Continúan las ficciones en el párrafo quingentésimo vigésimo cuarto de El Origen de las Especies

Es casi imposible que el caballo proceda del tapir, viene a decir el autor, pero acostumbrado como está a manejar objetos imposibles, no le supone gran esfuerzo seguir de esta manera:

en este caso, habrán existido eslabones directamente intermedios entre ellas.

 

Para terminar brillantemente:

 

Pero este caso supondría que una forma había permanecido sin modificación durante un período, mientras que sus descendientes habían experimentado un cambio considerable, y el principio de la competencia entre organismo y organismo, entre hijo y padre, hará que esto sea un acontecimiento rarísimo; pues, en todos los casos, las formas de vida nuevas y perfeccionadas tienden a suplantar las no perfeccionadas y viejas.

 

¿He leído bien? ¿Dice de verdad el principio de la competencia entre organismo y organismo, entre hijo y padre?

 

Es decir,  una especie no puede cambiar y al mismo tiempo permanecer sin cambio. Pero si pudiese, entonces tampoco podría,  puesto que por la competencia entre organismos, desaparecería una de las dos formas. Dicho de otro modo, no sólo el caballo no puede proceder del tapir, sino que además es imposible que existan dos organismos diferentes. El principio de la competencia entre organismo y organismo, entre hijo y padre hace que tenga que desaparecer uno de ellos. Gradualmente, claro.

 

 

 

524

It is just possible, by the theory, that one of two living forms might have descended from the other; for instance, a horse from a tapir; and in this case DIRECT intermediate links will have existed between them. But such a case would imply that one form had remained for a very long period unaltered, whilst its descendants had undergone a vast amount of change; and the principle of competition between organism and organism, between child and parent, will render this a very rare event; for in all cases the new and improved forms of life tend to supplant the old and unimproved forms.

 

Apenas es posible, según mi teoría, que de dos especies vivientes pueda una haber descendido de la otra -por ejemplo, un caballo de un tapir-, y, en este caso, habrán existido eslabones directamente intermedios entre ellas. Pero este caso supondría que una forma había permanecido sin modificación durante un período, mientras que sus descendientes habían experimentado un cambio considerable, y el principio de la competencia entre organismo y organismo, entre hijo y padre, hará que esto sea un acontecimiento rarísimo; pues, en todos los casos, las formas de vida nuevas y perfeccionadas tienden a suplantar las no perfeccionadas y viejas.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Faltan parientes y sobra especulación en el párrafo quingentésimo vigésimo tercero de El Origen de las Especies
  2. Variaciones de la selección natural en el breve párrafo ducentésimo vigésimo cuarto de El Origen de las Especies
  3. Más palomas en el párrafo quingentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies
  4. Extraños razonamientos y relaciones de familia en el párrafo ducentésimo quincuagésimo cuarto de El Origen de las Especies
  5. Más costumbres de las hormigas esclavistas en el párrafo cuadrigentésimo vigésimo cuarto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*