Archivo de junio, 2012

Razones para creer en el párrafo centésimo décimo quinto de El Origen de las Especies

 

El autor confunde creer con saber. Y no entiende bien lo que es demostrar. Ya en la primera frase, aparecen una serie de disparates. Así cuando dice:

 

We have good reason to believe, as shown in the first chapter, that changes in the conditions of life give a tendency to increased variability

Tenemos buen fundamento para creer, como se ha demostrado en el capítulo primero, que los cambios en las condiciones de vida producen una tendencia a aumentar la variabilidad,

 

Pero si los cambios en las condiciones de vida producen o no aumentos de la variabilidad no será cuestión de fe, sino de demostración. Conviene recordar a tal efecto que en el capítulo primero se trataba de las condiciones domésticas de una granja y la naturaleza no es una granja. El autor carece de pruebas que apoyen que cambios en las condiciones de vida resultan en aumentos en la variabilidad en la naturaleza. Ni tan siquiera encontrará tales pruebas en la  obra de Lamarck, a quien todavía no ha citado.

 

No obstante, el autor vuelve a repetir la misma idea con otras palabras:

 

…….the conditions the changed, and this would manifestly be favourable to natural selection, by affording a better chance of the occurrence of profitable variations

……..las condiciones han cambiado, y esto sería evidentemente favorable a la selección natural, por aportar mayores probabilidades de que aparezcan variaciones útiles.

Pero no sólo no ha demostrado que el cambio en las condiciones de lugar a aumento en las variaciones útiles sino que si esto fuese cierto, es decir, que apareciesen variaciones útiles, entonces estas ya serían útiles sin necesidad de invocar a la selección natural ni a ningún otro agente ficticio.

 

115.

We have good reason to believe, as shown in the first chapter, that changes in the conditions of life give a tendency to increased variability; and in the foregoing cases the conditions changed, and this would manifestly be favourable to natural selection, by affording a better chance of the occurrence of profitable variations. Unless such occur, natural selection can do nothing. Under the term of “variations,” it must never be forgotten that mere individual differences are included. As man can produce a great result with his domestic animals and plants by adding up in any given direction individual differences, so could natural selection, but far more easily from having incomparably longer time for action. Nor do I believe that any great physical change, as of climate, or any unusual degree of isolation, to check immigration, is necessary in order that new and unoccupied places should be left for natural selection to fill up by improving some of the varying inhabitants. For as all the inhabitants of each country are struggling together with nicely balanced forces, extremely slight modifications in the structure or habits of one species would often give it an advantage over others; and still further modifications of the same kind would often still further increase the advantage, as long as the species continued under the same conditions of life and profited by similar means of subsistence and defence. No country can be named in which all the native inhabitants are now so perfectly adapted to each other and to the physical conditions under which they live, that none of them could be still better adapted or improved; for in all countries, the natives have been so far conquered by naturalised productions that they have allowed some foreigners to take firm possession of the land. And as foreigners have thus in every country beaten some of the natives, we may safely conclude that the natives might have been modified with advantage, so as to have better resisted the intruders.

 

 

Tenemos buen fundamento para creer, como se ha demostrado en el capítulo tercero, que los cambios en las condiciones de vida producen una tendencia a aumentar la variabilidad, y en los casos precedentes las condiciones han cambiado, y esto sería evidentemente favorable a la selección natural, por aportar mayores probabilidades de que aparezcan variaciones útiles. Si no aparecen éstas, la selección natural no puede hacer nada. No se debe olvidar nunca que en el término variaciones están incluidas simples diferencias individuales. Así como el hombre puede producir un resultado grande en las plantas y animales domésticos sumando en una dirección dada diferencias individuales, también lo pudo hacer la selección natural, aunque con mucha más facilidad, por tener tiempo incomparablemente mayor para obrar. No es que yo crea que un gran cambio físico, de clima, por ejemplo, o algún grado extraordinario de aislamiento que impida la inmigración, es necesario para que tengan que quedar nuevos puestos vacantes para que la selección natural los llene, perfeccionando algunos de los habitantes que varían; pues como todos los habitantes de cada región están luchando entre sí con fuerzas delicadamente equilibradas, modificaciones ligerísimas en la conformación o en las costumbres de una especie le habrán de dar muchas veces ventaja sobre otras, y aun nuevas modificaciones de la misma clase aumentarán con frecuencia todavía más la ventaja, mientras la especie continúe en las mismas condiciones de vida y saque provecho de medios parecidos de subsistencia y defensa. No puede citarse ningún país en el que todos los habitantes indígenas estén en la actualidad tan perfectamente adaptados entre sí y a las condiciones físicas en que viven que ninguno de ellos pueda estar todavía mejor adaptado o perfeccionado; pues en todos los países los habitantes indígenas han sido hasta tal punto conquistados por producciones naturalizadas, que han permitido a algunos extranjeros tomar posesión firme de la tierra. Y como las extranjeros han derrotado así en todos los países a algunos de los indígenas, podemos seguramente sacar la conclusión de que los indígenas podían haber sido modificados más ventajosamente, de modo que hubiesen resistido mejor a los invasores.

 

 

 

Etiquetas:

Personificación de una acción en el párrafo centésimo décimo cuarto de El Origen de las Especies

 

El autor se empeña en una tarea absurda: mostrar la vía por la que actúa la selección natural (course of natural selection), lo cual no debería ocupar espacio alguno puesto que la selección natural no actúa de ninguna manera. La selección es una acción, quien la ejecuta es el ser humano. Además, en el caso de la selección natural es una contradicción y no sólo no actúa sino que no existe. En el caso de la selección artificial (única selección posible), quien actúa es el seleccionador, cuya acción se llama selección y simplemente deja un producto: los elementos seleccionados, que se cruzarán entre sí como parte del proceso denominado Mejora Genética (no selección).

En caso de existir toda selección es acción y no existe por sí misma sin ayuda de alguien que aporte una voluntad, una dirección. El autor ha confundido siempre selección con el proceso entero de mejora genética y sólo la aceptación de tal confusión permite al darwinismo hacer pasar por teoría algo que no existe.

 

Pero esto no importa al autor quien, en su empeño por  mostrar lo que no existe inventa ahora un nuevo concepto: el de lugares en la economía de la naturaleza (places in the economy of nature), algo que deja caer y que ni ha definido antes ni definirá después.

 

114.

We shall best understand the probable course of natural selection by taking the case of a country undergoing some slight physical change, for instance, of climate. The proportional numbers of its inhabitants will almost immediately undergo a change, and some species will probably become extinct. We may conclude, from what we have seen of the intimate and complex manner in which the inhabitants of each country are bound together, that any change in the numerical proportions of the inhabitants, independently of the change of climate itself, would seriously affect the others. If the country were open on its borders, new forms would certainly immigrate, and this would likewise seriously disturb the relations of some of the former inhabitants. Let it be remembered how powerful the influence of a single introduced tree or mammal has been shown to be. But in the case of an island, or of a country partly surrounded by barriers, into which new and better adapted forms could not freely enter, we should then have places in the economy of nature which would assuredly be better filled up if some of the original inhabitants were in some manner modified; for, had the area been open to immigration, these same places would have been seized on by intruders. In such cases, slight modifications, which in any way favoured the individuals of any species, by better adapting them to their altered conditions, would tend to be preserved; and natural selection would have free scope for the work of improvement.

 

Comprenderemos mejor la marcha probable de la selección natural tomando el caso de un país que experimente algún ligero cambio físico, por ejemplo, de clima. Los números proporcionales de sus habitantes experimentarán casi inmediatamente un cambio, y algunas especies llegarán probablemente a extinguirse. De lo que hemos visto acerca del modo íntimo y complejo como están unidos entre sí los habitantes de cada país podemos sacar la conclusión de que cualquier cambio en las proporciones numéricas de algunas especies afectaría seriamente a los otros habitantes, independiente del cambio del clima mismo. Si el país estaba abierto en sus límites, inmigrarían seguramente formas nuevas, y esto perturbaría también gravemente las relaciones de algunos de los habitantes anteriores. Recuérdese que se ha demostrado cuán poderosa es la influencia de un solo árbol o mamífero introducido. Pero en el caso de una isla o de un país parcialmente rodeado de barreras, en el cual no puedan entrar libremente formas nuevas y mejor adaptadas, tendríamos entonces lugares en la economía de la naturaleza que estarían con seguridad mejor ocupados si algunos de los primitivos habitantes se modificasen en algún modo; pues si el territorio hubiera estado abierto a la inmigración, estos mismos puestos hubiesen sido cogidos por los intrusos. En estos casos, modificaciones ligeras, que en modo alguno favorecen a los individuos de una especie, tenderían a conservarse, por adaptarlos mejor a las condiciones modificadas, y la selección natural tendría campo libre para la labor de perfeccionamiento.

 


Etiquetas:

El poder de convicción: W.R. Thompson sobre Darwin y el darwinismo

 

 

 

 

En su texto de introducción al Origen de las Especies (Everyman, 1958),  W.R. Thompson dice:

 

He tratado de incluir en un resumen, necesariamente breve, los puntos más importantes en el argumento de Darwin y no intento debilitar la presentación intencionadamente. Si Darwin convenció al mundo de que las especies se habían originado a través de la evolución por selección natural, fue, creo, sobre la base de los argumentos que he mencionado. Pero en cuestiones de este tipo mucho depende de la manera en que los argumentos se presentan. Darwin consideraba que la doctrina del origen de las formas vivas de la descendencia con modificación, incluso si está bien fundada, no sería satisfactoria a menos que las causas en acción se identificasen correctamente, por lo que su teoría de la modificación por la selección natural era, para él, de una importancia absolutamente fundamental. Puesto que él carecía en el momento de la publicación del Origen de ningún cuerpo de evidencia experimental para apoyar su teoría, se dejó caer en argumentos especulativos. La argumentación utilizada por los evolucionistas, dijo De Quatrefages, hace que la discusión de sus ideas sea extremadamente difícil. Convicciones personales, las más simples posibilidades, se presentan como si fueran pruebas, o por lo menos,  argumentos válidos en favor de la teoría. Como ejemplo de Quatrefages cita la explicación de Darwin acerca de la manera en que el carbonero podría transformarse en el cascanueces, por la acumulación de pequeños cambios en la estructura y el instinto debidos a la selección natural, y luego procedió a demostrar que es igual de fácil de transformar el cascanueces en el carbonero. La demostración se puede modificar sin dificultad para adaptarse a cualquier caso concebible. Carece de valor científico, ya que no puede ser verificada, pero ya que la imaginación tiene rienda suelta, es fácil dar la impresión de que se ha dado un ejemplo concreto de la transmutación real. Esto es algo sumamente atractivo debido a la extrema simplicidad fundamental de la explicación darwiniana. El lector puede ser completamente ignorante de los procesos biológicos y sin embargo, sentirá como si realmente entendiese,  y en un sentido dominase el mecanismo por el cual se ha producido la maravillosa variedad de formas de vida. Esta fue sin duda una de las principales razones para el éxito del Origen. Otra es el carácter evasivo del argumento darwiniano. Cada característica de los organismos se mantiene en la existencia, ya que tiene un valor de supervivencia. Sin embargo, este valor se relaciona con la lucha por la existencia. Por lo tanto no estamos obligados a comprometernos en lo que respecta al significado de las diferencias entre los individuos o entre las especies ya que el poseedor de una modificación en particular puede encontrarse, en la carrera por la vida, moviéndose hacia arriba o quedándose atrás. Por otro lado, podemos comprometernos si nos gusta, ya que es imposible desmentir nuestra afirmación. La verosimilitud del argumento elimina la necesidad de la prueba y su propia naturaleza, le da una especie de inmunidad a la refutación. Darwin no presentó en el Origen que las especies se hubiesen originado por la selección natural, sino que simplemente demostró, sobre la base de ciertos hechos y suposiciones, cómo esto podría haber sucedido, y así como él se había convencido a sí mismo, así también fue capaz de convencer a los demás “(Thompson. , WR, “Introducción”, en Darwin CR, “El Origen de las Especies Mediante la Selección Natural”, Sexta Edición, 1872, Biblioteca Everyman, JM Dent & Sons: Londres, 1967, reimpresión, p.xi)

……………………

 

 

 

“I have tried to include in a necessarily brief summary the most important points in Darwin’s argument and have not designedly attempted to weaken the presentation. If Darwin convinced the world that species had originated through evolution by natural selection, it was, I think, on the basis of the arguments I have mentioned. But in a matter of this kind a great deal depends on the manner in which arguments are presented. Darwin considered that the doctrine of the Origin of living forms by descent with modification, even if well founded, would be unsatisfactory unless the causes at work were correctly identified, so his theory of modification by natural selection was, for him, of absolutely major importance. Since he had at the time the Origin was published no body of experimental evidence to support his theory, he fell back on speculative arguments. The argumentation used by evolutionists, said de Quatrefages, makes the discussion of their ideas extremely difficult. Personal convictions, simple possibilities, are presented as if they were proofs, or at least valid arguments in favour of the theory. As an example de Quatrefages cited Darwin’s explanation of the manner in which the titmouse might become transformed into the nutcracker, by the accumulation of small changes in structure and instinct owing to the effect of natural selection; and then proceeded to show that it is just as easy to transform the nutcracker into the titmouse. The demonstration can be modified without difficulty to fit any conceivable case. It is without scientific value, since it cannot be verified; but since the imagination has free rein, it is easy to convey the impression that a concrete example of real transmutation has been given. This is the more appealing because of the extreme fundamental simplicity of the Darwinian explanation. The reader may be completely ignorant of biological processes yet he feels that he really understands and in a sense dominates the machinery by which the marvellous variety of living forms has been produced. This was certainly a major reason for the success of the Origin. Another is the elusive character of the Darwinian argument. Every characteristic of organisms is maintained in existence because it has survival value. But this value relates to the struggle for existence. Therefore we are not obliged to commit ourselves in regard to the meaning of differences between individuals or species since the possessor of a particular modification may be, in the race for life, moving up or falling behind. On the other hand, we can commit ourselves if we like, since it is impossible to disprove our statement. The plausibility of the argument eliminates the need for proof and its very nature gives it a kind of immunity to disproof. Darwin did not show in the Origin that species had originated by natural selection; he merely showed, on the basis of certain facts and assumptions, how this might have happened, and as he had convinced himself he was able to convince others.” (Thompson, W.R., “Introduction,” in Darwin C.R., “The Origin of Species by Means of Natural Selection,” Sixth Edition, 1872, Everyman’s Library, J.M. Dent & Sons: London, 1967, reprint, p.xi)

También dice:

The success of Darwinism was accompanied by a decline in scientific integrity. This is already evident in the reckless statements of Haeckel and in the shifting, devious and histrionic argumentation of T. H. Huxley.

Y de este texto se ha dicho:

 

The introduction is still worth reading, not only for its style but for its fully justified castigation of the absurdities and dishonesties of darwinian writers such as Haeckel and the ridiculous vogue for the construction of phylogenetic trees.

 

 

 

 

La fotografía de Thompson procede del libro Biographical Memoirs of Fellows of the Royal Society © 1973.

Etiquetas:

Hipnosis Ericksoniana: ¿técnicas de la hipnosis en OSMNS?

 

La web titulada Hypnosis Techniques (Ericksonian Hypnotic SuggestionTechniques) se refiere a las técnicas de hipnosis. Resumimos  su contenido a continuación……..

Las palabras y frases hipnóticas crean sugerencias convincentes al seguir patrones especiales. Las palabras exactas de la sugestión hipnótica pueden tener un efecto importante sobre la forma en que el oyente responde a la sugerencia. Milton Erickson desarrolló una técnica conocida como el modelo de Milton para la presentación de ideas en la hipnosis con palabras ambiguas y frases hipnóticas para poner a las personas en trance con facilidad y rapidez.

La mente tiene sentido de la incertidumbre y presta especial atención a las palabras ambiguas con el fin de encontrar un significado definido. Esto significa que la mente se centra más en las palabras y frases hipnóticas.

 

El proceso de pensar acerca de lo que las palabras significan realmente desvía la mente lejos del hablante, y hace que el oyente se concentre en su interior brevemente. El uso de un lenguaje ‘ingeniosamente vago ” obliga al oyente a buscar en su mente los recuerdos y experiencias que le ayuden en su situación. Esto es el trance, es decir – la disociación del momento presente al dejarse caer “dentro”. Si bien en ese estado el oyente es más receptivo a las palabras siguientes, y si esas palabras no hacen nada para poner fin a ese estado, entonces el cliente rápidamente entrará en trance.

 

Una vez en trance, la mente inconsciente no analiza las palabras y frases que oye. Cualquier forma coherente de las palabras que se presentan no será examinada en rigor, y cualquier sugerencia es probable que sea aceptada actuando en consecuencia, a pesar de que un oyente alerta rechazaría la sugerencia por ilógica. El hipnotizador puede usar estas palabras y frases hipnóticas para eludir la facultad crítica de la mente consciente.

 

Quizás le interese leer algo más sobre técnicas de la hipnosis.…..

 

Etiquetas:

Confesión del autor, método para el lavado de cerebro y severa amenaza a la ciencia en el párrafo centésimo décimo tercero de El Origen de las Especies

 

Nos encontramos ante uno de los párrafos-clave de OSMNS. De contenido más peligroso. De redacción complicada y confusa, como todos los párrafos de éste capítulo laberíntico,  en el que la ambigüedad habitual se mezcla con momentos de corrosiva veracidad como la que queda resumida en una de sus sentencias centrales:

En el sentido literal de la palabra, indudablemente, selección natural es una expresión falsa

No obstante, no preocuparse porque quienes no crean acabarán creyendo:

Familiarizándose un poco, estas objeciones tan superficiales quedarán olvidadas.

Expone así el autor el principio más viejo y mejor conocido de la técnica del lavado de cerebro,  práctica habitual entre todos los gurúes de las más diversas sectas: Repite. Repite, que algo queda. Familiarízate. El Mantra.  La oración repetida como puerta para la fé.   ¿Quieres tener fé?   Se preguntaba Georges Brassens en la canción el Impío, pues bien,………. si es así,  voila la foi du charbonnier (la fe del carbonero), ahí está la solución:

Mon voisin du dessus, un certain Blais’ Pascal

M’a gentiment donné ce conseil amical

” Mettez-vous à genoux, priez et implorez

Faites semblant de croire, et bientôt vous croirez “

Mi vecino de arriba, un tal Blaise Pascal,

me ha dado amablemente este consejo de amigo:

«Arrodíllate, reza e implora.

Haz ver que crees y pronto creerás».

Reza, ….. consejo de Pascal que Brassens transmite bien en su canción El Impío. Recurso infaliblemente expresado también en las aldeas de nuestra estepa castellana y extremeña, en la forma Gabrielygalanesca: Del roce nace el cariño. Donde no hay amor, donde no hay pasión, donde no hay convicción, donde no hay reflexión ni fundamento….. En definitiva, donde no hay nada, siempre quedará al menos una posibilidad……La de repetir. Lo que sea.  Cualequier cosa. Por eso nos encontramos aquí ante un párrafo peligroso y destructivo.

El autor sigue con su costumbre de decir el pecado pero no el pecador, algo que en ciencia es inadmisible. Si sabe que hay autores que han presentado objeciones a su teoría, debe decir quiénes son, en dónde han expresado su descontento y más que nada en qué consiste que es lo único que nos importa.

Pero puestos a decir cosas inadmisibles para la ciencia el párrafo ofrece un arsenal………

113.

Several writers have misapprehended or objected to the term Natural Selection. Some have even imagined that natural selection induces variability, whereas it implies only the preservation of such variations as arise and are beneficial to the being under its conditions of life. No one objects to agriculturists speaking of the potent effects of man’s selection; and in this case the individual differences given by nature, which man for some object selects, must of necessity first occur. Others have objected that the term selection implies conscious choice in the animals which become modified; and it has even been urged that, as plants have no volition, natural selection is not applicable to them! In the literal sense of the word, no doubt, natural selection is a false term; but who ever objected to chemists speaking of the elective affinities of the various elements?—and yet an acid cannot strictly be said to elect the base with which it in preference combines. It has been said that I speak of natural selection as an active power or Deity; but who objects to an author speaking of the attraction of gravity as ruling the movements of the planets? Every one knows what is meant and is implied by such metaphorical expressions; and they are almost necessary for brevity. So again it is difficult to avoid personifying the word Nature; but I mean by nature, only the aggregate action and product of many natural laws, and by laws the sequence of events as ascertained by us. With a little familiarity such superficial objections will be forgotten.

Varios autores han entendido mal o puesto reparos al término selección natural. Algunos hasta han imaginado que la selección natural produce la variabilidad, siendo así que implica solamente la conservación de las variedades que aparecen y son beneficiosas al ser en sus condiciones de vida. Nadie pone reparos a los agricultores que hablan de los poderosos efectos de la selección del hombre, y en este caso las diferencias individuales dadas por la naturaleza, que el hombre elige con algún objeto, tienen necesariamente que existir antes. Otros han opuesto que el término selección implica elección consciente en los animales que se modifican, y hasta ha sido argüido que, como las plantas no tienen voluntad, la selección natural no es aplicable a ellas. En el sentido literal de la palabra, indudablemente, selección natural es una expresión falsa; pero ¿quién pondrá nunca reparos a los químicos que hablan de las afinidades electivas de los diferentes elementos? Y, sin embargo, de un ácido no puede decirse rigurosamente que elige una base con la cual se combina de preferencia. Se ha dicho que yo hablo de la selección natural como de una potencia activa o divinidad; pero ¿quién hace cargos a un autor que habla de la atracción de la gravedad como si regulase los movimientos de los planetas? Todos sabemos lo que se entiende e implican tales expresiones metafóricas, que son casi necesarias para la brevedad. Del mismo modo, además, es difícil evitar el personificar la palabra Naturaleza; pero por Naturaleza quiero decir sólo la acción y el resultado totales de muchas leyes naturales, y por leyes, la sucesión de hechos, en cuanto son conocidos con seguridad por nosotros. Familiarizándose un poco, estas objeciones tan superficiales quedarán olvidadas.

El contenido de este párrafo ya había sido comentado en otra entrada.

Letra de la canción el Impio tomada de http://lachanson.blogspot.com.es/2011/08/georges-brassens-le-mecreant-1960.html

Imagen de previsualización de YouTube

Etiquetas:

Disparates múltiples y error fundacional del darwinismo en el párrafo centésimo duodécimo de el Origen de las Especies

 

El capítulo, que supuestamente deberá contener la parte cumbre de la obra (OSMNS), es decir la explicación cabal de la Teoría de Evolución por Selección Natural,  empieza de manera disparatada con dos preguntas. La primera de momento la dejamos sin comentar por ser demasiado confusa. Pero vamos a centrarnos en la segunda, que, aunque no le anda a la zaga en confusión, pone todavía más en evidencia la mentalidad de su autor:

 

Can the principle of selection, which we have seen is so potent in the hands of man, apply under nature?

 

Se pregunta así el autor por el principio de selección, pero,….¿Qué es lo que entiende por principio de selección? La selección no es principio alguno sino simplemente una acción y su efecto simultáneo. Nada más. Es una lástima que teniendo palabras que tan bien expresen ideas y conceptos las vayamos a utilizar de manera inapropiada.

 

Cierto que el  ser humano selecciona, ahora bien,…… en sus manos la selección es parte del proceso de mejora genética. Sin voluntad humana no existe ningún proceso de mejora genética y mucho menos de selección. La construcción selección natural es, por lo tanto,  un fantasma semántico. Una contradictio in adiecto:  es imposible que nada sea natural y que a la vez sea selección, puesto que por definición la selección es la acción que hace el mejorador es artificial.

 

Por lo tanto, la respuesta que el autor da a su pregunta:

 

I think we shall see that it can act most efficiently

 

Pienso que veremos que puede actuar más eficientemente

 

Debería ser sustituida por:

 

Selection, (which is not a principle, because is a single action), acts exclusively in the hands of man as a parte of a process called Breeding. No selection, at all, applies under nature.

 

La selección (que no es principio alguno, sino acción), actúa exclusivamente en manos del hombre como parte de un proceso llamado Mejora Genética. En la naturaleza no hay selección alguna.

 

 

 

A partir de la aceptación de este error fundacional, el darwinismo cambia de tono y pasa de ser ciencia a ser militancia sectaria, dogmática. Lavado de cerebro generalizado. Como tal va a dar frutos inesperados: En primer lugar, vamos a ver a la selección (natural), que es un tipo imposible de selección, y por tanto de acción, como se convierte en sujeto y protagoniza todo tipo de acciones. Un verdadero engendro. Iremos viendo.

 

Pero hay otra pregunta inquietante en el párrafo. Es la siguiente:

 

Can it then be thought improbable, seeing that variations useful to man have undoubtedly occured, that other variations useful in some way to each being in the great and complex battle of life, should occur in the course of many successive generations?

¿puede, pues, parecer improbable el que, del mismo modo, para cada ser, en la grande y compleja batalla de la vida, tengan que presentarse otras variaciones útiles en el transcurso de muchas generaciones sucesivas?

 

El autor pregunta cosas complejas, basándose en premisas que da por ciertas, y que serían el motivo de cuestiones mayores. Así preguntaríamos antes que nada:

 

From a scientific point of view: Can be life regarded as a battle?

 

También preguntaríamos: Las variaciones en cuestión ¿se presentarían para cada ser o bien se presentarían en el transcurso de muchas generaciones? ¿Es admisible que ambos (cada ser; muchas generaciones), compartan espacio en esta expresión ?

 

 

Pero todavía el párrafo tiene preguntas más traidoras:

 

If such do occur, can we doubt (remembering that many more individuals are born than can possibly survive) that individuals having any advantage, however slight, over others, would have the best chance of surviving and procreating their kind?

Si esto ocurre, ¿podemos dudar -recordando que nacen muchos más individuos de los que acaso pueden sobrevivir- que las individuos que tienen ventaja, por ligera que sea, sobre otros tendrían más probabilidades de sobrevivir y procrear su especie?

 

Porque, veamos:

 

1. ¿Es seguro que nacen muchos más individuos de los que pueden sobrevivir? ¿Acaso no nacen exactamente los individuos que sobreviven hasta el momento de nacer?

2. ¿Alguien duda de que los individuos con ventajas tendrán más posibilidades de sobrevivir y procrear?

 

Y es entonces cuando nos encontramos con una definición de la selección natural:

This preservation of favourable individual differences and variations, and the destruction of those which are injurious, I have called Natural Selection, or the Survival of the Fittest

 

A esta conservación de las diferencias y variaciones individualmente favorables y la destrucción de las que son perjudiciales la he llamado yo selección natural o supervivencia de los más adecuados

 

Mantenimiento de diferencias individuales favorables y destrucción de las perjudiciales. Esto es verdaderamente amplio y ambiguo porque será lícito utilizar el mismo nombre para cualquier característica nueva y ventajosa que aparezca y asimismo para cualquier desventaja que sea eliminada de la naturaleza. ¿Podemos pensar en mecanismos comunes?  ¿El mismo hecho (porque hay que recordar que si selección es la supervivencia del más apto, entonces será hecho), pregunto, el mismo hecho será responsable de que sobrevivan algunos peces a un volcán en la isla del Hierro o a un tsunami en Indonesia; una población de anguilas en la ría de Pravia y  unas arañas a una avalancha de arena en el desierto del Gobi?  Seguramente no.  ¿El mismo mecanismo será responsable de la extinción del Iguanodon que de la aparición de la lamprea? Tampoco. De ninguna manera. El señor Darwin sólo busca en su obra crear la confusión. Hipnotizar al lector inocente. A tal fin no necesita teoría científica alguna. Le basta con multiplicar la ambigüedad y repetir hasta el infinito dogmas: escribir en clave de mantra.

 

En cualquier caso la selección natural sólo lo explicará todo,  como podría deducirse de esta definición, si uno se queda satisfecho con una explicación corta, torpe y dogmática. El párrafo termina de manera contradictoria:

 

 

Variations neither useful nor injurious would not be affected by natural selection, and would be left either a fluctuating element, as perhaps we see in certain polymorphic species, or would ultimately become fixed, owing to the nature of the organism and the nature of the conditions.

 

 

Las variaciones ni útiles ni perjudiciales no se verían afectadas por la selección natural, permaneciendo como un elemento fluctuante, como tal vez lo vemos en ciertas especies polimorfas, o en última instancia convirtiéndose en fijo, debido a la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones

 

112.

 

 

How will the struggle for existence, briefly discussed in the last chapter, act in regard to variation? Can the principle of selection, which we have seen is so potent in the hands of man, apply under nature? I think we shall see that it can act most efficiently. Let the endless number of slight variations and individual differences occurring in our domestic productions, and, in a lesser degree, in those under nature, be borne in mind; as well as the strength of the hereditary tendency. Under domestication, it may truly be said that the whole organisation becomes in some degree plastic. But the variability, which we almost universally meet with in our domestic productions is not directly produced, as Hooker and Asa Gray have well remarked, by man; he can neither originate varieties nor prevent their occurrence; he can only preserve and accumulate such as do occur. Unintentionally he exposes organic beings to new and changing conditions of life, and variability ensues; but similar changes of conditions might and do occur under nature. Let it also be borne in mind how infinitely complex and close-fitting are the mutual relations of all organic beings to each other and to their physical conditions of life; and consequently what infinitely varied diversities of structure might be of use to each being under changing conditions of life. Can it then be thought improbable, seeing that variations useful to man have undoubtedly occurred, that other variations useful in some way to each being in the great and complex battle of life, should occur in the course of many successive generations? If such do occur, can we doubt (remembering that many more individuals are born than can possibly survive) that individuals having any advantage, however slight, over others, would have the best chance of surviving and procreating their kind? On the other hand, we may feel sure that any variation in the least degree injurious would be rigidly destroyed. This preservation of favourable individual differences and variations, and the destruction of those which are injurious, I have called Natural Selection, or the Survival of the Fittest. Variations neither useful nor injurious would not be affected by natural selection, and would be left either a fluctuating element, as perhaps we see in certain polymorphic species, or would ultimately become fixed, owing to the nature of the organism and the nature of the conditions.

 

La lucha por la existencia, brevemente discutida en el capítulo anterior, ¿cómo obrará en lo que se refiere a la variación? El principio de la selección, que hemos visto es tan potente en las manos del hombre, ¿puede tener aplicación en las condiciones naturales? Creo que hemos de ver que puede obrar muy eficazmente. Tengamos presente el sinnúmero de variaciones pequeñas y de diferencias individuales que aparecen en nuestras producciones domésticas, y en menor grado en las que están en condiciones naturales, así como también la fuerza de la tendencia hereditaria. Verdaderamente puede decirse que, en domesticidad, todo el organismo se hace plástico en alguna medida. Pero la variabilidad que encontramos casi universalmente en nuestras producciones domésticas no está producida directamente por el hombre, según han hecho observar muy bien Hooker y Asa Gray; el hombre no puede crear variedades ni impedir su aparición; puede únicamente conservar y acumular aquellas que aparezcan. Involuntariamente, el hombre somete los seres vivientes a nuevas y cambiantes condiciones de vida, y sobreviene la variabilidad; pero cambios semejantes de condiciones pueden ocurrir, y ocurren, en la naturaleza. Tengamos también presente cuán infinitamente complejas y rigurosamente adaptadas son las relaciones de todos los seres orgánicos entre sí y con condiciones físicas de vida, y, en consecuencia, qué infinitamente variadas diversidades de estructura serían útiles a cada ser en condiciones cambiantes de vida. Viendo que indudablemente se han presentado variaciones útiles al hombre, ¿puede, pues, parecer improbable el que, del mismo modo, para cada ser, en la grande y compleja batalla de la vida, tengan que presentarse otras variaciones útiles en el transcurso de muchas generaciones sucesivas? Si esto ocurre, ¿podemos dudar -recordando que nacen muchos más individuos de los que acaso pueden sobrevivir- que las individuos que tienen ventaja, por ligera que sea, sobre otros tendrían más probabilidades de sobrevivir y procrear su especie? Por el contrario, podemos estar seguros de que toda variación en el menor grado perjudicial tiene que ser rigurosamente destruida. A esta conservación de las diferencias y variaciones individualmente favorables y la destrucción de las que son perjudiciales la he llamado yo selección natural o supervivencia de los más adecuados. Las variaciones ni útiles ni perjudiciales no se verían afectadas por la selección natural, permaneciendo como un elemento fluctuante, como tal vez lo vemos en ciertas especies polimorfas, o en última instancia convirtiéndose en fijo, debido a la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones

 

Imagen de icanhascheezburger

Etiquetas:

Del tono autoritario con paso marcial hacia el hipnotismo: Resumen del capítulo tercero e introducción al cuarto de El Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural (OSMNS) o la Supervivencia del más Apto en la Lucha por la Vida

El estilo de OSMNS progresa y su autor ha ido adquiriendo, paulatinamente, un marcado tono autoritario. Del prudente naturalista aficionado que contempla con aire distraído las experiencias de los granjeros en el primer capítulo pasábamos al observador de la naturaleza con un marcado tono ideológico en el  segundo.  Ligero cambio si se compara con el que tiene lugar en el salto del segundo al tercer capítulo.

 

En el tercer capítulo  pasamos  súbitamente del discurso ideológico propio de quien describe la naturaleza intentando borrar todo orden, al tono autoritario propio del discurso marcial centrado en la lucha y en la competición. No quiero decir que los militares tengan que estar obsesionados con la lucha, sino que tales pensamientos de exaltación de la competición y de la lucha son más propios del deportista o del militar que del naturalista. Si bien es cierto que entre ambos gremios, militares y deportistas, existen temperamentos variados entre los que se cuentan amantes del arte y de la filosofía, también lo es que entre los naturalistas, tanto profesionales como aficionados,  pueden darse temperamentos variados, incluso las excepciones (menos honrosas en este caso) de quienes no ven en la naturaleza otra cosa sino lucha.  El problema empieza cuando el tono utilizado para expresar tales creencias o convicciones deja de ser el de un aficionado naturalista (capítulo primero), y va más allá del tono polarizado y parcial del discurso ideológico (capítulo segundo), para convertirse en un discurso abiertamente autoritario (capítulo tercero). Tal progresión no augura nada bueno y sólo puede terminar en…… un tono todavía más extremo que el autoritario que veremos a qué estilo se ajusta (probablemente el del líder de una secta siempre dispuesto a ejercer sobre sus víctimas la hipnosis). Y si allá empezaba el problema, aquí cobra importancia, puesto que nos encontramos ante un lavado de cerebro masivo que sólo podrá llevarse a efecto si cuenta con la aceptación de un grupo de poder que garantice su difusión. Lamentablemente, no podía ser de otra manera en este caso.

 

Llegamos así con paso marcial al punto clave del libro: la selección natural o la supervivencia del más apto. En él esperaríamos, cuando menos, encontrar una definición de la selección natural. Si es un hecho, simplemente como indica el título del capítulo, la supervivencia del más apto, es decir mera constatación de que unos sobreviven y otros no, entonces esto no es una teoría científica. Es la mera afirmación, de un hecho constatable. Además, es una afirmación tautológica, puesto que lo mismo da decir los más aptos que los que sobreviven. Veremos si el autor tiene algo mejor que ofrecer. Entretanto, un aviso: El empleo de expresiones ambiguas de manera reiterada, aderezadas con perogrulladas y disyuntivas falsas es característica distintiva de……Sí. Exactamente, es una característica propia del hipnotismo.

 

Etiquetas:

Darwinismo como SISP: Strangest Intellectual Stopping Place

 

Ya hemos citado en este blog algunos párrafos del escritor Henry James. Una entrada se dedicaba a la comparación que hacía James en una de sus obras entre la moral de los ingleses y su té. Aunque la entrada sólo presentaba las sentencias del escritor, aquello dio lugar a una áspera discusión en la que se me acusaba entre otras cosas de ser poco riguroso y racista.

Inconvenientes de que aparezca una entrada seleccionada como blog del día en las noticias de Madrimasd, una sección en la que los participantes, protegidos por el anonimato, pueden escribir libre y rabiosamente y sin ningún tipo de control cuantos disparates les convenga. Por eso agradezco a los encargados de la sección lo poco que se acuerdan de éste blog y las escasas ocasiones con que sus entradas son seleccionadas para dicha sección librándome así de la carga de tener que contestar comentarios tan absurdos y virulentos como aquellos.

 

Hoy, vamos a presentar, asimismo sin comentario alguno,  un párrafo de William James (1842-1910), hermano de Henry, el escritor, y médico él mismo, psicólogo, filósofo y profesor de la Universidad de Harvard.

 

En el Volumen 15 de su obra Essays, Comments and Reviews, en un capítulo titulado Lectures and Essays and seing and Thinking, encontramos el siguiente párrafo:

The entire modern deification of survival per se, survival returning into itself, survival naked and abstract, with the denial of any substantive excellence in what survives, except for more survival still, is surely the strangest intellectual stopping-place ever proposed by one man to another
 
Que traduciré literalmente:
 
La entera deificación moderna de la supervivencia per se, supervivencia que vuelve a sí misma, supervivencia desnuda y abstracta, con la negación de cualquier tipo de excelencia en lo que sobrevive, excepto por la pura supervivencia, es seguramente la estación de parada intelectual más extraña que jamás haya podido proponer un ser humano a otro.

 

Imagen: John O Groats is a small town of only 300 residents, situated at the most northern point in England. De: Smashing tops: 10 strangest places to live.

Etiquetas:

Una conmovedora ironía

 

 

Una cierta y conmovedora ironía surge en el pensamiento de que, mientras que escritores como estos predicaron el cambio lento e instaron a los hombres para adaptarse al medio ambiente, los mismos millonarios a quienes consideraban “más aptos” en la lucha por la existencia, estaban transformando el medio ambiente con una increíble rapidez y volviendo los valores de los Spencer y los Summers de este mundo constantemente cada vez menos aptos para la supervivencia.

There is a certain touching irony in the thought that, while writers like these preached slow change and urged men to adapt to the environment, the very millionaires whom they took to be the “fittest” in the struggle for existence, were transforming the environment with incredible rapidity and rendering the values of the Spencers and Summers of this world constantly less and less fit for survival.

 

Richard Hofstadter

 

Introduction to “Social Darwinism in American Thought”.  Beacon Press Boston Revised Ed 1955 (First edited in 1944).

 

Fotografía de Richard Hofstadter del diccionario de Neolengua.

 

 

Etiquetas:

Una guerra limpia y bien ordenada en la que el feliz se multiplica viene por fin, para alivio del lector, a concluir el capítulo sobre la lucha en el centésimo undécimo párrafo de El Origen de las Especies

 

Termina de una vez este capítulo en el que las ausencias de contenido científico o referencia alguna a la formación de una nueva especie han sido reemplazadas por la exaltación con tono autoritario de la competición y de la lucha.  Seguimos sin encontrar un solo ejemplo de la formación de una especie nueva. Sospechamos por tanto que el autor va a proponer en el siguiente capítulo una teoría para explicar hechos cuya naturaleza desconoce. Pero no adelantemos acontecimientos…….De momento felicitemos a aquellos escasísimos lectores que hayan sido capaces de sobrevivir a la lectura de OSMNS hasta este punto. En especial a aquellos que lo hayan hecho sin caer dócilmente en la verborrea fácil del autor admitiendo que la competición o la lucha tengan nada que ver con la formación de una especie. No. La competición y la lucha serán tan abundantes como el autor desee. En las bandas rivales, en las familias, entre poblaciones distintas, clanes o tribus. Todo indivíduo se esforzará por multiplicarse si es el deseo del autor. Todo individuo competirá y luchará cuanto el autor guste. Pero precisamente por eso, la lucha no servirá de nada en la explicación de la formación de una especie nueva. Los mejores ejemplos de competición y de lucha, por no decir los únicos, se encuentran en la especie humana y que sepamos, tras milenios de luchas y competiciones ejemplares, todavía sigue siendo la misma especie de Assurbanipal, último rey de Siria.

111.

It is good thus to try in imagination to give any one species an advantage over another. Probably in no single instance should we know what to do. This ought to convince us of our ignorance on the mutual relations of all organic beings; a conviction as necessary, as it is difficult to acquire. All that we can do is to keep steadily in mind that each organic being is striving to increase in a geometrical ratio; that each, at some period of its life, during some season of the year, during each generation, or at intervals, has to struggle for life and to suffer great destruction. When we reflect on this struggle we may console ourselves with the full belief that the war of nature is not incessant, that no fear is felt, that death is generally prompt, and that the vigorous, the healthy, and the happy survive and multiply.

 

 

Es conveniente el intentar dar de este modo, con la imaginación, a una especie cualquiera, una ventaja sobre otra. Es probable que ni en un solo caso sabríamos cómo hacerlo. Esto debiera convencernos de nuestra ignorancia acerca de las relaciones mutuas de todos los seres orgánicos, convicción tan necesaria como difícil de adquirir. Todo lo que podemos hacer es tener siempre presente que todo ser orgánico está esforzándose por aumentar en razón geométrica, que todo ser orgánico, en algún período de su vida, durante alguna estación del año, durante todas las generaciones o con intervalos, tiene que luchar por la vida y sufrir gran destrucción. Cuando reflexionamos sobre esta lucha nos podemos consolar con la completa seguridad de que la guerra en la naturaleza no es incesante, que no se siente ningún miedo, que la muerte es generalmente rápida y que el vigoroso, el sano, el feliz, sobrevive y se multiplica.

Etiquetas: