¿Respondió Huxley a la crítica de Flourens? O por el contrario ¿se dedicó Huxley a realizar un ejercicio de retórica dejando en pie la crítica de Flourens?

Toda réplica que no considere los cuatro aspectos centrales levantados por la crítica de Flourens, dejará indefenso el libro de Darwin frente a sus sólidos argumentos. Así pues, leamos la respuesta de Huxley y veamos seguidamente si sirve  o no para silenciar o,  al menos,  reducir,  el poder crítico de estos cuatro aspectos que acertadamente Flourens ha detectado en el libro de Darwin. Recordemos antes los cuatro aspectos que Flourens destaca en su crítica al libro de Darwin:

  1. Abuso del Lenguaje.
  2. Desconocimiento de aspectos elementales de Historia Natural.
  3. Falta de originalidad : Darwin copia de Lamarck.
  4. Eugenesia, esa peligrosa doctrina social que se encuentra detrás de la Supervivencia de los más aptos

 

 

  1. De esta curiosa manera se defiende Huxley del argumento 1 :

M. Flourens, no puede imaginar una selección inconsciente-es para él una contradicción en los términos. ¿Habrá visitado M. Flourens nunca, uno de los más bonitos lugares acuáticos de “la belle France”, la Bahía de Arcachon? Si es así, probablemente han pasado por el distrito de las Landas, y he tenido la oportunidad de observar la formación de “Dunas” en gran escala. ¿Qué son esas “dunas”? Los vientos y las olas del Golfo de Vizcaya no tienen mucha conciencia, y sin embargo con gran cuidado han “seleccionado,” de entre una infinidad de masas de sílex de todas las formas y tamaños, que han sido sometidas a su acción, todos los granos de arena por debajo de un cierto tamaño, y los han amontonado por sí mismos sobre un área grande. Esta arena ha sido ” seleccionada inconscientemente ” de en medio de la grava en la que por primera vez se depositó con precisión, tanto como si el hombre hubiese ” seleccionado conscientemente ” con la ayuda de un tamiz. La Geología Física está llena de opciones así. Escoger separando lo suave de lo duro, lo soluble de la insoluble, lo fusible de lo infusible, por medios naturales a los que no estamos ciertamente acostumbrados a atribuir conciencia.

Pero lo que el viento y el mar son para una playa de arena, la suma de influencias, es lo que llamamos las “condiciones de existencia”, para los organismos vivos. Los débiles son desplazados por los fuertes. Una noche helada “selecciona” las plantas resistentes en una plantación de entre las tiernas tan eficazmente como si fuera el viento, y ellos, la arena y guijarros, de nuestro ejemplo;  o bien, por otro lado, como si la inteligencia de un jardinero hubiese estado operando en la reducción de los organismos más débiles. El cardo, que se ha extendido por la región pampeana, destruyendo las plantas nativas, ha sido más eficazmente “seleccionado” por la operación inconsciente de las condiciones naturales que si un millar de agricultores hubieran  pasado su tiempo en la siembra de la misma.

¿El viento? ¿El mar? ¿las dunas? ¿De qué estamos hablando? ¿Acaso  el libro de Darwin no iba a tratar sobre el origen de las especies?

No se da cuenta Huxley del error que comete al defender así el libro de Darwin. Su « defensa » supone atribuir al efecto del viento sobre la arena las propiedades que Darwin atribuye a las condiciones de existencia sobre lso organismos. Los débiles son desplazados por los fuertes, viene a decir la réplica de Huxley. Y bien ¿Acaso esto sirve para explicar las especies ? ¿Acaso es una teoría científica ?, ¿ No es eso una pura tautología ? , ¿Cuándo alguien podrá comprobar experimentalmente que los débiles son desplazados por los fuertes ? Sí, siempre. Pero el valor de una teoría no estriba en su comprobación,  sino más bien en lo contrario : en su posibilidad de ser refutada ¿Podrá alguien refutar que los más débiles son desplazados por los más fuertes ? Jamás porque los más fuertes precisamente son quienes desplazan a los más débiles, es decir que lo definido es ni más ni menos que la definición. Nos encontramos ante una tautología. Exactamente lo que Flourens ha denunciado: una personificación. Un abuso del lenguaje.

Huxley cae en los mismos juegos de palabras y personificaciones que Darwin.

Pero además ha venido a elegir Huxley una metáfora muy desafortunada: la arena, el viento. La metáfora del viento que gobierna a la arena, es, como veremos,  muy familiar a los literatos del siglo XIX y se encuentra asociada a  la idea de la voluntad que mueve a las multitudes,  es decir ,  una idea latente  en Huxley.

Es una lástima que Flourens no haya tenido tiempo de responder a Huxley. Gravemente enfermo en la sesión de la Academie de 1866, Flourens falleció en Montgeron,  cerca de Paris, el 6 de diciembre de 1867.

No obstante puede que tuviese tiempo suficiente para detectar la misma falta de argumentos que se da en los dos autores : Darwin y Huxley. Dicho de otro modo, si se acepta la selección natural como esa operación inconsciente de las condiciones naturales a la que confusamente se refiere Huxley, entonces resultará que estamos explicando la aparición de una nueva especie del mismo modo que explicamos la formación de una playa o de un acantilado, es decir que, por el intento de explicarlo todo a la vez, en definitiva no estamos explicando nada. No hay teoría científica alguna, sino verdad de Perogrullo, tautología.

Lo que argumenta Huxley es análogo a lo que dijo Darwin : Jerga. Veamos :

Es uno de los muchos y grandes servicios de Mr. Darwin a la ciencia biológica que ha demostrado la importancia de estos hechos. Ha demostrado que dada la variación y el cambio de condiciones, el resultado inevitable es el ejercicio de tal influencia sobre los organismos de modo que uno es ayudado y otro está impedido, uno tiende a predominar,  otro a desaparecer, y por lo tanto la vida en el mundo lleva dentro de sí misma, y está rodeado por impulsos hacia el cambio incesante.

Huxley basa su defensa,  al igual que Darwin sus argumentos, en una visión general del mundo. Sus afirmaciones no tienen que ver sólo con un aspecto puntual y definido de la realidad (Ciencia) y mucho menos con un aspecto que pueda someterse a experimentación (Ciencia experimental). Por el contrario sus afirmaciones se refieren, son válidas para el Universo. Toda variación y cambio de condiciones ejercen influencia sobre todos los organismos de modo que uno es ayudado y el otro impedido. Esto no se refiere sólo a transformación de las especies. Se refiere lo mismo a especies que a poblaciones que a indivíduos, planetas, cometas, granos de arena o gotas de agua. Es una visión cósmica de la realidad, dogmática y anticientífica (pseudo-científica). Se aplica a todo el Universo una visión parcial y se ve por todas partes lo mismo: Lucha, competición (Malthus), motores de ese indudable Cambio incesante. Pretender que ese cambio incesante de Heráclito va a explicar a hora el Origen de las Especies es simplemente ridículo. Se trata más que de eso de imponer su autoridad generando la confusión,  ambigüedad mediante. Huxley confunde así en una misma frase verdad, con ley y con hipótesis. Ïmplicita está la confusión con hecho, y con teoría:

Pero las verdades que acabamos de exponer son tan ciertas como cualesquiera otras leyes físicas, independientemente de la verdad o falsedad de la hipótesis que el señor Darwin ha basado en ellas ;  y que M.Flourens, dejando de lado de la sustancia y aferrándose a una sombra, permanece ciego ante la exposición admirable de ellos, que el señor Darwin ha dado, y no ve nada allí, excepto un “dernière erreur du dernier siècle”, una personificación de la Naturaleza, y nos conduce de hecho a gritar con él: “¡Oh lucidité O solidité! de l’esprit Français, Que devenez-vous? “

 

Al contrario de lo indicado en este párrafo, es Flourens quien acierta al ver el error en la personificación de la naturaleza. Son Darwin y Huxley quienes se aferran a una sombra. Para disimularlo, el discurso de Huxley aumenta el nivel de agresividad en cada párrafo,  a la vez que sigue confundiendo los términos (ahora se añaden los principios y  la doctrina al conjunto de conceptos confusos que antes escribió : verdad, ley e hipótesis) :

M. Flourens, de hecho, fracasó totalmente en comprender los principios básicos de la doctrina que tan groseramente asalta. Sus objeciones a los detalles son del tipo viejo, tan maltratados y trillados en este lado del Canal, que ni siquiera un Quarterly Reviewer podría ser inducido a recogerlos con el propósito de desollar al Sr. Darwin otra vez. Tenemos a Cuvier y a las momias; M. Roulin y los animales domésticos de los Estados Unidos, las dificultades presentadas por el hibridismo y la paleontología; darwinismo una recomposición de De Maillet y Lamarck; darwinismo un sistema sin un comienzo, y su autor obligado a creer en M. Pouchet, & c. & c. …

 

Hasta alcanzar el paroxismo en el tono del último párrafo:

 

Un lenguaje como el que hemos citado es, de hecho, tan absurdo, tan absolutamente incompatible con cualquier cosa salvo con la ignorancia más absoluta de algunos de los hechos mejor comprobados, que deberíamos haberlo pasado por alto en silencio si no hubiera aparecido para dar alguna clave sobre la repudiación a. priori, y sin vacilaciones de todas las formas de la doctrina de la modificación progresiva de los seres vivos por M. Flourens. Aquel cuya mente  permanezca  no influida por el conocimiento de los fenómenos de desarrollo, debe carecer de hecho de uno de los principales motivos para el esfuerzo por trazar una relación genética entre las diferentes formas de vida existentes. Aquellos que son ignorantes en  Geología, no encontrarán ninguna dificultad en creer que el mundo fue hecho tal como es;  y el pastor, ignorante de la historia, no ve ninguna razón para considerar los montículos verdes que indican el sitio de un campamento romano, como otra cosa que no parte integrante de la ladera de la colina primigenia. Así M. Flourens, que cree que los embriones se forman “tout d’un coup” naturalmente no encuentra ninguna dificultad en concebir que las especies llegaron a existir en la misma forma.

Es decir que si Flourens acusaba a Darwin de un lenguaje falso ahora Huxley lo defiende atribuyendo a Flourens un lenguaje falso. La retórica de Huxley apunta a su falta de argumentos:

Aquel cuya mente  permanezca  no influida por el conocimiento de los fenómenos de desarrollo, debe carecer de hecho de uno de los principales motivos para el esfuerzo por trazar una relación genética entre las diferentes formas de vida existentes. Aquellos que son ignorantes en  Geología, no encontrarán ninguna dificultad en creer que el mundo fue hecho tal como es;  y el pastor, ignorante de la historia, no ve ninguna razón para considerar los montículos verdes que indican el sitio de un campamento romano, como otra cosa que no parte integrante de la ladera de la colina primigenia. Así M. Flourens, que cree que los embriones se forman “tout d’un coup” naturalmente no encuentra ninguna dificultad en concebir que las especies llegaron a existir en la misma forma.

Pero no se da cuenta de que los aspectos centrales de la crítica de Flourens han permanecido intactos en su réplica. Intactos quedan los siguientes puntos:

  1. Desconocimiento de aspectos elementales de Historia Natural.
  2. Falta de originalidad : Darwin copia de Lamarck.
  3. Eugenesia, esa peligrosa doctrina social que se encuentra detrás de la Supervivencia de los más aptos.

Huxley ha centrado su defensa de Darwin en la cuestión del lenguaje. Aunque acusa a Flourens de utilizar un lenguaje absurdo, no ha conseguido refutar los inconvenientes suscitados por el examen que éste hace de la obra de Darwin. Para refutar la crítica de Flourens, Huxley debería convencer a sus lectores de que en realidad Darwin aporta una teoría científica nueva en El Origen de las Especies. Pero la Selección Natural, Supervivencia de los más aptos es una tautología. Flourens estaba acertado en su crítica y los cuatro puntos en los que ésta se basaba permanecen en pie tras la réplica de Huxley. Tres de ellos intactos puesto que Huxley ni siquiera se ha tomado la molestia de referirse a ellos. Respecto del punto restante (abuso del lenguaje), Huxley no ha podido tampoco defender a Darwin: La Selección Natural no existe sino es como una personificación (entidad imaginaria) y mucho menos sirve como teoría científica alguna.

La crítica de Darwin que Flourens hizo en su libro aguanta incólume la réplica de Huxley.  Los juegos de palabras, los insultos y la grandilocuencia no tienen poder alguno frente al rigor de la argumentación científica. Algo parecido ocurre con la cuestión del origen de las especies después del libro de Darwin. No en vano, en su obra Les Transformations du Monde Animal (1929 ; Flammarion, Paris) Charles Depéret dijo :

Sera-t-il trop severe de conclure que, paléontologiquement du moins, la question de l’Origine des espèces demeurait entière?

(¿Será demasiado severo concluir que, al menos paleontológicamente, la cuestión del origen de las especies permanece intacta?)

Pero la respuesta es un No rotundo. No podemos afirmar con Depéret que la cuestión del origen de las especies permanezca intacta después de Darwin. Al contrario, afirmamos con Flourens que la cuestión del origen de las especies permanece, desde entonces, sumida en una confusión mucho mayor que estaba antes. En parte,  por los esfuerzos que acabamos de ver dirigidos a hacer pasar una tautología, un juego de palabras por teoría científica.

En la estela del intento fallido por defender a Darwin, Huxley nos ha dejado una valiosa pista para interpretar sus argumentos, o mejor dicho su falta de argumentos. Me refiero otra vez a aquella metáfora del viento que mueve la arena que, como decía arriba es harto familiar en la literatura del siglo XIX……

 

Imagen: Caricatura de Darwin, retratado como el Papa, por Huxley. Caricature of The Pope of Science blessing a German supplicant naturalist of the “Church Scientific,” from letter to Darwin, 1868

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Related posts:

  1. ¿Qué errores vió Flourens en el libro de Darwin?, ¿En qué basa la crítica contenida en el Examen…..?
  2. MANUAL PARA DETECTAR LA IMPOSTURA CIENTÍFICA: EXAMEN DEL LIBRO DE DARWIN POR FLOURENS
  3. Un tal M. Flourens, militar destacado, ….¿sería este el great gun que se atragantaba con el libro de Darwin?
  4. Un tal M. Flourens, siempre ardiente y joven, daba su lección con el mayor éxito,….
  5. A great gun Flourens has written a little dull book against me….
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola Emilio.
Me gustaría saber si había, por parte de T. Huxley, un interés desconocido (oculto) por defender la obra de Darwin. He leído que él mismo se lamentaba de no haberse dado cuenta antes de lo que planteó Darwin. Tampoco sé si fue Huxley quien puso en contacto a Wallace con Darwin.
He buscado en tu blog pero no lo he encontrado.
Recibe un saludo de Rodolfo.

Hola Rodolfo,

Gracias por el comentario. TH Huxley era muy poderoso. Fue presidente de la Royal Society y uno de los fundadores de la revista Nature, al parecer también implicado en la constitución de sociedades semi- ( o sin el semi) secretas como el club-X del que se habla hasta en el Diccionario de Neolengua. En la época, Huxley era un elemento importante en una serie de estrategias sociales que tenían como finalidad imponer el estilo de vida británico y la cultura del imperio en Europa y en América. Esto se ve muy bien en la historia del darwinismo porque habiendo científicos de trayectoria impecable como Flourens en Francia y Kölliker en Alemania que se oponen en sus escritos al darwinismo, el darwinismo triunfa por imposición. El Imperio impone su ley, su cultura, sus normas y sus principios (en este caso la falta de principios). No olvidar que Huxley es el abuelo del otro Huxley, Aldous, autor de Un Mundo Feliz.

En cuanto a Wallace era un aventurero que estaba por las islas del Pacífico a donde había viajado gratis por medio de sus influencias (luego por lo tanto tenía influencias). Se dedicaba por allí a recoger ejemplares de conchas y otros para los coleccionistas británicos (luego tenía buenas relaciones). Al igual que Darwin no parece tener carrera académica alguna, pero entra en el juego invitado por Huxley y los demás miembros de la Royal Society (Hooker, Lyell,…). Su principal aportación a la ciencia es apoyar el dogma de la selección natural. Asi, algo que nadie se hubiese atrevido a publicar pues es un conjunto de errores y disparates (Confusión entre selección y mejora, invento de un juego de palabras imposible que es la selección natural puesto que la naturaleza no selecciona, serie larguísima de prosopopeyas, es decir atribución de acciones falsas a algo que no existe,….). Todo este conjunto de disparates que, como digo, nadie se hubiese atrevido a publicar, se las arreglan para que no uno, sino dos autores los vayan a publicar al mismo tiempo. Es una (otra más) estrategia que da credibilidad a algo que no la tiene.

Saludos

PS: Quizás te interese también un comentario que acabo de poner en esta otra entrada del blog:

http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2014/01/31/138019/comment-page-1#comment-29169

Muchas gracias Emilio. Tu(s) explicación(es) y la información encontrada en http://www.somosbacteriasyvirus.com me ha ayudado mucho a comprender todo este montaje.
Un saludo.

[...] tiempo como paradigma de ciencia y verdad absoluta. Partea respuesta me la dió Emilio Cervantes aquí y otra parte Máximo Sandín [...]

(requerido)

(requerido)


*