‘OSMNS chapter XIV’

Cerebro encerrado en el párrafo septingentésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies

Leemos aquí:

¡Qué inexplicables son estos casos de homologías de serie dentro de la teoría ordinaria de la creación!

Pero todavía no ha definido en qué consiste la teoría ordinaria de la creación, ni quien la ha expuesto. Dónde podría uno acudir para entender de qué se trata. Entretanto la utiliza como chivo expiatorio para atribuirle todo aquello que no cuadra, operación con la cual piensa erróneamente estar construyendo una teoría científica.

 

Demasiadas preguntas quedan sin contestar en este párrafo. No sabemos si encontrarán una solución, si no la encontrarán o si la encontrarán hasta cierto punto, es decir según el estilo ambigüo que es habitual en nuestra obra…

 

744.

 

How inexplicable are the cases of serial homologies on the ordinary view of creation! Why should the brain be enclosed in a box composed of such numerous and such extraordinarily shaped pieces of bone apparently representing vertebrae? As Owen has remarked, the benefit derived from the yielding of the separate pieces in the act of parturition by mammals, will by no means explain the same construction in the skulls of birds and reptiles. Why should similar bones have been created to form the wing and the leg of a bat, used as they are for such totally different purposes, namely flying and walking? Why should one crustacean, which has an extremely complex mouth formed of many parts, consequently always have fewer legs; or conversely, those with many legs have simpler mouths? Why should the sepals, petals, stamens, and pistils, in each flower, though fitted for such distinct purposes, be all constructed on the same pattern?

 

¡Qué inexplicables son estos casos de homologías de serie dentro de la teoría ordinaria de la creación! ¿Por qué ha de estar el cerebro encerrado en una caja compuesta de piezas óseas tan numerosas y de formas tan sumamente diferentes que parecen representar vértebras? Como Owen ha hecho observar, la ventaja que resulta de que las piezas separadas cedan en el acto del parto en los mamíferos no explica en modo alguno la misma construcción en los cráneos de las aves y reptiles. ¿Por qué habrían sido creados huesos semejantes para formar el ala y la pata de un murciélago, utilizados como lo son para fines completamente diferentes, a saber: volar y andar? ¿Por qué un crustáceo, que tiene un aparato bucal sumamente complicado, formado de muchas partes, ha de tener siempre, en consecuencia, menos patas, o, al revés, los que tienen muchas patas han de tener aparatos bucales más simples? ¿Por qué en todas las flores los sépalos, pétalos, estambres y pistilos, aunque adecuados a tan distintos fines, han de estar construidos según el mismo modelo?

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Lo desconocido como ejemplo en el párrafo septingentésimo vigésimo octavo de El Origen de las Especies

Resulta increíble como para explicar que especies de distintos grupos se parecen entre sí, el autor recurre ahora a un ejemplo del cual no tiene absolutamente ningún dato. Se refiere al mimetismo, ese gran misterio, y se refiere a ello como:

curiosa clase de casos en los que la gran semejanza externa no depende de adaptación a costumbres semejantes, sino que se ha conseguido por razón de protección

 

Pero,… vamos a ver:

 

  1. ¿Por qué sabe y quién le autoriza a decir que la semejanza se ha conseguido por razón de la protección?
  2. ¿Cómo puede decir a la vez que se ha conseguido la semejanza por razón de la protección y que no depende de la adaptación? ¿Acaso la protección no tendría que ver con la adaptación?

 

El autor se refiere al parecido entre Ithomia y Leptalis, indicando que se trata del trabajo de Mr. Bates. No sabemos por qué no menciona un trabajo semejante de su amigo el aventurero Wallace:

 

PROTECTIVE MIMICRY IN ANIMALS.

BY ALFRED RUSSEL WALLACE, F.L.S., AUTHOR OF “THE MALAY ARCHIPELAGO,” ETC.

 

 

Quizás porque la acumulación de semejanzas entre ambos trabajos, el presente y el de Wallace, indicaría que ambos podían tener fuentes de inspiración, además de sus conocidos patrocinadores en común.

 

 

 

728.

 

There is another and curious class of cases in which close external resemblance does not depend on adaptation to similar habits of life, but has been gained for the sake of protection. I allude to the wonderful manner in which certain butterflies imitate, as first described by Mr. Bates, other and quite distinct species. This excellent observer has shown that in some districts of South America, where, for instance, an Ithomia abounds in gaudy swarms, another butterfly, namely, a Leptalis, is often found mingled in the same flock; and the latter so closely resembles the Ithomia in every shade and stripe of colour, and even in the shape of its wings, that Mr. Bates, with his eyes sharpened by collecting during eleven years, was, though always on his guard, continually deceived. When the mockers and the mocked are caught and compared, they are found to be very different in essential structure, and to belong not only to distinct genera, but often to distinct families. Had this mimicry occurred in only one or two instances, it might have been passed over as a strange coincidence. But, if we proceed from a district where one Leptalis imitates an Ithomia, another mocking and mocked species, belonging to the same two genera, equally close in their resemblance, may be found. Altogether no less than ten genera are enumerated, which include species that imitate other butterflies. The mockers and mocked always inhabit the same region; we never find an imitator living remote from the form which it imitates. The mockers are almost invariably rare insects; the mocked in almost every case abounds in swarms. In the same district in which a species of Leptalis closely imitates an Ithomia, there are sometimes other Lepidoptera mimicking the same Ithomia: so that in the same place, species of three genera of butterflies and even a moth are found all closely resembling a butterfly belonging to a fourth genus. It deserves especial notice that many of the mimicking forms of the Leptalis, as well as of the mimicked forms, can be shown by a graduated series to be merely varieties of the same species; while others are undoubtedly distinct species. But why, it may be asked, are certain forms treated as the mimicked and others as the mimickers? Mr. Bates satisfactorily answers this question by showing that the form which is imitated keeps the usual dress of the group to which it belongs, while the counterfeiters have changed their dress and do not resemble their nearest allies.

 

Existe otra curiosa clase de casos en los que la gran semejanza externa no depende de adaptación a costumbres semejantes, sino que se ha conseguido por razón de protección. Me refiero al modo maravilloso con que ciertas mariposas imitan, según míster Bates describió por vez primera, a otras especies completamente distintas. Este excelente observador ha demostrado que en algunas regiones de América del Sur, donde, por ejemplo, una Ithomia abunda en brillantes enjambres, otra mariposa, una Leptalis, se encuentra con frecuencia mezclada en la misma bandada, y esta última se parece tanto a la Ithomia en cada raya y matiz de color, y hasta en la forma de sus alas, que míster Bates, con su vista aguzada por la recolección durante once años, se engañaba de continuo, a pesar de estar siempre alerta. Cuando se coge y se compara a los imitadores y los imitados, se encuentra que son muy diferentes en su conformación esencial y que pertenecen, no sólo a géneros distintos, sino con frecuencia a distintas familias. Si este mimetismo ocurriese sólo en uno o dos casos, podría haber sido pasado por alto como una coincidencia extraña. Pero si salimos de una región donde una Leptalis imita a una Ithomia, podemos encontrar otras especies imitadoras e imitadas, pertenecientes a los dos mismos géneros, cuya semejanza es igualmente estrecha. En conjunto se han enumerado nada menos que diez géneros que comprenden especies que imitan a otras mariposas. Los imitadores y los imitados viven siempre en la misma región: nunca encontramos un imitador que viva lejos de la forma que imita. Los imitadores son casi siempre insectos raros; los imitados, en casi todos los casos, abundan hasta formar enjambres. En el mismo distrito en que una especie de Leptalis imita estrechamente a una Ithomia, hay a veces otros lepidópteros que remedan la misma Ithomia; de manera que en el mismo lugar se encuentran tres géneros de mariposas ropalóceras y hasta una heterócera, que se asemejan todas mucho a una mariposa ropalócera perteneciente a cuarto género. Merece especial mención el que se puede demostrar, mediante una serie gradual, que algunas de las formas miméticas de Leptalis, lo mismo que algunas de las formas imitadas, son simplemente variedades de la misma especie, mientras que otras son indudablemente especies distintas. Pero puede preguntarse: ¿por qué ciertas formas son consideradas como imitadoras y otras como imitadas? Míster Bates contesta satisfactoriamente a esta pregunta haciendo ver que la forma que es imitada conserva la vestimenta usual del grupo a que pertenece; mientras que las falsas han cambiado de vestimenta y no se parecen a sus parientes más próximos.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Diferentes tipos de caracteres en el párrafo septingentésimo vigésimo cuarto de El Origen de las Especies

Lo importante es la genealogía, afirma el autor. Si los caracteres sirven para la clasificación, será porque revelan una genealogía. Pero caracteres muy similares podrán no servir por no ser el resultado de genealogía alguna, sino de adaptación. Así, podemos encontrarnos en el siguiente caso, que es difícil de resolver:

 

…animales que pertenecen a dos líneas genealógicas completamente distintas pueden haber llegado a adaptarse a condiciones semejantes y, de este modo, haber adquirido una gran semejanza externa.

 

Distinguiremos, por lo tanto las analogías de las verdaderas afinidades. Pero la distinción es imposible sin un criterio basado en la taxonomía. Ya saben: Especies, géneros, familias, órdenes, clases,…

 

 

724.

 

On the view of characters being of real importance for classification, only in so far as they reveal descent, we can clearly understand why analogical or adaptive characters, although of the utmost importance to the welfare of the being, are almost valueless to the systematist. For animals, belonging to two most distinct lines of descent, may have become adapted to similar conditions, and thus have assumed a close external resemblance; but such resemblances will not reveal—will rather tend to conceal their blood-relationship. We can thus also understand the apparent paradox, that the very same characters are analogical when one group is compared with another, but give true affinities when the members of the same group are compared together: thus the shape of the body and fin-like limbs are only analogical when whales are compared with fishes, being adaptations in both classes for swimming through the water; but between the several members of the whale family, the shape of the body and the fin-like limbs offer characters exhibiting true affinity; for as these parts are so nearly similar throughout the whole family, we cannot doubt that they have been inherited from a common ancestor. So it is with fishes.

 

Admitiendo que los caracteres son de importancia real para la clasificación sólo en cuanto revelan la genealogía, podemos comprender claramente por qué los caracteres analógicos o de adaptación, aun cuando sean de la mayor importancia para la prosperidad del ser, carecen casi de valor para el sistemático; pues animales que pertenecen a dos líneas genealógicas completamente distintas pueden haber llegado a adaptarse a condiciones semejantes y, de este modo, haber adquirido una gran semejanza externa; pero estas semejanzas no revelarán su consanguinidad, y más bien tenderán a ocultarla. De este modo podemos comprender la aparente paradoja de que los mismos caracteres, exactamente, sean analógicos cuando se compara un grupo con otro y den verdaderas afinidades cuando se comparan entre sí los miembros de un mismo grupo; así, la forma del cuerpo y los miembros en forma de aleta son caracteres sólo analógicos cuando se comparan las ballenas con los peces, pues son en ambas clases adaptaciones para nadar; pero entre los diferentes miembros de la familia de las ballenas la forma del cuerpo y los miembros en forma de aleta ofrecen caracteres que ponen de manifiesto afinidades verdaderas; pues como estas partes son tan semejantes en toda la familia, no podemos dudar de que han sido heredadas de un antepasado común. Lo mismo ocurre en los peces.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Linneo burlado en el párrafo septingentésimo vigésimo tercero de El Origen de las Especies

 

Se permite en este párrafo el autor citar a Linneo, cosa que debería haber hecho en la primera página de su libro y no ahora. Según su costumbre, prefiere el autor citar a sus maestros para enmendarles la plana o corregirlos. Así hacía con Lamarck cuando, al indicar sus ideas principales no lo mencionaba y sin embargo  lo mencionaba al tratar de la generación espontánea, para criticarlo. Así,  ahora menciona  a Linneo también para quitarle mérito, para criticarlo. Repetimos: difícilmente puede hablar de diferencias entre afinidades reales y semejanzas analógicas un autor que no se ha tomado la molestia de distinguir y definir las categorías taxonómicas y para el cual especie es lo mismo que variedad.

 

Al final una frase para la antología:

La semejanza entre el lebrel y el caballo de carrera apenas es más caprichosa que las analogías que han encontrado algunos autores entre animales muy diferentes

 

 

723.

 

Among insects there are innumerable instances; thus Linnaeus, misled by external appearances, actually classed an homopterous insect as a moth. We see something of the same kind even with our domestic varieties, as in the strikingly similar shape of the body in the improved breeds of the Chinese and common pig, which are descended from distinct species; and in the similarly thickened stems of the common and specifically distinct Swedish turnip. The resemblance between the greyhound and race-horse is hardly more fanciful than the analogies which have been drawn by some authors between widely different animals.

 

Entre los insectos hay innumerables casos parecidos; así Linneo, engañado por las apariencias externas, clasificó positivamente un insecto homóptero como lepidóptero. Vemos algo de esto aun en nuestras variedades domésticas, como en la forma, llamativamente semejante, del cuerpo en las razas perfeccionadas de cerdo chino y cerdo común, que han descendido de especies diferentes, y en las raíces, de grueso semejante, del colinabo y del nabo de Suecia, que es específicamente distinto. La semejanza entre el lebrel y el caballo de carrera apenas es más caprichosa que las analogías que han encontrado algunos autores entre animales muy diferentes.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Siguiendo de nuevo a Lamarck, inteligentemente, en el párrafo septingentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies

 

Comienza ahora una sección sobre semejanzas analógicas. Las semejanzas en la forma del cuerpo entre las ballenas y los peces, dice, son analógicas. Se dan otros ejemplos de semejanzas sin que haya proximidad. Todo esto no tiene ningún sentido en una obra en la que el autor no se ha molestado nada en describir las categorías taxonómicas pues no tenemos otro criterio que el de las categorías taxonómicas para distinguir si esta proximidad existe o no.

 

 

722.

 

ANALOGICAL RESEMBLANCES.

 

We can understand, on the above views, the very important distinction between real affinities and analogical or adaptive resemblances. Lamarck first called attention to this subject, and he has been ably followed by Macleay and others. The resemblance in the shape of the body and in the fin-like anterior limbs between dugongs and whales, and between these two orders of mammals and fishes, are analogical. So is the resemblance between a mouse and a shrew-mouse (Sorex), which belong to different orders; and the still closer resemblance, insisted on by Mr. Mivart, between the mouse and a small marsupial animal (Antechinus) of Australia. These latter resemblances may be accounted for, as it seems to me, by adaptation for similarly active movements through thickets and herbage, together with concealment from enemies.

 

Semejanzas analógicas. -Según las opiniones precedentes, podemos comprender la importantísima diferencia entre las afinidades reales y las semejanzas analógicas o de adaptación. Lamarck fue el primero que llamó la atención sobre este asunto, y ha sido inteligentemente seguido por Macleay y otros. Las semejanzas en la forma del cuerpo y en los miembros anteriores, en forma de aletas, que existe entre los dugongs y las ballenas, y entre estos dos órdenes de mamíferos y los peces, son semejanzas analógicas. También lo es la semejanza entre un ratón y una musaraña (Sorex) que pertenecen a órdenes diferentes, y la semejanza todavía mayor, sobre la cual ha insistido míster Mivart, entre el ratón y un pequeño marsupial (Antechinus) de Australia. Estas últimas semejanzas pueden explicarse, a mi parecer, por adaptación a movimientos activos similares, entre la hierba y los matorrales, y a ocultarse de los enemigos.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: