“Dal momento che l’amore e la paura possono difficilmente coesistere, se dobbiamo scegliere fra uno dei due, è molto più sicuro essere temuti che amati.”

(Niccolò Machiavelli, Il principe)

Presento aquí traducido el artículo de Francesco Agnoli, titulado Il darwinismo, grimaldello dei manipolatori (El darwinismo, ganzúa de manipuladores). En su versión italiana el artículo apareció en la revista Future Shock en Octubre de 2007.

*******************************************

De un tiempo a esta parte, los grandes periódicos, y diversas revistas, han empezado a proponer al gran público simpáticos dibujitos en los que simios peludos van pasando a ser poco a poco bípedos, pierden un poco de pelusa por el cráneo y,… voilà!, llegan a ser hombres. Los dibujitos en cuestión tienen un objetivo: recordarnos a todos que somos únicamente bestias. Nada de alma inmortal, nada de dignidad espiritual, fin de la concepción del hombre como rey de la creación e hijo de Dios. Sin embargo, a diferencia de lo que tanto se quiere hacer pensar, esta pertinaz pinturita con la tenacidad del antiguo pensamiento de Charles Darwin, no tiene nada de ciencia.

 

 

Vamos a contar mentiras

Uno de los primeros filósofos en  hablar del origen del hombre a partir del mono es Julio César Vanini, un libertino del Cinquecento que parte de una particular visión teológica: el mundo es eterno y coincide con Dios. Esto significa que para Vanini no existe ningún Dios Creador, sino sólo una serie de formas vivas nacidas por «generación espontánea”, sin ninguna intervención divina. Para Vanini, los hombres han surgido de la tierra, y, en particular se han formado a partir de “ animales similares a los humanos como los monos de Berbería, macacos y monos en general.”

Otro libertino del seiscento, Gassendi, asegura haber encontrado en las islas de la Sonda animales inteligentes intermedios entre los hombres y los simios. En definitiva, cree haber descubierto lo que después de Darwin todos han intentado y nadie ha encontrado: una forma intermedia entre el mono y el hombre, como demostración de un transformismo biológico indemostrable. ¿Qué hay de científico en el pensamiento de Vanini y de Gassendi? Nada.  En cuanto a la base de su hipótesis hay un razonamiento de tipo filosófico, pero contrasta totalmente con la visión de los primeros padres de la ciencia, los cuales, como Copérnico y Kepler, creen en un Dios Creador, autor, para el primero de “la máquina del mundo”, creada para nosotros desde su mejor y más perfecto artífice, y, para el segundo, definible como “divino arquitecto”, es decir inteligencia creadora matemática. Para ellos, como luego para Pascal, la inmensa dignidad del hombre está en su naturaleza espiritual, en la conciencia, que lo hace superior a cualquier otra criatura y al universo mismo.

En los años mil y ochocientos aparece la figura de Charles Darwin: su abuelo, Erasmus, es un asiduo de círculos ateos y anticlericales ingleses, y apoya, muy poco científicamente, con el fin de hacer de menos a Dios, que la vida sobre la tierra se ha producido por sí sola, “por generación espontánea “. Poco le importa que científicos como Francesco Redi y Lazzaro Spallanzani hubiesen demostrado a todos que en la naturaleza nada surge de la nada: “Omne vivum ex vivo (o ex ovo)». Charles hereda el pensamiento del abuelo. Su formación es la de un materialista determinista, que llega a creer, como escribe en su autobiografía, que su cráneo…¡ crece en aquellos momentos en los que más piensa! Además está dotado de gran fantasía y deseo de figurar. En su autobiografía escribe “ser muy llevado a inventar mentiras conscientes, y siempre con el fin de provocar”.  Pero, sobre todo Darwin es el hombre que lleva a cabo el espíritu filosófico de una época: cuando escribe, ya otros filósofos, antes de él, han dicho ya como cierta la idea de progreso (ilustrados, idealistas, positivistas…), de evolución y de lucha por la vida (Spencer, Malthus), de competencia y supervivencia del mejor (doctrinas liberales de Adam Smith, tan apreciadas por Darwin).

Las tres varitas mágicas

El evolucionismo es una hipótesis en poder de Darwin mucho antes de enunciarla como un descubrimiento, tras su famoso viaje. Después de la estancia en las islas Galápagos, pública su obra “El origen de las especies” que es pronto un gran éxito de ventas y de público, aunque sólo contenga una idea no del todo nueva, pero sí científica, la de la micro-evolución. La controversia estalla en especial cuando Darwin afirma que el hombre desciende de alguna forma de simio, y que todo a su vez se origina de un solo antepasado, una especie de larva marina … Este punto de vista, más transformista que evolutivo, es algo totalmente carente de pruebas, en lo que Darwin creía basándose en un razonamiento erróneo: Así como el hombre mediante la selección artificial puede mejorar la raza de un caballo, o producir diversos tipos de rosas, ¿porque no podría suceder por casualidad, en el período muy largo, poco a poco, que a partir de una forma de vida primitiva pudieron haber nacido después todas los demás? De esta manera pasa por alto el hecho de que la selección artificial, en primer lugar, no es al azar sino que es guiada por un ser inteligente como el hombre, y en segundo lugar que esta selección puede dar lugar a la producción de varias especies de rosas o caballos, pero nunca dará lugar a la transformación de las rosas en tulipanes, o de caballos en dinosaurios.

¿Qué pruebas tiene Darwin? Ninguna. Proporciona sólo tres varitas mágicas: el clima, que haría cualquier cosa, la especie que no se entiende lo que es, sobre todo para una mente científica, y la selección natural, que, paradójicamente, tiene inmensos poderes “creativos”. Se olvida de explicar, por ejemplo, cómo hará la selección natural ciega para elegir y acumular para el futuro mutaciones beneficiosas al azar, que en la actualidad son inútiles en la lucha por la vida. ¿Para qué quieren, por ejemplo, los peces que se convertirán en animales de tierra, un esbozo de las extremidades inferiores, inutilísimo en la vida acuática, así como en la tierra? El Darwinismo en realidad se parece a una hipótesis científica inútil, debido a su falta de rigor, de reproducibilidad, de base matemática y a que es incapaz de hacer predicciones, lo cual consiste en derivar aplicaciones prácticas. Tampoco explica nada. Ni el origen de la vida (incluso el caldo primordial necesita de una primera causa, es decir, Dios), ni la variedad de especies (pueden venir todas como dice Sermonti, de “errores tipográficos afortunados”?), ni la belleza de la creación (¿por qué los colores de las mariposas, peces, exóticos o plumas de colores del pavo real, en una perspectiva de lucha por la vida pura?), ni el por qué de la existencia en los seres humanos, a diferencia de otros animales, de la palabra, el pensamiento, el arte, la conciencia moral, la libertad, la idea de Dios, la idea de la familia …

el punto de vista materialista de Darwin, centrando la atención en conceptos tales como “el mejor”, el “más apto”, “Lucha por la Vida”, abre la puerta a la eugenesia fundada de hecho por su primo Francis Galton

 

Además, el Darwinismo carece completamente de evidencia: Faltan los enlaces de conexión entre una especie a otra, faltan ejemplos de macroevolución ante nuestros ojos, y es absurda la idea de un cosmos ordenado que venga del desorden, de la pura aleatoriedad. La hipótesis de la aparición de las especies vivas a partir de una simple forma de vida primitiva, mediante las mutaciones al azar, es como imaginar que las letras del alfabeto mezcladas aleatoriamente darán a luz a una receta, que con el tiempo, por casualidad, se convertirá en un poema de Petrarca, y luego en la Jerusalén liberada de Tasso … Por último, el punto de vista materialista de Darwin, centrando la atención en conceptos tales como “el mejor”, el “más apto”, “Lucha por la Vida”, abre la puerta a la eugenesia fundada de hecho por su primo Francis Galton (a menudo mencionado por Darwin), y luego heredada a finales del siglo XIX en América y en la Alemania nacionalsocialista.

La esterilización de masas

Una pregunta que nos puede ayudar en este momento es esta: ¿por qué tantos partidarios de la eugenesia, el aborto, la inseminación artificial, la eutanasia, de Veronesi a Singer, se basan en Charles Darwin y se consideran sus herederos? Dejemos de lado la cuestión de la evolución, para concentrarnos sólo en este aspecto. Bueno, es un hecho que la misma palabra “eugenesia” fue inventada por Sir Francis Galton, primo de Darwin, los dos primos estaban en buenos términos, y de hecho Darwin cita a Galton en muchos puntos. Galton estaba convencido de que la mayoría de las características de una persona, sea físicas o morales, eran hereditarias, y que la selección artificial debería trabajar con la natural para crear “razas más adaptadas (más fuertes),” mejorar la raza humana “higienizando las peligrosas y sutiles manchas hereditarias “(C. Fuschetto, Fabbricare l’uomo, Armando). Galton escribió: “Si se gastara en medidas para mejorar la raza humana sólo una vigésima parte de los costos y sacrificios que se dedican a mejorar la raza de caballos y ganado, qué galaxia de genios podríamos crear. Podríamos introducir profetas y grandes sacerdotes de la civilización en el mundo tal y como ahora se multiplican los idiotas al reunir juntos a los cretinos “(citado en Cascioli y Gaspari, Le bugie degli ambientalisti, Piemme, 2004).

La común admisión de las ideas de Galton daría lugar a los devastadores experimentos de la eugenesia, como la esterilización masiva de los “no aptos” llevada a cabo en Estados Unidos unas décadas más tarde (en la costa fueron principalmente inmigrantes irlandeses e italianos quienes se consideraban perjudiciales e inferiores genéticamente, véase M. D’Antonio, La rebelión de los hijos del estado, Fandango). Pero…¿qué pensaba Darwin de esto? En “El origen del hombre” escribió: “Por otra parte, como Galton ha señalado, si las personas prudentes evitan casarse, mientras que las imprudentes van al  matrimonio, entonces las personas inferiores de la sociedad superarán a los superiores”. ¿Es esto ciencia? ¿Quiénes son los “superiores”, los “inferiores” y los ” imprudentes “? En la sección titulada “La influencia de la selección natural en las naciones civilizadas”, Darwin se quejó de que mucha gente se salve por los hospitales, las “pobres leyes de la medicina, y la vacunación”, cuando en la naturaleza serían eliminados, y añade:” Greg y Galton han insistido en el obstáculo más importante existente en los países civilizados, contra el aumento del número de hombres de clase superior, a saber, que los pobres y negligentes, que a menudo son degradados por el vicio, casi siempre se casan pronto , mientras que el prudente y frugal … O, como Greg escribe: “Los irlandeses imprevistos, sórdidos, sin ambición, se multiplican como conejos, el escocés austero, cuidadoso, lleno de dignidad … pasó sus mejores años en la lucha y en el celibato … En la eterna lucha por la existencia es la raza menos y menos favorecida la que ha prevalecido y no ha prevalecido por sus buenas cualidades, sino por “sus defectos”.

La inferioridad de la mujer para Darwin

Y todo esto…. ¿No es racismo, clasismo, y así sucesivamente? Y lo que Darwin dice sobre las mujeres, después de explicar que su cerebro es más pequeño, más similar al de los simios que a los hombres?  Dice con convicción, “la desigualdad actual en cualidades mentales entre los sexos”, la superioridad absoluta, física y mental, del hombre sobre la mujer. Explica: “En general se cree que las mujeres superan a los hombres en la imitación, tal vez en un aprendizaje rápido y en la intuición, pero por lo menos algunas de estas facultades son características de las razas inferiores y por lo tanto de un menor grado de civilización. La principal distinción en las facultades mentales de los dos sexos es el hecho de que el hombre viene por delante de una mujer para llevar a cabo cualquier acción, si se requiere un pensamiento profundo, o razón, imaginación o simplemente el uso de las manos y los sentidos … De esta manera al final el hombre se ha convertido en superior a la mujer. “Concluyo con una cita, entre otras muchas posibles, de “El origen del hombre”, en donde anticipa la idea nazi de controlar los matrimonios por el estado, como si los hombres fuesen animales la reproducción (un funcionario del partido nazi dijo, es “la biología aplicada”): “El hombre mira con cuidado el carácter y la genealogía de sus caballos, su ganado y sus perros antes del apareamiento, pero cuando se trata del matrimonio, rara vez o nunca tiene un tratamiento similar … El progreso del bienestar humano es el problema más complejo: todos aquellos que no pueden evitar la pobreza de sus hijos deben evitar el matrimonio, porque la pobreza no sólo es un gran mal, sino que tiende a aumentar su propia cuenta.”

Pensándolo bien frases como éstas, sin bien terribles, no son incompatibles con el pensamiento darwiniano: si el hombre no tiene alma, como se deduce claramente de la lectura de las especulaciones de Darwin, ¿donde está su carácter sagrado?  Si somos sólo un cuerpo, sólo un sujeto, sólo instintos convertidos en pensamiento, lenguaje, sentido moral, y así sucesivamente, lo único que nos distingue es, de hecho, sólo la materia: la salud, la riqueza, pertenecer o no a la clase “superior “. No era así para otro evolucionista, Wallace, que expuso la teoría de que la evolución de las especies en el mismo año de Darwin. Sólo a Wallace, quien defendía la espiritualidad y la alteridad del hombre respecto a los animales, debemos la noticia de que Darwin, incluso al final de sus días, fue siempre más preocupado por el hecho de que “nuestra población está mucho más fortalecida por generaciones de las clases bajas, en vez de las medias o altas.”

Homo homini lupus

Teorías muy extrañas, muy poco científicas y, si lo desean, clasistas. Pero teorías que se repiten una y otra vez, sin ir más lejos en los últimos días por un profesor de la London School of Economics, según el cual nos estamos dirigiendo hacia dos razas, distintas entre sí, la de “pobres” y la de los “ricos” (como si la pobreza fuera de verdad, como pensaban los sociobiólogos de finales del siglo XIX, hereditaria). Extrañas teorías, de nuevo, para reducir al hombre a un nivel más bajo, para que su cerebro sea simplemente el resultado de la maniobra maquiavélica, en la “lucha por la vida.” Según la Academia Americana de Ciencias, de hecho, nuestros antepasados han evolucionado debido a “las interacciones competitivas sociales”, la competencia entre los machos, es decir, gracias a una tendencia maquiavélica del cerebro humano, deseoso de prevalecer, con “éxito social”. La dinámica de la inteligencia pasaría así por ser la “formación de cerebros diferentes para elaborar una variedad de estrategias: entre ellas la selección puede a continuación, seleccionar la mejor, o sea la más valiosa para desarrollar estrategias maquiavélicas vencedoras “( Ansa, 30 de octubre). Como si dijera: seamos sólo animales, siempre y por naturaleza peleando entre nosotros mismos, y que el más fuerte gana! Y de ahí que se seleccione, eliminando, desechando al más débil, al “inferior”, como Darwin escribió.

Imagen de Maquiavelo y frase tomadas de aquí

FRANCESCO AGNOLI (1974) è un giornalista e pubblicista cattolico. Scrive sui quotidiani “Avvenire”, “Il Foglio” (dove tiene periodicamente la rubrica “Controriforme”) e sul mensile “Il Timone”. Laureato in Lettere Classiche, insegna materie umanistiche in un istituto superiore di Trento. Ha pubblicato: La filosofia della luce (Dal Big bang alle cattedrali), Edizioni Segno, Udine 2003; nuova edizione riveduta, con il titolo Roberto Grossatesta. La filosofia della luce, ESD, Bologna 2007; Storia dell’aborto nel mondo (con una prefazione di Rino Cammilleri), Edizioni Segno, Udine 2003; nuova edizione riveduta e ampliata 2004; La fecondazione artificiale. Quello che non vi vogliono dire, Edizioni Segno, Udine 2004; Contro Darwin e i suoi seguaci (con Alessandro Pertosa), Fede e Cultura, Verona 2006; Controriforme. Antidoti al pensiero scientista e nichilista (con una prefazione di Antonio Socci e un’appendice di Assuntina Morresi), Fede e Cultura, Verona 2006; Conoscere il Novecento. La storia e le idee, Il Cerchio, Rimini 2005; Voglio una vita manipolata”. Fecondazione, aborto, droga, eutanasia (con una prefazione di Dino Boffo), Ares, Milano 2005; Chiesa, sesso e morale (con Marco Luscia; in appendice “Dizionario di bioetica” con interventi di AA.VV.), SugarCo, Milano 2007.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Compartir:

51 comentarios

  1. Al igual que Emiliano, yo también agradezco que haya espacios de discusión crítica como este. Es lamentable porque son los pocos, al menos que yo conozca.
    Saludos

Deja un comentario