‘Historia Natural’

Poniendo nombre a los peces del mar. Comentario del libro Anecdotario y vivencias de un Ictiólogo (Anacefaleosis 1971 – 2018), de Domingo Lloris Samo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conocí a Domingo Lloris Samo gracias a Isabel Izquierdo Moya, entonces investigadora en el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC en Madrid, quien me comentó la posibilidad de que Domingo participase en un libro que estaba coordinando (Naturalistas en Debate). Isabel era una persona extraordinaria, una mujer especialmente generosa que, sin ninguna obligación por su parte, había apoyado en todo lo posible aquellos proyectos en los que le había invitado a participar. Así, en el libro-homenaje a Mariano de la Paz Graells, en el que se ponía de manifiesto que este naturalista nacido en Tricio (la Rioja) unos días antes que Darwin, había sido uno de los científicos más activos del XIX español y luego, proscrito. En uno de sus capítulos, Isabel Izquierdo Moya y Carolina Martín Albaladejo habían recopilado y presentaban la asombrosa producción bibliográfica de Graells. A la vista de aquel trabajo es lícito preguntarse: ¿Qué ha pasado aquí?, ¿Por qué al naturalista principal del XIX español no lo conoce nadie mientras que todo el mundo sabe que el abuelo de Darwin se llamaba Erasmus?

Han ocurrido varias cosas que han arrinconado un tipo de investigación tradicional y han favorecido otro tipo moderno. Para saber cuál es la diferencia fundamental entre ambas habrá que leer hasta el final este comentario. Analizar lo ocurrido es tarea compleja para la cual hay que tener en consideración la labor desarrollada por los investigadores en las líneas-clave de la biología, por ejemplo la taxonomía. Pero no sólo su trabajo es importante, sino que a él hay que añadir, en aquellos raros casos que lo permitan, un análisis meticuloso de sus opiniones personales que, a menudo, servirá para poner de manifiesto otras cuestiones más importantes y a las que normalmente los científicos no solemos prestar ninguna atención. Sí, me refiero a los sentimientos y por eso una recopilación biográfica escrita directamente de manos de un taxónomo y basada en las reflexiones que surgen en torno a sus experiencias puede ser una joya si encuentra quien pueda entenderla, interpretarla, y lo que es más difícil, adoptar las medidas necesarias para que la taxonomía vuelva a ser lo que merece: clave de la biología.

El libro dedicado a Graells al que me refería arriba, editado por el Instituto de Estudios Riojanos, era el primero de una trilogía en la que seguiría Naturalistas proscritos, editado por la Universidad de Salamanca y Naturalistas en Debate, editado por el CSIC. La base del desarrollo de la trilogía era la siguiente: Si Graells era un proscrito cuando se cumplían doscientos años de su nacimiento y proscritos como él hay docenas de naturalistas a lo largo de la historia reciente, entonces: ¿En qué consistía la cualidad de proscrito?  ¿A qué se debe que quien ha sido celebrado en una época venga a ser olvidado en otra? En parte, proponíamos la hipótesis de que el proscrito era el perdedor en un debate y por eso en el tercero de los libros de la serie se analizaban los debates de la historia natural, en qué consisten y en qué medida la historia natural propia de cada época responde a los intereses de quienes ostentan el poder. En este libro participó Domingo Lloris con un capítulo adecuadamente titulado Paradojas y Perplejidades de un taxónomo. Capítulo que comenzaba con una introducción en la que pronto se ponía de relieve un grave problema:

El taxónomo siente que la perplejidad le invade cuando constata que el investigador no sólo aplica mal un binomio sino que también recurre, sin cautela alguna, a las listas de especies depositadas en las bases de datos on line dando por sentada la bondad de las mismas, pero ha de saber que quien ignora los fundamentos de la Taxonomía o la Nomenclatura, sólo copia, sin saber qué copia.

Con el desarrollo espectacular de las tecnologías del DNA recombinante, la técnica ha invadido a la ciencia y lo que es de una importancia fundamental y constituye la cuestión clave en Biología se desprecia, se considera superado, obvio o simplemente se piensa (y se dice) que no merece la pena reflexionar sobre ello. En base a muestreos someramente descritos y nunca puestos en tela de juicio como describe el autor (ver página 62 y siguientes del libro) se construyen catálogos y se juega con los números de la biodiversidad (p. 78).  La investigación se financia con base a proyectos aplicados cuyo interés por la taxonomía es prácticamente nulo, o en el mejor de los casos queda supeditado al rendimiento económico. Entre las páginas 230 y 233 encontraremos una anécdota inolvidable al respecto en la que se pone de manifiesto la mentalidad de los biotecnólogos modernos, quienes piensan que todo está en la secuencia del DNA, lo cual es prueba de que han decidido establecer su propia pseudo-ciencia o neo-ciencia pasando por alto los fundamentos de la ciencia. Sus premisas son las conclusiones y en esto nos recuerdan a su santo patrono, Carlos Darwin.

No en vano los capítulos centrales del libro se dedican a la taxonomía. El Capítulo IV (Taxonomía, pp. 107-138) y el V (La importancia de los nombres, pp. 139-184).

Se habla de extinciones masivas, pero la misma expresión indica un problema: masivo no puede aplicarse a extinción. Es necesario saber  cuáles son las especies que se extinguen o se encuentran en peligro y para eso hay que saber cuáles son las que hay. Pero como decía el autor de este libro en el prólogo de su capítulo para el libro Naturalistas en Debate (“Paradojas y perplejidades de un taxónomo”) la única extinción perfectamente documentada es la de los taxónomos. La taxonomía no importa, no interesa en un mundo dominado por las ideas de competición y supervivencia del más apto. En definitiva las especies o variedades más aptas sobrevivirán porque siempre ha sido así: cree en lo más profundo de su ser el neo-científico que la naturaleza es sabia y que por ello sabrá recuperarse de los doscientos años a los que los creyentes en la selección natural la habrán sometido.

La taxonomía no se recupera de las acometidas de Darwin, quien en el Origen de las especies se cansó de confundir especies con variedades, despreciando el concepto de especie, base del estudio de la biodiversidad, fundamentando el estudio del origen de las especies en las variedades de granja y concluyendo con párrafos memorables, que contienen las mismas ideas con las que empezaba. Así por ejemplo al final de la introducción leemos:

I am fully convinced that species are not immutable; but that those belonging to what are called the same genera are lineal descendants of some other and generally extinct species, in the same manner as the acknowledged varieties of any one species are the descendants of that species. Furthermore, I am convinced that natural selection has been the most important, but not the exclusive, means of modification.

(Estoy plenamente convencido no sólo de que las especies no son inmutables, sino que las que pertenecen a lo que se llama el mismo género son descendientes directos de alguna otra especie extinta  de la misma manera que las variedades reconocidas de cualquier especie son descendientes de ésta. Además, estoy convencido de que la selección natural ha sido el más importante, si no el único, medio de modificación.)

Y partiendo de esta base encuentra todo lo que espera o desea encontrar puesto que todo aquello que no encaje en su esquema será descartado y  en los párrafos finales tenemos:

Hereafter we shall be compelled to acknowledge that the only distinction between species and well-marked varieties is, that the latter are known, or believed to be connected at the present day by intermediate gradations, whereas species were formerly thus connected.

(En lo futuro nos veremos obligados a reconocer que la sola distinción entre especies y variedades bien marcadas es que de estas últimas se sabe, o se cree, que están unidas actualmente por gradaciones intermedias, mientras que las especies lo estuvieron en otro tiempo.)

Para continuar:

As all the living forms of life are the lineal descendants of those which lived long before the Cambrian epoch, we may feel certain that the ordinary succession by generation has never once been broken, and that no cataclysm has desolated the whole world. Hence, we may look with some confidence to a secure future of great length. And as natural selection works solely by and for the good of each being, all corporeal and mental endowments will tend to progress towards perfection.

(Como todas las formas orgánicas vivientes son los descendientes directos de las que vivieron hace muchísimo tiempo en la época cámbrica, podemos estar seguros de que jamás se ha interrumpido la sucesión ordinaria por generación y de que ningún cataclismo ha desolado el mundo entero; por tanto, podemos contar, con alguna confianza, con un porvenir seguro de gran duración. Y como la selección natural obra solamente mediante el bien y para el bien de cada ser, todos los dones intelectuales y corporales tenderán a progresar hacia la perfección.)

Terminando:

..la cosa más elevada que somos capaces de concebir, o sea la producción de los animales superiores, resulta directamente de la guerra de la naturaleza, del hambre y de la muerte.

(Thus, from the war of nature, from famine and death, the most exalted object which we are capable of conceiving, namely, the production of the higher animals, directly follows.)

Dijo W.J. Thompson en un prólogo al Origen de las Especies editado por Everyman’s Library que el éxito del darwinismo fue acompañado por una decadencia en la integridad científica. Desde Darwin, el naturalista se encuentra en extinción y sobreviven unos cuantos ejemplares milagrosamente, el biotecnólogo florece y en su oficio hay una regla no escrita que nos recuerda el autor en la página 79 de su libro en una sección denominada Modelos y Metamodelos dentro del capítulo III titulado “Temas pesqueros y afines” en frase de François Jacob:

La biología, como las restantes ciencias de la naturaleza ha perdido hoy muchas de sus ilusiones. No busca la verdad. Construye la suya.

Bibliografía

Lloris Samo, Domingo.  Anecdotario y vivencias de un Ictiólogo  (Anacefaleosis 1971 – 2018). Amazon. 2019.

Cervantes, Emilio (coord.). El naturalista en su siglo: homenaje a Mariano de la Paz Graells en CC aniversario de su nacimiento. Instituto de Estudios Riojanos. 2009.

Cervantes, Emilio (coord.). Naturalistas proscritos. Universidad de Salamanca. 2011.

Cervantes, Emilio (coord.). Naturalistas en debate. CSIC. Madrid. 2015.

Cervantes, Emilio (coord.). Encuentros con lo imposible. Homenaje a Isabel Izquierdo Moya. Amazon. 2017.

Cervantes, Emilio; Pérez Galicia, Guillermo. La nave de los locos: El origen de las especies a la luz de la nueva retórica. Amazon, OIACDI. 2017.

Darwin, Charles. El Origen de las Especies. EDAF. 1965.

 

 

 

 

Etiquetas:

Call for articles. Horticulturae special issue “The Geometry of Seeds: Seed Shape Definition and Quantification Based on Geometrical Diversity”​.

 

 

 

The objective of this Special Issue is to bring together studies on both classical approaches to determine seed shape, based on the similarity to geometrical objects, and modern statistical methods. We do not search for new sophisticated algorithms or statistical applications but for geometrical models that may be applied for seed shape quantification in diverse plant families, genera, species, and varieties.

We welcome submissions on, but not limited to, the following topics:

  • Identification of geometric models suitable for the quantification of seed shape
  • Quantification of seed shape in diverse taxonomical groups by the comparison with geometric models
  • Examination of the relationship between seed shape and other biological traits related to life form, life cycle, etc
  • Comparison of geometric models with others based on known techniques of geometric morphometry
  • Investigation of the relationship between morphocolorimetric seed features and phenotypic traits
Etiquetas:

Aventuras de un joven cientifista 2. Desde la confusión y por la confusión, como todo buen darwinista

 

 

 

 

 

 

Comenzaba hace unos días el relato de mi experiencia con un joven pseudo-escéptico o cientifista en tuiter.

Ya indicaba entonces que  el caso me interesa como ejemplo del daño que individuos escasamente informados e irrespetuosos pueden hacer a la divulgación científica puesto que muchos lectores en las redes sociales pueden sentirse intimidados por sus insultos y su arrogancia, evitando participar en debates en los que, seguramente tendrían algo que aportar.

Analizaba algunas de las características de su discurso  que puedo resumir ahora de esta manera:

Abundancia de insultos

Ejemplos improcedentes

Atribución al adversario de sus propias falacias y actitudes

Carga de obligaciones sobre el adversario, por ejemplo para que explique los temas que él mismo va sacando. Ocurrió esto con el significado de la revisión por pares y con el microbiólogo Béchamp, por ejemplo

Confusión (por ejemplo de ejemplos con definiciones)

 

Similar análisis está descrito en otra parte, por lo cual debo explicar cuál es mi interés en continuar con este debate. Consiste en que esta confusión que el joven pseudo-escéptico disfruta, genera y en la cual se mueve como el pez en el agua no es producto de la acción individual de una o varias personas sino una acción coordinada por décadas y apoyada desde altas instancias, concretamente desde la plana mayor del darwinismo. Generando y difundiendo términos ambiguos contribuyen a la degradación del lenguaje y a la confusión. Lo demás ya lo explicó Orwell: Destruir el lenguaje para impedir el pensamiento.

Vamos al ejemplo que hoy nos ocupa. Llegados al punto en el que en respuesta a esta intervención suya:

-Si entiende la ironía, verá que NO le estoy acusando de nada. Precísamente soy yo el que defiende que NO ES FACTIBLE engañar a la comunidad científica durante mucho tiempo con un estudio científico fraudulento en ningún tema que sea mínimamente importante.

Le indiqué:

-Los ciento sesenta años de darwinismo que llevamos padeciendo, por ejemplo.

 

A lo que respondió: ¿Eres creacionista? No me digas más! (Expresión acompañada de iconos expresando risa a carcajadas. Cinco como éste: )

 

Con lo que me daba a entender que, el creacionismo, fuese lo que fuese, era gran motivo de risa y regocijo para él. Por eso pregunté:

¿Qué significa para usted “creacionista”?

Y quiso salir con este ejemplo:

- Por ejemplo, alguien que piensa que las distintas especies de seres vivos actuales fueron creadas por un ser superior, en lugar de haber surgido por selección natural a partir de un ancestro común. Con esta definición, ¿sería usted creacionista?

Ante lo cual pedí una definición y, lógicamente obtuve la de la RAE:

-Teoría que, en contraposición a la de la evolución, defiende que cada una de las especies es el resultado de un acto particular de creación.

 

Pero también la RAE dice:

 

Evolución: Serie de transformaciones contínuas que va experimentando la naturaleza y los seres que la componen.

¿Puede haber alguien tan chiflado como para oponerse a eso?

¿Es posible que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española esté contribuyendo al entorpecimiento del lenguaje que Darwin y colaboradores comenzaron al acuñar el término creationist? Seguiremos investigando…

 

 

Referencias:

 

El creacionismo, invento darwinista

Charles Darwin, fundador del creacionismo. Impresionante comienzo del capítulo Segundo (Variation under nature) en el párrafo quincuagésimo séptimo de El Origen de las Especies

 

Etiquetas:

Las aventuras de un joven cientifista en el rebaño de lobos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antiguamente los oficios eran transmitidos según una cadena cuyos eslabones eran sucesivamente maestros u oficiales y alumnos o aprendices. En cada momento, el maestro enseñaba a su aprendiz que, sólo con el tiempo y la experiencia acumulada llegaría a ser, a su debido tiempo, maestro.

Para llegar a ser oficial o tener cierta práctica en un asunto cualquiera, el aprendiz debía pasar una larga temporada en el taller de un maestro. Solo así adquiría el conocimiento y habilidades necesarias para el desempeño de su oficio.

Curiosamente, hoy el método se mantiene con bastante rigor en algunos casos pero ha desaparecido completamente en otros. Así en la ciencia, la carrera profesional lleva a sus aspirantes a realizar un doctorado en un laboratorio bajo la supervisión de un científico senior más experimentado (ya doctor, el director de Tesis). Pero, curiosamente y también en la ciencia, va cobrando cada vez más relieve la figura del llamado “divulgador científico” quien no tiene necesidad de haber pasado por una fase previa de investigación, ni tener completado un doctorado, ni siquiera tener conocimiento especial o estudio alguno.

En muchos casos el divulgador científico es un valiente o atrevido free lance, que, aunque se enfrente a su tarea desde la soledad, pronto verá que hay unas tendencias o corrientes principales, que siguiéndolas asegurará su propia aceptación por un grupo numeroso de divulgadores pseudocientíficos.

La conclusión es ruinosa para la ciencia puesto que estos grupos, verdaderos rebaños, pero de lobos, contribuyen a establecer dogmas y puntos de vista que no tienen ningún fundamento, y lo que es peor, unos modales lamentables por su falta de respeto con las posturas ajenas que denota una escasa educación. (más…)

Etiquetas:

La segunda razón (para volver a los clásicos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al final del capítulo I de su libro The natural philosophy of plant form publicado en Cambridge en 1950 y titulado The meaning and content of plant morphology (significado y contenido de la morfología vegetal), Agnes Arber nos explica dos razones por las que en morfología vegetal conviene regresar siempre al estudio de los textos antiguos. La primera razón es que la morfología no siempre necesita medios muy sofisticados, ya que se pueden hacer estudios a partir de observaciones relativamente sencillas y con poco equipamiento.  La segunda razón es muy interesante y la vamos a ver enseguida.

En su libro nos lo explica Arber de este modo:

Originality is so rare in the human mind, that we need to harvest it to the last gleanings. In plant morphology, the case for a return to the renewed study of the pioneers is particularly strong. For this there are two reasons, arising out of the nature of the subject itself. One of these reasons is that morphological research, though it can make full use of the utmost refinements of technique, is yet not debarred from proceeding vigorously without any such aids; for even when naked-eye observation was the only channel through which information could be gathered, sound conclusions were reached by those gifted with the seeing eye, bodily and mental. The earlier workers were thus at less disadvantage in the study of plant form than in other botanical fields. The second reason accentuating the value, even today, of long-ago work in morphology, is that, being free from any fixed scherne of evolutionary pre-conceptions, the writers of the past were at liberty to concentrate on form in itself. This single-mindedness enabled them to go far, since it meant that their thought was not inhibited by doctrinaire attempts to force it to fit hypothetical history. The whole attitude of many post-Darwinian botanists, on the other hand, has been distorted, through trying to compel the study of form to subserve phylogenetic ends. The work of the Greeks shows us how far morphology was capable of advancing in the absence of modern technique, and without the rigid mental framework imposed by evolutionary theory. It is, indeed, difficult to imagine how any biologist, even with today’s masse heritage of factual detail at his command, could better the broadly holistic view of the general nature of morphological thought set forth by Aristotle. He pointed out that, when any part or structure is under consideration, ” it must not be supposed that it is its material composition, to which attention is being directed…but the relation of each part to the total form. Similartly, the true object of architecture is not bricks, mortar or timber, but the house; and so the principal object of naturla philosophy is not the material elements, but the composite thing, and the totality of the form, independently of which these elements have no existence”. [1]

 



[1] Ogle, W. 1912. Vol V. De part. Anim. 1. 5. 645ª (Oxford trans.). Slightly modified after comparison with Peck A.L. (1937).

 

Que, traducido al español viene a ser:

 

La originalidad es tan rara en la mente humana, que necesitamos cosechar de ella hasta las últimas espigas. En la morfología vegetal, la necesidad de volver al estudio renovado de los pioneros es particularmente fuerte. Para ello hay dos razones, que derivan de la naturaleza del tema en sí. La primera es que la investigación morfológica, aunque puede hacer pleno uso de los máximos refinamientos de la técnica, todavía no está excluida de proceder vigorosamente sin tales ayudas; pues incluso cuando la observación a ojo desnudo era el único canal a través del cual se podía recopilar información, aquellos dotados con el ojo vidente, tanto corporal como mental, llegaban a conclusiones sólidas. Así, los primeros trabajadores se encontraban en menor desventaja en el estudio de la forma de las plantas que en otros campos botánicos. La segunda razón que acentúa el valor, aún hoy, del trabajo morfológico desde hace mucho tiempo, es que, al estar libres de cualquier esquema fijo de pre-concepciones evolutivas, los escritores del pasado tenían la libertad de concentrarse en la forma en sí misma. Esta determinación les permitió llegar lejos, ya que significaba que su pensamiento no estaba inhibido por los intentos doctrinarios de forzarlo a encajar en la historia hipotética. La actitud de muchos botánicos post-Darwinianos, por otro lado, ha sido distorsionada, al obligar al estudio de la forma a servir a los fines filogenéticos. El trabajo de los griegos nos muestra hasta dónde fue capaz de avanzar la morfología en ausencia de la técnica moderna, y sin el rígido marco mental impuesto por la teoría evolutiva. Es, de hecho, difícil imaginar cómo cualquier biólogo, incluso con el masivo patrimonio actual de detalles fácticos a sus órdenes, podría mejorar la visión ampliamente holística de la naturaleza general del pensamiento morfológico establecido por Aristóteles, quien señaló que, cuando se trata de cualquier parte o estructura, “no se debe suponer que se trata de su composición material, a la que se está prestando atención… sino de la relación de cada parte con la forma total”. Del mismo modo, el verdadero objeto de la arquitectura no es el ladrillo, el mortero o la madera, sino la casa; y así el objeto principal de la filosofía natural no son los elementos materiales, sino lo compuesto, y la totalidad de la forma, independientemente de que estos elementos no existan”.

