Archivo de abril, 2014

Conclusiones elementales para párvulos en el párrafo quingentésimo decimonoveno de El Origen de las Especies

Sin comentarios.

 

 

519

It is not surprising that the difficulty in crossing any two species, and the sterility of their hybrid offspring, should in most cases correspond, even if due to distinct causes: for both depend on the amount of difference between the species which are crossed. Nor is it surprising that the facility of effecting a first cross, and the fertility of the hybrids thus produced, and the capacity of being grafted together—though this latter capacity evidently depends on widely different circumstances—should all run, to a certain extent, parallel with the systematic affinity of the forms subjected to experiment; for systematic affinity includes resemblances of all kinds.

 

No es sorprendente que la dificultad de cruzar dos especies y la esterilidad de su descendencia híbrida se correspondan en la mayor parte de los casos, aun cuando se deban a causas distintas; pues ambas dependen del grado de diferencia entre las especies cruzadas. Tampoco es sorprendente que la facilidad de efectuar el primer cruzamiento, la fecundidad de los híbridos de este modo producidos y la capacidad de injertarse -aun cuando esta última dependa evidentemente de circunstancias muy diferentes- vayan todas, hasta cierto punto, paralelas a la afinidad sistemática de las formas sometidas a experimento, pues la afinidad sistemática comprende semejanzas de todas clases.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

¿Quién explicará la esterilidad de los híbridos? en el párrafo quingentésimo decimoctavo de El Origen de las Especies

 

En los párrafos finales del capítulo dedicado al hibridismo, el autor reconoce que no ha explicado nada al respecto. Ya lo sospechábamos…..

 

518

The sterility of first crosses and of their hybrid progeny has not been acquired through natural selection. In the case of first crosses it seems to depend on several circumstances; in some instances in chief part on the early death of the embryo. In the case of hybrids, it apparently depends on their whole organisation having been disturbed by being compounded from two distinct forms; the sterility being closely allied to that which so frequently affects pure species, when exposed to new and unnatural conditions of life. He who will explain these latter cases will be able to explain the sterility of hybrids. This view is strongly supported by a parallelism of another kind: namely, that, firstly, slight changes in the conditions of life add to the vigour and fertility of all organic beings; and secondly, that the crossing of forms, which have been exposed to slightly different conditions of life, or which have varied, favours the size, vigour and fertility of their offspring. The facts given on the sterility of the illegitimate unions of dimorphic and trimorphic plants and of their illegitimate progeny, perhaps render it probable that some unknown bond in all cases connects the degree of fertility of first unions with that of their offspring. The consideration of these facts on dimorphism, as well as of the results of reciprocal crosses, clearly leads to the conclusion that the primary cause of the sterility of crossed species is confined to differences in their sexual elements. But why, in the case of distinct species, the sexual elements should so generally have become more or less modified, leading to their mutual infertility, we do not know; but it seems to stand in some close relation to species having been exposed for long periods of time to nearly uniform conditions of life.

 

La esterilidad en los primeros cruzamientos y en los de su descendencia híbrida no ha sido adquirida por selección natural. En los primeros cruzamientos parece depender de diferentes circunstancias; en muchos casos depende, en gran parte, de la muerte prematura del embrión. En el caso de los híbridos, parece depender de que toda su organización ha sido perturbada por estar compuesta por dos formas distintas, siendo la esterilidad muy semejante a la que experimentan con tanta frecuencia las especies puras cuando se someten a condiciones de vida nuevas y no naturales. Quien explique estos últimos casos podrá explicar la esterilidad de los híbridos. Esta opinión se encuentra vigorosamente sostenida por un paralelismo de otra clase, o sea que, en primer lugar, pequeños cambios en las condiciones de vida aumentan el vigor y fecundidad de todos los seres vivientes, y, además, que el cruzamiento de formas que han estado sometidas a condiciones de vida ligeramente diferentes, o que han variado, es favorable al tamaño, vigor y fecundidad de la descendencia. Los hechos citados acerca de la esterilidad de las uniones ilegítimas de plantas dimorfas y trimorfas y de su descendencia ilegítima hacen, quizá, probable el que exista algún lazo desconocido que una en todos los casos la fecundidad de las primeras uniones con la de los descendientes. La consideración de estos hechos relativos al dimorfismo, lo mismo que la de los resultados de cruzamientos recíprocos, lleva claramente a la conclusión de que la causa primaria de la esterilidad en los cruzamientos de las especies está limitada a diferencias en sus elementos sexuales. Pero no sabemos por qué los elementos sexuales, en el caso de las especies distintas, se tienen que haber modificado en mayor o menor grado de un modo tan general, conduciendo a su infecundidad mutua, aunque esto parece tener alguna relación estrecha con el que las especies han estado sometidas durante largos períodos de tiempo a condiciones de vida casi uniformes.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Todo queda en manos de lo desconocido en el párrafo quingentésimo decimoséptimo de El Origen de las Especies

La confusión reina en este párrafo y en particular en el siguiente fragmento:

 

No hay más razón para pensar que las especies han sido dotadas especialmente de diferentes grados de esterilidad para impedir su cruzamiento y confusión en la naturaleza, que para pensar que los árboles han sido dotados de grados diferentes y algo análogos de dificultad al ser injertados, con objeto de impedir en los montes su injerto por aproximación.

 

  1. Las especies no han podido ser dotadas especialmente de grados de esterilidad ya que la esterilidad no tiene grados. Aunque es cierto que su cruzamiento se encuentra en la mayoría de los casos impedido.
  2. Poco o nada tiene que ver el injerto con la hibridación. Es un disparate tratar del primero en un capítulo dedicado a la hibridación.
  3.  Esto es una barbaridad: pensar que los árboles han sido dotados de grados diferentes y algo análogos de dificultad al ser injertados, con objeto de impedir en los montes su injerto por aproximación.

 

 

 517

In the same manner as in grafting trees, the capacity in one species or variety to take on another, is incidental on differences, generally of an unknown nature, in their vegetative systems, so in crossing, the greater or less facility of one species to unite with another is incidental on unknown differences in their reproductive systems. There is no more reason to think that species have been specially endowed with various degrees of sterility to prevent their crossing and blending in nature, than to think that trees have been specially endowed with various and somewhat analogous degrees of difficulty in being grafted together in order to prevent their inarching in our forests.

 

Así como al injertar árboles la capacidad de una especie o variedad para prender en otra depende de diferencias, generalmente de naturaleza desconocida, en sus sistemas vegetativos, del mismo modo en los cruzamientos la mayor o menor facilidad de una especie para unirse a otra depende de diferencias desconocidas en sus aparatos reproductores. No hay más razón para pensar que las especies han sido dotadas especialmente de diferentes grados de esterilidad para impedir su cruzamiento y confusión en la naturaleza, que para pensar que los árboles han sido dotados de grados diferentes y algo análogos de dificultad al ser injertados, con objeto de impedir en los montes su injerto por aproximación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Lo imposible en el párrafo quingentésimo decimosexto de El Origen de las Especies

Nos viene a sorprender el autor de nuevo en el resumen final de este insoportable capítulo con una de sus ideas Marxistas (v. Grouchista):

La esterilidad presenta todos los grados

 

La esterilidad es esterilidad. Es decir, ausencia de reproducción. No hay grados.

 

 

 

516

SUMMARY OF CHAPTER.

 

First crosses between forms, sufficiently distinct to be ranked as species, and their hybrids, are very generally, but not universally, sterile. The sterility is of all degrees, and is often so slight that the most careful experimentalists have arrived at diametrically opposite conclusions in ranking forms by this test. The sterility is innately variable in individuals of the same species, and is eminently susceptible to action of favourable and unfavourable conditions. The degree of sterility does not strictly follow systematic affinity, but is governed by several curious and complex laws. It is generally different, and sometimes widely different in reciprocal crosses between the same two species. It is not always equal in degree in a first cross and in the hybrids produced from this cross.

 

Los primeros cruzamientos entre formas lo bastante distintas para que sean clasificadas como especies y los híbridos de ellas, son muy generalmente -aunque no siempre- estériles. La esterilidad presenta todos los grados, y con frecuencia es tan ligera, que los experimentadores más cuidadosos han llegado a conclusiones diametralmente opuestas al clasificar formas mediante esta prueba. La esterilidad es variable por disposición innata en individuos de la misma especie, y es sumamente sensible a la acción de condiciones favorables y desfavorables. El grado de esterilidad no acompaña rigurosamente a la afinidad sistemática, sino que es regulado por diferentes leyes curiosas y complicadas. En general es diferente -y a veces muy diferente- en los cruzamientos recíprocos entre dos mismas especies. No siempre es del mismo grado en el primer cruzamiento y en los híbridos producidos por éste.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Soltó el autor su dogma, el fundamento de su ideología, en el párrafo quingentésimo decimoquinto de El Origen de las Especies

Ya vimos  siete párrafos atrás (508) cómo se describía a sí mismo el autor al trazar este falso retrato de Gärtner:

 

Gärtner, cuyo mayor deseo era trazar una línea de separación entre especies y variedades,…

 

Para quien no nos creyese entonces, aquí está la confirmación:

 

pero este hecho se armoniza perfectamente con la opinión de que no hay diferencia esencial entre especies y variedades.

Afirmación que está en violento contraste con lo que se decía tan solo unos párrafos atrás (500):

 

Puede presentarse como un argumento abrumador, que tiene que haber alguna distinción esencial entre las especies y las variedades, puesto que estas últimas, por mucho que puedan diferir entre sí por su apariencia externa, se cruzan con toda facilidad y producen descendencia completamente fecunda. Salvo algunas excepciones, que se citarán ahora, admito por completo que ésta es la regla. Pero el asunto está rodeado de dificultades, pues, por lo que se refiere a las variedades producidas en la naturaleza, si dos formas tenidas hasta ahora como variedades se encuentra que son estériles entre sí en algún grado, la mayor parte de los naturalistas las clasificarán inmediatamente como especies. Por ejemplo: de los murajes de flores azules y los de flores blancas, que son considerados como variedades por la mayor parte de los botánicos, Gärtner dice que son completamente estériles al cruzarse, y, en consecuencia, los clasifica como especies indubitables. Si argüimos así, en un circulo vicioso, seguramente tendrá que concederse la fecundidad de todas las variedades producidas en la naturaleza.

Efectivamente, como decíamos entonces, la intención del autor queda clara y no es otra que la de argumentar en un círculo vicioso. Sembrar la confusión……

 

 

515

Independently of the question of fertility and sterility, in all other respects there seems to be a general and close similarity in the offspring of crossed species, and of crossed varieties. If we look at species as having been specially created, and at varieties as having been produced by secondary laws, this similarity would be an astonishing fact. But it harmonises perfectly with the view that there is no essential distinction between species and varieties.

 

 

 

Independientemente de la cuestión de la fecundidad y esterilidad, por todos los otros conceptos parece haber una semejanza estrecha y general entre la descendencia del cruzamiento de especies y la del cruzamiento de variedades. Si consideramos las especies como creadas especialmente y las variedades como producidas por leyes secundarias esta semejanza sería un hecho sorprendente; pero este hecho se armoniza perfectamente con la opinión de que no hay diferencia esencial entre especies y variedades.

 

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Falacias y falta de ejemplos en el párrafo quingentésimo decimocuarto de El Origen de las Especies

¿Es correcta esta manera de escribir?:

 

  1. Se ha dado mucha importancia por algunos autores al hecho de que sólo en los mestizos la descendencia no tiene un carácter intermedio

 

¿Qué autores son esos?

¿Han publicado algo al respecto?

¿Dónde y cuándo?

 

  1. Considerando los casos que he reunido de animales cruzados que se asemejan mucho a uno de los padres, las semejanzas parecen limitadas principalmente a caracteres de naturaleza casi monstruosa, y que han aparecido de repente, tales como albinismo, melanismo, falta de cola o de cuernos, o dedos adicionales, y no se refieren a caracteres que han sido adquiridos lentamente por selección.

¿Cuáles son esos casos de animales cruzados que se asemejan mucho a uno de los padres que el autor ha reunido? ¿Los publicará algún día o los guarda para la posteridad en alguno de sus valiosísimos cuadernos de anotaciones de campo?

 

El resto,  sin comentarios (por ahora).

 

 

 

514

Much stress has been laid by some authors on the supposed fact, that it is only with mongrels that the offspring are not intermediate in character, but closely resemble one of their parents; but this does sometimes occur with hybrids, yet I grant much less frequently than with mongrels. Looking to the cases which I have collected of cross-bred animals closely resembling one parent, the resemblances seem chiefly confined to characters almost monstrous in their nature, and which have suddenly appeared—such as albinism, melanism, deficiency of tail or horns, or additional fingers and toes; and do not relate to characters which have been slowly acquired through selection. A tendency to sudden reversions to the perfect character of either parent would, also, be much more likely to occur with mongrels, which are descended from varieties often suddenly produced and semi-monstrous in character, than with hybrids, which are descended from species slowly and naturally produced. On the whole, I entirely agree with Dr. Prosper Lucas, who, after arranging an enormous body of facts with respect to animals, comes to the conclusion that the laws of resemblance of the child to its parents are the same, whether the two parents differ little or much from each other, namely, in the union of individuals of the same variety, or of different varieties, or of distinct species.

 

Se ha dado mucha importancia por algunos autores al hecho de que sólo en los mestizos la descendencia no tiene un carácter intermedio, sino que se asemeja mucho a uno de sus padres; pero esto ocurre también en los híbridos, aun cuando convengo que con mucha menos frecuencia que en los mestizos. Considerando los casos que he reunido de animales cruzados que se asemejan mucho a uno de los padres, las semejanzas parecen limitadas principalmente a caracteres de naturaleza casi monstruosa, y que han aparecido de repente, tales como albinismo, melanismo, falta de cola o de cuernos, o dedos adicionales, y no se refieren a caracteres que han sido adquiridos lentamente por selección. La tendencia a la vuelta repentina al carácter perfecto de uno u otro de los padres tendría también que presentarse con más facilidad en los mestizos que descienden de variedades muchas veces producidas de repente y de carácter semimonstruoso, que en híbridos que descienden de especies producidas lenta y naturalmente. En conjunto, estoy completamente conforme con el doctor Prosper Lucas, quien, después de ordenar un enorme cúmulo de hechos referentes a los animales, llega a la conclusión de que las leyes de semejanza del hijo con sus padres son las mismas, tanto si los padres difieren poco como si difieren mucho entre sí, o sea, tanto en la unión de individuos de la misma variedad como en la de variedades diferentes o de especies, distintas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La familia del mulo en el párrafo quingentésimo decimotercero de El Origen de las Especies

 

Inconcebiblemente el autor salta de plantas a animales y expone la genealogía de los híbridos de burro y caballo de manera intempestiva….

Ahorraremos en metáforas por ahora.

 

513

These several remarks are apparently applicable to animals; but the subject is here much complicated, partly owing to the existence of secondary sexual characters; but more especially owing to prepotency in transmitting likeness running more strongly in one sex than in the other, both when one species is crossed with another and when one variety is crossed with another variety. For instance, I think those authors are right who maintain that the ass has a prepotent power over the horse, so that both the mule and the hinny resemble more closely the ass than the horse; but that the prepotency runs more strongly in the male than in the female ass, so that the mule, which is an offspring of the male ass and mare, is more like an ass than is the hinny, which is the offspring of the female-ass and stallion.

 

Estas diferentes observaciones parecen aplicables a los animales; pero el asunto, en este caso, es muy,complicado, debido, en parte, a la existencia de caracteres sexuales secundarios, pero más especialmente a que el predominio en transmitir la semejanza es más enérgico pasando por un sexo que por el otro, tanto cuando una especie se cruza con otra especie como cuando una variedad se cruza con otra variedad. Por ejemplo, creo que tienen razón los autores que sostienen que el asno tiene una acción predominante sobre el caballo; de modo que, tanto el mulo como el burdégano, se asemejan más al asno que al caballo; pero el predominio es más enérgico por el garañón que por la borrica; de modo que el mulo, que es hijo de garañón y yegua, es más parecido al asno que el burdégano, que es hijo de borrica y caballo.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Tomadura de pelo en el párrafo quingentésimo duodécimo de El Origen de las Especies

¿A qué diferencias sin importancia se refiere el principio de este párrafo cuando dice lo siguiente?:

 

Estas solas son las diferencias sin importancia que puede Gärtner señalar entre las plantas híbridas y mestizas.

 

¿Se refiere acaso al final del párrafo final en el que se indicaba lo siguiente?:

 

Gärtner comprueba, además, que cuando dos especies cualesquiera, aun cuando sean muy próximas, se cruzan con una tercera, los híbridos son muy diferentes entre sí; mientras que si dos variedades muy distintas de una especie se cruzan con otra especie, los híbridos no difieren mucho. Pero esta conclusión, hasta donde he podido averiguar, se funda en un solo experimento, y parece diametralmente opuesta a los resultados de diferentes experimentos hechos por Kölreuter.

 

¿Está el autor centrando su discusión, es decir, su especulación, en un solo experimento de Gärtner, explicado mal y rápido y sin referencia alguna, basado en un solo experimento y de resultado opuesto a los de diferentes experimentos de Kölreuter?

 

512

Such alone are the unimportant differences which Gartner is able to point out between hybrid and mongrel plants. On the other hand, the degrees and kinds of resemblance in mongrels and in hybrids to their respective parents, more especially in hybrids produced from nearly related species, follow, according to Gartner the same laws. When two species are crossed, one has sometimes a prepotent power of impressing its likeness on the hybrid. So I believe it to be with varieties of plants; and with animals, one variety certainly often has this prepotent power over another variety. Hybrid plants produced from a reciprocal cross generally resemble each other closely, and so it is with mongrel plants from a reciprocal cross. Both hybrids and mongrels can be reduced to either pure parent form, by repeated crosses in successive generations with either parent.

 

Estas solas son las diferencias sin importancia que puede Gärtner señalar entre las plantas híbridas y mestizas. Por otra parte, los grados y clases de semejanza de mestizos e híbridos con sus padres respectivos, especialmente de los híbridos producidos por especies próximas, siguen, según Gärtner, las mismas leyes. Cuando se cruzan dos especies, a veces tiene una la facultad predominante de imprimir su semejanza al híbrido. Creo yo que esto ocurre en las variedades de plantas, y en los animales es seguro que una variedad tiene su facultad predominante sobre la otra. Las plantas híbridas procedentes de un cruzamiento recíproco se asemejan generalmente mucho entre sí, y lo mismo ocurre con las plantas mestizas procedentes de cruzamientos recíprocos. Tanto los híbridos como los mestizos, pueden ser reducidos a una u otra de las formas progenitoras mediante cruzamientos repetidos en generaciones sucesivas con una de ellas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Reversión y confusión en el párrafo quingentésimo undécimo de El Origen de las Especies

Insiste, se empeña el autor en hacer comparaciones entre cosas que no tienen comparación. Ya vimos como comparaba la hibridación con los injertos, ahora insiste en la comparación entre los mestizos y los híbridos. Dice:

 

los mestizos son algo más propensos que los híbridos a volver a una u otra de las formas progenitoras, aunque esto, si es exacto, es con seguridad sólo una diferencia de grado.

 

Los mestizos son mucho más frecuentes que los híbridos. Serán más propensos a cualquier cosa:  A dejar descendencia entre sí, en los retrocruzamientos, a dejar más descendencia en general  y a que la descendencia regrese o no a las formas progenitoras. Dependerá de cada caso. De todos modos esta manera de escribir es tortuosa:

 

aunque esto, si es exacto, es con seguridad sólo una diferencia de grado.

 

¿Qué significa: si es exacto?. ¿Significa que el autor escribe unas cosas que pueden y otras que no pueden ser exactas? ¿Está tomando el pelo al lector?

 

Qué significa con seguridad sólo una diferencia de grado. Acaso toda diferencia es una diferencia de grado? A qué se debe este interés en ver gradaciones por todas partes?

 

 

 

 

511

But to return to our comparison of mongrels and hybrids: Gartner states that mongrels are more liable than hybrids to revert to either parent form; but this, if it be true, is certainly only a difference in degree. Moreover, Gartner expressly states that the hybrids from long cultivated plants are more subject to reversion than hybrids from species in their natural state; and this probably explains the singular difference in the results arrived at by different observers. Thus Max Wichura doubts whether hybrids ever revert to their parent forms, and he experimented on uncultivated species of willows, while Naudin, on the other hand, insists in the strongest terms on the almost universal tendency to reversion in hybrids, and he experimented chiefly on cultivated plants. Gartner further states that when any two species, although most closely allied to each other, are crossed with a third species, the hybrids are widely different from each other; whereas if two very distinct varieties of one species are crossed with another species, the hybrids do not differ much. But this conclusion, as far as I can make out, is founded on a single experiment; and seems directly opposed to the results of several experiments made by Kolreuter.

 

Pero, volviendo a nuestra comparación entre los mestizos y los híbridos, Gärtner establece que los mestizos son algo más propensos que los híbridos a volver a una u otra de las formas progenitoras, aunque esto, si es exacto, es con seguridad sólo una diferencia de grado. Es más, Gärtner expresamente afirma que los híbridos de plantas cultivadas durante mucho tiempo están más sujetos a reversión que los híbridos en estado natural, y esto probablemente explica la singular diferencia en los resultados a que han llegado los distintos observadores; así, Max Wichura, que experimentó en formas no cultivadas de sauces, duda de si los híbridos vuelven o no alguna vez a sus formas progenitoras; mientras que, por el contrario, Naudin, que experimentó principalmente con plantas cultivadas, insiste, en los términos más enérgicos, sobre la tendencia casi universal de los hibridos a la reversión. Gärtner comprueba, además, que cuando dos especies cualesquiera, aun cuando sean muy próximas, se cruzan con una tercera, los híbridos son muy diferentes entre sí; mientras que si dos variedades muy distintas de una especie se cruzan con otra especie, los híbridos no difieren mucho. Pero esta conclusión, hasta donde he podido averiguar, se funda en un solo experimento, y parece diametralmente opuesta a los resultados de diferentes experimentos hechos por Kölreuter.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

¿Qué me está usted contando? en el párrafo quingentésimo décimo de El Origen de las Especies

 

A fuerza de hacer combinaciones y permutaciones con los experimentos de varios botánicos que en ningún caso ha citado adecuadamente,  el autor ya no sabe de qué está hablando. Llega así  a marear a un paciente lector y ahora indica:

 

Esta variabilidad mayor en los mestizos que en los híbridos, no parece, en modo alguno, sorprendente;

 

Por supuesto que no. Normalmente los híbridos son, por un lado inviables y por otro, estériles. Su variabilidad ha de ser menor que en los mestizos.

 

 

 

 

510

This greater variability in mongrels than in hybrids does not seem at all surprising. For the parents of mongrels are varieties, and mostly domestic varieties (very few experiments having been tried on natural varieties), and this implies that there has been recent variability; which would often continue and would augment that arising from the act of crossing. The slight variability of hybrids in the first generation, in contrast with that in the succeeding generations, is a curious fact and deserves attention. For it bears on the view which I have taken of one of the causes of ordinary variability; namely, that the reproductive system, from being eminently sensitive to changed conditions of life, fails under these circumstances to perform its proper function of producing offspring closely similar in all respects to the parent-form. Now, hybrids in the first generation are descended from species (excluding those long cultivated) which have not had their reproductive systems in any way affected, and they are not variable; but hybrids themselves have their reproductive systems seriously affected, and their descendants are highly variable.

 

Esta variabilidad mayor en los mestizos que en los híbridos, no parece, en modo alguno, sorprendente; pues los padres de mestizos son variedades, y en la mayor parte de los casos variedades domésticas -poquísimos experimentos se han intentado con variedades naturales-, y esto implica que ha habido variación reciente, la cual muchas veces continuaría y aumentaría la que resulta del acto del cruzamiento. La débil variabilidad de los híbridos en la primera generación, en contraste con la que existe en las generaciones sucesivas, es un hecho curioso y merece atención, pues apoya la opinión que he admitido acerca de una de las causas de variabilidad ordinaria, o sea que el aparato reproductor, por ser sumamente sensible al cambio de condiciones de vida, deja en estas circunstancias de realizar su función propia de producir descendencia sumamente semejante por todos conceptos a la forma progenitora. Ahora bien; los híbridos, en la primera generación, descienden de especies que, exceptuando las cultivadas durante mucho tiempo, no han tenido su aparato reproductor modificado de modo alguno, y no son variables; pero los híbridos mismos tienen su aparato reproductor gravemente perturbado, y sus descendientes son sumamente variables.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: