Archivo de diciembre 15th, 2014

La selección natural no existe: algunas explicaciones rápidas

lets-make-history

Desde la web titulada Welcome Let’s make history, en about.me, GH Estrada pide información sobre la afirmación “la Selección Natural no existe”.  Este es el contenido de su e-mail:

- ¿Por qué dice Usted que la Selección Natural no existe? ¿Se trata de un concepto filosófico, o en realidad es una idea basada en la biología? Un saludo.

 

Y esta es mi respuesta:

Basado en la filosofía: Corresponde a quien dice que existe algo, el probar su existencia. Es imposible (salvo en casos flagrantes, como éste) probar que no existe algo que no existe.

Basado en el lenguaje: Selección natural es oxímoron. Selección es, por definición, algo artificial.

Basado en la Historia de la Ciencia: Darwin confundió selección con Mejora (Breeding). La selección es parte del proceso que llamamos Mejora Genética (Breeding). ¿Concibe usted algo que pueda llamarse Mejora Natural? A este error Darwin añadió otros muchos, como por ejemplo una de sus definiciones de selección natural: supervivencia del más apto; es decir, supervivencia del que sobrevive, esto es un Pleonasmo: El más apto es, por definición el que sobrevive. Hay otras muchas definiciones de Selección Natural, ninguna tiene sentido, ninguna define nada y son , entre ellas, contradictorias.

 

Reciba un cordial saludo,

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Por fin, las islas Galápagos en el párrafo sexcentésimo nonagésimo del Origen de las Especies

Hemos llegado por fin, en el capítulo XIII, en el párrafo sexcentésimo nonagésimo, al lugar del globo que ha servido para honor y gloria del autor de este libro durante muchas décadas: Las Islas Galápagos.

 

¿Encontraremos aquí lo que nos prometía el autor en el primer párrafo de su magna obra? Recordemos:

 

When on board H.M.S. Beagle, as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the organic beings inhabiting South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

 

 

Veamos:

 

Así, cada una de las islas del archipiélago de los Galápagos está ocupada -y el hecho es maravilloso- por varias especies distintas; pero estas especies están relacionadas entre sí de un modo mucho más estrecho que con los habitantes del continente americano o de cualquier otra parte del mundo. Esto es lo que podría esperarse, pues islas situadas tan cerca unas de otras tenían que recibir casi necesariamente inmigrantes procedentes del mismo origen primitivo y de las otras islas.

 

¿En qué quedamos?: ¿especies distintas? ¿O acaso significa esto: ( especies están relacionadas entre sí de un modo mucho más estrecho que con los habitantes del continente americano o de cualquier otra parte del mundo) que no se trata de especies sino de variedades? ¿A qué especies o variedades se refieren estas líneas? Al parecer esto son detalles sin importancia.

Pero el autor continúa con gran osadía:

 

Pero ¿por qué muchos de los inmigrantes se han modificado diferentemente, aunque sólo en pequeño grado, en islas situadas a la vista unas de otras, que tienen la misma naturaleza geológica, la misma altitud, clima, etc.? Durante mucho tiempo me pareció esto una gran dificultad; pero nace en gran parte del error profundamente arraigado de considerar las condiciones físicas de un país como las más importantes, cuando es indiscutible que la naturaleza de otras especies, con las que cada una tiene que competir, es un factor del éxito por lo menos tan importante como aquéllas y generalmente muchísimo más.

 

 

Es decir, su explicación personal, darwiniana, no científica: La lucha, la competición. Una ideología: la selección natural probablemente. Y sin mención de una sola especie, bueno una sí: Las Galápagos.

 

 

 

690

The same law which has determined the relationship between the inhabitants of islands and the nearest mainland, is sometimes displayed on a small scale, but in a most interesting manner, within the limits of the same archipelago. Thus each separate island of the Galapagos Archipelago is tenanted, and the fact is a marvellous one, by many distinct species; but these species are related to each other in a very much closer manner than to the inhabitants of the American continent, or of any other quarter of the world. This is what might have been expected, for islands situated so near to each other would almost necessarily receive immigrants from the same original source, and from each other. But how is it that many of the immigrants have been differently modified, though only in a small degree, in islands situated within sight of each other, having the same geological nature, the same height, climate, etc? This long appeared to me a great difficulty: but it arises in chief part from the deeply-seated error of considering the physical conditions of a country as the most important; whereas it cannot be disputed that the nature of the other species with which each has to compete, is at least as important, and generally a far more important element of success. Now if we look to the species which inhabit the Galapagos Archipelago, and are likewise found in other parts of the world, we find that they differ considerably in the several islands. This difference might indeed have been expected if the islands have been stocked by occasional means of transport—a seed, for instance, of one plant having been brought to one island, and that of another plant to another island, though all proceeding from the same general source. Hence, when in former times an immigrant first settled on one of the islands, or when it subsequently spread from one to another, it would undoubtedly be exposed to different conditions in the different islands, for it would have to compete with a different set of organisms; a plant, for instance, would find the ground best-fitted for it occupied by somewhat different species in the different islands, and would be exposed to the attacks of somewhat different enemies. If, then, it varied, natural selection would probably favour different varieties in the different islands. Some species, however, might spread and yet retain the same character throughout the group, just as we see some species spreading widely throughout a continent and remaining the same.

 

La misma ley que ha determinado el parentesco entre los habitantes de las islas y los de la tierra firme más próxima se manifiesta a veces en menor escala, pero de un modo interesantísimo, dentro de los límites de un mismo archipiélago. Así, cada una de las islas del archipiélago de los Galápagos está ocupada -y el hecho es maravilloso- por varias especies distintas; pero estas especies están relacionadas entre sí de un modo mucho más estrecho que con los habitantes del continente americano o de cualquier otra parte del mundo. Esto es lo que podría esperarse, pues islas situadas tan cerca unas de otras tenían que recibir casi necesariamente inmigrantes procedentes del mismo origen primitivo y de las otras islas. Pero ¿por qué muchos de los inmigrantes se han modificado diferentemente, aunque sólo en pequeño grado, en islas situadas a la vista unas de otras, que tienen la misma naturaleza geológica, la misma altitud, clima, etc.? Durante mucho tiempo me pareció esto una gran dificultad; pero nace en gran parte del error profundamente arraigado de considerar las condiciones físicas de un país como las más importantes, cuando es indiscutible que la naturaleza de otras especies, con las que cada una tiene que competir, es un factor del éxito por lo menos tan importante como aquéllas y generalmente muchísimo más. Ahora bien, si consideramos las especies que viven en el archipiélago de los Galápagos, y que se encuentran también en otras partes del mundo, vemos que difieren considerablemente en las varias islas. Esta diferencia podría realmente esperarse si las islas han sido pobladas por medios ocasionales de transporte, pues una semilla de una planta, por ejemplo, habrá sido llevada a una isla y la de otra planta a otra isla, aun cuando todas procedan del mismo origen general. Por consiguiente, cuando en tiempos primitivos un emigrante arribó por vez primera a una de las islas, o cuando después se propagó de una a otra, estaría sometido indudablemente a condiciones diferentes en las diferentes islas, pues tendría que competir con un conjunto diferente de organismos; una planta, por ejemplo, encontraría el suelo más adecuado para ella ocupado por especies algo diferentes en las distintas islas, y estaría expuesta a los ataques diferentes de enemigos algo diferentes. Si entonces varió, la selección natural probablemente favorecería a variedades diferentes en las distintas islas. Algunas especies, sin embargo, pudieron propagarse por todo el grupo de islas y conservar, no obstante, los mismos caracteres, de igual modo que vemos algunas especies que se extienden mucho por todo su continente y que se conservan las mismas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: