Archivo de junio, 2014

Los objetos fractales según Eugène Delacroix (1798-1863)

 

La naturaleza es singularmente consecuente consigo misma: en Trouville dibujé unos fragmentos de roca a la orilla del mar, con todos sus accidentes proporcionados de manera tal que daban sobre el papel la impresión de un acantilado enorme; sólo faltaba un objeto que pudiera establecer la escala del tamaño. En este mismo instante, estoy escribiendo al lado de un hormiguero que se ha formado al pie de un árbol, a medias sobre pequeños accidentes de terreno y a medias por el trabajo paciente de las hormigas; hay en él taludes, partes dominantes que forman pequeños desfiladeros, por los cuales pasan y vuelven a pasar los habitantes con aire atareado, como si fuesen la población de un país pequeño que la imaginación puede ampliar en un instante. Lo que no es más que una topera, yo lo veo por mi gusto como si fuera una vasta extensión poblada de escarpadas rocas, de cuestas empinadas, gracias al tamaño diminuto de sus habitantes. Un fragmento de carbón, de tierra o de sílex, o una piedra cualquiera, podrá representar en proporción reducida, la forma de rocas inmensas.

 

Observo lo mismo en Dieppe, en las rocas a flor de agua que el mar recubre a cada marea; yo veía en ellas golfos, brazos de mar, picos altivos suspendidos encima de abismos, valles dividiendo con sus sinuosidades toda una comarca que presentaba los mismos accidentes de terreno que vemos a nuestro alrededor. Lo mismo acaece con las olas del mar, divididas en olitas pequeñas, que se subdividen aún más y presentan  los mismos accidentes de luz y el mismo dibujo. Las grandes olas de ciertos mares, las de El Cabo, por ejemplo, de las que se dice que algunas tienen media legua de ancho, se componen de multitud de olas que, en su mayoría, suelen ser tan pequeñas como las que vemos nosotros en el estanque de nuestro jardín.

A menudo observé, al dibujar árboles, que tal rama separada es como un árbol pequeño: bastaría, para verlo así, con que las hojas fueran proporcionadas.

 

Delacroix. Diario. 5 de agosto de 1854.

 

Tomado de Claude Levi-Strauss. Mirar, Escuchar Leer, p 61. Ed Siruela. 1993

Imagen: Delacroix, La roca de Etretat. Tomada de Caminando en círculos.

 

Etiquetas:

Por fin ejemplos, pero…..¿ejemplos de qué?, en el párrafo quingentésimo sexagésimo segundo de El Origen de las Especies

Después de haber especulado libremente sobre todo aquello que ha creído conveniente, promete ahora el autor dar ejemplos. Así dice:

 

Citaré ahora algunos ejemplos para aclarar las observaciones precedentes y para demostrar lo expuestos que estamos a error al suponer que grupos enteros de especies se hayan producido súbitamente.

 

O sea que va a dar ejemplos para satisfacer dos motivos:

 

  1. Aclarar las observaciones precedentes
  2. Demostrar lo expuestos que estamos a error al suponer que grupos enteros de especies se hayan producido súbitamente.

 

No indica de dónde ha sacado la segunda suposición. En cuanto a la primera, nos preguntamos cuáles de las observaciones precedentes pretende ahora el autor aclarar. Las posibilidades son múltiples. Así las tres primeras proceden del párrafo anterior (561), las siguientes tres del anterior (560) :

  1. que debió ser preciso un tiempo enorme para adaptar un organismo a algún modo nuevo y peculiar de vida
  2. que las formas de transición con frecuencia quedarían durante mucho tiempo limitadas a una región
  3. que, una vez que esta adaptación se efectuó y algunas especies hubieron adquirido así una gran ventaja sobre otros organismos, sería necesario un espacio de tiempo relativamente corto para producir muchas formas divergentes, que se dispersarían rápidamente por todo el mundo.
  4. La manera brusca como grupos enteros de especies aparecen súbitamente en ciertas formaciones, ha sido presentada por varios paleontólogos.
  5. Que de continuo exageramos la perfección de los registros geológicos, y deducimos erróneamente que, porque ciertos géneros o familias no han sido encontrados por debajo de un piso dado, estos géneros o familias no existieron antes de este piso.
  6. De continuo olvidamos lo grande que es el mundo comparado con la extensión en que han sido cuidadosamente examinadas las formaciones geológicas; olvidamos que pueden haber existido durante mucho tiempo, en un sitio, grupos de especies, y haberse multiplicado lentamente antes de invadir los antiguos archipiélagos de Europa y de los Estados Unidos

 

 

 

 

 

562

I will now give a few examples to illustrate the foregoing remarks, and to show how liable we are to error in supposing that whole groups of species have suddenly been produced. Even in so short an interval as that between the first and second editions of Pictet’s great work on Palaeontology, published in 1844-46 and in 1853-57, the conclusions on the first appearance and disappearance of several groups of animals have been considerably modified; and a third edition would require still further changes. I may recall the well-known fact that in geological treatises, published not many years ago, mammals were always spoken of as having abruptly come in at the commencement of the tertiary series. And now one of the richest known accumulations of fossil mammals belongs to the middle of the secondary series; and true mammals have been discovered in the new red sandstone at nearly the commencement of this great series. Cuvier used to urge that no monkey occurred in any tertiary stratum; but now extinct species have been discovered in India, South America and in Europe, as far back as the miocene stage. Had it not been for the rare accident of the preservation of footsteps in the new red sandstone of the United States, who would have ventured to suppose that no less than at least thirty different bird-like animals, some of gigantic size, existed during that period? Not a fragment of bone has been discovered in these beds. Not long ago, palaeontologists maintained that the whole class of birds came suddenly into existence during the eocene period; but now we know, on the authority of Professor Owen, that a bird certainly lived during the deposition of the upper greensand; and still more recently, that strange bird, the Archeopteryx, with a long lizard-like tail, bearing a pair of feathers on each joint, and with its wings furnished with two free claws, has been discovered in the oolitic slates of Solenhofen. Hardly any recent discovery shows more forcibly than this how little we as yet know of the former inhabitants of the world.

 

Citaré ahora algunos ejemplos para aclarar las observaciones precedentes y para demostrar lo expuestos que estamos a error al suponer que grupos enteros de especies se hayan producido súbitamente. Aun en un intervalo tan corto como el que media entre la primera edición y la segunda de la gran obra de Paleontología de Pictet, publicadas en 1844-46 y en 1853-57, se han modificado mucho las conclusiones sobre la primera aparición y la desaparición de diferentes grupos de animales, y una tercera edición exigiría todavía nuevas modificaciones. Debo recordar el hecho, bien conocido, de que en los tratados de Geología publicados no hace muchos años se hablaba siempre de los mamíferos como habiéndose presentado bruscamente al comienzo de la serie terciaria, y ahora uno de los más ricos yacimientos conocidos de mamíferos fósiles pertenece a la mitad de la serie secundaria, y se han descubierto verdaderos mamíferos en la arenisca roja moderna casi al principio de esta gran serie. Cuvier acostumbraba a hacer la objeción de que en ningún estrato terciario se presentaba ningún mono; pero actualmente se han descubierto especies extinguidas en la India, América del Sur y en Europa, retrocediendo hasta el mioceno. Si no hubiese sido por la rara casualidad de conservarse las pisadas en la arenisca roja moderna de los Estados Unidos, ¿quién se hubiera aventurado a suponer que existieran durante aquel período hasta treinta especies, por lo menos, de animales parecidos a las aves, algunos de tamaño gigantesco? ¡Ni un fragmento de hueso se ha descubierto en estas capas! No hace mucho tiempo, los paleontólogos suponían que la clase entera de las aves había empezado a existir súbitamente durante el período mioceno; pero hoy sabemos, según la autoridad del profesor Owen, que es seguro que durante la sedimentación de la arenisca verde superior vivió un ave, y, todavía más recientemente, ha sido descubierta en las pizarras oolíticas de Solenhofen la extraña ave Archeopteryx, con una larga cola como de saurio, la cual lleva un par de plumas en cada articulación, y con las alas provistas de dos uñas libres. Difícilmente ningún descubrimiento reciente demostrará con más fuerza que éste lo poco que sabemos hasta ahora de los habitantes anteriores del mundo.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Impagable comienzo en el párrafo quingentésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies

 

No se pierdan el comienzo de este párrafo digno de las mejores elucubraciones de Don Quijote de la Mancha:

 

 

He de recordar aquí una observación hecha anteriormente, o sea que debió ser preciso un tiempo enorme para adaptar un organismo a algún modo nuevo y peculiar de vida -por ejemplo, a volar por el aire-

 

Cierto,  amigo Sancho,  que serán necesarias unas lecciones, pero una vez que te veas gobernador de tu insula, versa como también pronto, tu mismo aprenderás a volar por el aire.

 

 

 

 

561

I may here recall a remark formerly made, namely, that it might require a long succession of ages to adapt an organism to some new and peculiar line of life, for instance, to fly through the air; and consequently that the transitional forms would often long remain confined to some one region; but that, when this adaptation had once been effected, and a few species had thus acquired a great advantage over other organisms, a comparatively short time would be necessary to produce many divergent forms, which would spread rapidly and widely throughout the world. Professor Pictet, in his excellent Review of this work, in commenting on early transitional forms, and taking birds as an illustration, cannot see how the successive modifications of the anterior limbs of a supposed prototype could possibly have been of any advantage. But look at the penguins of the Southern Ocean; have not these birds their front limbs in this precise intermediate state of “neither true arms nor true wings?” Yet these birds hold their place victoriously in the battle for life; for they exist in infinite numbers and of many kinds. I do not suppose that we here see the real transitional grades through which the wings of birds have passed; but what special difficulty is there in believing that it might profit the modified descendants of the penguin, first to become enabled to flap along the surface of the sea like the logger-headed duck, and ultimately to rise from its surface and glide through the air?

 

He de recordar aquí una observación hecha anteriormente, o sea que debió ser preciso un tiempo enorme para adaptar un organismo a algún modo nuevo y peculiar de vida -por ejemplo, a volar por el aire- y, por consiguiente, que las formas de transición con frecuencia quedarían durante mucho tiempo limitadas a una región; pero que, una vez que esta adaptación se efectuó y algunas especies hubieron adquirido así una gran ventaja sobre otros organismos, sería necesario un espacio de tiempo relativamente corto para producir muchas formas divergentes, que se dispersarían rápidamente por todo el mundo. El profesor Pictet, en su excelente critica de esta obra, al tratar de las primeras formas de transición, y tomando como ejemplo las aves, no puede comprender cómo pudieron ser de alguna ventaja las modificaciones sucesivas de los miembros anteriores de un prototipo imaginario. Pero consideremos los pájaros bobos del Océano Antártico. ¿No tienen estas aves sus miembros anteriores precisamente en el estado intermedio, en que no son «ni verdaderos brazos y ni verdaderas alas»? Y, sin embargo, estas aves conservan victoriosamente su lugar en la batalla por la vida, pues existen en infinito número y de varias clases. No supongo que, en este caso, tengamos a la vista los grados de transición reales por los que han pasado las alas de las aves; pero ¿qué dificultad especial existe en creer que podría aprovechar a los descendientes modificados del pájaro bobo el volverse, primero, capaz de moverse por la superficie del mar, batiéndola con las alas, como el Micropterus de Eyton, y levantarse, por fin, de la superficie y deslizarse por el aire?

 

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Hechos fatales para la teoría en el párrafo quingentésimo sexagésimo de El Origen de las Especies

Por fin. El autor paree que se empieza a dar cuenta de que hay algo que no encaja  en lo que nos viene contando. No me refiero a nada contrario a su teoría como él dice, ya que no tiene teoría alguna, sino a que la idea de la gradualidad o el gradualismo es una quimera. Una insensatez.

 

 

 

560

 

ON THE SUDDEN APPEARANCE OF WHOLE GROUPS OF ALLIED SPECIES.

 

The abrupt manner in which whole groups of species suddenly appear in certain formations, has been urged by several palaeontologists—for instance, by Agassiz, Pictet, and Sedgwick, as a fatal objection to the belief in the transmutation of species. If numerous species, belonging to the same genera or families, have really started into life at once, the fact would be fatal to the theory of evolution through natural selection. For the development by this means of a group of forms, all of which are descended from some one progenitor, must have been an extremely slow process; and the progenitors must have lived long before their modified descendants. But we continually overrate the perfection of the geological record, and falsely infer, because certain genera or families have not been found beneath a certain stage, that they did not exist before that stage. In all cases positive palaeontological evidence may be implicitly trusted; negative evidence is worthless, as experience has so often shown. We continually forget how large the world is, compared with the area over which our geological formations have been carefully examined; we forget that groups of species may elsewhere have long existed, and have slowly multiplied, before they invaded the ancient archipelagoes of Europe and the United States. We do not make due allowance for the enormous intervals of time which have elapsed between our consecutive formations, longer perhaps in many cases than the time required for the accumulation of each formation. These intervals will have given time for the multiplication of species from some one parent-form: and in the succeeding formation, such groups or species will appear as if suddenly created.

 

Aparición súbita de grupos enteros de especies afines

La manera brusca como grupos enteros de especies aparecen súbitamente en ciertas formaciones, ha sido presentada por varios paleontólogos -por ejemplo, por Agassiz, Pictet y Sedgwick- como una objeción fatal para mi teoría de la transformación de las especies. Si realmente numerosas especies pertenecientes a los mismos géneros y familias han entrado en la vida simultáneamente, el hecho tiene que ser fatal para la teoría de la evolución mediante selección natural, pues el desarrollo por este medio de un grupo de especies, descendientes todas de una especie progenitora, tuvo que haber sido un proceso lento, y los progenitores tuvieron que haber vivido mucho antes que sus descendientes modificados. Pero de continuo exageramos la perfección de los registros geológicos, y deducimos erróneamente que, porque ciertos géneros o familias no han sido encontrados por debajo de un piso dado, estos géneros o familias no existieron antes de este piso. Siempre se puede dar crédito a las pruebas paleontológicas positivas; las pruebas negativas no tienen valor alguno, como tantas veces ha demostrado la experiencia. De continuo olvidamos lo grande que es el mundo comparado con la extensión en que han sido cuidadosamente examinadas las formaciones geológicas; olvidamos que pueden haber existido durante mucho tiempo, en un sitio, grupos de especies, y haberse multiplicado lentamente antes de invadir los antiguos archipiélagos de Europa y de los Estados Unidos. No nos hacemos el cargo debido del tiempo que ha transcurrido entre nuestras formaciones sucesivas, más largo quizá, en muchos casos, que el requerido para la acumulación de cada formación. Estos intervalos habrán dado tiempo para la multiplicación de especies procedentes de alguna o algunas formas madres, y, en la formación siguiente, estos grupos o especies aparecerán como creados súbitamente.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La verdad de unas observaciones en el párrafo quingentésimo quincuagésimo noveno de El Origen de las Especies

Por consiguiente, si hay algo de verdad en estas observaciones,….

 

Comienza así este párrafo como si en una simple observación pudiese haber verdad alguna. Pero….¿ A qué observaciones se refiere?  Quien tenga el coraje, vuelva a leer el párrafo anterior. Yo ya lo hice y no me gusta que me tomen el pelo….

 

 

559

If then there be some degree of truth in these remarks, we have no right to expect to find, in our geological formations, an infinite number of those fine transitional forms, which, on our theory, have connected all the past and present species of the same group into one long and branching chain of life. We ought only to look for a few links, and such assuredly we do find—some more distantly, some more closely, related to each other; and these links, let them be ever so close, if found in different stages of the same formation, would, by many palaeontologists, be ranked as distinct species. But I do not pretend that I should ever have suspected how poor was the record in the best preserved geological sections, had not the absence of innumerable transitional links between the species which lived at the commencement and close of each formation, pressed so hardly on my theory.

 

Por consiguiente, si hay algo de verdad en estas observaciones, no tenemos derecho a esperar encontrar en nuestras formaciones geológicas un número infinito de aquellas delicadas formas de transición que, según nuestra teoría, han reunido todas las especies pasadas y presentes del grupo de una larga y ramificada cadena de vida. Debemos buscar tan sólo algunos eslabones, y ciertamente los encontramos, unos más distantes, otros más próximos, y estos eslabones, por muy próximos que sean, si se encuentran en pisos diferentes de la misma formación, serán considerados por muchos paleontólogos como especies distintas. No pretendo, sin embargo, que hubiese yo sospechado nunca lo pobres que eran los registros geológicos en las formaciones mejor conservadas, si la ausencia de innumerables formas de transición entre las especies que vivieron al principio de cada formación y las que vivieron al final no hubiese sido tan contraria a mi teoría.

 

 

Lectura aconsejada:

 

 

 

Etiquetas:

El concepto de límite y otros conceptos arruinados en el párrafo quingentésimo quincuagésimo octavo de El Origen de las Especies

La ambigüedad del autor es capaz de dar al traste con los conceptos más rígidos e inmutables de la ciencia. Así ocurre con el concepto de límite:

 

Muchísimos de los seres marinos que viven en el Archipiélago Malayo se extienden actualmente a miles de millas más allá de sus límites

 

De qué límites? De los del propio Archipiélago Malayo? Si es así, entonces  no es correcto decir que viven en el Archipiélago Malayo. Pero no es el de límite el único concepto arruinado en este párrafo. También lo es el de creencia, el de variedad, y el de especie. Con el ejemplo del final pretende asimismo arruinar la credibilidad de la paleontología. Por el contrario el concepto de variedad local queda preservado de la ruina puesto  que el autor se toma la molestia de explicarlo (variedades limitadas a un lugar, nos indica).

 

 

 

558

Very many of the marine inhabitants of the archipelago now range thousands of miles beyond its confines; and analogy plainly leads to the belief that it would be chiefly these far-ranging species, though only some of them, which would oftenest produce new varieties; and the varieties would at first be local or confined to one place, but if possessed of any decided advantage, or when further modified and improved, they would slowly spread and supplant their parent-forms. When such varieties returned to their ancient homes, as they would differ from their former state in a nearly uniform, though perhaps extremely slight degree, and as they would be found embedded in slightly different sub-stages of the same formation, they would, according to the principles followed by many palaeontologists, be ranked as new and distinct species.

 

Muchísimos de los seres marinos que viven en el Archipiélago Malayo se extienden actualmente a miles de millas más allá de sus límites, y la analogía conduce claramente a la creencia de que estas especies de gran distribución geográfica -aunque sólo algunas de ellas- tendrían que ser principalmente las que con más frecuencia produjesen variedades nuevas; y estas variedades al principio serían locales, o limitadas a un lugar; pero si poseían alguna ventaja decisiva o si se modificaban o perfeccionaban más, se difundirían lentamente y suplantarían a sus formas madres. Cuando estas variedades volviesen a sus localidades antiguas, como diferirían de su estado anterior en grado casi igual, aunque quizá pequeñísimo, y como se las encontraría enterradas en subpisos poco diferentes de la misma formación, serían consideradas, según los principios seguidos por muchos paleontólogos, como especies nuevas y distintas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Variedades de transición y más trabalenguas en el párrafo quingentésimo quincuagésimo séptimo de El Origen de las Especies

Si incomprensible era el final del párrafo anterior, incomprensible es asimismo éste párrafo entero:

 

 

557

It may be doubted whether the duration of any one great period of subsidence over the whole or part of the archipelago, together with a contemporaneous accumulation of sediment, would EXCEED the average duration of the same specific forms; and these contingencies are indispensable for the preservation of all the transitional gradations between any two or more species. If such gradations were not all fully preserved, transitional varieties would merely appear as so many new, though closely allied species. It is also probable that each great period of subsidence would be interrupted by oscillations of level, and that slight climatical changes would intervene during such lengthy periods; and in these cases the inhabitants of the archipelago would migrate, and no closely consecutive record of their modifications could be preserved in any one formation.

 

Puede dudarse de si la duración de cualquiera de los grandes períodos de hundimiento de todo o de parte del Archipiélago, acompañado de una acumulación simultánea de sedimento, ha de exceder del promedio de duración de las mismas formas específicas, y estas circunstancias son indispensables para la conservación de todas las formas graduales de transición entre dos o más especies. Si estas gradaciones no se conservaron todas por completo, las variedades de transición aparecerían tan sólo como otras tantas especies nuevas, aunque muy próximas. Es también probable que cada período grande de hundimiento estuviese interrumpido por oscilaciones de nivel y que ocurriesen pequeños cambios de clima durante estos largos períodos, y, en estos casos, los habitantes del Archipiélago Malayo emigrarían, y no se podría conservar en ninguna formación un registro seguido de sus modificaciones.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Hundimientos y elevaciones, lo obvio y lo incomprensible, en el párrafo quingentésimo quincuagésimo sexto de El Origen de las Especies

Que si, que sí. No cabe duda de que los sedimentos se forman en zonas de hundimiento, o mejor dicho en zonas hundidas. Así, el autor pasa de lo que es obvio a lo que es incomprensible, por ejemplo este final de párrafo:

 

En los períodos de hundimiento del suelo, probablemente se extinguirían muchas formas vivientes; durante los períodos de elevación tendría que haber mucha variación; pero los registros geológicos serían entonces menos perfectos.

 

 

 

 

 

556

Formations rich in fossils of many kinds, and of thickness sufficient to last to an age as distant in futurity as the secondary formations lie in the past, would generally be formed in the archipelago only during periods of subsidence. These periods of subsidence would be separated from each other by immense intervals of time, during which the area would be either stationary or rising; whilst rising, the fossiliferous formations on the steeper shores would be destroyed, almost as soon as accumulated, by the incessant coast-action, as we now see on the shores of South America. Even throughout the extensive and shallow seas within the archipelago, sedimentary beds could hardly be accumulated of great thickness during the periods of elevation, or become capped and protected by subsequent deposits, so as to have a good chance of enduring to a very distant future. During the periods of subsidence, there would probably be much extinction of life; during the periods of elevation, there would be much variation, but the geological record would then be less perfect.

 

Formaciones ricas en fósiles de muchas clases, de grosor suficiente para persistir hasta una edad tan distante en lo futuro como lo son las formaciones secundarias en el pasado, generalmente sólo tienen que formarse en el Archipiélago durante períodos de hundimiento del suelo. Estos períodos de hundimiento han de estar separados entre sí por espacios inmensos de tiempo, durante los cuales el territorio estaría fijo o se levantaría; y mientras se levantase las formaciones fosilíferas tendrían que ser destruídas en las costas más escarpadas casi tan pronto como se acumulasen, por la incesante acción costera, como lo vemos ahora en las costas de América del Sur. Incluso en los mares extensos y de poco fondo del Archipiélago Malayo, durante los períodos de elevación, las capas sedimentarias difícilmente podrían acumularse en gran grosor, ni ser cubiertas ni protegidas por depósitos subsiguientes, de modo que tuviesen probabilidades de resistir hasta un tiempo futuro muy lejano. En los períodos de hundimiento del suelo, probablemente se extinguirían muchas formas vivientes; durante los períodos de elevación tendría que haber mucha variación; pero los registros geológicos serían entonces menos perfectos.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Más razones para creer en el párrafo quingentésimo quincuagésimo quinto de El Origen de las Especies

Muchos restos desaparecen. Sin duda. Esto da pie al autor para creer que los eslabones intermedios que el no ve,  las piezas que faltan en su idea del cambio gradual, se han perdido de esa manera. Si las encontrásemos, entonces podríamos estar seguros de que el cambio es gradual. la conclusión no es la que ustedes piensan (no las encontramos, luego no hay razones para creer), sino todo lo contrario: No encontramos los eslabones necesarios luego esa es nuestra principal razón para creer que existen: Credo quia absurdum.

 

555

But we have every reason to believe that the terrestrial productions of the archipelago would be preserved in an extremely imperfect manner in the formations which we suppose to be there accumulating. Not many of the strictly littoral animals, or of those which lived on naked submarine rocks, would be embedded; and those embedded in gravel or sand would not endure to a distant epoch. Wherever sediment did not accumulate on the bed of the sea, or where it did not accumulate at a sufficient rate to protect organic bodies from decay, no remains could be preserved.

 

Pero tenemos toda clase de razones para creer que las producciones terrestres de aquel archipiélago tienen que conservarse de un modo muy imperfecto en las formaciones que suponemos que se están acumulando allí. Tampoco han de quedar enterrados en las formaciones muchos de los animales litorales o de los que vivieron en rocas submarinas desnudas, y los enterrados entre cascajo o arena no han de resistir hasta una época remota. Dondequiera que los sedimentos no se acumularon en el fondo del mar o no lo hicieron con la rapidez suficiente para proteger los cuerpos orgánicos de la destrucción, no pudieron conservarse restos.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Otro ejemplo imaginario en el párrafo quingentésimo quincuagésimo cuarto de El Origen de las Especies

Indica el principio de este párrafo que valdrá la pena resumir en un ejemplo imaginario las observaciones precedentes acerca de las causas de imperfección de los registros geológicos.  Pero no son ejemplos imaginarios lo que necesitamos en este momento de nuestra lectura….No, no. Por favor no más fantasmas semánticos: Ejemplo imaginario, experimento mental, selección inconsciente, selección natural,………

 

554

It may be worth while to sum up the foregoing remarks on the causes of the imperfection of the geological record under an imaginary illustration. The Malay Archipelago is about the size of Europe from the North Cape to the Mediterranean, and from Britain to Russia; and therefore equals all the geological formations which have been examined with any accuracy, excepting those of the United States of America. I fully agree with Mr. Godwin-Austen, that the present condition of the Malay Archipelago, with its numerous large islands separated by wide and shallow seas, probably represents the former state of Europe, while most of our formations were accumulating. The Malay Archipelago is one of the richest regions in organic beings; yet if all the species were to be collected which have ever lived there, how imperfectly would they represent the natural history of the world!

 

Valdrá la pena resumir en un ejemplo imaginario las observaciones precedentes acerca de las causas de imperfección de los registros geológicos. El Archipiélago Malayo tiene aproximadamente el tamaño de Europa, desde el cabo Norte al Mediterráneo y desde Inglaterra a Rusia, y, por consiguiente, equivale a todas las formaciones geológicas que han sido examinadas con algún cuidado, excepto las de los Estados Unidos. Estoy conforme por completo con míster Godwin-Austen en que la disposición actual del Archipiélago Malayo, con sus numerosas islas grandes, separadas por mares anchos y poco profundos, representa probablemente el estado antiguo de Europa, cuando se acumularon la mayor parte de nuestras formaciones. El Archipiélago Malayo es una de las regiones más ricas en seres orgánicos, y, sin embargo, aunque se recolectasen todas las especies que han vivido allí en todo tiempo, ¡qué imperfectamente representarían la Historia Natural del mundo!

Lectura aconsejada:

Etiquetas: