Alguna falsedad importante al descubierto en el párrafo septingentésimo nonagésimo noveno de El Origen de las Especies

Dice el autor:

Pero el hombre puede seleccionar,  y selecciona, las variaciones que le presenta la naturaleza, y …

Y esto es bien cierto, y así el hombre es causa de la variabilidad en las especies domésticas. Pero hasta cierto punto,….Porque…

Si leemos bien el párrafo descubriremos que el autor sabe bien que la selección no es causa de variabilidad, y así, lo siguiente es falso:

 Pero el hombre puede seleccionar, y selecciona, las variaciones que le presenta la naturaleza, y las acumula así del modo deseado…

Es decir, la selección sola no acumula variaciones. Es necesario hacer cruzamientos y esperar que las variaciones sean heredables. Esto no está en manos del hombre ni tiene que ver con la selección. La selección es una parte del proceso de mejora genética. El autor confunde la parte con el todo, la selección con la mejora. En la naturaleza no hay selección.

Tampoco existe proceso alguno que pueda llamarse de selección inconsciente. El autor ya lo ha mencionado en varias ocasiones pero no ha quedado nada claro, ni ha aportado ejemplo alguno al respecto. Si se selecciona, se selecciona siempre con un fin. Si no hay tal fin entonces no hay selección.

 

799

 

 

Variability is not actually caused by man; he only unintentionally exposes organic beings to new conditions of life and then nature acts on the organisation and causes it to vary. But man can and does select the variations given to him by nature, and thus accumulates them in any desired manner. He thus adapts animals and plants for his own benefit or pleasure. He may do this methodically, or he may do it unconsciously by preserving the individuals most useful or pleasing to him without any intention of altering the breed. It is certain that he can largely influence the character of a breed by selecting, in each successive generation, individual differences so slight as to be inappreciable except by an educated eye. This unconscious process of selection has been the great agency in the formation of the most distinct and useful domestic breeds. That many breeds produced by man have to a large extent the character of natural species, is shown by the inextricable doubts whether many of them are varieties or aboriginally distinct species.

 

La variabilidad no es realmente producida por el hombre; el hombre expone tan sólo, sin intención, los seres orgánicos a nuevas condiciones de vida, y entonces la naturaleza obra sobre los organismos y los hace variar. Pero el hombre puede seleccionar, y selecciona, las variaciones que le presenta la naturaleza, y las acumula así del modo deseado. Así adapta el hombre los animales y plantas a su propio beneficio o gusto. Puede hacer esto metódicamente, o puede hacerlo inconscientemente, conservando los individuos que le son más útiles o agradables, sin intención de modificar las castas. Es seguro que puede influir mucho en los caracteres de una casta seleccionando en cada una de las generaciones sucesivas diferencias individuales tan pequeñas que sean inapreciables, excepto para una vista educada. Este proceso inconsciente de selección ha sido el agente principal en la formación de las razas domésticas más distintas y útiles. Las complicadas dudas sobre si muchas razas producidas por el hombre son variedades y especies primitivamente distintas demuestran que muchas razas tienen en gran medida los caracteres de especies naturales.

Lectura aconsejada:

 

Related posts:

  1. Todo el mundo admitirá que los registros geológicos son imperfectos y otra enorme falsedad en el párrafo septingentésimo nonagésimo sexto de El Origen de las Especies
  2. Autoridades y alguna ley general o especial en el párrafo quingentésimo nonagésimo primero del Origen de las Especies
  3. Engaños de teatro para un infeliz en el párrafo septingentésimo vigésimo noveno de El Origen de las Especies
  4. Un sinfín de formas intermedias en el párrafo septingentésimo nonagésimo segundo de El Origen de las Especies
  5. Nada hay completamente exacto en el párrafo septingentésimo octogésimo noveno de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*