Un asno blanco, el kulan de Pallas, cuaga y otros cuadrúpedos en el párrafo ducentésimo trigésimo noveno de El Origen de las Especies

El autor continúa describiendo casos de reversión, lo cual no es la mejor estrategia para explicar el origen de la variación como indica el título de este capítulo. Le toca el turno ahora a un asno blanco. Curiosamente es en este tipo de curiosidades cuando el autor cita a Blyth y no en relación con otras ideas importantes que constituyen el centro de su “pseudo-teoría” (ver por ejemplo aquí, y aún más aquí).

 

 

239

 

I will, however, give one curious and complex case, not indeed as affecting any important character, but from occurring in several species of the same genus, partly under domestication and partly under nature. It is a case almost certainly of reversion. The ass sometimes has very distinct transverse bars on its legs, like those on the legs of a zebra. It has been asserted that these are plainest in the foal, and from inquiries which I have made, I believe this to be true. The stripe on the shoulder is sometimes double, and is very variable in length and outline. A white ass, but NOT an albino, has been described without either spinal or shoulder stripe; and these stripes are sometimes very obscure, or actually quite lost, in dark-coloured asses. The koulan of Pallas is said to have been seen with a double shoulder-stripe. Mr. Blyth has seen a specimen of the hemionus with a distinct shoulder-stripe, though it properly has none; and I have been informed by Colonel Poole that foals of this species are generally striped on the legs and faintly on the shoulder. The quagga, though so plainly barred like a zebra over the body, is without bars on the legs; but Dr. Gray has figured one specimen with very distinct zebra-like bars on the hocks.

 

Citaré, sin embargo, un caso complejo y curioso, no ciertamente porque presente ningún carácter importante, sino porque se presenta en diferentes especies del mismo género: unas, domésticas; otras, en estado natural. Casi con seguridad, se trata de un caso de reversión. El asno tiene a veces en las patas rayas transversales muy distintas, como las de las patas de la cebra; se ha afirmado que son muy visibles mientras es pequeño y, por averiguaciones que he hecho, creo que esto es exacto. La raya de la espaldilla, o raya escapular es, a veces doble, y es muy variable en extensión y contorno. Se ha descrito un asno blanco, pero no albino, sin raya escapular ni dorsal, y estas rayas son a veces muy confusas o faltan por completo en los asnos de color obscuro. Se dice que se ha observado el kulan de Pallas con la raya escapular doble. Míster Blyth ha visto un ejemplar de hemión con una clara raya escapular, aun cuando típicamente no la tiene, y el coronel Poole me ha confirmado que los potros de esta especie generalmente son rayados en las patas y débilmente en la espaldilla. El cuaga, aunque tiene el cuerpo tan listado como la cebra, no tiene rayas en las patas; pero el profesor Gray ha dibujado un ejemplar con rayas como de cebra muy visibles en los corvejones.

Related posts:

  1. El asno, el ganso y otros argumentos para defender lo indefendible en el párrafo vigésimo tercero del Origen de las Especies
  2. Desde la más profunda oscuridad de las cavernas en el párrafo ducentésimo noveno de El Origen de las Especies
  3. Horror: vuelven las palomas en el párrafo ducentésimo trigésimo cuarto de El Origen de las Especies
  4. Un ejemplo de reversión en las palomas en el párrafo ducentésimo trigésimo quinto de El Origen de las Especies
  5. Una lista de ejemplos que el autor no va a presentar en el párrafo ducentésimo trigésimo octavo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*