Creencia al descubierto en el párrafo en el párrafo quingentésimo octogésimo cuarto del Origen de las Especies

En la contraportada del libro Ciclos vitales: Confesiones de un biólogo evolutivo, de John Tyler Bonner, se lee el siguiente estereotipo, tópico o lugar común:

 En la historia de la ciencia existen pocas ideas que hayan tenido tanto impacto sociológico como la teoría darwiniana de la evolución

 

Cuando en realidad lo que ocurre es justamente lo contrario, es decir que la teoría darwiniana de la evolución es el resultado de puntos de vista sociológicos. Cualquiera que se moleste en leer OSMNS podrá averiguar que la Selección Natural es un concepto que procede del mundo de la Economía (Malthus) y de la Sociología (Herbert Spencer). El mismo Darwin lo ha expresado así en la introducción a OSMNS y lo expresa claramente en otros párrafos de su obra, por ejemplo en éste, en el quingentésimo octogésimo cuarto en el que leemos:

 

La teoría de la selección natural está fundada en la creencia de que cada nueva variedad, y, finalmente, cada nueva especie, está producida y mantenida por tener alguna ventaja sobre aquellas con quienes entra en competencia, y de que casi inevitablemente sigue la extinción consiguiente de las formas menos favorecidas…….

 

Es decir, nada de Historia Natural, nada de Biología y nada de ciencia hay en esta frase con la que el autor nos presenta ni más ni menos que la base de su teoría. Su fundamento es puramente doctrinal, y su doctrina la sombría economía del clérigo Malthus.

 

Curiosamente el título de aquel libro en el diario el Pais ha pasado a ser Cielos vitales: Confesiones de un biólogo evolutivo. Efectivamente, todo biólogo evolutivo que se precie disfruta de un cielo evolutivo en pago a sus creencias.

 

 

584

The theory of natural selection is grounded on the belief that each new variety and ultimately each new species, is produced and maintained by having some advantage over those with which it comes into competition; and the consequent extinction of less-favoured forms almost inevitably follows. It is the same with our domestic productions: when a new and slightly improved variety has been raised, it at first supplants the less improved varieties in the same neighbourhood; when much improved it is transported far and near, like our short-horn cattle, and takes the place of other breeds in other countries. Thus the appearance of new forms and the disappearance of old forms, both those naturally and artificially produced, are bound together. In flourishing groups, the number of new specific forms which have been produced within a given time has at some periods probably been greater than the number of the old specific forms which have been exterminated; but we know that species have not gone on indefinitely increasing, at least during the later geological epochs, so that, looking to later times, we may believe that the production of new forms has caused the extinction of about the same number of old forms.

 

La teoría de la selección natural está fundada en la creencia de que cada nueva variedad, y, finalmente, cada nueva especie, está producida y mantenida por tener alguna ventaja sobre aquellas con quienes entra en competencia, y de que casi inevitablemente sigue la extinción consiguiente de las formas menos favorecidas. Lo mismo ocurre en nuestras producciones domésticas: cuando se ha obtenido una variedad nueva y algo perfeccionada, al principio suplanta las variedades menos perfeccionadas de su vecindad; cuando ha sido muy perfeccionada, es llevada a todas partes como nuestro ganado vacuno short-horn, y reemplaza otras razas en otros países. De este modo la aparición de formas nuevas y la desaparición de formas viejas, tanto las producidas naturalmente como las producidas artificialmente, están ligadas entre sí. En los grupos florecientes el número de nuevas formas específicas producidas en un tiempo dado ha sido probablemente mayor, en algún período, que el de las formas específicas viejas que se han extinguido; pero sabemos que las especies han ido aumentando indefinidamente, por lo menos durante las últimas épocas geológicas; de modo que, considerando los úItimos tiempos, podemos creer que la producción de nuevas formas ha ocasionado la extinción de un número aproximadamente igual de formas viejas.

 

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Súbita aparición de los teleósteos y tamaña contradicción en el párrafo quingentésimo sexagésimo cuarto de El Origen de las Especies
  2. Explicación del diagrama erróneo que no era otra cosa sino una muestra de fe, el producto de una creencia, en el párrafo centésimo septuagésimo tercero de El Origen de las Especies
  3. Ojo que no ve en el párrafo ducentésimo octogésimo cuarto de El Origen de las Especies
  4. Continúan las ficciones en el párrafo quingentésimo vigésimo cuarto de El Origen de las Especies
  5. Falacias para concluir el capítulo segundo en el párrafo octogésimo cuarto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*