Por qué la Revolución Francesa no fué en 1234 y otras preguntas fuera de lugar en el párrafo tricentésimo cuadragésimo octavo de El Origen de las Especies

Hay muchos modos de rellenar el papel, con manchas, mediante dibujos o escribiendo. Ciertas maneras de escribir constituyen sólo manchas en el papel.  Por ejemplo, este párrafo que me voy a permitir re-escribir de otro modo.  Así en lugar de su texto original que puede leerse abajo,  escribo:

En muchos lugares del mundo ciertos animales que pertenecen al mismo orden han adquirido un cuello alargado o una trompa diferentes. Sin duda hay condiciones particulares que hacen que esto haya tenido lugar mediante la acción de la selección natural. Del mismo modo el número de individuos y la distribución geográfica de una especie, se pueden explicar mediante la selección natural puesto que aquellos cambios de estructura que sean favorables a su desarrollo en un nuevo país serán con el tiempo fijados gracias a la omnipresente acción de la selección natural.  Así , las circunstancias particulares de América del Sur, a pesar de ser tan exuberante, no han permitido a la selección natural obrar con la finalidad de obtener en determinadas especies de ungulados el  desarrollo de un largo cuello o trompa. En África del Sur, por el contrario, en donde abundan de un modo sin igual cuadrúpedos tan grandes como la jirafa, las condiciones del ambiente unidas al uso y al desuso han favorecido que la selección natural obre mediante la progresiva elongación del cuello.

Por favor cotejar con el original e indicar diferencias entre ambos e incorrecciones.

 

 

 

348

Why, in other quarters of the world, various animals belonging to this same order have not acquired either an elongated neck or a proboscis, cannot be distinctly answered; but it is as unreasonable to expect a distinct answer to such a question as why some event in the history of mankind did not occur in one country while it did in another. We are ignorant with respect to the conditions which determine the numbers and range of each species, and we cannot even conjecture what changes of structure would be favourable to its increase in some new country. We can, however, see in a general manner that various causes might have interfered with the development of a long neck or proboscis. To reach the foliage at a considerable height (without climbing, for which hoofed animals are singularly ill-constructed) implies greatly increased bulk of body; and we know that some areas support singularly few large quadrupeds, for instance South America, though it is so luxuriant, while South Africa abounds with them to an unparalleled degree. Why this should be so we do not know; nor why the later tertiary periods should have been much more favourable for their existence than the present time. Whatever the causes may have been, we can see that certain districts and times would have been much more favourable than others for the development of so large a quadruped as the giraffe.

 

No puede contestarse exactamente por qué en otras partes del mundo han adquirido un cuello alargado o una trompa diferentes animales que pertenecen al mismo orden; pero es tan fuera de razón esperar una respuesta precisa a esta pregunta, como a la de por qué, en la historia de la humanidad, no se produjo en un siglo un acontecimiento, mientras que se produjo en otro. Ignoramos las condiciones que determinan el número de individuos y la distribución geográfica de una especie, y no podemos ni siquiera conjeturar qué cambios de estructura serían favorables a su desarrollo en un nuevo país. Podemos, sin embargo, ver de un modo general las diferentes causas que pueden haber impedido el desarrollo de un largo cuello o trompa. El alcanzar el follaje a una altura considerable -sin trepar, para lo que los ungulados están especialmente mal constituidos- exige un gran aumento en el tamaño del cuerpo, y sabemos que algunos territorios mantienen poquísimos cuadrúpedos grandes, por ejemplo, América del Sur, a pesar de ser tan exuberante, mientras que en el Sur de África abundan de un modo sin igual; por qué ha de ser esto así, no lo sabemos, y tampoco sabemos por qué los últimos períodos terciarios tuvieron que haber sido mucho más favorables para su existencia que la época actual. Cualesquiera que puedan haber sido las causas, podemos ver que ciertos distritos y tiempos han de haber sido mucho más favorables que otros para el desarrollo de cuadrúpedos tan grandes como la jirafa.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Related posts:

  1. El lugar de los peces en el párrafo centésimo octogésimo octavo de El Origen de las Especies
  2. La selección natural toma el lugar de la adaptación en el párrafo tricentésimo trigésimo de El Origen de las Especies
  3. La selección natural lucha con la tendencia a la reversión y la variabilidad y otras falacias en el párrafo ducentésimo vigésimo octavo de El Origen de las Especies
  4. Nuevas especies aparecen y desaparecen otras por obra de la imaginación del autor en el párrafo centésimo septuagésimo octavo de El Origen de las Especies
  5. Papel del aislamiento en el párrafo centésimo cuadragésimo octavo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*