Archivo de mayo 27th, 2015

Natura non facit saltum y cómo obra la selección natural en el párrafo octingentésimo sexto de El Origen de las Especies

El autor nos indica aquí: Natura non facit saltum. De acuerdo: La naturaleza no da saltos. La naturaleza no es sujeto al que puedan atribuirse actividades humanas como el dar saltos, u otras como elegir o seleccionar. Justo después de indicar que la naturaleza no da saltos nos indica el autor cómo actúa la selección natural, que no puede actuar de modo alguno puesto que no existe. Así, a sus errores manifestados mediante Metonimia, oxímoron y pleonasmo viene ahora a añadir el de prosopopeya que ya había detectado Flourens.

Natura non selectiona Podríamos decir parafraseando a este atrevido autor.

 

 

806

As natural selection acts solely by accumulating slight, successive, favourable variations, it can produce no great or sudden modifications; it can act only by short and slow steps. Hence, the canon of “Natura non facit saltum,” which every fresh addition to our knowledge tends to confirm, is on this theory intelligible. We can see why throughout nature the same general end is gained by an almost infinite diversity of means, for every peculiarity when once acquired is long inherited, and structures already modified in many different ways have to be adapted for the same general purpose. We can, in short, see why nature is prodigal in variety, though niggard in innovation. But why this should be a law of nature if each species has been independently created no man can explain.

 

Como la selección natural obra solamente por acumulación de variaciones favorables, pequeñas y sucesivas, no puede producir modificaciones grandes o súbitas; puede obrar solamente a pasos cortos y lentos. De aquí que la ley de Natura non facit saltum, que cada nuevo aumento de nuestros conocimientos tiende a confirmar, sea comprensible dentro de esta teoría. Podemos comprender por qué, en toda la naturaleza, el mismo fin general se consigue por una variedad casi infinita de medios, pues toda particularidad, una vez adquirida, se hereda durante mucho tiempo, y conformaciones modificadas ya de modos muy diferentes tienen que adaptarse a un mismo fin general. Podemos, en una palabra, comprender por qué la naturaleza es pródiga en variedad y avarienta en innovación. Pero nadie puede explicar por qué tiene que ser esto una ley de la naturaleza si cada especie ha sido creada independientemente.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: