El marxismo y otras cosas muertas: Fragmento de una entrevista a Leonardo Sciascia

– ¿Es su pensamiento realmente tan puro? A fin de cuentas el héroe de su último libro se llama Cándido…¿No es extraño, para un hombre como usted, recurrir a este personaje volteriano que nunca acaba de propinar al prójimo fórmulas de felicidad? – No, realmente no es tan extraño como parece. A través de este Cándido moderno he querido inventar una fórmula de felicidad que consistiría en “cultivar” la propia cabeza más bien que el propio jardín; en fiarse más…