Archivo de mayo, 2015

Alguna falsedad importante al descubierto en el párrafo septingentésimo nonagésimo noveno de El Origen de las Especies

Dice el autor:

Pero el hombre puede seleccionar,  y selecciona, las variaciones que le presenta la naturaleza, y …

Y esto es bien cierto, y así el hombre es causa de la variabilidad en las especies domésticas. Pero hasta cierto punto,….Porque…

Si leemos bien el párrafo descubriremos que el autor sabe bien que la selección no es causa de variabilidad, y así, lo siguiente es falso:

 Pero el hombre puede seleccionar, y selecciona, las variaciones que le presenta la naturaleza, y las acumula así del modo deseado…

Es decir, la selección sola no acumula variaciones. Es necesario hacer cruzamientos y esperar que las variaciones sean heredables. Esto no está en manos del hombre ni tiene que ver con la selección. La selección es una parte del proceso de mejora genética. El autor confunde la parte con el todo, la selección con la mejora. En la naturaleza no hay selección.

Tampoco existe proceso alguno que pueda llamarse de selección inconsciente. El autor ya lo ha mencionado en varias ocasiones pero no ha quedado nada claro, ni ha aportado ejemplo alguno al respecto. Si se selecciona, se selecciona siempre con un fin. Si no hay tal fin entonces no hay selección.

 

799

 

 

Variability is not actually caused by man; he only unintentionally exposes organic beings to new conditions of life and then nature acts on the organisation and causes it to vary. But man can and does select the variations given to him by nature, and thus accumulates them in any desired manner. He thus adapts animals and plants for his own benefit or pleasure. He may do this methodically, or he may do it unconsciously by preserving the individuals most useful or pleasing to him without any intention of altering the breed. It is certain that he can largely influence the character of a breed by selecting, in each successive generation, individual differences so slight as to be inappreciable except by an educated eye. This unconscious process of selection has been the great agency in the formation of the most distinct and useful domestic breeds. That many breeds produced by man have to a large extent the character of natural species, is shown by the inextricable doubts whether many of them are varieties or aboriginally distinct species.

 

La variabilidad no es realmente producida por el hombre; el hombre expone tan sólo, sin intención, los seres orgánicos a nuevas condiciones de vida, y entonces la naturaleza obra sobre los organismos y los hace variar. Pero el hombre puede seleccionar, y selecciona, las variaciones que le presenta la naturaleza, y las acumula así del modo deseado. Así adapta el hombre los animales y plantas a su propio beneficio o gusto. Puede hacer esto metódicamente, o puede hacerlo inconscientemente, conservando los individuos que le son más útiles o agradables, sin intención de modificar las castas. Es seguro que puede influir mucho en los caracteres de una casta seleccionando en cada una de las generaciones sucesivas diferencias individuales tan pequeñas que sean inapreciables, excepto para una vista educada. Este proceso inconsciente de selección ha sido el agente principal en la formación de las razas domésticas más distintas y útiles. Las complicadas dudas sobre si muchas razas producidas por el hombre son variedades y especies primitivamente distintas demuestran que muchas razas tienen en gran medida los caracteres de especies naturales.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

La variabilidad está regida por muchas leyes complejas en el párrafo septingentésimo nonagésimo octavo de El Origen de las Especies

Decíamos al comentar el párrafo anterior que nos encontramos ante la obra de un experto en generar confusión. El autor introduce una generalidad vaga, un lugar común o una frase ambigua y sin sentido cuando no tiene ni idea de lo que está hablando, por ejemplo aquí cuando habla de las causas de la variabilidad. Su lenguaje es el de un político de hoy, no el de un científico del XIX:

 

 

798

 

 

Now let us turn to the other side of the argument. Under domestication we see much variability, caused, or at least excited, by changed conditions of life; but often in so obscure a manner, that we are tempted to consider the variations as spontaneous. Variability is governed by many complex laws, by correlated growth, compensation, the increased use and disuse of parts, and the definite action of the surrounding conditions. There is much difficulty in ascertaining how largely our domestic productions have been modified; but we may safely infer that the amount has been large, and that modifications can be inherited for long periods. As long as the conditions of life remain the same, we have reason to believe that a modification, which has already been inherited for many generations, may continue to be inherited for an almost infinite number of generations. On the other hand we have evidence that variability, when it has once come into play, does not cease under domestication for a very long period; nor do we know that it ever ceases, for new varieties are still occasionally produced by our oldest domesticated productions.

 

Volvamos al otro aspecto de la cuestión. En estado doméstico vemos mucha variabilidad producida, o por lo menos estimulada, por el cambio de condiciones de vida; pero con frecuencia de un modo tan obscuro, que nos vemos tentados a considerar estas variaciones corno espontáneas. La variabilidad está regida por muchas leyes complejas: por correlación de crecimiento, compensación, aumento del uso y desuso de los órganos, y acción definida de las condiciones ambientes. Es muy difícil averiguar en qué medida se han modificado las producciones domésticas; pero podemos admitir con seguridad que las modificaciones han sido grandes y que pueden heredarse durante largos períodos Mientras las condiciones de vida permanecen iguales, tenemos fundamento para creer que una modificación que ha sido ya heredada por muchas generaciones puede continuar siéndolo por un número casi ilimitado de éstas. Por el contrario, tenemos pruebas de que la variabilidad, una vez que ha entrado en juego, no cesa en estado doméstico durante un período larguísimo, y no sabemos si llega a cesar nunca, pues accidentalmente se producen todavía variedades nuevas en nuestras producciones domésticas más antiguas.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Dificultades demasiado abrumadoras para dudar de su peso en el párrafo septingentésimo nonagésimo séptimo de El Origen de las Especies

Allí donde la realidad demuestra la falsedad de sus ideas (ausencia de formas intermedias) el autor tiene una enorme capacidad de invención:

merece señalarse especialmente que las objeciones más importantes se refieren a cuestiones sobre las cuales reconocemos nuestra ignorancia, sin saber hasta dónde llega ésta. No conocemos todos los grados posibles de transición entre los órganos más sencillos y los más perfectos;

 

¿Cuáles serían esos órganos sencillos? ¿Acaso hay órganos perfectos? ¿Es lo contrario sencillo de perfecto? ¿Acaso excluye la perfección la idea de sencillez?

 

No es que existan objeciones graves como indica el autor. El problema es distinto. Es que el autor es especialista en generar confusión.

 

 

797

 

 

Such is the sum of the several chief objections and difficulties which may justly be urged against the theory; and I have now briefly recapitulated the answers and explanations which, as far as I can see, may be given. I have felt these difficulties far too heavily during many years to doubt their weight. But it deserves especial notice that the more important objections relate to questions on which we are confessedly ignorant; nor do we know how ignorant we are. We do not know all the possible transitional gradations between the simplest and the most perfect organs; it cannot be pretended that we know all the varied means of Distribution during the long lapse of years, or that we know how imperfect is the Geological Record. Serious as these several objections are, in my judgment they are by no means sufficient to overthrow the theory of descent with subsequent modification.

 

Tal es el resumen de las diferentes objeciones y dificultades principales que pueden con justicia ser presentadas contra nuestra teoría, y he recapitulado ahora brevemente las respuestas y explicaciones que, hasta donde a mí se me alcanza, pueden darse. He encontrado, durante muchos años, estas dificultades, demasiado abrumadoras para dudar de su peso; pero merece señalarse especialmente que las objeciones más importantes se refieren a cuestiones sobre las cuales reconocemos nuestra ignorancia, sin saber hasta dónde llega ésta. No conocemos todos los grados posibles de transición entre los órganos más sencillos y los más perfectos; no puede pretenderse que conozcamos todos los diversos medios de distribución que han existido durante el largo tiempo pasado, ni que conozcamos toda la imperfección de los registros geológicos. Con ser graves, como lo son, estas diferentes objeciones, no son, a mi juicio, en modo alguno, suficientes para echar abajo la teoría de la descendencia seguida de modificación.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Todo el mundo admitirá que los registros geológicos son imperfectos y otra enorme falsedad en el párrafo septingentésimo nonagésimo sexto de El Origen de las Especies

Y ahora, se preguntarán ustedes: ¿Cuál es esa enorme falsedad?. Pues bien. Esta:

 

Si consideramos espacios de tiempo lo bastante largos, la Geología manifiesta claramente que todas las especies han cambiado y que han cambiado del modo exigido por la teoría, pues han cambiado lentamente y de un modo gradual.

 

La Geología no manifiesta en absoluto que las especies hayan cambiado. Y mucho menos que lo hayan hecho de modo gradual.

 

 

796

 

 

That the geological record is imperfect all will admit; but that it is imperfect to the degree required by our theory, few will be inclined to admit. If we look to long enough intervals of time, geology plainly declares that species have all changed; and they have changed in the manner required by the theory, for they have changed slowly and in a graduated manner. We clearly see this in the fossil remains from consecutive formations invariably being much more closely related to each other than are the fossils from widely separated formations.

 

Todo el mundo admitirá que los registros geológicos son imperfectos; muy pocos se inclinarán a admitir que lo son en el grado requerido por nuestra teoría. Si consideramos espacios de tiempo lo bastante largos, la Geología manifiesta claramente que todas las especies han cambiado y que han cambiado del modo exigido por la teoría, pues han cambiado lentamente y de un modo gradual. Vemos esto claramente en que los restos fósiles de formaciones consecutivas están invariablemente mucho más relacionadas entre sí que los de formaciones muy separadas.

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Binomio Con-Con, Ciencia ficción, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, contradicción, Creencia, Crítica, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Doblepensar, Dogmas, Episteme, Equilibrio puntuado, Estructuralismo, Evolución, Filosofía, Fraude, Geología, Historia Natural, Ideas, idioma darwiniano o darvinés, Infierno, Ingsoc, Institucionalización de la ciencia, Lenguaje, Máquina incapaz de distinguir, Materialismo, Mitos y Leyendas de la Ciencia, Naturaleza fantástica, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, OSMNS, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Paleontología, Pseudociencia, Sectarismo

El naturalista riojano José Longinos Martínez Garrido (1756-1802), y su secular confrontación con el poder


 

XVI JORNADA CIENTÍFICA DE ADEBIR
El calagurritano José Longinos Martínez Garrido (1756-1802), era el naturalista oficial en la Expedición a la Nueva España (1787-1803). En 1787 se embarcó rumbo a las Américas en compañía de Vicente Cervantes,  botánico de la expedición y posteriormente primer Catedrático de Botánica de México. En América, José Longinos Martínez Garrido fundó los dos primeros Gabinetes de Historia Natural del Continente, el de Ciudad de México y el de Guatemala, con
ejemplares recogidos y preparados a lo largo de sus viajes por México, las Californias y Guatemala, en los que recorrió miles de millas por mar y tierra.
Convivió con los habitantes de distintas latitudes, inspeccionó minas de plata, analizó aguas, herborizó, disecó y enseñó a disecar, escribió un diario de su viaje a las californias, etc… A pesar de todo ello, su tarea no ha sido reconocida debidamente, en parte por una secular disputa con el director de la Expedición, Martín de Sessé. Los análisis de los documentos de la época conservados en el Archivo General de la Nación permiten nuevos puntos de vista sobre esta interesante polémica protagonizada por este eminente naturalista riojano.

 

Programa de la jornada

Viernes, 15 de mayo de 2015. Salón de Actos de la Biblioteca pública Municipal de Logroño.

 

16h. Bienvenida.

Director del IER.
Director del Área de Ciencias
Naturales.
Directiva de ADEBIR.
16h. 15 min. José
Longinos Martínez Garrido: Un naturalista calagurritano en la historia. Carlos Martín Escorza.

17h.  El poder y el deber: El ejemplo de José Longinos Martínez Garrido. Emilio Cervantes.

18 30. Asamblea General Ordinaria de ADEBIR.


Discusión de perspectivas y
posibilidades de futuro.
Balance económico.
Proyectos en marcha.
Ruegos y preguntas.

Imagen: El Jardín botánico, de Paret.

Etiquetas:

La hipótesis dada en el capítulo X y otra de las objeciones más graves que nunca se hayan presentado vuelven en el párrafo septingentésimo nonagésimo quinto de El Origen de las Especies

Vuelven a aparecer los argumentos, o mejor dicho la ausencia de argumentos, del capítulo X. El autor ve una naturaleza que es ordenada y discontínua, pero no lo admite. Él prefiere soñar con mundos sumergidos en los que se encierran los eslabones perdidos que proporcionarían la continuidad que afortunadamente no existe.

 

795

 

With respect to the absence of strata rich in fossils beneath the Cambrian formation, I can recur only to the hypothesis given in the tenth chapter; namely, that though our continents and oceans have endured for an enormous period in nearly their present relative positions, we have no reason to assume that this has always been the case; consequently formations much older than any now known may lie buried beneath the great oceans. With respect to the lapse of time not having been sufficient since our planet was consolidated for the assumed amount of organic change, and this objection, as urged by Sir William Thompson, is probably one of the gravest as yet advanced, I can only say, firstly, that we do not know at what rate species change, as measured by years, and secondly, that many philosophers are not as yet willing to admit that we know enough of the constitution of the universe and of the interior of our globe to speculate with safety on its past duration.

 

Por lo que se refiere a la ausencia de estratos ricos en fósiles debajo de la formación cámbrica, puedo sólo recurrir a la hipótesis dada en el capítulo X, o sea que, aun cuando nuestros continentes y océanos han subsistido casi en las posiciones relativas actuales durante un período enorme, no tenemos motivo alguno para admitir que esto haya sido siempre así, y, por consiguiente, pueden permanecer sepultadas bajo los grandes océanos formaciones mucho más antiguas que todas las conocidas actualmente. Por lo que se refiere a que el tiempo transcurrido desde que nuestro planeta se consolidó no ha sido suficiente para la magnitud del cambio orgánico supuesto -y esta objeción, como propuesta por sir William Thompson, es probablemente una de las más graves que nunca se hayan presentado-, sólo puedo decir, en primer lugar, que no sabemos con qué velocidad, medida por años, cambian las especies, y, en segundo lugar, que muchos hombres de ciencia no están todavía dispuestos a admitir que conozcamos bastante la constitución del universo y del interior de nuestro globo para razonar con seguridad sobre su duración pasada.

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

¿Está Usted de Broma Mr. Darwin?: La retórica en el corazón del darwinismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es un placer anunciar la publicación en Amazon del libro:

¿Está Usted de Broma Mr. Darwin?: La retórica en el corazón del darwinismo

Del que somos autores:

de Emilio Cervantes (Autor), Guillermo Pérez Galicia (Autor)

Ver el libro en Amazon.com

 

Descargar el PDF gratis en la web del editor

 

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Lo que cree la mayor parte de los geólogos en el párrafo septingentésimo nonagésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

Ante la falta de uno válido y decente, el autor se había inventado una serie de argumentos rocambolescos. No contento con haberlos expuesto de manera desvergonzada en capítulos anteriores, viene aquí a repetirlos…Tengan paciencia, van a creer que son ustedes los primeros en leer esta serie de disparates, pero no, les aseguro que no son ustedes los primeros lectores. Yo los he leído.

 

794

 

 

I can answer these questions and objections only on the supposition that the geological record is far more imperfect than most geologists believe. The number of specimens in all our museums is absolutely as nothing compared with the countless generations of countless species which have certainly existed. The parent form of any two or more species would not be in all its characters directly intermediate between its modified offspring, any more than the rock-pigeon is directly intermediate in crop and tail between its descendants, the pouter and fantail pigeons. We should not be able to recognise a species as the parent of another and modified species, if we were to examine the two ever so closely, unless we possessed most of the intermediate links; and owing to the imperfection of the geological record, we have no just right to expect to find so many links. If two or three, or even more linking forms were discovered, they would simply be ranked by many naturalists as so many new species, more especially if found in different geological substages, let their differences be ever so slight. Numerous existing doubtful forms could be named which are probably varieties; but who will pretend that in future ages so many fossil links will be discovered, that naturalists will be able to decide whether or not these doubtful forms ought to be called varieties? Only a small portion of the world has been geologically explored. Only organic beings of certain classes can be preserved in a fossil condition, at least in any great number. Many species when once formed never undergo any further change but become extinct without leaving modified descendants; and the periods during which species have undergone modification, though long as measured by years, have probably been short in comparison with the periods during which they retained the same form. It is the dominant and widely ranging species which vary most frequently and vary most, and varieties are often at first local—both causes rendering the discovery of intermediate links in any one formation less likely. Local varieties will not spread into other and distant regions until they are considerably modified and improved; and when they have spread, and are discovered in a geological formation, they appear as if suddenly created there, and will be simply classed as new species. Most formations have been intermittent in their accumulation; and their duration has probably been shorter than the average duration of specific forms. Successive formations are in most cases separated from each other by blank intervals of time of great length, for fossiliferous formations thick enough to resist future degradation can, as a general rule, be accumulated only where much sediment is deposited on the subsiding bed of the sea. During the alternate periods of elevation and of stationary level the record will generally be blank. During these latter periods there will probably be more variability in the forms of life; during periods of subsidence, more extinction.

 

Sólo puedo contestar a estas preguntas y objeciones en el supuesto de que los registros geológicos son mucho más imperfectos de lo que cree la mayor parte de los geólogos. El conjunto de ejemplares de todos los museos es absolutamente nada, comparado con las innumerables generaciones de innumerables especies que es seguro que han existido. La forma madre de dos o más especies cualesquiera no sería por todos sus caracteres más directamente intermedia entre su modificada descendencia que lo es la paloma silvestre por su buche y cola entre sus descendientes la buchona y la colipavo. No seríamos capaces de reconocer una especie como madre de otra especie modificada, por muy cuidadosamente que pudiéramos examinar ambas, a menos que poseyésemos la mayor parte de los eslabones intermedios, y, debido a la imperfección de los registros geológicos, no tenemos justo motivo para esperar encontrar tantos eslabones. Si se descubriesen dos o tres o aún más formas de unión, por muy pequeñas que fuesen sus diferencias, la mayor parte de los naturalistas las clasificarían simplemente como otras tantas especies nuevas, sobre todo si se habían encontrado en diferentes subpisos geológicos. Podrían citarse numerosas formas vivientes dudosas, que son, probablemente, variedades; pero ¿quién pretenderá que en los tiempos futuros se descubrirán tantas formas intermedias fósiles que los naturalistas podrán decidir si estas formas dudosas deben o no llamarse variedades? Tan sólo una pequeña parte del mundo ha sido explorada geológicamente. Sólo los seres orgánicos de ciertas clases pueden conservarse en estado fósil, por lo menos en número considerable. Muchas especies, una vez formadas, no experimentan nunca ningún cambio ulterior, sino que se extinguen sin dejar descendientes modificados, y los períodos durante los cuales las especies han experimentado modificación, aunque largos si se miden por años, probablemente han sido cortos en comparación con los períodos durante los cuales conservaron la misma forma. Las especies dominantes y de extensa distribución son las que varían más y con mayor frecuencia, y las variedades son muchas veces locales al principio; causas ambas que hacen poco probable el descubrimiento de eslabones intermedios en una formación determinada. Las variedades locales no se extenderán a otras regiones distantes hasta que estén considerablemente modificadas y mejoradas, y cuando se han extendido y son descubiertas en una formación geológica, aparecen como creadas allí de repente, y serán clasificadas simplemente como nuevas especies. La mayor parte de las formaciones se han acumulado con intermitencia, y su duración ha sido probablemente menor que la duración media de las formas específicas. Las formaciones sucesivas están separadas entre sí, en la mayor parte de los casos, por intervalos de gran duración, pues formaciones fosilíferas de potencia bastante para resistir la futura erosión sólo pueden acumularse, por regla general, donde se deposita mucho sedimento en el fondo de un mar que tenga movimiento de descenso. Durante los períodos alternantes de elevación y de nivel estacionario, los registros geológicos estarán generalmente en blanco. Durante estos últimos períodos habrá probablemente más variabilidad en las formas orgánicas; durante los períodos de descenso, mayor extinción.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Esta doctrina del exterminio en el párrafo septingentésimo nonagésimo tercero de El Origen de las Especies

Llegados a este punto empiezo a dudar de que haya leído bien lo que estoy leyendo. ¿Ha escrito aquí el autor doctrina de exterminio? ¿De verdad piensa este aficionado que el mundo no es un caos de formas intermezcladas porque ha habido un exterminio de las formas intermedias? Por favor, un poco de respeto…

 

793

 

On this doctrine of the extermination of an infinitude of connecting links, between the living and extinct inhabitants of the world, and at each successive period between the extinct and still older species, why is not every geological formation charged with such links? Why does not every collection of fossil remains afford plain evidence of the gradation and mutation of the forms of life? Although geological research has undoubtedly revealed the former existence of many links, bringing numerous forms of life much closer together, it does not yield the infinitely many fine gradations between past and present species required on the theory, and this is the most obvious of the many objections which may be urged against it. Why, again, do whole groups of allied species appear, though this appearance is often false, to have come in suddenly on the successive geological stages? Although we now know that organic beings appeared on this globe, at a period incalculably remote, long before the lowest bed of the Cambrian system was deposited, why do we not find beneath this system great piles of strata stored with the remains of the progenitors of the Cambrian fossils? For on the theory, such strata must somewhere have been deposited at these ancient and utterly unknown epochs of the world’s history.

 

Según esta doctrina del exterminio de una infinidad de formas de unión entre los habitantes vivientes y extinguidos del mundo, y en cada uno de los períodos sucesivos entre las especies extinguidas y otras especies todavía más antiguas, ¿por qué no están cargadas todas las formaciones geológicas de estas formas de unión? ¿Por qué cualquier colección de fósiles no aporta pruebas patentes de la gradación y transformación de las formas orgánicas? Aun cuando las investigaciones geológicas han revelado indubitablemente la pasada existencia de muchas formas de unión que aproximan numerosas formas orgánicas, no dan las infinitas delicadas gradaciones entre las especies pasadas y presentes requeridas por nuestra teoría, y esta es la más clara de las numerosas objeciones que contra ella se han presentado. Además, ¿por qué parece -aunque esta apariencia es muchas veces falsa- que grupos enteros de especies afines se han presentado de repente en los pisos geológicos sucesivos? Aun cuando actualmente sabemos que los seres orgánicos aparecieron en nuestro globo en un período incalculablemente remoto, mucho antes de que se depositasen las capas inferiores del sistema cámbrico, ¿por qué no encontramos acumuladas debajo de este sistema grandes masas de estratos con los restos de los antepasados de los fósiles cámbricos? Pues, dentro de nuestra teoría, estos estratos tuvieron que haberse depositado en alguna parte, en aquellas antiguas épocas completamente desconocidas de la historia de la Tierra.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Un sinfín de formas intermedias en el párrafo septingentésimo nonagésimo segundo de El Origen de las Especies

Este párrafo es interesante e ilustra bien la mentalidad del autor. Lo que, según mi teoría tiene que haber existido, no ha existido. Conclusión: Probablemente las variedades intermedias serían suplantadas y exterminadas. A esta barbaridad la llamará el autor en el siguiente párrafo doctrina del exterminio de una infinidad de formas de unión entre los habitantes vivientes y extinguidos del mundo

 

 

792

 

 

As according to the theory of natural selection an interminable number of intermediate forms must have existed, linking together all the species in each group by gradations as fine as our existing varieties, it may be asked, Why do we not see these linking forms all around us? Why are not all organic beings blended together in an inextricable chaos? With respect to existing forms, we should remember that we have no right to expect (excepting in rare cases) to discover DIRECTLY connecting links between them, but only between each and some extinct and supplanted form. Even on a wide area, which has during a long period remained continuous, and of which the climatic and other conditions of life change insensibly in proceeding from a district occupied by one species into another district occupied by a closely allied species, we have no just right to expect often to find intermediate varieties in the intermediate zones. For we have reason to believe that only a few species of a genus ever undergo change; the other species becoming utterly extinct and leaving no modified progeny. Of the species which do change, only a few within the same country change at the same time; and all modifications are slowly effected. I have also shown that the intermediate varieties which probably at first existed in the intermediate zones, would be liable to be supplanted by the allied forms on either hand; for the latter, from existing in greater numbers, would generally be modified and improved at a quicker rate than the intermediate varieties, which existed in lesser numbers; so that the intermediate varieties would, in the long run, be supplanted and exterminated.

 

Como, según la teoría de la selección natural, tiene que haber existido un sinfín de formas intermedias, que enlazan todas las formas de cada grupo mediante gradaciones tan delicadas como lo son las variedades vivientes, puede preguntarse por qué no vemos a nuestro alrededor estas formas de enlace, por qué no están todos los seres vivientes confundidos entre sí en un caos inextricable. Por lo que se refiere a las formas vivientes, hemos de recordar que -salvo en raros casos- no tenemos derecho a esperar el descubrir lazos de unión directa entre ellas, sino sólo entre cada una de ellas y alguna forma extinguida y suplantada. Incluso en una región muy extensa que haya permanecido continua durante un largo período, y en la cual el clima y otras condiciones de vida cambien insensiblemente, al pasar de un distrito ocupado por una especie a otro ocupado por otra muy afín, no tenemos justo derecho a esperar el encontrar con frecuencia variaciones intermedias en las zonas intermedias; pues tenemos motivos para creer que, en todo caso, sólo un corto número de especies de un género experimentan modificaciones, extinguiéndose por completo las otras sin dejar descendencia modificada. De las especies que se modifican, sólo un corto número se modifican en el mismo país al mismo tiempo. y todas las modificaciones se efectúan lentamente. También he demostrado que las variaciones intermedias que probablemente existieron al principio en las zonas intermedias estarían expuestas a ser suplantadas por las formas afines existentes a uno y otro lado; pues estas últimas, por existir representadas por gran número de individuos, se modificarían y perfeccionarían generalmente con mayor rapidez que las variedades intermedias que existían con menos número; de manera que, a la larga, las variedades intermedias serían suplantadas y exterminadas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,