Archivo de agosto 15th, 2013

Dar por demostrado todo aquello que no es increíble en el párrafo tricentésimo quincuagésimo sexto de El Origen de las Especies

 

El autor de esta obra ha jugado con la ventaja excepcional en la Ciencia, otorgada sólo a él, de poder  dar por demostrado todo aquello que no es increíble. La prueba, en este párrafo:

 

 

356

 

With respect to the baleen, Mr. Mivart remarks that if it “had once attained such a size and development as to be at all useful, then its preservation and augmentation within serviceable limits would be promoted by natural selection alone. But how to obtain the beginning of such useful development?” In answer, it may be asked, why should not the early progenitors of the whales with baleen have possessed a mouth constructed something like the lamellated beak of a duck? Ducks, like whales, subsist by sifting the mud and water; and the family has sometimes been called Criblatores, or sifters. I hope that I may not be misconstrued into saying that the progenitors of whales did actually possess mouths lamellated like the beak of a duck. I wish only to show that this is not incredible, and that the immense plates of baleen in the Greenland whale might have been developed from such lamellae by finely graduated steps, each of service to its possessor.

 

Por lo que se refiere a las barbas, míster Mivart hace observar que, si éstas «hubiesen alcanzado alguna vez un tamaño y desarrollo tales que las hiciesen útiles en algún modo, entonces la selección natural sólo habría fomentado su conservación y aumento dentro de límites utilizables; pero ¿cómo obtener el principio de este desarrollo útil?» En respuesta, puede preguntarse por qué los remotos antepasados de las ballenas no habrían tenido la boca constituida de modo algo parecido al pico con laminitas del pato. Los patos, como las ballenas, se sustentan tamizando el cieno y el agua, y la familia ha sido llamada algunas veces de los Criblatores, o cribadores. Espero que no se me interpretará torcidamente, diciendo que los progenitores de las ballenas tuvieron realmente la boca con láminas, como el pico de un pato. Quiero solamente exponer que esto no es increíble, y que las inmensas láminas que constituyen las barbas de la ballena franca podrían haberse desarrollado, a partir de laminillas, por pasos graduales, de utilidad todos para su posesor.

 

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: