¿Había leído Darwin la obra de José de Acosta?

 

La llegada de los españoles a América constituye un acontecimiento histórico de gran relevancia política y militar. Pero, con mucha frecuencia, se olvida lo importante que es el aspecto cultural. En México se estableció la Universidad en 1551 y la primera imprenta en 1536.A lo largo del siglo XVI se abrieron once imprentas más y a partir de entonces se imprimieron cientos de textos. Por ejemplo, entre 1536 y 1821 se imprimieron en México 708 tratados de medicina.

El Gobierno de Felipe II invirtió cuantiosos recursos materiales y humanos para el desarrollo cultural en la Nueva España, incluyendo la realización de expediciones científicas que dieron lugar a importantes descubrimientos y aplicaciones de los recursos naturales americanos en Europa. La Expedición del Dr. Hernández (1570-1577) sirvió para describir y utilizar en Europa las variedades de plantas americanas. Tanto la obra de Gonzalo Fernández de Oviedo, cronista ya con Carlos I, como la de José de Acosta contienen descripciones muy extensas y detalladas de la naturaleza en América.

José de Acosta (Medina del Campo, 1540-Salamanca, 1600), jesuita, viajó por América a partir de 1571 y regresó a España publicando su Historia Natural y Moral de las Indias en 1590 en Sevilla. En ella hace una descripción de la naturaleza y de los modos de vida que encontró en América. La obra se tradujo al inglés en 1604.

La obra del hoy idolatrado Humboldt tiene precedentes en las de los jesuitas del siglo XVI, y entre ellos, en José de Acosta. En particular, la denominada Corriente de Humboldt podría bien denominarse Corriente de Acosta.

Entonces, si Humboldt había leído a Acosta y Darwin tenía una gran admiración por Humboldt y había leído su obra, es casi seguro que Darwin habría leído a Acosta y habría visto párrafos interesantes en su obra en relación con la formación de especies nuevas.

Siempre nos ha llamado la atención esa manera que tiene Darwin de comenzar El Origen de las Especies refiriéndose a sus observaciones del viaje en América.  Recordemos tan inquietante comienzo:

 When on board H.M.S. Beagle, as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the organic beings inhabiting South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent. These facts, as will be seen in the latter chapters of this volume, seemed to throw some light on the origin of species—that mystery of mysteries, as it has been called by one of our greatest philosophers.

 

Cuando estaba como naturalista a bordo del Beagle, buque de la marina real, me impresionaron mucho ciertos hechos que se presentan en la distribución geográfica de los seres orgánicos que viven en América del Sur y en las relaciones geológicas entre los habitantes actuales y los pasados de aquel continente. Estos hechos, como se verá en los últimos capítulos de este libro, parecían dar alguna luz sobre el origen de las especies, este misterio de los misterios, como lo ha llamado uno de nuestros mayores filósofos.

Ciertamente, a lo largo de El Origen de las Especies vuelve a mencionar algunos aspectos puntuales de la naturaleza en América, pero lo hace de manera parcial, inconexa, desordenada, y a veces, según su costumbre, diciendo que ya se extenderá sobre el asunto en una próxima ocasión. Pongan atención, por ejemplo, a esta referencia que hace a  los pinzones de las Islas Galápagos, en donde se refiere a ellos como “pájaros”, sin siquiera mencionar su género o especie:

 

Many years ago, when comparing, and seeing others compare, the birds from the closely neighbouring islands of the Galapagos Archipelago, one with another, and with those from the American mainland, I was much struck how entirely vague and arbitrary is the distinction between species and varieties.

 

Hace muchos años, comparando y viendo comparar a otros las aves de las islas -muy próximas entre sí- del Archipiélago de los Galápagos, unas con otras y con las del continente americano, quedé muy sorprendido de lo completamente arbitraria y vaga que es la distinción entre especies y variedades.

 

Pues bien, fíjense bien que ahí dice comparing, and seeing others compare, admitiendo que el trabajo de otros es importante. Pero a quién se referiría con seeing others? ¿Quiénes eran esos otros cuyo nombre no llega a tener el mérito suficiente como para una cita adecuada? Probablemente uno de ellos era el propio capitán Fitzroy, que en el viaje del Beagle coleccionó los pinzones de las Islas Galápagos de forma más ordenada que su ayudante. El estudio de los pinzones de Galápagos lo realizó el ornitólogo del Museo Británico John Gould, mediante la colección del Capitán Fitzroy.

Hoy sólo desearemos muy buena suerte a quien decida investigar asunto tan delicado y vamos a dedicarnos a otros dos temas. Primero: si Darwin dice que la distinción entre especies y variedades es arbitraria y vaga como acabamos de ver en este párrafo del capítulo II de su obra, entonces no entendemos bien a qué se refiere, cuando en el capítulo XIII vuelve a tratar de los “pájaros” de las Islas Galápagos y dice:

I will give a few illustrations of the foregoing remarks: in the Galapagos Islands there are twenty-six land birds; of these twenty-one (or perhaps twenty-three) are peculiar; whereas of the eleven marine birds only two are peculiar; and it is obvious that marine birds could arrive at these islands much more easily and frequently than land-birds.

Daré algunos ejemplos de las observaciones precedentes. En las islas de los Galápagos hay 26 aves terrestres; de éstas, 21 -o quizá 23- son peculiares, mientras que de 11 aves marinas sólo lo son 2, y es evidente que las aves marinas pudieron llegar a estas últimas islas con mucha mayor facilidad y frecuencia que las terrestres.

 

¿De qué habla ahí cuando dice 26 aves terrestres? ¿Trata, como se ha sugerido, de gorriones? ¿Está hablando de especies? ¿De variedades? ¿Ha visto ya la luz y ahora es capaz de distinguir entre especies y variedades? Pero si así fuese, entonces ¿Por qué no lo indica?

La primera conclusión es, como siempre con esta obra, la ambigüedad, la falta de precisión que la domina íntegramente.  Pero como esto ya lo tenemos de sobra conocido y analizado, vayamos con el segundo aspecto, que hoy nos interesa más y que es si Darwin habría leído o no a José Acosta. En la obra del medinense leemos:

 

Mayor dificultad hace averiguar qué principio tuvieron diversos animales que se hallan en Indias y no se hallan en el mundo de acá. Porque si allá los produjo el Criador, no hay para qué recurrir al arca de Noé, ni aun hubiera para qué salvar entonces todas las especies de aves y animales si habían de criarse después de nuevo; ni tampoco parece que con la creación de los seis días dejara Dios el mundo acabado y perfecto, si restaban nuevas especies de animales por formar, mayormente animales perfectos, y de no menor excelencia que esos otros conocidos.

 

Con lo cual queda claro que, para José de Acosta, escribiendo en el reinado de Felipe II, bien puede haber transformaciones entre las especies de animales, y sí, se refiere puntualmente a “especies”. Porque, como Acosta sabía en el siglo XVI, y Darwin no sabía (en el siglo XIX), para ver si puede haber transformaciones entre unas y otras especies, primero es necesario admitir el concepto de especie y este es un paso importante que Darwin no está dispuesto a dar, puesto que iría en contra de su primero y único principio: la contradicción, la falta de toda claridad y precisión.

 

¿Habría leído Darwin a Acosta? Seguramente. ¿Por qué no lo citó ni en el texto, ni luego en el Historical Sketch? En primer lugar, porque no tenía costumbre de citar a los autores que se habían ocupado de la variedad en la naturaleza de una manera ordenada. En las primeras ediciones de su obra las citas están tan desordenadas que es a partir de la tercera edición de El Origen de las Especies cuando se vio obligado a hacerlo. A tal fin incluye en sus primeras páginas ese maremágnum de confusión que denomina Historical Sketch, en donde, advertido probablemente por Lyell, de que no podía presentar al público una obra cuyos precursores no estaban debidamente mencionados, pretende remediar este error con un recuento apresurado de treinta y siete autores, a los cuales divide arbitrariamente en dos grupos: los que creen y los que no creen en la transformación de las especies. Aprovecha asimismo en este sketch para intentar quedar por encima de aquellos autores de los que habría copiado como Lamarck, Owen, Blyth, Matthew y, más aún, todavía deja sin citar a alguno de los que es casi seguro que habría tomado importantes ideas para su obra como Pierre Trémaux, el propio Fitzroy y según ahora vemos, Acosta. Ante este panorama. ¿Puede extrañarnos que Darwin no citase a Acosta? No. En absoluto. ¿Por qué no lo citó? En primer lugar porque no tenía costumbre de reconocer adecuadamente la obra de sus precursores, pero es que en el caso de Acosta hay, además otro motivo: Acosta era un religioso español. Representaba a la España católica y El Origen de las Especies es un alegato contra la idea de diseño y contra toda religión.

Agradecimientos: Dedicado a la profesora Ana María Carabias Torres que me ayudó a descubrir la importancia de la Historia y en particular, la de acudir siempre a los textos originales.

Referencias

De Acosta, José. Historia Natural y Moral de las Indias.

Cervantes, E. Pérez Galicia, G. 2017. La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la luz de la Nueva Retórica. OIACDI.

Cervantes, E. Pérez Galicia, G. 2015.¿Está Usted De Broma Mr. Darwin? La retórica en el corazón del darwinismo. OIACDI.

Cervantes, E. 2011. Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch de la sexta edición del Origen de las Especies. Digital CSIC

Darwin, Ch. The origin of species by means of natural selection; or the preservation of favoured races in the struggle for life. Sixth London Edition.

Darwin, Ch. El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida. Sexta Edición.

 

 


 


 

Related posts:

  1. Decididamente Darwin se opone a la idea de Diseño: Algunas opiniones al respecto.
  2. Substituto de la religión: Una interpretación parcialmente correcta del El Origen de las Especies por Juan Benet
  3. Iconoclast: One Journalist’s Odyssey through the Darwin Debates
  4. La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica
  5. EL ESPEJO DE LOS ENIGMAS
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

sabe me encontre su blog mientras navegaba por internet y me gustaron muchos de sus articulos

yo soy un joven de latinoamerica y me gusta la ciencia, cuando comenze a estudiar biologia en el instituto comenze a discrepar con el evolucionismo

en primer lugar la ley de biogenesis me hizo dudar de la evolucion, todos sabemos que un raton no puede aparecer de la nada (generacion espontanea) la biogenesis enseña que los seres vivos solo vienen de seres vivos
pero para que se genere un ser vivo (raton) no solo se necesita tener otro ser vivo (caballo) ya que un ser vivo solo viene de otro ser vivo pre-existente de su misma especie (raton de ratones)

los peces siempre generan peces, los anfibios siempre generan anfibios, las aves siempre vienen de aves y los humanos siempre han venido de humanos, segun la biogenesis no existe evolucion ya que cada especie atravez de la molecula de ADN transmite su informacion genetica para crear una copia de su propia especie y lo mas que puede producir una especie es variacion pero por mas que varie un perro seguira siendo perro y no otra cosa

ademas el darwinismo se basaba en la pangenesis y el gradualismo, la genetica y la paleontologia demostraron que ambas cosas no son reales y los darwinistas tuvieron que remendar el darwinismo arremangandose de las mutaciones y proponiendo el equilibrio puntuado

las mutaciones son errores de copia y todo efecto que tengan las mutaciones son en las mismas especies y hasta ahi se queda, la mosca de la fruta por mas que la han mutado (es la mascota de los genetistas) no a dejado de ser una mosca de la fruta

desde hace años discrepe con la evolucion y no creo en esas patrañas y me gusto algunos articulos suyos en los cuales vi que hacia critica al darwinismo pero no me quedo claro si usted es un evolucionista que critica solo ciertas cosas del evolucionismo o si es un cientifico que no cree para nada en el evolucionismo? espero ansiosamente su respuesta

Estimado Yoel,

Le agradezco mucho su comentario.
Se refiere usted a la ley de Biogénesis. Según entiendo esa ley no es muy precisa y dice que no puede haber generación espontánea, o sea que todo ser vivo procede de otro ser vivo.
En cuanto a la evolución hay una enorme confusión, por eso lo que me parece muy importante es cuidar los términos, las palabras, como principio, para luego intentar presentar hipótesis y teorías.
Por eso me parece ejemplar la comparación entre José de Acosta (siglo XVI) y Darwin (Siglo XIX) pues mirada con esta perspectiva de la importancia del lenguaje, resulta, sorprendentemente, que Acosta escribía mejor que Darwin.

Esoty de acuerdo en lo que se refiere a las mutaciones.

Para mí en la Ciencia, como le digo, es fundamental tener conceptos claros. El de evolución no es uno de tales conceptos. Todo cambia, pero si queremos entender el cambio hay que indicar a qué nos referimos y a qué queremos dedicar nuestro esfuerzo. No tiene nada que ver el cambio en un paisaje, que se llama evolución del paisaje, con el cambio de una forma a otra en un animal o en una planta, que también se llama evolución. No soy, por lo tanto evolucionista, en el sentido de que no me gusta nada esa palabra. Es mejor “transformación de las especies”. Algo que es posible que ocurra pero con límites y de lo cual no me consta en este momento que haya evidencia alguna. Puede que haya alguna, por ejemplo en el Reino Vegetal, cambio de especie mediante cambio en el número de dotaciones cromosómicas, pero en este momento lo dudo y, en cualquier caso, no nos serviría para defender la idea general de evolución que, en gran medida, es muy confusa. No hay una teoría de evolución.

Un cordial saludo,

Emilio Cervantes

Yo no creo que algo que es tan impreciso merezca el nombre de ley.

gracias por contestar mi comentario sr. Emilio !!

le dire tres cosas amigo

1- mi interrogante
sabe yo hace tiempo conoci de sandin que criticaba el darwinismo pero con el tiempo me di cuenta que el criticaba el darwinismo pero que aun apoyaba la evolucion pero por otros medios (bacterias y virus como causa del origen de nuevas especies)

yo queria saber si usted solo critica al darwinismo o si tambien critica la idea del transformismo sin importar cual sea

2- cambios en las especies
aqui en latinoamerica la palabra evolucion se usa unica y exclusivamente para la idea que una especie puede originar otra diferente, todo cambia con el tiempo eso es un hecho y dentro de las especies hay cambios pero a eso lo llamamos variacion
yo se las especies varian (como los pinzones por ejemplo) y eso es obvio pero para mi las variaciones se dan siempre dentro de las especies y eso no es una causa para la transformacion como piensan algunos darwinistas

yo creo en la variacion pero no en la evolucion

3- biogenesis
sabe yo e leido libros de biologia y articulos cientificos y e visto que todos tratan ala biogenesis como una ley

yo e leido a muchos filosofos de la ciencia y ellos se refieren a una ley de la naturaleza cuando algo es regular

es regular que los planetas orbiten de forma eliptica y esa regularidad nunca se ve violada por eso alas orbitas elipticas se les llaman leyes

es una regularidad en la naturaleza ver que las especies siempre se origan de otra especie (nunca de generacion espontanea) y es una regularidad ver en la naturaleza que cada ser vivo se origina siempre de un ser vivo pre-existente de su misma especie (peces de peces y aves de aves) los evolucionistas dicen que peces originaron anfibios y que los reptiles originaron aves (cuando la biogenesis y la regulaidad de la naturaleza enseña que los anfibios siempre se originan de anfibios y no de peces y los reptiles siempre producen reptiles y no aves) es por eso que yo e considerado la biogenesis como ley y nunca habia notado que alguien objetara eso

bueno solo eso queria decirle, cuidese amigo

Su interrogante 1) es correcto. Yo no veo nada claro tampoco el transformismo.

El punto 2) también lo comparto bastante. No hay apenas evidencia de cambio de especie.

El punto 3) también lo veo ahora más claro y resulta que yo no había visto antes tan claramente expuesta la cuestión de la biogénesis. Se lo agradezco.

Un cordial saludo, atentamente,

hola sr. cervantes

sabe yo soy anti-evolucionista pero por motivo religiosos

cuando era pequeño mi mama me enseño sobre el cristianismo pero al crecer como a los 17 años me converti en ateo por motivos epistemologicos, un dia me pregunte ¿de verdad existe Dios? ¿como puedo saber que Dios existe? desde ese momento pues se murio mi fe por completo

luego me dedique a mis estudios en la secundaria pero realmente queria saber si Dios existia y pues lei muchos a los filosofos teistas y ateos

una vez observe a un brasileño que era parte del movimiento del diseño inteligente y el aplico la teologia a la genetica y concluyo que una causa inteligente era mejor explicacion para la complejidad-especifica del adn y no asi procesos aleatorios no dirijidos

esa conferencia realmente me inclino a apoyar la idea de una causa inteligente detras de la naturaleza y despues me siguieron convenciendo argumentos para la existencia de Dios de john locke, pascal, y otros filosofos

luego me dedique a estudiar biologia y realmente dude de ella por la biogenesis, las mutaciones etc
me di cuenta que la evolucion no es un invento de darin (lamacark y Chambers ya la habian enseñado)
darwin tomo ideas de malthus, blyth y otras personas para confeccionar su teoria tranformista

agazzis, sedgwick, owen, sir david y muchos cientificos se opusieron a darwin y criticaron fuertemente el libro origen de las especies

tengo 28 año y creo en Dios y soy miembro de una iglesia y ese es ahora un motivo por el cual me opongo al evolucionismo

sabe paso muy ocupado pero cuando me queda tiempo escribo partes para un libro que lo llamare ¨porque no soy ateo¨ donde cuento como fui ateo y porque deje de serlo aparte de dedicare refutaciones al neo-darwinismo

cuando tenga listo el borrador de mi libro si quiere le mando el pdf para que lo lea mi correo es youtanonn4@gmail.com

saludos, cuidese

(requerido)

(requerido)


*