 

 

 

Etiquetas:

Comentario del libro de Mike Sutton Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La portada de este volumen muestra una caricatura de Charles Darwin sentado encima de un gran libro rojo. La caricatura fue publicada en Vanity Fair en 1871, pero el libro debajo de Darwin ha sido añadido recientemente por el artista. Un examen minucioso revela el nombre de Patrick Matthew escrito con letras doradas en el lomo del libro rojo. Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret) [Nullius in Verba (el mayor secreto de Darwin)] presenta la prueba definitiva de que Darwin copió su teoría de Matthew. ¿Es este resultado importante hoy en día? Sí, sin duda alguna. Pero entonces… ¿por qué?

Es muy importante tener pruebas de que Darwin copió su teoría porque es una demostración irrefutable de que, en el momento de escribir El Origen de las Especies, Darwin no tenía una teoría original sobre ese tema, y la copió de otros. Las referencias a la obra de otros autores eran tan pobres y estaban tan mal presentadas en la primera edición que, a partir de la tercera, tuvo que escribir un capítulo preliminar adicional que tituló irónicamente Historical Sketch. En esta sección, Darwin mencionó algunas (aunque no todas) de sus fuentes de inspiración, como Matthew y Lamarck. Algunos de ellos los mencionó de una manera muy peculiar, como pronto veremos en esta reseña.

Pero comencemos respondiendo a un par de preguntas: 1) ¿Quién es el autor de este libro? Y  2) ¿Quién era Patrick Matthew?

Mike Sutton es un conocido criminólogo de la Universidad de Nottingham Trent, en Nottingham, Inglaterra. Es autor de numerosos artículos en criminología, con especial interés en la delincuencia de alta tecnología y la ciencia de la delincuencia, uno de los cuales ha merecido el premio anual del British Journal of Criminology en 1999, así como varios artículos sobre desmontaje de mitos e historia de la ciencia.

Conozco al Dr. Sutton desde hace varios años desde nuestro primer encuentro en Twitter, y lo sigo con interés en esta red social. Leí su artículo publicado en la revista Filozoficzne Aspekty Genezy sobre la prioridad de Matthew sobre Darwin en el concepto de selección natural (Sutton, 2015), y también leí con interés, y he traducido al castellano su carta abierta a la Royal Society sobre este tema. El libro de Sutton, ‘Nullius’, corresponde a una nueva versión (volumen 1) de un libro más amplio, publicado anteriormente en su versión digital, que aporta la respuesta definitiva a la importante cuestión de la falta de originalidad en El Origen de las Especies de Darwin. Sin embargo, antes de comentar este punto, responderé a la segunda pregunta: ¿quién era Patrick Matthew?

Patrick Matthew (1790-1874) era un naturalista escocés. Su descripción en la versión inglesa de Wikipedia (18 de abril de 2018) dice:

‘…was a Scottish grain merchant, fruit farmer, forester, and landowner, who contributed to the understanding of horticulture, silviculture, and agriculture in general, with a focus on maintaining the British navy and feeding new colonies. He published the basic concept of natural selection as a mechanism in evolutionary adaptation and speciation (i.e. resulting from positive natural selection, in contrast to its already, widely known, negative role in removal of individuals in the Struggle for Survival), but failed to develop or publicise his ideas.’

Que traduzco:

…era un comerciante de grano escocés, fruticultor, guardabosques y terrateniente, que contribuyó a la comprensión de la horticultura, la silvicultura y la agricultura en general, centrándose en el mantenimiento de la marina británica y la alimentación en las nuevas colonias. Publicó el concepto básico de selección natural como un mecanismo de adaptación evolutiva y especiación (es decir, resultante de la selección natural positiva, en contraste con su ya ampliamente conocido papel negativo en la eliminación de los individuos en la Lucha por la Supervivencia), pero no desarrolló ni dió a conocer sus ideas”.

 

Y la clave de este libro está aquí bien descrita y resumida en dos puntos: 1) Matthew publicó el concepto básico de selección natural como un mecanismo en la adaptación evolutiva y la especiación, pero sin embargo: 2) no desarrolló ni dio a conocer sus ideas.

Si el libro de Sutton,’Nullius’, demuestra que Matthew publicó sus ideas, entonces queda claro que la prioridad para establecer la selección natural es de Matthew  y no de Darwin.

Lo que Wikipedia dice hoy (18 de abril de 2018) sobre Matthew , es muy similar a lo que Charles Darwin escribió en el Bosquejo Histórico del Origen de las Especies de la tercera edición (1861):

En 1831, el Sr. Patrick Matthew publicó su trabajo sobre “Madera Naval y Arboricultura”, en el que da precisamente el mismo punto de vista sobre el origen de las especies que el presentado por el Sr. Wallace y yo mismo en el Linnean Journal, y que se amplía en el presente volumen. Desafortunadamente el punto de vista fue dado por el Sr. Matthew muy brevemente en pasajes dispersos en un apéndice de un trabajo sobre un tema diferente, de modo que pasó desapercibido hasta que el propio Sr. Matthew llamó la atención sobre ello en The Gardeners Chronicle, el 7 de abril de 1860. Las diferencias entre los puntos de vista del Sr. Matthew y los míos no son de mucha importancia: parece considerar que el mundo fue casi despoblado en períodos sucesivos, y luego repoblado; y da como alternativa, que se pueden generar nuevas formas “sin la presencia de ningún molde o germen de antiguos agregados”. No estoy seguro de entender algunos pasajes; pero parece que atribuye mucha influencia a la acción directa de las condiciones de vida. Sin embargo, vio claramente toda la fuerza del principio de la selección natural”.

La semejanza de este largo párrafo con las ideas expresadas en Wikipedia muestra una vez más que Wikipedia está dominada por el darwinismo. Darwin afirma que sus puntos de vista son los mismos que los de Matthew (Las diferencias entre los puntos de vista del Sr. Matthew y los míos no son de mucha importancia; sin embargo, él vio claramente toda la fuerza del principio de la selección natural). Pero (y este es un punto muy importante) Darwin también se excusó escribiendo:

Desafortunadamente su punto de vista fue dado por el Sr. Matthew muy brevemente en pasajes dispersos en un apéndice de un trabajo sobre un tema diferente, de modo que pasó desapercibido hasta que el propio Sr. Matthew llamó la atención sobre ello en la The Gardeners Chronicle, el 7 de abril de 1860.

Y aquí Darwin en lugar de Lamentablemente debería haber dicho Afortunadamente, porque si esto no fuera así, entonces el descubrimiento de la teoría pertenecería, sin duda alguna, a Matthew. Sin embargo, persisten las siguientes dudas:

1) ¿Es correcto decir que la opinión fue dada por el Sr. Matthew muy brevemente en pasajes dispersos?

2) ¿Es correcto decir que el punto de vista fue dado en un apéndice a un trabajo sobre un tema diferente?

Y lo más importante:

3) ¿Es correcto decir que la opinión o el punto de vista de Matthew pasó desapercibido hasta que el propio Matthew la llamó la atención en la “Crónica de los Jardineros”, el 7 de abril de 1860?

La respuesta definitiva a las tres preguntas no es fácil y puede provenir de diferentes fuentes. Por ejemplo, puede provenir de autores cuyo trabajo es difícil de encontrar ahora, como W.J. Dempster, cuyo libro titulado The Illustrious Hunter and the Darwins (Book Guild Publishing, Sussex, 2005) contiene 43 páginas dedicadas a Matthew, mostrando que su punto de vista no fue expresado ni muy brevemente ni tampoco en pasajes dispersos. El trabajo del Dr. Sutton viene ahora como un fuerte apoyo a Dempster.

La respuesta a estas preguntas puede provenir también del análisis de una colección de trabajos realizados por eruditos de la historia que mostrarán sin duda que la Madera Naval y la Arboricultura, el tema expresado en el título del libro de Matthew, era extremadamente importante en 1831, y que el libro debe haber tenido una amplia audiencia como lo demuestran las dos editoriales que se publicaron sobre él en Londres y Edimburgo. Las cuestiones sociales e históricas que rodean la publicación de este libro, así como otros libros sobre la evolución antes de Darwin también están bien descritas por Sutton.

Finalmente, la respuesta a las tres preguntas anteriores puede provenir directamente de una carta de Charles Darwin quien, en 1865, admitiendo que Wells podía tener la prioridad en la selección natural, escribió a Hooker:

‘So poor old Patrick Matthew if not the first, and he cannot ought not any longer put on his title pages the discoverer of the principle of Natural Selection.’

(Nullius in verba. P. 82)

 

(…pobre y viejo Patrick Matthew, si no fue el primero, puesto que ya no puede poner en sus portadas al descubridor del principio de la Selección Natural.)

(Nullius en verba. Pág. 82)

Una expresión que podríamos modificar fácilmente ahora:

So poor old Charles Darwin if not the first, and he cannot ought not any longer put on his title pages the discoverer of the principle of Natural Selection

(…pobre y viejo Charles Darwin, si no fue el primero, puesto que ya no puede poner en sus portadas al descubridor del principio de la Selección Natural.)

Porque hoy, contrariamente a lo que Darwin afirmaba en el Historical Sketch, no hay duda de que la prioridad del descubrimiento de la Selección Natural pertenece a Matthew. Habituado a la ironía y la contradicción en la escritura de Darwin, y siendo tan difícil el acceso a la información y a la erudición necesarias para aclarar la prioridad del concepto de selección natural en medio de un período histórico tan complejo, el libro de Sutton, Nullius in verba proporciona una fuente definitiva para resolver nuestras dudas.

El trabajo está dividido en una introducción y ocho capítulos adicionales. La introducción presenta la técnica utilizada para identificar a los autores que citaron a Matthew antes de Darwin. El método IDD (ver Sutton y Griffiths, 2018) consiste en búsquedas sistemáticas a través de millones de libros digitalizados en Internet y ha permitido a Sutton revelar que veinticuatro autores habían citado a Matthew antes de 1858. Tres de ellos estaban muy cerca de Darwin: Loudon, Chambers y Selby, mientras que Darwin admitió la influencia de Chambers y Blyth. Por lo tanto, Darwin escribió una falsedad en su Historical Sketch y los puntos de vista de Matthew eran bien conocidos por los autores de su proximidad. El capítulo 2 explica la correspondencia entre Darwin y Matthew, de la que se desprende la prioridad de Matthew. El capítulo 3 describe en detalle qué científicos sin duda leyeron el libro de Matthew, incluyendo editores y naturalistas, muchos de los cuales estaban muy cerca del círculo de Charles Darwin. Aquí nos enteramos de alguna información interesante, por ejemplo sobre Strickland, el naturalista que poseía el octavo pinzón de Fuller y que dirigía el equipo que redactó la primera codificación formal de las reglas de prioridad científica para la British Association for the Advancement of Science (Asociación Británica para el Avance de la Ciencia), un equipo al que también pertenecía Charles Darwin… Sí, este es un detalle importante que hay que tener en cuenta en el caso de la disputa de prioridad en la idea de la selección natural: El propio Darwin fue miembro del equipo encargado de la codificación de las reglas de prioridad científica de la BAAS. ¿Puede esto haberle ayudado a darle prioridad hasta ahora? ¿Quién sabe? Este capítulo también contiene información interesante a la pregunta sobre cuál fue precisamente el trabajo realizado por Charles Darwin con los pinzones de Galápagos, y la respuesta es corta: Ninguno.

El capítulo 4 está dedicado a Robert Chambers y su trabajo Vestiges of Creation. Robert Chambers tiene un interés especial entre los naturalistas que conocieron y citaron el libro de Matthew. Fue el autor del libro titulado Vestiges of Creation, publicado anónimamente en 1844, y cuya conclusión final era que todo, incluyendo a los humanos, estaba evolucionando. Darwin mencionó este libro en el Historical Sketch y Wallace indicó que tanto Wells como Chambers propusieron la idea de la selección natural. Y Chambers había citado ya mucho antes a Matthew (Sutton, 2017; pp. 71 y 74).

El Capítulo 5, titulado Investigaciones Anteriores, explora el trabajo anterior demostrando que Charles Darwin copió ideas principales de trabajos previamente publicados de otros autores (Matthew, Blyth, Chambers…). No incluye a Lamarck, el autor del cual Darwin tomó más material para el Origen; no incluye a Richard Owen, otro candidato a la prioridad del concepto de selección natural; y no incluye a Pierre Trémaux, cuyo libro Darwin probablemente leyó, y del cual tomó importantes conceptos opuestos al gradualismo (Wilkins y Nelson, 2008).

El Capítulo 6 está dedicado a Discusión y Conclusiones, el 7º es una lista completa de referencias, el 8º un apéndice que contiene algunos de los textos de Matthew relacionados con la selección natural.

En resumen, cualquier regla que pueda aplicarse para establecer la prioridad científica del concepto de selección natural, dará como resultado la prioridad de Matthew sobre Darwin y Wallace. Entonces: ¿por qué esto no se ha reconocido desde el principio? Por muchas razones, todas ellas políticas e históricas. No científicas. La prioridad científica pertenece a Matthew.

 

Pero este no es el fin de la historia. Una vez conocido que Darwin no presentó una teoría original, el contenido de la teoría puede ser más cuestionable. Esto se refiere a la naturaleza real de la selección natural (¿Qué es la selección natural? ¿Es una teoría? ¿Es un proceso? ¿Es una ley natural? ¿Es un hecho o un conjunto de hechos? ), así como a su importancia en la formación de especies y la toma de conciencia de que la Selección Natural es el resultado de varios errores y, en definitiva, de jugar con las palabras (Cervantes y Pérez Galicia, 2015 y 2017).

Algunos naturalistas profesionales del siglo XIX tuvieron claro de qué iba el libro titulado Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida. Así Samuel Haughton dijo:

 

Esta especulación de Mr. Darwin & Wallace no sería digna de mención si no fuera por el peso de la autoridad de los nombres bajo cuyos auspicios se ha presentado. Si significa lo que dice, es una verdad; si significa algo más, es contrario a los hechos.

 

Y Pierre Flourens (Cervantes, 2013) detectó cuatro entre los mayores errores del libro de Darwin:

1) Abuso del lenguaje

2) Ignorancia de las principales cuestiones de Historia Natural

3) Falta de originalidad. Darwin lo copió de Lamarck. Y..

4) Cercanía a una teoría peligrosa: Eugenesia.

 

 

El libro de Sutton demuestra que, en el momento de escribir su libro, Darwin no tenía una teoría propia y original que presentar. Llevará tiempo comprender la confusión en torno a la evolución, pero será algo imposible fuera de un marco histórico.

 

Bibliografía

 

Cervantes, E. 2013. Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 225 pp. https://digital.csic.es/handle/10261/….

Cervantes, E, Pérez Galicia, G. 2015. ¿Está usted de broma Mr Darwin? La Retórica en el corazón del darwinismo. Amazon (OIACDI), 306 pp.

Cervantes, E, Pérez Galicia, G. 2017. La nave de los locos. El Origen de las Especies a la luz de la Nueva Retórica. Amazon (OIACDI), 198 pp.

Darwin, Charles. 1861. On the Origin of Species by Means of Natural Selection or the preservation of Favoured Races in the Struggle for Life. 3th ed. John Murray. London.

Sutton, M. 2017. Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret). Amazon.

Sutton, M. 2015. On Knowledge Contamination: New Data Challenges Claims of Darwin’s and Wallace’s Independent Conceptions of Matthew’s Prior-Published Hypothesis. Filozoficzne Aspekty Genezy 12, 167-205.

Sutton, M and Griffiths, M.D. 2018. Using Date Specific Searches onGoogle Books to Disconfirm Prior Origination Knowledge Claims for Particular Terms, Words, and Names. in Soc. Sci.2018,7 (4), 66

Wilkins John S., Nelson Gareth J. 2008. Trémaux on species: A theory of allopatric speciation (and punctuated equilibrium) before Wagner. http://philsci-archive.pitt.edu/3806/…

 

Etiquetas:

Commentary of Mike Sutton’s Book Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret)

 

 

Nullius in Verba: Darwin’s Greatest Secret by Dr Mike Sutton

 

Commentary of Mike Sutton’s Book Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret)
Emilio Cervantes
IRNASA-CSIC
Salamanca
Spain

 

 

 

The cover of this book shows a caricature of Charles Darwin seated on top of a big red book. The caricature was published in Vanity Fair in 1871, but the book below Darwin has been added recently by the artist. Close examination reveals Patrick Matthew’s name written with gold letters in the spine of the red book. Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret) presents definitive proof that Darwin copied his theory from Matthew. Is this result important today? Yes, no doubt of it. And then… why?
It is very important to have proof that Darwin copied his theory because it is a demonstration that, at the time of writing the Origin of Species, Darwin had not an original theory on that subject, and he copied it from others. The references to other authors’ work were so poor and badly given in the first edition that, from the third edition on, he had to write an additional preliminary chapter that he entitled ironically Historical Sketch. In this section, Darwin mentioned some (though not all) – his sources of inspiration, such as Matthew and Lamarck. Some of them were mentioned in a very peculiar way, as we will soon see in this review.
Let’s begin by answering a couple of questions: 1) Who is the author of this book? And 2) Who was Patrick Matthew?
Mike Sutton is a well-known criminologist from the Nottingham Trent University, in Nottingham, England. He is the author of numerous articles in criminology, with particular interest in high-tech crime and crime science, one of which has merited the British Journal of Criminology annual prize in 1999, as well as several articles on debunking myths and the history of science.
I have known Dr Sutton for several years since our first encounter in on Twitter, and I follow him with interest on this social media. I read his article published in the journal Filozoficzne Aspekty Genezy on the priority of Matthew over Darwin on the concept of natural selection (Sutton, 2015), and also read with interest, and I have translated to Spanish his open letter to the Royal Society on this subject. Sutton’s book, ‘Nullius’, corresponds to a new edited section (volume 1) of a larger previously published digital book that brings the definitive answer to the important question of lack of originality in Darwin’s Origin of Species. However, before commenting on that point, I will answer the second question: who was Patrick Matthew?
Patrick Matthew (1790-1874) was a Scottish naturalist. His description in the English version of Wikipedia (April, 18 2018) says:
‘…was a Scottish grain merchant, fruit farmer, forester, and landowner, who contributed to the understanding of horticulture, silviculture, and agriculture in general, with a focus on maintaining the British navy and feeding new colonies. He published the basic concept of natural selection as a mechanism in evolutionary adaptation and speciation (i.e. resulting from positive natural selection, in contrast to its already, widely known, negative role in removal of individuals in the Struggle for Survival), but failed to develop or publicise his ideas.’
And the key to this book is here well described and summarized in two points: 1) Matthew published the basic concept of natural selection as a mechanism in evolutionary adaptation and speciation, but nevertheless: 2) failed to develop or publicise his ideas.
If Sutton’s book, ‘Nullius’, demonstrates that Matthew did not fail to publish his ideas, then it becomes clear that the priority in establishing natural selection belongs to Matthew and not to Darwin.
What Wikipedia says today (April 18th, 2018) about Matthew, is very similar to what Charles Darwin wrote in the Historical Sketch to the Origin of Species from the third edition (1861):
‘In 1831 Mr. Patrick Matthew published his work on “Naval Timber and Arboriculture”, in which he gives precisely the same view on the origin of species as that (presently to be alluded to) propounded by Mr. Wallace and myself in the “Linnean Journal”, and as that enlarged in the present volume. Unfortunately the view was given by Mr. Matthew very briefly in scattered passages in an appendix to a work on a different subject, so that it remained unnoticed until Mr. Matthew himself drew attention to it in the “Gardeners’ Chronicle”, on April 7, 1860. The differences of Mr. Matthew’s views from mine are not of much importance: he seems to consider that the world was nearly depopulated at successive periods, and then restocked; and he gives as an alternative, that new forms may be generated “without the presence of any mold or germ of former aggregates.” I am not sure that I understand some passages; but it seems that he attributes much influence to the direct action of the conditions of life. He clearly saw, however, the full force of the principle of natural selection.’
The similarity of this long paragraph with the ideas expressed in Wikipedia show again that Wikipedia is Darwinist dominated. Darwin states that his views are the same as those of Matthew (The differences of Mr. Matthew’s views from mine are not of much importance; He clearly saw, however, the full force of the principle of natural selection.) But (and this is a very important point) Darwin also excused himself by writing:
‘Unfortunately the view was given by Mr. Matthew very briefly in scattered passages in an appendix to a work on a different subject, so that it remained unnoticed until Mr. Matthew himself drew attention to it in the “Gardeners’ Chronicle”, on April 7, 1860.’
And here Darwin instead of Unfortunately should have said Fortunately, because if this were not so, then the discovery of the theory will belong, without any doubt, to Matthew. But the following doubts still remain:
1) Is it correct to say that the view was given by ‘Mr. Matthew very briefly in scattered passages’?
2) Is it correct to say that the view was given in an appendix to a work on a different subject?
And most important:
3) Is it correct to say that the view that it remained unnoticed until Mr. Matthew himself drew attention to it in the “Gardeners’ Chronicle”, on April 7, 1860 ?
The definitive answer to all three questions is not easy and may come from different sources. For example it may come from authors whose work is difficult to find now, like W.J. Dempster, whose book entitled ‘The Illustrious Hunter and the Darwins’ (Book Guild Publishing, Sussex, 2005) contains 43 pages dedicated to Matthew, showing that the view given by Mr. Matthew was not given very briefly nor in scattered passages. Dr Sutton work comes now in strong support of Dempster’s. The answer to these questions may come also from a collection of erudite works in history that will show undoubtedly that Naval Timber and Arboriculture, the subject expressed in title of Matthew’s book was extremely important in 1831, and that the book must have had a broad audience as it is shown by the two editorials that were published on it in London and Edinburgh. The social and historical questions surrounding the publication of this book as well as other books on evolution before Darwin are also well described by Sutton. Finally, the answer to all three questions above may come directly from a letter of Charles Darwin who, in 1865, admitting that Wells may have the priority on natural selection, wrote to Hooker:
‘So poor old Patrick Matthew if not the first , and he cannot ought not any longer put on his title pages the discoverer of the principle of Natural Selection.’
(Nullius in verba. P. 82)
An expression that we could easily modify now to:
So poor old Charles Darwin if not the first, and he cannot ought not any longer put on his title pages the discoverer of the principle of Natural Selection
Because today, contrary to what Darwin stated in the Historical Sketch, there is no doubt that the priority of the discovery of Natural Selection belongs to Matthew. Being habituated to the irony and the contradiction in Darwin’s writing, and being so difficult the access to the information and the erudition required to make clear the priority of the concept of natural selection in the middle of such complex historical period, Sutton’s book. ‘Nullius’ provides a definitive source to solve our doubts.
The work is divided in an introduction and eight additional chapters. The introduction presents the technique used to identify authors quoting Matthew before Darwin. The IDD method (see Sutton and Griffiths, 2018) consists of systematic searches through millions of books digitised in the Internet and has allowed Sutton to reveal that 24 people quoted Matthew before 1858. Three of them were very close to Darwin: Loudon, Chambers and Selby, while Darwin admitted the influence of Chambers and Blyth. Thus, Darwin wrote a falsehood in his Historical Sketch and Matthew’s views were well known by authors of his proximity. Chapter 2 explains the correspondence between Darwin and Matthew, from which Matthew’s priority becomes clear. Chapter 3 describes in detail which scientists undoubtedly read Matthew’s book, including editors and naturalists, many of which were very close to the circle of Charles Darwin. Here we learn interesting information, for example concerning Strickland, the naturalist that owned the 8th Fuller finch and was latter leading the team which drew up the first formal codification on the rules of scientific priority for the British Association for the Advancement of Science, a team to which Charles Darwin also belonged … Yes, this is an important detail that has to be taken into account in the case for the dispute of priority in the idea of natural selection: Darwin himself was a member of the team in charge of the codification on the rules of scientific priority for the BAAS. May this have helped to give him priority up to now? Who knows? This chapter contains also interesting information to the question of what was precisely the work done by Charles Darwin with the Galapagos finches, and the answer is short: None.
Chapter 4 is dedicated to Robert Chambers and his work ‘Vestiges of Creation’. Of particular interest among the naturalists that knew and quoted Matthew’s book is Robert Chambers. He was the author of the book entitled ‘Vestiges of Creation’ that was published anonymously in 1844, a book whose ultimate conclusion was that everything, including humans, was evolving. Darwin mentioned this book in the Historical Sketch and Wallace indicated that both Wells and Chambers propounded the idea of natural selection. And Chambers has much earlier cited Matthew (Sutton, 2017; pp 71 and 74).
Chapter 5, entitled Earlier Investigations, explores the previous work demonstrating that Charles Darwin copied main ideas from previously published work of others (Matthews, Blyth, Chambers…). It does not include Lamarck, the author from whom Darwin took more material for the Origin; it does not include Richard Owen, another candidate to the priority of the concept of natural selection; and it does not include Pierre Trémaux, whose book Darwin most probably read, and from which he took important concepts opposed to gradualism (Wilkins and Nelson, 2008).
Chapter 6 is dedicated to Discussion and Conclusions, 7th is a complete list of references, 8th an appendix containing some of Matthew’s texts related to natural selection.
In summary, any rules that may be applied to establish the scientific priority of the concept of natural selection, will result in according to Matthew the priority over Darwin and Wallace. Then: why this was not recognised from the beginning? For many reasons, political and historical all of them. Not scientific. Scientific priority belongs to Matthew.
But this is not the end of the history. Once it becomes recognized that Darwin did not present an original theory, the contents of the theory may be more open to question. This concerns the real nature of natural selection (What is natural selection? Is it a theory? Is it a process? Is it a natural law? Is it a fact or a set of facts? Is it measurable?), as well as its importance in species formation and the realization that Natural Selection is the result of several mistakes and, in definitive, playing with words (Cervantes and Pérez Galicia, 2015 and 2017).

Professional naturalists in the XIX century were clear about the book entitled On the Origin of Species by means of Natural Selection or the Survival of the Favoured Races in the Struggle for Life. The earlier critics were the better and Samuel Haughton said:
‘This speculation of Mess. Darwin and Wallace would not be worthy of note were it not for the weight of authority of the names under whose auspices it has been brought forward. If it means what it says, it is a truism; if it means anything more, it is contrary to fact.’
And Pierre Flourens (Cervantes, 2013) detected four among the major mistakes in Darwin’s book:
1) Abuse of Language
2) Ignorance of the main questions of Natural History
3) Lack of originality. Darwin copied from Lamarck. And..
4) Closeness to a dangerous theory: Eugenics.
Sutton’s book shows that at the time of writing his book Darwin did not have his own original theory to present. It will take time to understand the confusion around evolution, but it will be impossible outside a historical frame.

References

Cervantes, E. 2013. Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 225 pp. https://digital.csic.es/handle/10261/….
Cervantes, E, Pérez Galicia, G. 2015. ¿Está usted de broma Mr Darwin? La Retórica en el corazón del darwinismo. Amazon (OIACDI), 306 pp.
Cervantes, E, Pérez Galicia, G. 2017. La nave de los locos. El Origen de las Especies a la luz de la Nueva Retórica. Amazon (OIACDI), 198 pp.
Darwin, Charles. 1861. On the Origin of Species by Means of Natural Selection or the preservation of Favoured Races in the Struggle for Life. 3th ed. John Murray. London.
Sutton, M. 2017. Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret). Amazon.
Sutton, M. 2015. On Knowledge Contamination: New Data Challenges Claims of Darwin’s and Wallace’s Independent Conceptions of Matthew’s Prior-Published Hypothesis. Filozoficzne Aspekty Genezy 12, 167-205.
Sutton, M and Griffiths, M.D. 2018. Using Date Specific Searches onGoogle Books to Disconfirm Prior Origination Knowledge Claims for Particular Terms, Words, and Names. in Soc. Sci.2018,7 (4), 66
Wilkins John S., Nelson Gareth J. 2008. Trémaux on species: A theory of allopatric speciation (and punctuated equilibrium) before Wagner. http://philsci-archive.pitt.edu/3806/…

View all my reviews

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Analizando la obra de Darwin sobre El Origen de las Especies: Enrique Cuñado entrevista a Emilio Cervantes

(Enrique Cuñado es profesor de Filosofía de Secundaria)

 

–        Desde nuestra asignatura, lo primero que llama nuestra atención es que como científico usted parece tener mucho interés en cuestiones filosóficas o relacionadas con las Humanidades y no sólo con las Ciencias Naturales, tal como refleja el título de su blog personal, “Biología y pensamiento”. ¿A qué se debe esto?

La Ciencia es una actividad social. Tradicionalmente se vienen explicando las diferentes disciplinas científicas por separado y es cierto que para comprender algunas teorías, aspectos puntuales o aplicados de la Ciencia no es necesario tener un gran conocimiento de la Historia, no obstante esta especialización conlleva el enorme riesgo que consiste en que bajo el nombre de Ciencia se pueda llegar a cualquier conclusión, so pretexto de que sólo un grupo de expertos lo entiende bien. Comprender el significado de cada aportación científica significa tener un conocimiento profundo de la Historia de la Ciencia, que es una disciplina histórica.

 

 

–        Un escritor y humanista como Miguel de Cervantes afirma en una de sus obras (Los trabajos de Persiles y Sigismunda) que las puertas de la gramática son aquéllas por donde se entra a las demás ciencias. Usted ha dedicado sus últimas obras a la retórica en la obra de Darwin, ¿qué importancia tiene el lenguaje en la ciencia?

 

El lenguaje es fundamental en la Ciencia por dos motivos: 1) La Ciencia se establece enteramente sobre la base del lenguaje y 2) La precisión requerida por la Ciencia sólo puede obtenerse mediante el uso adecuado del lenguaje. Para la Ciencia no basta con un lenguaje cualquiera usado de cualquier modo, sino que hay que aspirar a un lenguaje apropiado, metódico y cuidarlo con esmero todos los días. Cervantes era un hombre de armas y de letras, pero lo mismo que él reconocía en el Persiles, lo reconocía doscientos años después Lavoisier, y Lavoisier no era de armas ni de letras porque fue científico y uno de los fundadores de la Química. Hoy en día la mayoría de los científicos no parecen darse cuenta de esta incómoda realidad: Sus disciplinas se basan en el lenguaje. A menudo se oye hablar con desprecio de las disciplinas tradicionales como la retórica o la semántica y esto es lamentable.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Biología, Charles Lyell, Ciencia a debate, Clasificación, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, Contenido e índices, contradicción, Creación, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Dogmas, Épica, Equilibrio puntuado, Eugenesia, Eugenesia en OSMNS, Evolución, Filosofía, Fraude, Fundación del Creacionismo en OSMNS, General, Genética, Geología, Hipótesis, Historia, Historia de la biologia, Historia Natural, Huxley, Institucionalización de la ciencia, La sombra de Darwin, Lenguaje, Método Científico, Mitos y Leyendas de la Ciencia, Neolengua, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Post-darwinismo, presentaciones, Pseudociencia, Religión, Retórica, Revoluciones, Richard Owen, Selección Natural

¿Había leído Darwin la obra de José de Acosta?

 

La llegada de los españoles a América constituye un acontecimiento histórico de gran relevancia política y militar. Pero, con mucha frecuencia, se olvida lo importante que es el aspecto cultural. En México se estableció la Universidad en 1551 y la primera imprenta en 1536.A lo largo del siglo XVI se abrieron once imprentas más y a partir de entonces se imprimieron cientos de textos. Por ejemplo, entre 1536 y 1821 se imprimieron en México 708 tratados de medicina.

El Gobierno de Felipe II invirtió cuantiosos recursos materiales y humanos para el desarrollo cultural en la Nueva España, incluyendo la realización de expediciones científicas que dieron lugar a importantes descubrimientos y aplicaciones de los recursos naturales americanos en Europa. La Expedición del Dr. Hernández (1570-1577) sirvió para describir y utilizar en Europa las variedades de plantas americanas. Tanto la obra de Gonzalo Fernández de Oviedo, cronista ya con Carlos I, como la de José de Acosta contienen descripciones muy extensas y detalladas de la naturaleza en América.

José de Acosta (Medina del Campo, 1540-Salamanca, 1600), jesuita, viajó por América a partir de 1571 y regresó a España publicando su Historia Natural y Moral de las Indias en 1590 en Sevilla. En ella hace una descripción de la naturaleza y de los modos de vida que encontró en América. La obra se tradujo al inglés en 1604.

(más…)

Etiquetas:

Newspeak Dictionary: The Police of Thought in Action

Ten years ago we were denouncing a case of censorship in Wikipedia in relation to Evolution. The editors of Wikipedia censored visions different from orthodox Darwinism, based on Natural Selection, a concept in turn based on an accumulation of errors.

Censorship continues to this day accompanied by insults and provocations but not only that, but also allows the development of pages with offensive content for those who present points of view opposed to Darwinism.

Etiquetas: