Archivo de mayo 22nd, 2015

Resumen de una teoría que no lo es en el párrafo octingentésimo tercero de El Origen de las Especies

Se delata el autor, se pone de manifiesto su incompetencia cuando dice:

 

Pues si los animales y plantas varían, por poco y lentamente que sea, ¿por qué no tendrán que conservarse y acumularse por selección natural o supervivencia de los más adecuados las variaciones o diferencias individuales que sean en algún modo provechosas?

 

Las variaciones o diferencias individuales que sean en algún modo provechosas, se acumularán por ser provechosas. En cada caso habrá una causa y una explicación. Nunca la Selección Natural explicará nada.

 

803

 

 

If, then, animals and plants do vary, let it be ever so slightly or slowly, why should not variations or individual differences, which are in any way beneficial, be preserved and accumulated through natural selection, or the survival of the fittest? If man can by patience select variations useful to him, why, under changing and complex conditions of life, should not variations useful to nature’s living products often arise, and be preserved or selected? What limit can be put to this power, acting during long ages and rigidly scrutinising the whole constitution, structure, and habits of each creature, favouring the good and rejecting the bad? I can see no limit to this power, in slowly and beautifully adapting each form to the most complex relations of life. The theory of natural selection, even if we look no further than this, seems to be in the highest degree probable. I have already recapitulated, as fairly as I could, the opposed difficulties and objections: now let us turn to the special facts and arguments in favour of the theory.

 

Pues si los animales y plantas varían, por poco y lentamente que sea, ¿por qué no tendrán que conservarse y acumularse por selección natural o supervivencia de los más adecuados las variaciones o diferencias individuales que sean en algún modo provechosas? Si el hombre puede con paciencia seleccionar variaciones útiles para él, ¿por qué, en condiciones de vida variables y complicadas, no habrán de surgir con frecuencia y ser conservadas o seleccionadas variaciones útiles a las producciones vivientes de la naturaleza? ¿Qué límite puede fijarse a esta fuerza actuando durante tiempos larguísimos y escudriñando rigurosamente toda la constitución, con formación y costumbres de cada ser, favoreciendo lo bueno y rechazando lo malo? No sé ver límite alguno para esta fuerza al adaptar lenta y admirablemente cada forma a las más complejas relaciones de vida. La teoría de la selección natural, aun sin ir más lejos, parece probable en sumo grado. He recapitulado ya, lo mejor que he podido, las dificultades y objeciones presentadas contra nuestra teoría; pasemos ahora a los argumentos y hechos especiales en favor de ella.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: