Algo incomprensible en el párrafo tricentésimo nonagésimo tercero de El Origen de las Especies

Párrafo cuya primera frase es incomprensible:

Everyone who believes in slow and gradual evolution, will of course admit that specific changes may have been as abrupt and as great as any single variation which we meet with under nature, or even under domestication

 

(Todo el que crea en una evolución lenta y gradual, admitirá sin duda que los cambios específicos pueden haber sido tan bruscos y grandes como cualquier variación aislada de las que nos encontramos en la naturaleza, o hasta en estado doméstico)

 

 ¿Qué significa to believe in slow and gradual evolution? ¿Qué significa specific changes? ¿Qué extraña relación puede haber entre slow and gradual evolution en la primera parte y as abrupt and as great as any single variation, en la segunda?, ¿Acaso no es slow and gradual, lo contrario de as abrupt and as great as any single variation which we meet with under nature?

A continuación una confusa frase con tres partículas de probabilidad en dos líneas:

Of these latter variations several may be attributed to reversion; and the characters which thus reappear were, it is probable, in many cases at first gained in a gradual manner

Pero el objetivo, sembrar confusión,  lo vemos más claro en el análisis de otro párrafo…

393

Everyone who believes in slow and gradual evolution, will of course admit that specific changes may have been as abrupt and as great as any single variation which we meet with under nature, or even under domestication. But as species are more variable when domesticated or cultivated than under their natural conditions, it is not probable that such great and abrupt variations have often occurred under nature, as are known occasionally to arise under domestication. Of these latter variations several may be attributed to reversion; and the characters which thus reappear were, it is probable, in many cases at first gained in a gradual manner. A still greater number must be called monstrosities, such as six-fingered men, porcupine men, Ancon sheep, Niata cattle, etc.; and as they are widely different in character from natural species, they throw very little light on our subject. Excluding such cases of abrupt variations, the few which remain would at best constitute, if found in a state of nature, doubtful species, closely related to their parental types.

 

Todo el que crea en una evolución lenta y gradual, admitirá sin duda que los cambios específicos pueden haber sido tan bruscos y grandes como cualquier variación aislada de las que nos encontramos en la naturaleza, o hasta en estado doméstico. Pero, como las especies son más variables cuando están domesticadas o cultivadas que en sus condiciones naturales, no es probable que tales variaciones grandes y bruscas hayan ocurrido con frecuencia en la Naturaleza, como se sabe que surgen accidentalmente en domesticidad. De estas últimas variaciones, algunas pueden atribuirse a reversión, y los caracteres que de este modo reaparecen, en muchos casos, fueron probablemente obtenidos al principio de un modo gradual. Un número todavía mayor merecen el nombre de monstruosidades, como los hombres de seis dedos, los hombres puercos espines, las ovejas ancon, las vacas ñatas, etc.; pero como difieren mucho por sus caracteres de las especies naturales, arrojan poca luz sobre nuestro asunto. Excluyendo estos casos de variaciones bruscas, los pocos restantes, si se encontrasen en estado natural, constituirían, a lo sumo, especies dudosas muy afines con sus tipos progenitores.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Confusión funcional en el párrafo tricentésimo octogésimo tercero de El Origen de las Especies
  2. Nada improbable hay en suponer en el párrafo tricentésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies
  3. Contradicción en el párrafo tricentésimo tercero de El Origen de las Especies
  4. Rectificando a Mivart con la ayuda de Malm en el párrafo tricentésimo sexagésimo tercero de El Origen de las Especies
  5. De nuevo la pared de la Evolución y algo más sobre los pedicelarios en el párrafo tricentésimo septuagésimo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..