Archivo para la categoría ‘Botánica’

La persuasión en la construcción de la ciencia contemporánea en México: Los casos de Martín de Sessé Lacasta e Isaac Ochoterena Mendieta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El triunfo, el éxito de una obra o de un autor científico, no siempre es resultado de una aportación real a los campos del conocimiento, sino que a menudo es debido a una oportunidad histórica: Encontrarse en el lugar adecuado en el momento preciso.

Por ejemplo el libro principal de Darwin y fundador del darwinismo se titula Sobre el Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural o la Preservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida. En su prólogo el autor reconoce haberse inspirado en Malthus, un obscuro economista del Imperio Británico. La obra, carente de novedad científica y de resultados experimentales originales, busca constantemente confundir especie con variedad, ignorando la obra de los principales naturalistas. A tal fin está llena de errores y juegos de palabras, pero no obstante ha triunfado por inspirar un modelo de vida útil y acorde con los principios del liberalismo.

Muchos autores han triunfado en sus carreras por oportunismo. Pero el oportunismo no es inocente sino que está asociado con el apoyo de grupos de presión, redes de poder, lobbies, de tal manera que la ciencia queda convertida en política y la claridad y objetividad desaparecen.

El análisis de los ejemplos históricos en autores como Ochoterena y Sessé permite obtener las herramientas precisas para distinguir a los verdaderos protagonistas de los avances científicos de otros, cuyo papel histórico es más dudoso y ha de encontrarse entre los políticos o, para ser más críticos, entre los impostores.

No hemos estudiado casos históricos por una contemplación caprichosa del pasado. El estudio del pasado aporta las herramientas que nos permiten analizar el presente y orientar el futuro.

La persuasión en la construcción de la ciencia contemporánea en México: Los casos de Martín de Sessé Lacasta e Isaac Ochoterena Mendieta. PDF gratuito

Etiquetas:

La forma de las semillas: 1 Las semillas de especies modelo se parecen a una cardioide.

Definir la forma de las semillas, describirla adecuadamente, es importante en taxonomía, en botánica y en agricultura. Una estrategia adecuada consiste en comparar la forma de la semilla con figuras geométricas conocidas. Veamos algunos ejemplos…

Las semillas de la planta modelo, Arabidopsis thaliana, se parecen a una cardioide elongada por un factor de Φ, la proporción áurea:

 

 

 

 

 

 

 

La cardioide es la curva descrita por un punto de una  circunferencia que gira alrededor de otra de igual radio:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la familia de las leguminosas, muchas semillas se parecen también a una cardioide. En particular las especies modelo, Lotus japonicus y Medicago truncatula:

 

 

Etiquetas:

Confusión funcional en el párrafo tricentésimo octogésimo tercero de El Origen de las Especies

¿Por qué hace el autor la siguiente afirmación?:

 

Apenas es posible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, puedan ser de alguna importancia funcional.

 

 

Fíjense bien que no dice:

 

Es totalmente imposible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, puedan ser de alguna importancia funcional.

 

Por lo tanto podría decir:

 

Es perfectamente posible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, tengan alguna importancia funcional hasta hoy desconocida.

 

 

383

 

It is scarcely possible that the above slight movements, due to a touch or shake, in the young and growing organs of plants, can be of any functional importance to them. But plants possess, in obedience to various stimuli, powers of movement, which are of manifest importance to them; for instance, towards and more rarely from the light—in opposition to, and more rarely in the direction of, the attraction of gravity. When the nerves and muscles of an animal are excited by galvanism or by the absorption of strychnine, the consequent movements may be called an incidental result, for the nerves and muscles have not been rendered specially sensitive to these stimuli. So with plants it appears that, from having the power of movement in obedience to certain stimuli, they are excited in an incidental manner by a touch, or by being shaken. Hence there is no great difficulty in admitting that in the case of leaf-climbers and tendril-bearers, it is this tendency which has been taken advantage of and increased through natural selection. It is, however, probable, from reasons which I have assigned in my memoir, that this will have occurred only with plants which had already acquired the power of revolving, and had thus become twiners.

 

Apenas es posible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, puedan ser de alguna importancia funcional. Pero, obedeciendo a diferentes estímulos, las plantas poseen facultades de movimiento que son de importancia manifiesta para ellas; por ejemplo, movimiento hacia la luz, y rara vez apartándose de ésta; movimiento en oposición de la atracción de la gravedad, y rara vez en dirección de ésta. Cuando los nervios y músculos de un animal son excitados por galvanismo o por la absorción de estricnina, puede decirse que los movimientos consiguientes son un resultado accidental, pues los nervios y músculos no se han vuelto especialmente sensibles a estos estímulos. También las plantas parece que, a causa de tener facultad de movimiento, obedeciendo a determinados estímulos, son excitadas de un modo accidental por el contacto o por sacudidas. Por consiguiente, no hay gran dificultad en admitir que, en el taso de plantas de trepadoras foliares o que tienen zarcillos, esta tendencia ha sido aprovechada y aumentada por selección natural. Es, sin embargo, probable, por las razones que he señalado en mi memoria, que esto habrá ocurrido sólo en plantas que habían adquirido ya la facultad de girar y que, de este modo, se habían hecho volubles.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas:

Tesis Doctoral: Análisis morfológico de semillas mediante modelos basados en la curva cardioide

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tesis Doctoral de José Javier Martín Gómez, titulada : Análisis morfológico de semillas mediante modelos basados en la curva cardioide.

 

Miércoles 7 de junio a las 11 30 en el Aula Francisco de Vitoria del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca

Etiquetas:

Las curiosas adaptaciones de una orquídea en el párrafo ducentésimo nonagésimo noveno de El Origen de las Especies

Tan a gusto se encuentra el autor  describiendo las complejas adaptaciones de las orquídeas, que no se da cuenta de que son completamente incompatibles con todos y cada uno de los elementos de su teoría: La lucha por la supervivencia, la selección natural y el cambio gradual no explican ninguna adaptación del estilo de las que encuentra tan maravillosas en las orquídeas.

 

 

 

299

From this simple stage we may pass through an inexhaustible number of contrivances, all for the same purpose and effected in essentially the same manner, but entailing changes in every part of the flower. The nectar may be stored in variously shaped receptacles, with the stamens and pistils modified in many ways, sometimes forming trap-like contrivances, and sometimes capable of neatly adapted movements through irritability or elasticity. From such structures we may advance till we come to such a case of extraordinary adaptation as that lately described by Dr. Cruger in the Coryanthes. This orchid has part of its labellum or lower lip hollowed out into a great bucket, into which drops of almost pure water continually fall from two secreting horns which stand above it; and when the bucket is half-full, the water overflows by a spout on one side. The basal part of the labellum stands over the bucket, and is itself hollowed out into a sort of chamber with two lateral entrances; within this chamber there are curious fleshy ridges. The most ingenious man, if he had not witnessed what takes place, could never have imagined what purpose all these parts serve. But Dr. Cruger saw crowds of large humble-bees visiting the gigantic flowers of this orchid, not in order to suck nectar, but to gnaw off the ridges within the chamber above the bucket; in doing this they frequently pushed each other into the bucket, and their wings being thus wetted they could not fly away, but were compelled to crawl out through the passage formed by the spout or overflow. Dr. Cruger saw a “continual procession” of bees thus crawling out of their involuntary bath. The passage is narrow, and is roofed over by the column, so that a bee, in forcing its way out, first rubs its back against the viscid stigma and then against the viscid glands of the pollen-masses. The pollen-masses are thus glued to the back of the bee which first happens to crawl out through the passage of a lately expanded flower, and are thus carried away. Dr. Cruger sent me a flower in spirits of wine, with a bee which he had killed before it had quite crawled out, with a pollen-mass still fastened to its back. When the bee, thus provided, flies to another flower, or to the same flower a second time, and is pushed by its comrades into the bucket and then crawls out by the passage, the pollen-mass necessarily comes first into contact with the viscid stigma, and adheres to it, and the flower is fertilised. Now at last we see the full use of every part of the flower, of the water-secreting horns of the bucket half-full of water, which prevents the bees from flying away, and forces them to crawl out through the spout, and rub against the properly placed viscid pollen-masses and the viscid stigma.

 

Partiendo de este estado tan sencillo, podemos pasar por un interminable número de disposiciones, todas con el mismo objeto y realizadas fundamentalmente de la misma manera, pero que ocasionan cambios en todas las partes de la flor. El néctar puede acumularse en receptáculos de diversa forma, con los estambres y pistilos modificados de muchas maneras, formando a veces mecanismos como trampas y siendo a veces capaces, por irritabilidad o elasticidad, de movimientos primorosamente adaptados. Desde estas estructuras, podemos avanzar hasta llegar a un caso de adaptación tan extraordinario como el descrito últimamente por el doctor Crüger en el Coryanthes. Esta orquídea tiene parte de su labelo o labio inferior excavado, formando un gran cubo, en el cual caen continuamente gotas de agua casi pura, procedente de dos cuernecillos secretores que están encima de él, y cuando el cubo está medio lleno de agua se derrama por un conducto lateral. La base del labelo queda encima del cubo, y está a.su vez excavada, formando una especie de cámara con dos entradas laterales, y dentro de esta cámara hay unos curiosos pliegues carnosos. El hombre más astuto, si no hubiese sido testigo de lo que ocurre, no podría nunca haber imaginado para qué sirven todas estas partes; pero el doctor Crüger vio multitud de abejorros que visitaban las gigantescas flores de esta orquídea, no para chupar néctar, sino para morder los pliegues de la cámara de encima del cubo; al hacer esto, muchas veces se empujan unos a otros y caen en el agua, y como sus alas quedan así mojadas, no pueden escapar volando, y se ven obligados a salir arrastrándose por el paso que forma el canal o aliviadero. El doctor Crüger vio una procesión continua de abejorros que salían, arrastrándose así, de su involuntario baño. El paso es estrecho y está cubierto superiormente por la columna, de modo que un abejorro, al abrirse camino, frota su dorso, primero con el estigma, que es viscoso, y después con las glándulas viscosas de las masas polínicas. Las masas polínicas se pegan así al dorso del abejorro, que casualmente fue el primero en salir arrastrándose por el conducto de una flor recién abierta, y de este modo son transportadas. El doctor Crüger me mandó, en alcohol, una flor con un abejorro, que mató antes de que hubiese acabado de salir, con una masa polínica todavía pegada en el dorso. Cuando el abejorro así provisto vuela a otra flor, o de nuevo a la misma por segunda vez, y es empujado por sus compañeros al cubo y sale arrastrándose por el conducto, la masa de polen necesariamente se pone primero en contacto con el estigma, que es viscoso, y se adhiere a él, y la flor queda fecundada. Por fin, vemos toda la utilidad de cada parte de la flor, de los cuernecillos que segregan agua, del cubo medio lleno de agua, que impide que los abejorros se escapen volando, y les obliga a salir arrastrándose por el canal y a frotarse con las masas de polen viscosas y el estigma viscoso, tan oportunamente situados.

 

Etiquetas:

Conferencia: De imágenes a modelos: La interpretación de las plantas en la historia. Dia de la Fascinación por las Plantas el próximo jueves, 18 de mayo

 

El jueves, 18 de mayo se celebró el Fascination of Plants Day: El día de la fascinación por las plantas.

 

Promovido por EPSO (European Plant Science Organization), su objetivo es conseguir que la mayor cantidad posible de gente de todo el mundo se fascine por las plantas. Es decir,  muestre su entusiasmo acerca de la importancia de la ciencia de las plantas para la agricultura, la producción de alimentos de manera sostenible, así como la horticultura, la silvicultura, y otros  productos tales como papel, madera, productos químicos, energía y productos farmacéuticos. El papel de las plantas en la conservación del medio ambiente también será un mensaje clave.

 

Todo ello dentro de los objetivos de la EPSO y, como vemos con una orientación marcadamente práctica.

 

En el IRNASA (Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca) se celebra el Dia de la Fascinación por las Plantas con la conferencia:

De imágenes a modelos:  La interpretación de las plantas en la historia

(Impartida por Emilio Cervantes)

Breve resumen:

Se presentarán dos visiones alternativas del Reino Vegetal. La primera contempla a las plantas como medios de producción de distintos bienes. El desarrollo de la ciencia, impulsado notablemente desde la Ilustración, ha estimulado esta visión.  La especialización, la división del mundo en sectores y el predominio de la razón práctica han contribuido a que las plantas sean vistas como objetos de producción y una importante función de la ciencia consista en incrementar los beneficios obtenidos de las plantas. Surgen así las investigaciones basadas en sistemas modelo con la idea de que el modelo permitirá ampliar nuestro conocimiento de los sistemas vegetales y así obtendremos más beneficios: Más abrigo, más alimento, más remedio para la enfermedad, etc…El desarrollo de sistemas-modelo entre las plantas apoya esta visión propia de la fe en el progreso que tiene lugar en la Ilustración. Los resultados obtenidos con los modelos son importantes para aumentar los beneficios y así se realiza el anhelado progreso. Pero, los modelos sirven también para mostrar otro aspecto en los vegetales……
Las plantas no podrían ser fuente de tantos beneficios si no fuesen asimismo, imágenes, es decir representaciones de un orden existente en la naturaleza. Cabe la posibilidad de que la visión de las plantas como imágenes de un orden natural fuese más importante en la antigüedad que en nuestra moderna sociedad tecnificada.
Se presentarán algunos inconvenientes de la aplicación del concepto de sistema modelo en plantas, algunos ejemplos de cómo algunos autores así como medios editoriales han intentado evitar la idea de un orden existente y finalmente, se mencionarán ejemplos de un orden que une a las plantas con el mundo de las matemáticas.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Imagen: Tulipan Semper Augustus. De Kiva Stories from the field. Un bulbo de este tulipán fue cambiado en el siglo XVII por unos 50000 metros cuadrados de tierra, según informa el diccionario de Neolengua en su entrada Tulip mania.

 

 


Etiquetas:

Dos consejos: La sistemática al servicio de la botánica y la importancia de épocas pasadas

 

 

La página de bienvenida al libro Plant Variation and Evolution del que son autores D Briggs and SM Walters recoge las siguientes citas:

 

 

The standing objection to botany has always been, that it is a pursuit that amuses the fancy and exercises the memory, without improving the mind, or advancing any real knowledge; and, where the science is carried no further than a mere mere systematic classification, the charge is but too true. But the botanist that is desirous of wiping off this aspersion should be by no means content with a list of names; he should study plants philosophically, should investigate the laws of vegetation, should examine the powers and virtues of efficacious herbs, should promote their cultivation; and graft the gardener, the planter and the husbandman, on the phytologist. Not that system is by any means be thrown aside; without system the field of Nature would be a pathless wilderness; but system should be subservient to, not the main object of pursuit.

Gilbert White. The Natural History of Shelborne 1789

 

“..there is no better method for scientists of one period to bring to light their own unconscious, or at least undiscussed, presuppositions (which may insidiously undermine all their work) than to study their own subject in a different period. And… when the writtings of an earlier author have apparently been taken as the basis of subsequent work, constant scrutiny is neccesary to prevent his presuppositions becoming fossilized, so to speak, in the subject and producing unnoticed inconsistencies when modifications have been made as a result of subsequent work.”

 

Que traduzco:

 

La eterna objeción a la botánica ha sido, que es una actividad que divierte a la fantasía y ejercicita la memoria, sin  mejorar la mente, o avanzar en un conocimiento real y, cuando la ciencia no se lleva más allá de una mera clasificación sistemática simple, tal acusación  es muy cierta.  Sin embargo, el botánico que está deseoso de librarse de tal carga no debe contentarse con una lista de nombres, sino que debe estudiar las plantas filosóficamente, investigar las leyes de la vegetación, examinar los poderes y las virtudes de las hierbas eficaces, promover su cultivo , e  injertar  el jardinero, el sembrador y el labrador, en el Botánico.  No hay que despreciar la sistemática. Sin la sistemática la naturaleza sería un desierto sin caminos, pero el sistema debe estar al servicio, no ser  el objeto principal de búsqueda.

 

Gilbert White. The Natural History of Shelborne 1789

 

“.. para los científicos de una época no hay mejor método  de sacar a la luz aquellos presupuestos inconscientes , o al menos  no discutidos  (que insidiosamente pueden poner en peligro todo su trabajo) , que el estudio de  su propia materia en un período diferente. .. Y cuando los textos de un autor anterior, aparentemente, han sido tomados como base para el trabajo posterior, una vigilancia constante es necesaria para evitar que sus presupuestos sean fosilizados, por así decirlo, en el tema y produzcan  inconsistencias desapercibidas  cuando se han hecho modificaciones como consecuencia de el trabajo posterior. “

AJ Cain, 1958

 

Imagen superior: Portada del libro Plant Variation and Evolution

Imagen inferior: El Bosque Petrificado de Puyango en Ecuador. Tomada de Ecuador Travel.

Etiquetas:

La claridad, virtud más propia de tratados botánicos para señoritas que de tratados académicos

 

Un párrafo de Rousseau había llamado nuestra atención  sembrando las dudas acerca de la pretendida condición virtuosa de la botánica. El párrafo era este:

Me tienta la idea de dedicarme a la botánica (….). Es la verdadera diversión de un solitario que pasea y que ya no desea pensar en nada. Nunca concibo una idea virtuosa y útil sin que vea a mi lado la horca o el cadalso. Espero que con Linneo en el bolsillo y heno en la cabeza no se me detenga (CC, XX, 44).

 

¿Por qué?, nos preguntamos,  ¿por qué al dedicarse a la botánica el autor está libre del riesgo habitual de ir a la horca o al cadalso,  riesgo que corre cuando se dedica en general a cualquier idea virtuosa o útil? ¿Acaso la botánica no es actividad llena de ideas virtuosas y de utilidad?

¿Acaso no hay cierta contradicción en estas frases de Rousseau?

 

La respuesta a todas estas cuestiones se encuentra en el hecho de que Rousseau no se dedica a la botánica como profesional, sino como aficionado. Como tal, lo que hace son textos elementales de botánica para señoritas y, sólo siendo así, puede permitirse ser virtuoso, es decir, expresarse con toda claridad. Si sus escritos políticos o sociales fuesen dirigidos a señoritas, el riesgo disminuiría notablemente. Eso es seguro.

En la edición de su obra “Cartas sobre botánica”, un estudio prelimiar de Fernando Calderón Quindós contiene en su página sesenta y uno el siguiente párrafo de Rousseau, con la muy interesante cita a pie de página que le acompaña.

El párrafo dice:

La precisión y la claridad con la que estos extractos y estos elementos están reunidos podrían volver esta obra muy útil para ofrecérsela a las mujeres, y sobre todo a las jóvenes señoritas, que tendrían en ellas un medio de volver sus pasos menos ociosos y más interesantes (CC XLII, 90).

 

Con lo cual parece indicar que la claridad que sin duda poseen las cartas sobre botánica es debida a que iban dirigidas a una señorita. No me cabe duda, pero el párrafo ofrece otra interpretación algo más maliciosa y no menos justa que no ha pasado desapercibida al autor del prólogo, quien, en su nota a pie de página indica:

 

Me parece necesario un estudio en el que se aclare por qué las cartas elementales fueron entendidas como un texto dirigido exclusivamente a un público femenino, y por qué las traducciones y obras que pretendían emular la claridad y precisión de estas cartas fueron expresamente dirigidas a mujeres. Thomas Martyn, profesor de la Universidad de Cambridge en el último cuarto del XVIII, afirmaba en el prólogo de su traducción al inglés que estas cartas estaban dirigidas a las damas de la Gran Bretaña. Priscila Wakefield escribió para un amiga “An introduction to botany in series of familiar letters” (Dublin, P Wogan, P Byrne, etc, 1976). Monsieur de Malesherbes, por su parte, escribió para instrucción de su hermana, madame de Senozan, una Introduction à la botanique (Manuscrito inédito conservado en la Bibliothèque de l’Institut de France. Su fecha de redacción es anterior a 1783). No parece que en España hubiera en el siglo XVIII intentos de divulgación de la botánica. La Biblioteca Nacional de Madrid sólo conserva entre sus fondos la traducción al francés, con el título Flore de jeunes persones, ou lettres élementaires sur la botanique (écrite par una Anglaise a son amie), la obra de Priscila Wakefield An introduction to botany in series of familiar letters.

 

 

Como indica Fernando Calderón Quindós puede ser cierto que todos estos tratados de botánica van dirigidos a señoritas por su claridad, pero,…..  ¿acaso los tratados académicos no podrían ser tan claros? Tal vez el estudio sugerido podría partir de la base o hipótesis que afirma que no. Que, precisamente,  una característica propia e ineludible en los tratados académicos ha de ser la obscuridad. Pero como digo, esto es sólo una hipótesis, y como dice Fernando Calderón Quindós, queda pendiente tal estudio.

 

El hallazgo de esta nueva propiedad tan necesaria en los tratados de botánica como en cualquier otra disciplina académica  vendría a sumarse a otras características y propiedades  de los tratados académicos que,  más que ejemplo de ciencia,  serían ejemplo de cómo la academia podría consentir que ésta se contaminase con el poder. Habíamos visto en este sentido como el binomio Con-Con (Confusión control) funcionaba mediante la proliferación de expresiones sin significado (fantasmas semánticos), muy útiles a los intereses de quien ostenta el poder y desea mantenerlo sin dificultad. La obscuridad vendría  a apoyar y a garantizar el perfecto funcionamiento del binomio Con-Con.

 

 

Referencia

Rousseau, Jean Jacques. Cartas sobre botánica. KRK Ediciones 2007. Oviedo.

 

Imagen de Alagarabía.com

Etiquetas:

Rousseau, las ideas virtuosas y el cadalso: Una lección de botánica atípica

La taxonomía botánica gozaba de una larga y rica tradición mucho antes de Darwin.  Así, resulta sorprendente y extraño  escribir sobre la variación en la naturaleza,  como este autor hace en el capítulo segundo de su libro, sin mencionar las labores y desvelos  de la taxonomía.

Pero, antes de seguir leyendo el Origen de las Especies y precisamente para explorar los motivos de autor tan curioso y de  obra tan publicitada a diestro y siniestro, hemos de tener en cuenta que  la taxonomía no sólo preocupa a los naturalistas, sino que se convierte asimismo en pasión de algunos intelectuales procedentes de otros campos del saber. Aproximadamente cien años antes de la publicación de El Origen, Jean Jacques Rousseau, en su exilio en Môtiers (Suiza), pasea y herboriza. En una de sus cartas se lee:

 

 

Me tienta la idea de dedicarme a la botánica (….). Es la verdadera diversión de un solitario que pasea y que ya no desea pensar en nada. Nunca concibo una idea virtuosa y útil sin que vea a mi lado la horca o el cadalso. Espero que con Linneo en el bolsillo y heno en la cabeza no se me detenga (CC, XX, 44).

 

 

Con lo cual parece indicar que la dedicación a la botánica es algo que no tiene  mayor dificultad, y que, al parecer, dejará a nuestro autor libre de situaciones polémicas o socialmente comprometidas . Pero……..¡ Un momento!……..

¿Acaso no hay cierta contradicción en estas frases de Rousseau? ……

 

Pues, si bien por un lado se nos dice que las ideas virtuosas le llevaban sin remedio a la horca o al cadalso, por otro lado parece indicar que la botánica pueda ser una dedicación virtuosa. Entonces,….¿Por qué siendo virtuosa, la dedicación a la botánica no llevaba a nuestro autor a situaciones comprometidas que pudiesen desembocar en la horca o al cadalso? Seguiremos investigando aspecto tan crucial.  Cabe la posibilidad de que la razón estribe en que Rousseau era un simple aficionado a la botánica y que,  de haberla cultivado más a fondo, también podría haberle llevado, como toda idea virtuosa, a la horca, al cadalso, o al menos a algún tipo de persecución. Puede que también en botánica uno tenga que escribir dentro de un orden establecido, o puede que a veces ocurra lo contrario, que alguien deba escribir para establecer un nuevo orden. Iremos viendo,…….

 

Referencias

Richard,  Achile. Nouveaux Élements de botanique. F Savy. Paris, 1864

Rousseau, Jean Jacques. Cartas sobre botánica. KRK Ediciones 2007. Oviedo.

Imagen de Stultifer

 

Etiquetas:

La variación en la naturaleza: Familias de plantas

 

Achille Richard, botánico francés,  nos cuenta en su libro (p 366-67) que bien pudo haber sido Magnol, profesor de botánica en Montpellier, quien en el prefacio a su obra titulada “Prodromus historiae generalis plantarum”, editada en Motpellier en 1689 hubiera utilizado por vez primera en obra impresa el término Famille (Familia). Algunos años después, Linneo en su obra Classes Plantarum apunta ya sesenta y siete familias y en 1765 Adanson publica su libro titulado Familles naturelles des vegetaux. En la obra Genera Plantarum (1789), de Antoine-Laurent Jussieu,  se indican ya cien familias de plantas.

 

Para los menos iniciados en la botánica se indican a continuación algunos ejemplos de estas familias:

 

Magnoliáceas (el nombre deriva del citado  Magnol)

Lauráceas

Gramineas

Liliaceas

Compuestas

Umbelíferas

Crucíferas

Leguminosas

 

 

La taxonomía, es decir la Ciencia que trata de los principios, métodos y fines de la clasificación, era por lo tanto, disciplina bien avanzada cuando Darwin escribió El Origen de las Especies.  Quienquiera que se hubiese preguntado entonces por la variedad en la naturaleza, es decir, el tema de su segundo capítulo, tendría que haber realizado un arduo trabajo de recopilación teniendo en cuenta la obra de ingente número de naturalistas e intentando dar crédito a sus trabajos.

 

Pero la taxonomía no sólo preocupa a los naturalistas, sino que se convierte asimismo en pasión de algunos intelectuales procedentes de otros campos del saber. Aproximadamente cien años antes de la publicación de El Origen, Jean Jacques Rousseau, en su exilio en Môtiers (Suiza), pasea y herboriza.  Pronto veremos qué cosas tan interesantes tiene que comentar en algunas de sus cartas,….

 

Referencias

Richard,  Achile. Nouveaux Élements de botanique. F Savy. Paris, 1864.

 

Rousseau, Jean Jacques. Cartas sobre botánica. KRK Ediciones 2007. Oviedo.

 

Dibujo de Magnolia acuminata tomado de Botanical.com

Etiquetas: