigración por muchos medios. Una distribución geográfica fragmentaria o interrumpida puede explicarse muchas veces por la extinción de especies en las regiones intermedias. Es innegable que hasta el presente sabemos muy poco acerca de la extensión total de los diferentes cambios geográficos y de clima que ha experimentado la Tierra durante los períodos recientes, y estos cambios habrán facilitado muchas veces las emigraciones. Como ejemplo he procurado demostrar lo poderosa que ha sido la influencia del período glaciar en la distribución de una misma especie o de especies afines por toda la Tierra. Hasta el presente es muy grande nuestra ignorancia sobre los muchos medios ocasionales de transporte. Por lo que se refiere a especies distintas del mismo género que viven en regiones distantes y aisladas, como el proceso de modificación necesariamente ha sido lento, habrán sido posibles todos los medios de emigración durante un período larguísimo y, por consiguiente, la dificultad de la gran difusión de las especies del mismo género queda en cierto modo atenuada.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Disparate en el párrafo septingentésimo octogésimo octavo de El Origen de las Especies

Normalmente las revistas científicas someten sus trabajos propuestos a revisión antes de publicarlos. Los libros también se dejan leer a otros profesionales de la ciencia que puedan advertir al autor acerca de algunos posibles errores o recomendarle algún cambio.

En el caso que nos ocupa, nadie leyó esto nunca con una intención crítica antes de publicarlo. Nadie aconsejó al autor eliminar tantos disparates como los que aquí vemos. Por ejemplo, el siguiente:

 

me parece que demuestra concluyentemente que esta esterilidad no es un don más especial que la imposibilidad de ser injertadas una en otra dos especies distintas de árboles

 

 

 

 

788

 

 

With respect to the almost universal sterility of species when first crossed, which forms so remarkable a contrast with the almost universal fertility of varieties when crossed, I must refer the reader to the recapitulation of the facts given at the end of the ninth chapter, which seem to me conclusively to show that this sterility is no more a special endowment than is the incapacity of two distinct kinds of trees to be grafted together; but that it is incidental on differences confined to the reproductive systems of the intercrossed species. We see the truth of this conclusion in the vast difference in the results of crossing the same two species reciprocally—that is, when one species is first used as the father and then as the mother. Analogy from the consideration of dimorphic and trimorphic plants clearly leads to the same conclusion, for when the forms are illegitimately united, they yield few or no seed, and their offspring are more or less sterile; and these forms belong to the same undoubted species, and differ from each other in no respect except in their reproductive organs and functions.

 

Por lo que se refiere a la esterilidad casi general de las especies cuando se cruzan por vez primera, y que forma tan notable contraste con la fecundidad casi general de las variedades cuando se cruzan, debo remitir al lector a la recapitulación de los hechos dada al final del capítulo IX, que me parece que demuestra concluyentemente que esta esterilidad no es un don más especial que la imposibilidad de ser injertadas una en otra dos especies distintas de árboles, y que depende de diferencias limitadas a los sistemas reproductores de las especies cruzadas. Vemos la exactitud de esta conclusión en la gran diferencia que existe en los resultados de cruzar recíprocamente dos especies; esto es, cuando una especie es primero utilizada como padre y luego como madre. El resultado análogo de la consideración de las plantas dimorfas y trimorfas nos lleva claramente a la misma conclusión; pues cuando las formas se unen ilegítimamente, producen pocas semillas o ninguna, y sus descendientes son más o menos estériles; y estas formas pertenecen indubitablemente a la misma especie y difieren entre sí nada más que en sus funciones y órganos reproductores.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Por qué gradaciones se habrán formado muchas conformaciones y otras conjeturas en el párrafo septingentésimo octogésimo séptimo de El Origen de las Especies

Comienza el párrafo:

Indudablemente, es en extremo difícil aun el conjeturar por qué gradaciones se han formado muchas conformaciones, especialmente en los grupos fragmentarios y decadentes que han sufrido muchas extinciones;

Estamos de acuerdo: es en extremo difícil conjeturar por qué gradaciones se habrán formado muchas conformaciones y por lo tanto es dudoso que dichas conformaciones se hayan formado por gradación alguna. En cuanto a lo que sea o pueda haber sido eso de los grupos fragmentarios y decadentes, queda sin aclarar, como una más de tantas expresiones obscuras en este original tratado.

 

 

787

 

 

It is, no doubt, extremely difficult even to conjecture by what gradations many structures have been perfected, more especially among broken and failing groups of organic beings, which have suffered much extinction; but we see so many strange gradations in nature, that we ought to be extremely cautious in saying that any organ or instinct, or any whole structure, could not have arrived at its present state by many graduated steps. There are, it must be admitted, cases of special difficulty opposed to the theory of natural selection; and one of the most curious of these is the existence in the same community of two or three defined castes of workers or sterile female ants; but I have attempted to show how these difficulties can be mastered.

 

Indudablemente, es en extremo difícil aun el conjeturar por qué gradaciones se han formado muchas conformaciones, especialmente en los grupos fragmentarios y decadentes que han sufrido muchas extinciones; pero vemos tan extrañas gradaciones en la naturaleza, que hemos de ser extraordinariamente prudentes en decir que un órgano o instinto, o que una conformación entera, no pudieron haber llegado a su estado actual mediante muchos estados graduales. Hay que admitir que existen casos de especial dificultad opuestos a la teoría de la selección natural, y uno de los más curiosos es la existencia de dos o tres castas definidas de hormigas obreras, o hembras estériles, en la misma sociedad; pero he procurado demostrar cómo pueden ser vencidas estas dificultades.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Modestia aparte en el párrafo septingentésimo octogésimo tercero de El Origen de las Especies

Aquí el autor es más claro. Al eliminar la expresión selección natural, todo se vuelve más limpio. El contenido es escaso, pero al menos no hay expresiones incorrectas.

 

783.

 

On this same view of descent with modification, most of the great facts in Morphology become intelligible—whether we look to the same pattern displayed by the different species of the same class in their homologous organs, to whatever purpose applied, or to the serial and lateral homologies in each individual animal and plant.

 

Según esta misma teoría de la descendencia con modificación, la mayor parte de los hechos principales de la morfología se hacen inteligibles, ya si consideramos el mismo plan desarrollado en los órganos homólogos de las diferentes especies de la misma clase, cualquiera que sea la función a que se destinen, ya si consideramos las homologías laterales o de serie en cada animal o vegetal.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Todo lo que he intentado demostrar en el párrafo septingentésimo octogésimo segundo de El Origen de las Especies

El contenido del párrafo con el que comienza el resúmen de este capítulo es ciertamente ambicioso.

Su lectura produce agobio, su contenido resulta excesivo; en particular la mención que hace a la selección natural. Si alguien me pidiese consejo, empezaría por suprimir dicha mención. El párrafo sigue siendo excesivamente complicado y retorcido, pero quedaría, al menos, más limpio.

 

 

 

782.

 

SUMMARY.

 

In this chapter I have attempted to show that the arrangement of all organic beings throughout all time in groups under groups—that the nature of the relationships by which all living and extinct organisms are united by complex, radiating, and circuitous lines of affinities into a few grand classes—the rules followed and the difficulties encountered by naturalists in their classifications—the value set upon characters, if constant and prevalent, whether of high or of the most trifling importance, or, as with rudimentary organs of no importance—the wide opposition in value between analogical or adaptive characters, and characters of true affinity; and other such rules—all naturally follow if we admit the common parentage of allied forms, together with their modification through variation and natural selection, with the contingencies of extinction and divergence of character. In considering this view of classification, it should be borne in mind that the element of descent has been universally used in ranking together the sexes, ages, dimorphic forms, and acknowledged varieties of the same species, however much they may differ from each other in structure. If we extend the use of this element of descent—the one certainly known cause of similarity in organic beings—we shall understand what is meant by the Natural System: it is genealogical in its attempted arrangement, with the grades of acquired difference marked by the terms, varieties, species, genera, families, orders, and classes.

 

Resumen

En este capítulo he procurado demostrar que la clasificación de todos los seres orgánicos de todos los tiempos en grupos subordinados a otros; que la naturaleza de los parentescos por los que todos los organismos vivientes y extinguidos están unidos en un corto número de grandes clases por líneas de afinidad complicadas, divergentes y tortuosas; que las reglas seguidas y las dificultades encontradas por los naturalistas en sus clasificaciones; que el valor asignado a caracteres, si son constantes o generales, ya sean de suma importancia, o de muy poca, o de ninguna, como los órganos rudimentarios; que los valores opuestos de los caracteres analógicos o de adaptación y los de verdadera afinidad, y otras reglas parecidas, todo resulta naturalmente si admitimos el común parentesco de las formas afines junto con su modificación por variación y selección natural, con las circunstancias de extinción y divergencias de caracteres. Al considerar esta teoría de clasificación hay que tener presente que el elemento genealógico ha sido universalmente utilizado al clasificar juntos los sexos, edades, formas dimorfas y variedades reconocidas de la misma especie, por mucho que difiera entre sí su estructura. Si extendemos el uso de este elemento genealógico -la única causa cierta de semejanza en los seres orgánicos conocida con seguridad-, comprenderemos lo que significa sistema natural: este sistema es genealógico en su tentativa de clasificación, señalando los grados de diferencia adquiridos mediante los términos de variedades, especies, géneros, familias, órdenes y clases.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Reglas que son falacias en el párrafo septingentésimo septuagésimo quinto de El Origen de las Especies

Si el embrión de ballena tiene dientes que el adulto no tiene, entonces es obvio que la parte rudimentaria, es decir, dichos dientes serán de mayor tamaño, con relación a las partes adyacentes, en el embrión que en el adulto. Esto no es regla alguna, como dice el autor. Esto es una obviedad y exponerlo como regla es una falacia. Hablar por hablar o hablar para distraer la atención del lector. ¿De qué? De que  la Selección Natural es un disparate. Generar confusión

 

775.

 

It is an important fact that rudimentary organs, such as teeth in the upper jaws of whales and ruminants, can often be detected in the embryo, but afterwards wholly disappear. It is also, I believe, a universal rule, that a rudimentary part is of greater size in the embryo relatively to the adjoining parts, than in the adult; so that the organ at this early age is less rudimentary, or even cannot be said to be in any degree rudimentary. Hence rudimentary organs in the adult are often said to have retained their embryonic condition.

 

Es un hecho importante que los órganos rudimentarios, tales como los dientes de la mandíbula superior de las ballenas y rumiantes, pueden frecuentemente descubrirse en el embrión; pero después desaparecen por completo. Es también, creo yo, una regla universal que una parte rudimentaria es de mayor tamaño, con relación a las partes adyacentes, en el embrión que en el adulto; de manera que el órgano en aquella edad temprana es menos rudimentario o hasta no puede decirse que sea rudimentario en ninguna medida. Por consiguiente, se dice con frecuencia que los órganos rudimentarios en el adulto han conservado su estado embrionario.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Más perogrulladas y demostración fehaciente de que la selección natural es un timo en el párrafo septingentésimo septuagésimo tercero de El Origen de las Especies

Comienza el párrafo con una definición de antología:

Los órganos útiles, por muy poco desarrollados que están, a menos que tengamos motivos para suponer que estuvieron en otro tiempo más desarrollados, no deben considerarse como rudimentarios: pueden encontrarse en estado naciente y en progreso hacia un mayor desarrollo.

Y continúa en su más puro estilo darwiniano:

 

Como los órganos en esta condición, antes, cuando estaban aún menos desarrollados, tenían que haber sido todavía de menos utilidad que ahora, no pueden haber sido producidos en otro tiempo por variación y selección natural, que obra solamente mediante la conservación de las modificaciones útiles.

 

Estupendo. Entonces, si los órganos cuando están poco desarrollados son inútiles y sobre ellos no actúa la selección natural, entonces nos preguntamos, es porque la selección natural sólo actúa sobre aquellos órganos que ya son útiles. Luego, por lo tanto la selección natural no sirve para dar la utilidad a los órganos.

 

Todo queda claro. La selección natural es un timo, un fraude. Y si no lean:

Estos órganos han sido en parte conservados por la fuerza de la herencia y se refieren a un estado antiguo de cosas.

 

 

 

 

773.

 

Useful organs, however little they may be developed, unless we have reason to suppose that they were formerly more highly developed, ought not to be considered as rudimentary. They may be in a nascent condition, and in progress towards further development. Rudimentary organs, on the other hand, are either quite useless, such as teeth which never cut through the gums, or almost useless, such as the wings of an ostrich, which serve merely as sails. As organs in this condition would formerly, when still less developed, have been of even less use than at present, they cannot formerly have been produced through variation and natural selection, which acts solely by the preservation of useful modifications. They have been partially retained by the power of inheritance, and relate to a former state of things. It is, however, often difficult to distinguish between rudimentary and nascent organs; for we can judge only by analogy whether a part is capable of further development, in which case alone it deserves to be called nascent. Organs in this condition will always be somewhat rare; for beings thus provided will commonly have been supplanted by their successors with the same organ in a more perfect state, and consequently will have become long ago extinct. The wing of the penguin is of high service, acting as a fin; it may, therefore, represent the nascent state of the wing: not that I believe this to be the case; it is more probably a reduced organ, modified for a new function: the wing of the Apteryx, on the other hand, is quite useless, and is truly rudimentary. Owen considers the simple filamentary limbs of the Lepidosiren as the “beginnings of organs which attain full functional development in higher vertebrates;” but, according to the view lately advocated by Dr. Gunther, they are probably remnants, consisting of the persistent axis of a fin, with the lateral rays or branches aborted. The mammary glands of the Ornithorhynchus may be considered, in comparison with the udders of a cow, as in a nascent condition. The ovigerous frena of certain cirripedes, which have ceased to give attachment to the ova and are feebly developed, are nascent branchiae.

 

Los órganos útiles, por muy poco desarrollados que están, a menos que tengamos motivos para suponer que estuvieron en otro tiempo más desarrollados, no deben considerarse como rudimentarios: pueden encontrarse en estado naciente y en progreso hacia un mayor desarrollo. Los órganos rudimentarios, por el contrario, o son inútiles por completo, como los dientes que nunca rompen las encías, o casi inútiles, como las alas del avestruz, que sirven simplemente como velas. Como los órganos en esta condición, antes, cuando estaban aún menos desarrollados, tenían que haber sido todavía de menos utilidad que ahora, no pueden haber sido producidos en otro tiempo por variación y selección natural, que obra solamente mediante la conservación de las modificaciones útiles. Estos órganos han sido en parte conservados por la fuerza de la herencia y se refieren a un estado antiguo de cosas. Es, sin embargo, muchas veces difícil establecer distinción entre los órganos rudimentarios y los órganos nacientes, pues sólo por analogía podemos juzgar si una parte es capaz de ulterior desarrollo, en cuyo solo caso merece ser llamada naciente. Órganos en esta condición serán siempre algo raros, pues generalmente los seres provistos de ellos habrán sido suplantados por sus sucesores con el mismo órgano en estado más perfecto y, por consiguiente, se habrán extinguido hace mucho tiempo. El ala del pájaro bobo es de gran utilidad obrando como una aleta; puede, por tanto, representar el estado naciente del ala; no que yo crea que esto sea así, es más probablemente un órgano reducido, modificado para una nueva función. El ala del Apteryx, por el contrario, es casi inútil y es verdaderamente rudimentaria. Owen considera los sencillos miembros filiformes del Lepidosiren como los «principios de órganos que alcanzan completo desarrollo funcional en vertebrados superiores»; pero, según la opinión defendida recientemente por el doctor Günther, son probablemente residuos que consisten en el eje que subsiste de una aleta, con los radios o ramas laterales abortados. Las glándulas mamarias del Ornithorhynchus pueden considerarse, en comparación con las ubres de la vaca, como en estado naciente. Los frenos ovígeros de ciertos cirrípedos, que han cesado de retener los huevos y que están poco desarrollados, son branquias nacientes.

Lectura aconsejada:

 

En relación con los órganos vestigiales:

L’errore degli organi vestigiali

Etiquetas: ,

El oficio del pistilo en el párrafo septingentésimo septuagésimo segundo de El Origen de las Especies

Obviedades:

 las florecillas masculinas, que evidentemente no pueden ser fecundadas

Y algún argumento dudoso:

 Además, un órgano puede volverse rudimentario para su función propia y ser utilizado para otra distinta: en ciertos peces, la vejiga natatoria parece ser rudimentaria para su función propia de hacer flotar; pero se ha convertido en un órgano respiratorio naciente o pulmón

 

Acompañan a este estilo antropomórfico y buen ejemplo del lenguaje darvinés.

 

772.

 

An organ, serving for two purposes, may become rudimentary or utterly aborted for one, even the more important purpose, and remain perfectly efficient for the other. Thus, in plants, the office of the pistil is to allow the pollen-tubes to reach the ovules within the ovarium. The pistil consists of a stigma supported on the style; but in some Compositae, the male florets, which of course cannot be fecundated, have a rudimentary pistil, for it is not crowned with a stigma; but the style remains well developed and is clothed in the usual manner with hairs, which serve to brush the pollen out of the surrounding and conjoined anthers. Again, an organ may become rudimentary for its proper purpose, and be used for a distinct one: in certain fishes the swim-bladder seems to be rudimentary for its proper function of giving buoyancy, but has become converted into a nascent breathing organ or lung. Many similar instances could be given.

 

Un órgano que sirve para dos funciones puede volverse rudimentario o abortar completamente para una, incluso para la más importante, y permanecer perfectamente eficaz para la otra. Así, en las plantas, el oficio del pistilo es permitir que los tubos polínicos lleguen hasta los óvulos dentro del ovario. El pistilo consiste en un estigma llevado por un estilo; pero en algunas compuestas, las florecillas masculinas, que evidentemente no pueden ser fecundadas, tienen un pistilo rudimentario, pues no está coronado por el estigma; pero el estilo está bien desarrollado y cubierto, como de ordinario, de pelos, que sirven para cepillar el polen de las antenas que unidas lo rodean. Además, un órgano puede volverse rudimentario para su función propia y ser utilizado para otra distinta: en ciertos peces, la vejiga natatoria parece ser rudimentaria para su función propia de hacer flotar; pero se ha convertido en un órgano respiratorio naciente o pulmón. Podrían citarse muchos ejemplos análogos.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

El joven y la larva en el párrafo septingentésimo sexagésimo quinto de El Origen de las Especies

Todo lo indicado en este párrafo es bien cierto ¿Todo? Bueno: todo excepto lo que se refiere a la selección natural. La aparición de esta expresión bloquea el pensamiento. Impide que se hagan nuevas preguntas. Surge así una vieja duda literaria: ¿Puede tener algún valor científico un texto que no tiene contenido alguno? Sin duda sí, un valor estético. El mismo valor científico que el sonido de un trombón. Científicamente nulo.

 

765.

If, on the other hand, it profited the young of an animal to follow habits of life slightly different from those of the parent-form, and consequently to be constructed on a slightly different plan, or if it profited a larva already different from its parent to change still further, then, on the principle of inheritance at corresponding ages, the young or the larvae might be rendered by natural selection more and more different from their parents to any conceivable extent. Differences in the larva might, also, become correlated with successive stages of its development; so that the larva, in the first stage, might come to differ greatly from the larva in the second stage, as is the case with many animals. The adult might also become fitted for sites or habits, in which organs of locomotion or of the senses, etc., would be useless; and in this case the metamorphosis would be retrograde.

 

Si, por el contrario, fuese útil a los individuos jóvenes de un animal seguir costumbres algo diferentes de las de la forma adulta y, por consiguiente, estar conformados según un plan algo diferente, o si fuese útil a una larva, diferente ya del adulto, modificarse todavía más, entonces, según el principio de la herencia a las edades correspondientes, el joven y la larva podrían irse volviendo por selección natural tan diferentes de sus padres como pueda imaginarse. Diferencias en la larva podrían también hacerse correlativas de diferentes estados de desarrollo; de manera que la larva en el primer estado podría llegar a diferir mucho de la larva en el segundo estado, como ocurre en muchos animales. El adulto podría también adaptarse a situaciones o condiciones en las que los órganos de locomoción, de los sentidos, etc., fuesen inútiles, y en este caso la metamorfosis sería retrógrada.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: